Alexander Dugin

Hola, estás viendo el programa "Pensamientos durante la plaga". Hoy quería hablar sobre dos interpretaciones de la epidemia de coronavirus que es probable que cada uno de nosotros encuentre.

Desde el primer día predije que todas mundo se separarían, inmediatamente, con el anuncio de la epidemia y la situación de encierro en Italia, y luego quedó claro que todo esto no terminaría rápido, después de lo cual escribí un breve texto sobre la división de la interpretación del coronavirus en dos partes distintas, con una apariencia cuasi-religiosa (entendemos la religión como un fenómeno sociológico; no la comprendo de ese modo, pero solo por conveniencia, según Emil Durkheim, quien es un clásico de la sociología de la religión, lo entendió así, por ejemplo, como un tipo de representación colectiva).

Son los elementos de la conciencia colectiva los que obligan a las personas a convertirse en sus "portadores", a pensar de esa manera. Cada persona en la sociedad piensa colectivamente y opera con la ayuda de representaciones colectivas. Y estas representaciones colectivas son algo que puede convertirse en un fenómeno religioso. Marx lo llamó "falsa conciencia / ideología"; se puede decir, o podemos hablar, por ejemplo, de dos sectas (religiosas) del coronavirus, para no confundir esto con la religión real.

Y ahora, hoy toda la humanidad está dividida. Reside en un estado de encierro. Permanecen en aislamiento, y por lo tanto las personas se relacionan con razón en este aislamiento de acuerdo con dos principios básicas.

Una de estas sectas la he llamado la "secta testigo del coronavirus". Incluye a todos aquellos que creen que existe el coronavirus: este es un tipo de realidad dada objetivamente, que es (en muchos casos) una enfermedad que se propaga de persona a persona (ahora, sin embargo, dicen que un tigre en el zoológico se enfermó, por cierto, algunos gatos se enferman, ¡cuidado, no los infecten!) Y los perros también, pero alguien sufre la idea de que ciertos aparados mecánicos  también pueden infectarse con esta enfermedad (dicen que algunos Zhiguli [1]están enfermos, algunas personas dicen que los iPhones), lo que para la secta de los "testigos del coronavirus" que se esta dando la transición de lo racional (influencia documentada del virus) a lo irracional (por ejemplo, algunos consideran que la teoría del pangolín es un producto de Hollywood, y algunos creen y "documentan" su existencia; lo mismo puede aplicarse a la idea de los murciélagos y los cadáveres , los perros fritos, que, junto con todo lo demás que se venden en Wuhan, de hecho, ya se ha convertido en la base para una película de terror). Y a pesar de toda esta fantasía, que los representantes de esta secta creen que incluso una computadora pueda ser influenciada por el coronavirus, en realidad admiten que realmente existe una amenaza objetiva de la cual uno puede infectarse y morir. Por lo tanto, en consecuencia, esta secta se ríe de aquellos que no reconocen la existencia del coronavirus: "Bueno, bien: sal a caminar, enférmate y muere". Y estos representantes, los "testigos del coronavirus" (de hecho, también hay muchos tipos de ellos) representan la mitad de la humanidad.

La otra mitad de la humanidad (y, en consecuencia, la segunda secta) son los "negacionistas" (es decir, los que niegan la existencia del coronavirus). En verdad, la disputa entre los "testigos del coronavirus" y los "negacionistas" es algo muy maravilloso, porque cada lado proporciona una gran cantidad de estadísticas, políticas, ideológicas, evidencias epidemiológicas, virológicas, sanitarias y cualquier otro argumento personal empírico en apoyo de su tesis. Y cuanto más lo hacen, más odio surge entre ellos. Los "testigos" acusan a los negacionistas de ser portadores del virus (por supuesto, si una persona no cree en una pandemia, irá no solo a una barbacoa, sino también a visitar a los demás, a ver a su abuela y, desde el punto de vista de los "testigos", infectarán a la abuela, pero también a cualquiera y todos los que salude de la mano en el camino de regreso). En consecuencia, los "testigos" creen que los negacionistas no solo están equivocados (desde lo puramente epidemiológicamente, están equivocados),  sin embargo este no es un debate epistemológico, sino práctico: "son portadores de un cierto peligro que actúan como si no lo fueran"- y como los “testigos”, a su vez, están seguros de que existe, son sus distribuidores, contribuyen a él y aparecen como agentes de su influencia, apoyando al Enemigo; hace poco, el Presidente de Rusia comparó al coronavirus con un "enemigo", y uno de sus funcionarios lo llamó como "fascista", ese "nuevo fascismo" proviene del coronavirus. Mientras que, por otra parte, los negacionistas creen y aseguran que no existe el "coronavirus", reprochan a los "testigos" que su fe es una creencia sin sentido, su miedo es una forma de lavado de cerebro,que ayudan al gobierno mundial a introducir y preparar una nueva vacuna para todos, con lo cual toda la humanidad estará lista para dar hasta su último centavo a Bill Gates, además Mark Zuckerberg y George Soros causarán otro desastre especulativo, apoderándose de todo el dinero para la vacuna , y este sistema de control ciudadano permanecerá después de que se levante la cuarentena, como resultado de lo cual el campo de concentración digital se consolidará.

Y estas dos líneas interpretativas chocan entre sí. Pero lo interesante es cómo los gobiernos globales (occidentales) de los países grandes o Rusia no se adscriben en absoluto a ninguna filiación religiosa. Tomemos, por ejemplo, al presidente de Francia, Emmanuel Macron: ¿cuál es su línea? Se adhiere a... los testigos, o incluso más, del coronavirus. "Existe el coronavirus, la gente muere por mi culpa, se necesita cuarentena". Pero sus partidarios, en su mayoría negacionistas, dudan y creen que a los Rothschild y Bill Gates se les ocurrió el coronavirus (a fines de abril, el cofundador de Microsoft reconoció el coronavirus como "más peligroso que la malaria" o una "guerra mundial", y agregó que "solo en nuestro caso estamos todos de un solo lado"). Lo mismo sucede con Facebook. Tienen la idea de que el coronavirus destruirá las empresas medianas y la economía estadounidense, es decir, los enemigos de Trump y de los Estados Unidos de hoy. Y en este caso, Trump se inclinará hacia un camino del electorado puramente populista (negacionistas) o introducirá ciertas medidas. En general, también duda. El gobierno ruso, en mi opinión, adoptó una posición estrictamente intermedia: "un hemisferio" (como suele suceder) pertenece a la categoría de los "testigos" ("el aislamiento es necesario, existe el peligro"), y "el otro hemisferio" afirma que "no hay peligroso, solo hay que mantenerse a distancia, con autodisciplina, no pasa nada malo en absoluto". Por lo tanto, en cierto momento, no queda claro cómo distinguir las fakenews producidas por ambas "facciones" a las que está descendiendo la humanidad, comprendido como algo propio. Pero, de hecho, hay dos criterios para determinar las noticias falsas en relación con el coronavirus: 1) Puede culparse a las fakenews de aquellos que exageran su peligro o 2) reducir el peligro. "Facebook", por ejemplo, pertenece a la primera categoría (en esencia – los "testigos", pero censura a quienes creen que es un "invento de Bill Gates y Zuckerberg").

Y también sería bueno hacer una observación de que las facciones de "testigos" y negacionistas se dividen de una manera un tanto diferente de lo que podría haber supuesto los criterios políticos que los preceden. Por ejemplo, los patriotas, los opositores al globalismo, también están divididos. Algunos de ellos creen que, por ejemplo, si apareció el coronavirus, destruyó el orden liberal y globalista y es un peligro (posiblemente provocado por la fuga de armas biológicas), que demostró el fracaso del proyecto liberal y provocó el cierre de toda la "sociedad abierta" (el régimen de autarquía o, según Johann Gottlieb Fichte, un "estado comercial cerrado" y la necesidad del Ernstfall, es decir, el "estado de excepción" según Carl Schmitt). En consecuencia, son patriotas y están de acuerdo en que existe el coronavirus. Al mismo tiempo, hay patriotas entre los negacionistas que dicen que "ahora se está destruyendo un sistema global en beneficio de otro sistema de gestión aún más monstruoso". Y aquí es interesante que las personas que comparten la misma posición de cosmovisión ("contra la globalización", "el volver a la política, la economía, las tradiciones nacionales") con respecto al coronavirus se dividieron en estos dos campos. En este momento, sin embargo, si se observa que la parte racional de sus mensajes, también puede encontrar una parte de "sentido común" (por ejemplo, la opinión de aquellos tradicionalistas que interpretan la agenda actual de los globalistas como una conspiración satánica de tecnócratas locos que piensan en el espíritu de la "Ilustración Negra" descrita por los representantes de esta corriente filosófica (posmoderna) de la "ontología orientada hacia los objetos", y debemos admitir que no hay nada irreal en ella. Y, por supuesto, hay una unidad definida entre todos estos puntos. Pero cuando una pandemia crece hasta alcanzar un nivel ontológico, entonces todos lo aceptan y, sin embargo, votan por un retorno a "como todo era antes" (pero no solo hace algunos años, sino siglos).

Sin embargo, al mismo tiempo, los ciudadanos comunes también son "testigos" del coronavirus y negacionistas, es decir, personas sin ningún compromiso ideológico particular. Y aquí se alcanza una masa crítica en ambas partes: ya está actuando por diversas razones. Si les dijeron que no fuera a trabajar, pues no iban, si les dijeron que no sacaran la basura - "bueno, está bien". Existe un elemento de obediencia en esto, que realmente si fueras testigo de todo esto, pensarías simplemente: "¿Acaso puedes ahorcarte mañana?" (y si lo transmitieran por las pantallas, veras que lo harán obedientemente). Ahora bien, una parte importante de los "testigos" del coronavirus reconoce su existencia no sobre la base de ningún análisis o conclusión racional, sino solo porque "lo han dicho". L aceptan de forma pasiva. Y esto es, por supuesto, terrible, con solo mirarlos, comienzas a convencerte de que cualquier cosa puede imponerse a la humanidad... Por otro lado, las personas que son tan filisteas, "negacionistas", también tienen algún tipo de motivación: ¿por qué piensan que no existe el coronavirus? - Porque estaban muy bien en el orden mundial pre-epidemiológico que ahora están desesperados e histéricos por que quieren su regreso. Implorando a la realidad, ellos, en esencia, gritan: "¡devuélvanos esa sociedad!" Por lo tanto, existe una cierta parte patriótica entre los "testigos" del coronavirus y entre los "negacionistas" (aquellos que, aunque con bastante condicionalidad, emiten un veredicto racional) e incluso una gran cantidad de masas subhumanas de personas comunes que resultan ser (por cierto, más allá de su voluntad , casi instintivamente) que están ya sea en las filas de los testigos del coronavirus (es decir, ciudadanos respetuosos de la ley), o animales y agresores entre aquellos que quieren regresar a ese mundo que objetivamente fue la causa de la catástrofe, estos "negacionistas" que no son sino los habitantes de la ciudad que no causan menos disgusto.

Ahora intentemos recurrir a los liberales: ¿cuál es su posición? En mi opinión, la mayoría de los liberales sienten que algo anda mal, porque, en principio, la democracia liberal era el líder del mundo, de las "sociedades abiertas" y la economía se basaba en el capitalismo global. Pero, entre otras cosas, todavía se sienten "dominantes", a pesar de las tendencias multipolares, a pesar de algunos desafíos o la ola populista y la idea de fortalecer la soberanía. Y, sin embargo, se ha mantenido y sigue siendo (a pesar de la pérdida de un aparato administrativo funcional) un modelo tan unipolar y liberal-democrático. Y los representantes de esta élite, creo, deben estar perdidos ante todo esto. Apenas pueden creer en ese plan insidioso del envenenamiento y la reducción de la humanidad. Y, sin embargo, creo que los liberales vanguardistas, los más avanzados (los "liberales-satanistas", los liberales-pervertidos) son una rareza entre los liberales más ordinarios (los globalistas, que representan una amenaza para todos los países, incluido el nuestro, que tienen bajo su control la economía, el gobierno, los medios de comunicación y otros elementos del nivel estatal). Y sí, para ellos, tal vez todo va de acuerdo al plan, sin embargo, podemos decir que su crecimiento es extremadamente insignificante.

Además, todos ellos, en un caso u otro, sienten algún tipo de irreversibilidad y fundamentalidad de la pandemia y su entorno en las etapas del coronavirus y post-coronavirus que son bastante problemáticas y tóxicas: necesitarán mucho tiempo, esfuerzo, un Estado de justicia social y, finalmente, una pasividad universal (total) del estado de todas las sociedades (a escala global), y esto es difícil de conseguir racionalmente. Por lo tanto, creo que la situación es muy interesante ahora y, habiendo entendido la estructura y organización de estos dos campos, encontrar y organizar una plataforma de racionalidad, para que pueda existir una imagen clara frente a las manipulaciones, los argumentos (todos los partidarios) (y cuando no hay claridad y concreción, no está claro qué censurar y qué no censurar...).

En resumen, me gustaría proponer la construcción de un diálogo normal (al menos en términos racionales mínimos) con respecto al coronavirus y la agenda de hoy. Y este atractivo de sobriedad y máxima claridad, me gustaría, en primer lugar, transmitirlo a los patriotas. Saludos.

Notas del Traductor:

EL Zhiguli fue un tipo de automóvil fabricado en Rusia y la Unión Soviética por AvtoVAZ durante 1970-2012 y durante un poco más de tiempo en algunos lugares en el extranjero. Existe una variante de exportación llamada Lada.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue