Libros Recomendados

Alexander Dugin

En Rusia se están debatiendo tres opciones para Ucrania:

·         Dominio permanente de Donetsk, Lugansk y Jerson (además de la liberación de Zaporizhzhia, Járkov, Mikolayiv, Dniepropetrovsk) junto con Odessa;

·         Creación de Novorrusia (incluyendo a Odessa) y junto con Ucrania Central y Kiev (después de liquidar a la junta de Ucrania)

·         Dominio total de Ucrania.

Por supuesto, el cumplimiento de cualquiera de estos planes dependerá de cómo se desarrolle la situación en Donetsk. No obstante, es mejor apartarnos un poco de la situación inmediata y contemplar un panorama mucho más amplio.

El mismo inicio y desarrollo de la operación militar especial no deja dudas de que no se puede permitir que Ucrania siga bajo el dominio de los nazis y los globalistas. No se trata de ninguna clase de maximalismo, pues la reconstrucción del Imperio ruso depende de Novorrusia, aunque Ucrania Occidental puede conservar su forma de vida. Por supuesto, esto no implica que esta parte de Ucrania puedan hacer lo que quiera.

Uno de los factores más importantes de este conflicto fueron los ataques en contra de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Ucrania. El problema subyace en que la primera y la segunda opción son bastante defectuosas e implican que se abandone a millones de creyentes ortodoxos a que sufran torturas, terrorismo y genocidio por parte de los poderes occidentales. Estos últimos serán destruidos en caso de que los abandonemos y eso implica que tendremos que dominar también la parte Occidental de Ucrania.

Por supuesto, la última opción nos la imponen tanto Kiev como Occidente. Zelensky está dispuesto a hacer cuantos sacrificios sean necesarios con tal de arrastrar a la humanidad a un conflicto nuclear. Considero que Zelensky ahora piensa que no solo no es el presidente de Ucrania (la cual ha sido hecha pedazos), sino uno de los sirvientes del “anticristo”. Y sin duda cada vez está haciendo mejor este papel: todos los exegetas de la Edad Media han dicho que la figura del diablo se esconde tras la máscara de un bufón.

Sin embargo, mientras más nos adentramos en territorio enemigo significa que debemos dar pasos con mayor cuidado, ya que esta confrontación se esta volviendo más y más violenta.

Creo que el gobierno ruso esperaba que Kiev y Occidente reaccionaran de forma mucho más moderada. Occidente solamente se limitaría a imponer sanciones, mientras que Kiev – dándose cuenta de su derrota –se rendiría. Al menos eso dicta el realismo geopolítico.

Pero las cosas se están saliendo de control y Occidente es cada vez más agresivo. En cuando a Ucrania, Zelensky parece haber entrado en una especie de éxtasis que es inexplicable sin el uso de drogas fuertes: cree que es el “el nuevo David” que lucha contra Goliat y, sabiendo que no puede ganar, pide a Occidente que despliegue todo el poderío militar de la OTAN con tal de desatar una catástrofe sobre la humanidad. Podríamos decir que la política ha sido liquidada y ahora estamos frente a escenario apocalíptico.

Nuestro gobierno parece dispuesto a decidir entre el primer, segundo o tercer escenario, pero realmente eso no es así. Al igual que es imposible volver a la situación anterior al 22 de febrero del 2022 ahora que todos los puentes quemados, tampoco podemos asumir la primera o la segunda opción. Ya no podemos volver atrás. Las apuestas se han hecho cada vez más altas y solo conseguiremos salir victoriosos si hacemos nuestra la tercera opción.

Lo diré claramente: ya no se trata del realismo político-militar, sino del realismo apocalíptico. La guerra poco a poco se convierte en una verdadera lucha apocalíptica que incluso sobrepasa el choque de civilizaciones.

En momentos así la ortodoxia, el cisma de los uniatas, el catolicismo e incluso el satanismo vuelven a convertirse en temas centrales justo cuando parecían superados hace mucho tiempo o habían sido desterrados a la periferia de la sociedad. Podríamos decir que ya no se trata de un simple choque de ideologías (aunque es obvio que nadie está seguro en estos momentos de qué clase de ideologías están chocando entre sí): se trata de realidades espirituales que han invadido nuestra vida cotidiana y han acabado por destruir ciudades enteras, arruinando a los multimillonarios o matando a miles de personas – incluidos los civiles – pues han despertado tanto los instintos bestiales que habitan en lo profundo de nosotros como la santidad que nos eleva hacia lo alto. Todo esto ha cambiado la misma existencia del mundo.

Primero la peste, luego la guerra: parece que no solo seremos espectadores del Apocalipsis, sino que participaremos en él. El destino no solo del Heartland, sino también del Espíritu depende de quien triunfe en Ucrania: o esta parte del mundo será iluminada por la omoforia (1) de Cristo y de su Inmaculada Madre o la cuna de nuestro Estado, Iglesia y cultura nuestro pueblo seguirá bajo el poder de Satanás.

La lucha por el Donbass, por Odessa, por Kiev e incluso por Lvov hace parte de una batalla escatológica mucho más amplia. Algunos sabían que esto ocurriría, pero muchos rusos no pensaban que esto sucedería durante el plazo de nuestra vida: más bien era algo que le tocaría a nuestros descendientes…

La realidad precede a los sueños, incluidos los sueños escatológicos e imperiales. El dominio del materialismo, la economía, el análisis racional, los expertos, los tecnócratas y los administradores a llegado a su fin y las ideas han vuelto a reinar sobre el mundo. La batalla de hoy es una batalla entre de ideas: la Idea Rusa, el katechon y la civilización ortodoxa contra la civilización occidental del Anticristo.

Los rusos no necesitan Ucrania, pero Cristo sí. Por eso luchamos y seguiremos combatiendo hasta el final.

Notas del Traductor:

1. El omoforio u omoforion (del griego ὠμοφόριον omophórion, «portar sobre la espalda») es un ornamento litúrgico usado por los obispos ortodoxos y por los obispos católicos orientales del rito bizantino.

ENTREVISTA A ALEXANDER DUGIN: “LA OPERACIÓN MILITAR ESPECIAL ES UN CHOQUE ENTRE DOS TIPOS DISTINTOS DE CIVILIZACIÓN”

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

1. A grandes rasgos, los teóricos explican la guerra de Ucrania de dos maneras: unos dicen que es una “guerra civil”, otros que es un choque de civilizaciones. ¿Qué opinas al respecto?

La Operación Militar Especial en Ucrania tiene una relevancia mundial, por lo que puede interpretarse de muchas formas y cada una de estas interpretaciones no niega la otra, sino que la complementa.

En lo personal, creo que se trata de un choque de civilizaciones y en eso estoy de acuerdo con Huntington. El fin de la bipolaridad dio nacimiento al momento unipolar (el fin de la historia del que hablaba Fukuyama), pero ahora este momento unipolar se ha acabado. Rusia ha comenzado a afirmarse como una civilización independiente y ya no quiere seguir sometida a Occidente y al globalismo liberal, por lo que considero que se trata de un choque entre civilizaciones: por un lado, está la civilización occidental que se considera así misma como universal y progresista (hegemónica y globalista), mientras que, por el otro, esta la civilización rusa ortodoxa-euroasiática.

Además, la operación militar especial es una especie de guerra civil que se libra al interior de lo que fue un único pueblo eslavo oriental. La parte suroccidental (los malorrusos) ahora se encuentran bajo la influencia del atlantismo y han optado por imponer una identidad artificial nazi-ucraniana convirtiéndose así en la Anti-Rusia. Rusia está luchando contra la Anti-Rusia en Ucrania, pero también dentro de la misma Rusia, así que las acciones que lleva a cabo el ejército ruso en Ucrania y los ataques que realizan las tropas ucranianas en territorio ruso (los oblast de Belgorod, Rostov, Kursk y Krasnodar) demuestran que Ucrania y Rusia son una sola entidad. Esto significa que debe triunfar o el eurasianismo o el atlantismo. Ahora bien, esta misma lucha se desarrolla en Ucrania, cuya identidad esta partida a la mitad y adopta la forma de una guerra civil.

La operación militar especial también es un choque entre la unipolaridad y la multipolaridad. Rusia no solo lucha por defender sus intereses nacionales, sino que también quiere crear un nuevo orden internacional. Rusia esta buscando que aparezcan varios otros polos en el mundo y no volver a la bipolaridad de la guerra fría. China ya se ha convertido en otro polo de poder y muy pronto también lo serán la India, el mundo islámico, América Latina, África e incluso Europa.

2. Usted considera que Rusia es una civilización tradicional mientras que Occidente representa la civilización del Anticristo. ¿Por qué?

Rusia sin duda es una civilización tradicional, pero se encuentra infectada por la Modernidad. De todos modos, Rusia tiene muchos más aspectos tradicionales hoy en día que Occidente, defendiendo ideas como la religión, la familia, la historia, la identidad y la prohibición del matrimonio homosexual las cuales están consignadas en nuestra Constitución. Occidente es hoy el abanderado de ideas totalmente antitradicionales. Sin embargo, podemos preguntarnos: ¿quién es nuestro verdadero enemigo, es decir, aquel que ha destruido nuestros valores tradicionales? Se trata del Anticristo y este se ha encarnado en la civilización liberal Occidental.

3. ¿Es cierto que la palabra guerra ha sido vetada del vocabulario ruso y no se usa con respecto a la operación militar especial en Ucrania?

La operación militar especial no es considerada como una guerra debido a que pensamos que nuestro enemigo no es Ucrania, sino el nazismo y la rusofobia. Y ya que el gobierno ucraniano apoya el nazismo y fomenta la rusofobia se ha lanzado una operación militar para eliminarlos.

4. ¿Cree que vamos rumbo a la Tercera Guerra Mundial?

Es probable. La OTAN esta apoyando y armando activamente a Ucrania y a sus batallones de la muerte neonazis, por lo que Occidente no busca disipar el conflicto sino exacerbarlo. Moscú ha denunciado el papel activo que la OTAN juega en todo esto, especialmente ahora que el mundo esta al borde de una guerra nuclear.

5. ¿Cree que estamos viendo el nacimiento de un Nuevo Orden Mundial?

El Nuevo Orden Mundial implica la creación de un Gobierno Mundial y esta clase de ideas las promueven los liberales dentro del Ministerio de Defensa (puedes tomar cualquier libro sobre relaciones internacionales y allí se habla abiertamente sobre eso). Esta idea también es promovida por los ideólogos del Foro de Davos y los partidarios de la Gran Reconstrucción quienes consideran que los Estados fuertes como Rusia y China son obstáculos para la creación de este Nuevo Orden Mundial. No obstante, la operación militar especial fue precisamente lanzada en contra de todo esto.

6. Normalmente, se considera que el agresor, y no el agredido, es el culpable de todo. ¿Cree que esta guerra destruirá la imagen de Rusia en todo el mundo?

En realidad, solo los perdedores son los culpables. Estados Unidos ha agredido a muchos países durante los siglos XX y XXI y nadie (o casi nadie) lo considera culpable de los bombardeos de Yugoslavia, la invasión de Irak, la ocupación de Afganistán o las guerras civiles de Libia y Siria. Todos estos acontecimientos han sido financiados e ideados por los EEUU y la OTAN. La historia la escriben los vencedores y por eso Rusia será considerada como un perdedor si no cumple los objetivos por los cuales lanzó esta operación militar especial, es decir, la desmilitarización y desnazificación de Ucrania. Los ganadores jamás han sido juzgados, pero los perdedores sí.

7. ¿Consideras que los ucranianos son los agresores?

Los verdaderos agresores son Occidente y las élites globalistas las cuales han promocionado la creación de un régimen agresivo, nazi y rusofobo en Ucrania el cual ha existido por ocho años y ha masacrado a la población del Donbass con tal de atacar en el futuro a Rusia. Lo único que hemos hecho es lanzar una operación preventiva.

8. ¿Cuál cree que sea el resultado de este conflicto para Putin?

Putin tiene que ganar tanto por razones internas como externas.

9. Usted afirma que Putin se vio obligado a lanzar esta operación militar especial en Ucrania. ¿Podría explicar mejor este punto?

Putin se vio obligado a lanzar esta operación militar especial porque el ejército ucraniano estaba preparado para lanzar un ataque masivo contra el Donbass. De haber llevado a cabo este ataque y salido victoriosos, entonces los ucranianos hubieran atacado Crimea, por lo que Putin decidió adelantarse y golpear primero. Cualquier gobernante que sea defensor de la soberanía y la autonomía de su pueblo hubiera hecho lo mismo.

10. ¿Qué opinión tiene del batallón Azov?

Creo que es una entidad terrorista igual que ISIS (ambas organizaciones están prohibidas en Federación Rusa), además de que ha sido entrenado por Occidente. El batallón Azov ha torturado, matado, violado y exterminado a la población local del Donbass sin piedad ya que la mayoría de sus miembros provienen del Occidente de Ucrania y se consideran étnicamente muy diferentes a los eslavos orientales. El batallón Azov sin duda combate ferozmente contra el ejército ruso porque saben que serán liquidados por ser terroristas.

11. Usted es una persona muy culta y por eso le pregunto: ¿cómo cree que terminará todo esto? ¿Cuándo terminará?

No lo sé. Ser culto no tiene nada que ver con saber esas cosas. Creo que la operación militar especial debe terminar con la victoria de Rusia pues, de lo contrario, no se pondrá fin a las hostilidades.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue