Libros Recomendados

Opinión

Alguien empieza a sospechar algo. Las imágenes de combatientes talibanes con rifles ocupando el palacio presidencial y enrollando la bandera nacional afgana se erigieron como una imagen definitoria del fallido esfuerzo estadounidense por transformar la sociedad afgana a costa de un billón de dólares y miles de vidas perdidas.

Andrei Martyanov

 

La guerra ha terminado. Esta fue la gran noticia que dio el portavoz “talibán” Mohammad Naeem desde Afganistán. La guerra de 20 años ha terminado. Comenzó en 2001 con la intervención estadounidense, y terminó el domingo 15 de agosto, cuando la bandera estadounidense fue arriada sobre el enorme edificio de la embajada de Estados Unidos y el embajador estadounidense siguió a su protegido estadounidense, el ex presidente afgano Ashraf Ghani, hasta una benigna Tashkent.

Israel Shamir

 

Este lunes se publicaba el sexto y último Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático (IPCC) de la ONU. Y, como es habitual en estos casos, la retórica se ha disparado. Nuestros líderes, empezando por António Guterres, secretario general de la ONU (el del "código rojo"), y siguiendo por Joe Biden ("no podemos esperar más) o Ursula von der Leyen ("todo el mundo debe actuar") parece que competían para aparecer como el más implicado, preocupado y decidido en la lucha contra el calentamiento global.

Domingo Soriano

 

El surgimiento de la democracia, tuvo como condición necesaria la existencia de la isonomía o igualdad ante la ley. Haber suprimido tal disposición significó lisa y llanamente masacrar la esencia democrática o negarla. En la continuidad institucional de una noción de la democracia, vaciada de contenido, fugada en su espíritu y amputada en su eje primordial, se desarrolló una dinámica de poderes dividido que desde hace siglos se instituyeron en tres. La armonía de la vinculación de los mismos y por tanto lo que ofrece a la sociedad, se diluye en lo real, en lo imaginario y en lo simbólico. Tales estructuras o dispositivos, anquilosados y obsoletos, fungen como referencias sacras o totémicas ante una sociedad, que desanuda sus lazos sociales, se desintegra en el tejido mismo y sucumbe en su noción de subjetividad ante la robotización de la individualidad que se propone, inercialmente, erradicar los puntos comunes y con ello, negar la posibilidad de pensarnos en cómo reunir los segmentos en los que, en el imperio del desconcierto, nos encontramos balcanizados.

Francisco Tomás González Cabañas

La idea del progreso es falsa y esto tenía que decirse tarde o temprano. Mientras sigamos defendiendo tal mito, continuaremos basando todos nuestros proyectos, planes, análisis, reconstrucciones históricas e ideas científicas en una premisa falsa. Por lo tanto, ha llegado el momento de abandonar esa idea, ya que las sociedades humanas no progresan linealmente.

Alexander Dugin

En el invierno de 2006 el entonces presidente de Afganistán, Hamid Karzai, convocó una gran reunión de agricultores en Kabul. Acudieron representantes de todas las provincias afganas. El objetivo era promocionar la producción agrícola tradicional, que estaba dejando paso rápidamente al cultivo masivo del opio.

José Luis Calvo Albero*

 

La entrada en inglés de Wikipedia de Alexander Dugin dice que es un “analista político y geo-estratega ruso conocido por sus ideas fascistas”. Dugin es llamado de muchas formas, a veces lo denominan como “el filósofo más peligroso del mundo”, “el cerebro de Putin” o una especie de Rasputín moderno cuyo libro Los fundamentos de la geopolítica, publicado en 1997, es considerado como la piedra angular de la geopolítica euroasiática, hasta el punto de que se ha convertido en una lectura obligatoria para los oficiales del ejército ruso.

Alexander Dugin y Zachary Emmanuel

 En junio, la policía estadounidense arrestó a más de 100 activistas comunitarios y miembros de la comunidad india que protestaban por la construcción de un nuevo oleoducto de la Línea 3 en Minnesota , propiedad de la corporación canadiense Enbridge.

Svyatoslav Knyazev

 Pasemos revista a ciertos aspectos de nuestra situación general de Gran Crisis, e intentemos comprender que por ahora somos incapaces de captar nada además de las estructuras crísicas (más que las crisis) en plena efervescencia y que carecemos de capacidad para frenar su proceso desastroso.  Como lo ha dicho Charles Hughes Smith para definir la manera como se desmantelan los sistemas, "la pérdida de los amortiguadores de estabilización pasa desapercibida hasta que la estructura completa es derrumbada por su propio peso".

Gastón Pardo

París recoge el testigo de Tokio para organizar los JJOO de 2024, pero la capital francesa ya no es la ciudad descrita por Hemingway y otros escritores hasta fechas recientes. Inseguridad, suciedad y una histeria ecologista antipopular han convertido a la urbe en un centro de atracción para turistas sin gusto y vetada para los menos favorecidos.

Luis Rivas

 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue