Pavel Pavlov

Informe en el seminario "Platonismo e Imperio"

IMPERIO. Poder supremo y jerarquía

El fundamento de todo verdadero Estado es la trascendencia que esta en su origen: el principio del poder supremo, la autoridad y la legalidad. La negación de la trascendencia equivale a su negación o, al menos, a una distorsión del verdadero significado de todo lo que constituye la realidad política. El concepto de Estado es el concepto de la influencia de un orden superior que se manifiesta en el poder.

Cualquier unidad política genuina es la encarnación de una idea y un poder, por lo que es diferente de una unidad de naturalista basada en la "ley natural" y cualquier unión que tiene como causa únicamente los factores socioeconómicos, biológicos o utilitarios.

El antiguo concepto romano de IMPERIUM, no solo describe el sistema de dominio territorial supranacional, sino que principalmente significa el derecho puro al comando, el poder casi místico y la auctoritas (autoridad) inherentes a alguien que legítimamente está investido de dignidad y desempeña esta función de ser la Cabeza en el campo religioso, militar y, en su más alto nivel, del Estado, es decir, en esencia, el concepto de imperio pertenece al terreno de lo sagrado.

En el mundo romano, tal comprensión del poder, que es al mismo tiempo auctoritas, siempre retuvo su carácter inherente de poder celestial luminoso y fuerza sagrada.

Y si reconocemos el principio del Poder Supremo, debemos reconocer simultáneamente la naturaleza absoluta de este poder. El poder que es auctoritas - aeterna auctoritas debe tener la fuerza de la ley, ser la última instancia. El poder y la autoridad, desprovistos de una propiedad absoluta, no son ni poder ni autoridad.

Tanto en el campo de las causas naturales como en el campo de la política, tarde o temprano llegaremos inevitablemente al límite de un punto que tiene el carácter de una solución incondicional y absoluta. Este punto también será un punto de estabilidad y densidad, el centro natural de todo el organismo político, cuya ausencia convierte cualquier unión política en una conexión puramente mecánica y una formación inestable. A su vez, el gobierno debe volver al nivel de lo trascendental, que solo le da razón y legitimación como principio supremo, independiente y primario, que es la base de todas las leyes y no está sujeto a ninguna otra ley. Estos dos requisitos se determinan mutuamente, lo que explica tanto la naturaleza del principio político puro del imperium como la personalidad de quien, como verdadero soberano, es su representante y encarnación.

Hablando de jerarquía, vale la pena recordar que la esencia del liberalismo es el individualismo. El error relacionado con él es generado por la confusión entre los conceptos de la personalidad y el individuo; a este último, se lo concibe en igualdad de condiciones y valores atribuidos incondicionalmente, que de hecho solo pueden ser reconocidos por él que en el mejor de los casos solo condicionalmente.

Las ideologías igualitarias plantean una pregunta fundamental, argumentando incluso contra que las personas no sean iguales en la práctica, entonces esto está mal: no son iguales, pero esto no debería ser así. La desigualdad se identifica con la injusticia; por lo tanto, se proponen considerar la negación de la desigualdad, su superación, el reconocimiento de la igual dignidad de todos los individuos como un mérito y una prueba de la superioridad de la idea liberal. No se trata de un "ideal noble", sino de una idea que literalmente representa un absurdo lógico y, cuando se toma como objetivo, conduce exclusivamente al declive y la degeneración.

La idea de los "muchos", de los "iguales" es la idea de una diferencia fundamental: si "muchos" son iguales, todos son iguales, entonces no pueden ser "muchos", sino solo uno. En segundo lugar, desde el punto de vista de la moral, lo mismo se desprende del "principio de razón suficiente", que dice lo siguiente: "cualquier cosa debe ser principio de esa misma cosa y no de otra”. En consecuencia, una criatura idéntica en todo a otra carece de "razón suficiente": es solo un duplicado sin sentido.

Podemos decir que lo que la ideología de la igualdad está tratando de presentar como "justicia" es una verdadera injusticia. Esto fue reconocido por Cicerón y Aristóteles.

A su vez, el reconocimiento de la desigualdad significa superar la cantidad y afirmar la calidad. Esta es precisamente la diferencia entre los conceptos del individuo (индивида) y la persona (личности). Un imperio está formado por personas, y son las personas singulares las que constituyen su base principal. ¿Pero qué tipo de personas son? Estas no son las personas retratadas por el individualismo como átomos o un grupo de átomos, sino personas singulares, como seres que están en desacuerdo entre sí, cada uno de los cuales tiene su propia posición especial, vocación, su propia libertad, su propio derecho en las jerarquías de creación, producción, obediencia y comando. Solo esas personas constituyen el verdadero Estado: antiliberal, antidemocrático, orgánico. La premisa de tal idea de Estado es la primacía del individuo en comparación con cualquier entidad social, política o jurídica abstracta, por supuesto, siempre que no sea una personalidad pasiva y mediocre, que es solo un número en el mundo de la cantidad.

El estilo militar

Ahora pasemos a lo que se entiende por estilo militar.

El mundo de la Tradición interpreta la vida como la eterna lucha de las fuerzas metafísicas: las fuerzas celestiales de la luz y el orden, por un lado, y las fuerzas oscuras y subterráneas del caos y la materia, por el otro. Una persona tradicional debe entrar en esta batalla y ganarla tanto a nivel interno como externo. En el mundo de la Tradición, una guerra externa se considera verdadera y justa si refleja la lucha que se desarrolla en el mundo interno: es una batalla contra aquellas fuerzas y personas que en el mundo externo tienen las mismas características que las fuerzas que necesitan ser reprimidas y controladas dentro de sí mismas, para establecer la pax triumphalis, el mundo de la victoria.

Por lo tanto, la idea militar se cruza de cierta manera con la idea de una austeridad especial, es decir, disciplina interna, dominación o autocontrol, que de una forma u otra están presentes en las mejores tradiciones militares y tienen valor no solo en un campo militar estrecho, sino también como un verdadera valor cultura (la cultura no se entiende aquí en el sentido de autoeducación y autocontrol).

Contrariamente a la declaración liberal-burguesa, la idea militar no se reduce al materialismo y no significa ensalzar el uso brutal de la fuerza y la violencia destructiva; los elementos principales de esta idea y el correspondiente "estilo" son la formación tranquila, consciente e imperiosa del ser y el comportamiento internos, el amor a la distancia, la jerarquía, el orden, la capacidad de subordinar sus pasiones e intereses individualistas a principios y metas superiores, en particular los principios de honor y deber.

No es necesario que un Estado tradicional intensifique el patetismo chovinista, llegando casi a la psicosis, movilice a sus tropas o les dé "fuerza moral". Para esto, el principio puro del Imperio y la apelación a los principios de fidelidad y honor son suficientes. La guerra tiene objetivos claros y positivos y, en términos relativos, se libra con la cabeza fría, sin odio ni desprecio entre los oponentes.

Debe reconocerse abiertamente que, además de la economía, existe un nivel de valores políticos, espirituales y heroicos superiores en el que la división en clases puramente económicas no se reconoce ni se permite. Solo al enfocarse en este nivel se puede determinar por lo que realmente vale la pena vivir y morir; solo puede haber una jerarquía genuina que tenga en cuenta las diferencias cualitativas, en la parte superior de la cual reinará la función del comando supremo, el IMPERIUM.

El Espíritu Noble

Y aquí vale la pena mencionar el término "ESPÍRITU NOBLE", acuñado por Julius Evola. El ESPÍRITU NOBLE precede a todas sus manifestaciones y se eleva por encima de ellas, la cuestión de cualquier estructura aristocrática particular implica un conocimiento profundo de la esencia de este espíritu. Debemos ser conscientes de que esta no es solo una clase puramente política o administrativa-legislativa. Aquí uno podría recordar la antigua comunidad aria e indoaria, donde, como saben, la élite no estaba organizada de ninguna manera material, donde no deriva su autoridad de la representación de ninguna fuerza tangible o principio abstracto, sino que mantiene su posición gracias a la influencia directamente irradiada por su esencia (esencia primordial), y esto marca la pauta para la cultura correspondiente. El mundo moderno conoce muchas imitaciones del elitismo de las cuales es necesario distanciarse. El espíritu noble en su esencia es anti-intelectual. Tampoco debe confundirse con una vaga idea autoritaria o dictatorial.

Un "ESPÍRITU NOBLE" no puede equipararse con los reclamos históricos y políticos de dominación y el estilo de vida de la nobleza como el estrato dominante de la historia europea: estas son, a lo sumo, solo formas de expresión que están sujetas a decadencia y degeneración. La idea de Evola es considerar la posición espiritual primordial o su naturaleza interna inherente ("esencia").

También se podría explicar el concepto de "ESPÍRITU NOBLE" en términos generales como "noble" en términos de carácter o como "elitista-heroico" o "comprometido con ideales superiores". Evola se opone particularmente a la modernización de la "élite", que se propagó en su período de decadencia, que se usó para designar a una camarilla gobernante y culturalmente estéril que alcanzó su posición solo gracias a la riqueza monetaria y a una educación nemotecnia insincera (un conocimiento funcional o un conocimiento de gestión que no está conectado con los ideales superiores). El “anti-materialismo" y el "anti-intelectualismo" es una posición pura, y para esto también la vida debe guiarse de acuerdo con el principio "la mejor palabra es nuestro principio" - estas son para Evola las virtudes características de una élite real, imbuida de un espíritu noble.

El ESPÍRITU NOBLE es al mismo tiempo el fundamento espiritual en el que deben basarse las formas organizativas tradicionales de las organizaciones masculinas. Aquí Evola cita el orden caballeresco como un ejemplo histórico que alcanzo una posición central en la Edad Media europea. En sus análisis, Evola analiza la caballería y las ordenes de caballeros con una penetrante nitidez: “La caballería proclama como ideal más al héroe que al santo, más al vencedor que al mártir; reconoce la lealtad y el honor como criterio para evaluar las cosas más que la misericordia y el amor... en sus filas no tolera a nadie que literalmente siga el mandamiento cristiano "No matarás". Reconoce como principio primordial no el amor al enemigo, sino la lucha contra él, y la magnanimidad solo en la victoria”.

Conclusión

En palabras de Evola, en conclusión, podemos sacar la siguiente premisa:

Los diversos lados del desorden sociopolítico actual están interconectados, y la resistencia real solo se puede proporcionar si se vuelven a las raíces, lo que significa una negación simple e incondicional en los campos sociales, políticos y económicos de todo lo relacionado con los "principios inmortales" del período de la Revolución Francesa como la manifestación del individualismo, el pensamiento igualitario y de mercado.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue