Opinión

 Hoy me gustaría hablar sobre el estado existencial de las personas durante el aislamiento y la cuarentena. Muchas personas me escriben, comparten sus impresiones de su tiempo encerrado en estos momentos. No quisiera tocar el aspecto político por ahora (tal vez lo haremos en otro momento), pero ellos (que incluso los llamaría "la masa") me escriben porque enfrentan algunos problemas mentales. 

Alexander Dugin

 No parece haber escasez de afirmaciones procedentes de múltiples fuentes informadas e independientes en el sentido de que la OMS tiene dos funciones principales, la primera como instrumento para la reducción de la población mundial en nombre de sus amos, y la segunda como un poderoso agente de comercialización para las grandes farmacéuticas, concretamente los fabricantes de vacunas. Muchos críticos han señalado que los “expertos en vacunación” de la OMS están “dominados por los fabricantes de vacunas que se benefician de los contratos enormemente lucrativos de vacunas y antivirales concedidos por los gobiernos”. Y de hecho, los comités asesores y otros comités involucrados con los programas de vacunas de la OMS parecen estar muy poblados de aquellos que se benefician directamente de esos mismos programas.

Larry Romanoff

 El Covid derriba nuestro mundo familiar. No tiene lógica. No salva ni a los ricos ni a la élite. Destruye indiscriminadamente, ya sea por enfermedad o por el colapso del status quo, y su misma precariedad impulsa a las personas, en su nueva soledad, a mirarse en el espejo y preguntarse: '¿Fue aquella vida, la mejor que hubo?'

Alastair Crooke

A manos del escritor Francisco Rodríguez Batllori llegó en 1960 una carta inédita sobre el asesinato del presidente Antonio Cánovas del Castillo, cuyo contenido publicó en las páginas de ABC. La conservaba «con solícita y filial devoción» una persona, cuya identidad no reveló Rodríguez Batllori, aunque sí agradeció la amable deferencia de dejar que él la leyera y ABC pudiera fotografiarla. «Se trata de una carta escrupulosa y seria -describió el escritor-, de tupida y sobrecogedora lectura, cuyos párrafos sencillos, empañados a veces por la emoción, van dibujando el perfil dramático del suceso de Santa Águeda con la exactitud informativa que sólo pudieron proporcionar las escasas personas que se encontraban junto a la víctima».

Mónica Arrizabalaga

 La primera referencia a este grave y olvidado episodio aparecía publicada en «La Época», el jueves 4 de noviembre de 1926. Según el diario, terminado el habitual Consejo de Ministros, su presidente, Miguel Primo de Rivera, se acercaba a los periodistas para dar la información pertinente de otra reunión «ordinaria, sin trascendencia y nada en particular que destacar». Y luego mencionaba de pasada, como queriendo quitarle importancia, que había habido «una conspiración mezquina y sin importancia descubierta en Francia de la que formaban parte españoles, italianos y franceses. Se trata de un conato de conspiración revolucionaria, modesto y fracasado [...] Llevaban pocas armas y algunas bombas de mano. Intentaban pasar la frontera y unirse a otros elementos rebeldes».

Israel Viana

 Cuando trato de interpretar, comprender y analizar el diario flujo de noticias, tiendo a ubicar lo que está pasando con el trasfondo de dos modelos de cómo funciona el capitalismo que son distintivos pero se entrecruzan. El primer plano estriba en la cartografía de las contradicciones internas de la circulación y acumulación del capital como flujos del valor del dinero en busca de beneficio a través de los diferentes “momentos” (como los denomina Marx) de la producción, realización (consumo), distribución y reinversión. Se trata de un modelo de la economía capitalista como una espiral de infinita expansión y crecimiento. Se vuelve bastante complicado a medida que se va elaborando a través, por ejemplo, de las lentes de rivalidades geopolíticas, desiguales desarrollos geográficos, instituciones financieras, políticas de Estado y reconfiguraciones tecnológicas, y de la madeja siempre cambiante de las divisiones del trabajo y de las relaciones sociales.

David Harvey

 En una artículo hallado en al Archivo Histórico Nacional, el famoso jefe del Estado Mayor de la Segunda República aseguró que «el pueblo no anhelaba incorporar a la bandera de España el color morado de Castilla». Fue una decisión «arbitraria» para «hacer prevalecer las ideas de la República por encima de las ideas de Nación y Patria»

Israel Viana

 Como un torrente largamente contenido la Realidad vuelve por sus fueros; la pandemia del coronavirus barre la pandemia mental de la corrección política.

Adriano Erriguel

 Hoy reproducimos un intercambio de Thierry Meyssan con un grupo de estudiantes. ‎Meyssan explica que las respuestas de los gobiernos al Covid-19 han sido políticas y ‎no de naturaleza médica. Un grupo transnacional identificado sólo en parte está ‎aprovechando una oportunidad única para imponer una transformación ‎profunda de las sociedades europeas, exactamente como utilizó los atentados del 11 de ‎septiembre de 2001 para transformar Estados Unidos. Pero todavía estamos a tiempo ‎de oponernos a la jerarquización del mundo que pretenden imponernos. ‎

Thierry Meyssan

 · En el mundo actual que nos ha tocado vivir, la pandemia del conoravirus, la crisis sanitaria subsiguiente y el efecto colateral de la amenazadora crisis económica, social y laboral son ciertamente problemas muy graves y preocupantes. Pero, desde hace mucho tiempo, hay otro, tan grave como el Covid 19, del que se habla poco. Digamos, como hubiera dicho Sabina, que hablo de la “soledad ”. Cuando utilizo la expresión “soledad como problema”, me refiero a la “soledad no deseada ni buscada”, a aquella soledad de las personas que se sienten solas porque necesitan más interacciones sociales o un cierto tipo de interacción social, que no tienen. Y este déficit de contactos sociales es vivido por los afectados como un drama, como un martirio, como un auténtico y grave problema.

Manuel I. Cabezas González

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue