Libros Recomendados

El Ministerio de Defensa de Rusia informa que ha identificado a las personas que participaron en la creación de componentes para armas biológicas en laboratorios clandestinos de Ucrania.

Según declaró el organismo, se trata de jefes de unidades y empleados del Pentágono y de sus principales empresas contratistas.

"Los hechos descubiertos demuestran que el régimen de Kiev estaba considerando seriamente la posibilidad de utilizar armas biológicas contra la población de Donbás y Rusia. En un futuro próximo daremos más detalles sobre los resultados del análisis de los documentos", informó el portavoz del Ministerio de Defensa, Ígor Konashénkov, en un comunicado.

El 24 de marzo, la Defensa informó de que el fondo de inversión Rosemont Seneca del hijo del presidente estadounidense Joe Biden, Hunter Biden, participó en la financiación del programa biológico militar del Pentágono en Ucrania. En particular, financió al menos 30 biolaboratorios ubicados en el territorio de Ucrania.

El Ministerio de Defensa ruso considera que, en el contexto de las informaciones recibidas, es necesario pedir aclaraciones a Washington sobre los verdaderos fines de los laboratorios biológicos estadounidenses en el marco de una investigación internacional.

Los planes de Ucrania para laboratorios biológicos financiados por Estados Unidos incluían drones

Documentos y otras pruebas de laboratorios financiados por Estados Unidos en Ucrania sugieren que Kiev planeaba usar drones para desplegar patógenos contra el Donbass y Rusia, dijo el miércoles el Ministerio de Defensa ruso.

De particular interés para los investigadores rusos son los “documentos que atestiguan los planes del régimen de Kiev para utilizar vehículos aéreos no tripulados capaces de transportar y rociar sustancias letales”, dijo el portavoz militar, el mayor general Igor Konashenkov, durante una sesión informativa.

Los hechos en posesión del ejército ruso “prueban que el régimen de Kiev estaba considerando seriamente la posibilidad de usar armas biológicas contra la población del Donbass y la Federación Rusa”, agregó Konashenkov.

Rusia también identificó a “funcionarios específicos que participaron en la creación de componentes de armas biológicas”, agregó el general. Sin embargo, no nombró a ninguno de ellos y dijo que solo eran “los jefes de división y los empleados del Departamento de Defensa de los EE. UU., así como sus principales contratistas”.

Estas campañas estaban “directamente relacionadas con el hijo del actual presidente de EE. UU., Hunter Biden”, agregó Konashenkov, citando investigaciones en los medios occidentales. La semana pasada, el Daily Mail publicó correos electrónicos que mostraban los vínculos de Biden con el contratista del Pentágono Metabiota, que se especializaba en investigar patógenos causantes de pandemias que podrían usarse como armas biológicas.

La participación de Hunter Biden en la financiación estadounidense de los biolaboratorios ucranianos fue mencionada por el teniente general Igor Kirillov, comandante de las Fuerzas de Protección Nuclear, Biológica y Química de Rusia, en una sesión informativa el jueves pasado.

Los resultados del análisis adicional de los documentos y otras pruebas obtenidas de los biolaboratorios ucranianos se compartirán con más detalle “en un futuro próximo en una sesión informativa especial”, prometió Konashenkov.

Fox News: Washington financia en Ucrania laboratorios para la investigación de "patógenos letales" desde hace al menos 14 años

En un episodio de 'Tucker Carlson Today' emitido por Fox News el pasado 29 de marzo, el presentador, Tucker Carlson, reveló que su programa pudo acceder a una serie de documentos que confirman que el Gobierno estadounidense ha financiado laboratorios biológicos en el territorio de Ucrania.

Los documentos, que habría facilitado un antiguo alto funcionario estadounidense, muestran que las autoridades del país norteamericano suministraron, a través del Departamento de Defensa estadounidense, recursos para la investigación de ciertos "patógenos letales" en Ucrania.

Algunos de los documentos, fechados en 2007 y 2008, detallan que el Pentágono aprobó el desarrollo de un "proyecto de cartografía multipatógena" para "obtener las firmas moleculares de los patógenos endémicos para Ucrania y trasportar las cepas", entre otros objetivos.

Según Carlson, sus asistentes obtuvieron también ciertos documentos de las autoridades ucranianas que contienen una lista de 30 laboratorios biológicos ubicados en Ucrania y financiados por el Departamento de Defensa de EE.UU. "De acuerdo con estos documentos ucranianos, esas instalaciones se utilizaban para llevar a cabo investigaciones, recopilar y guardar las muestras", explicó.

Al ser contactado por reporteros del espacio televisivo, el Pentágono se remitió a una nota informativa publicada hace más de dos semanas, en la que se precisa que ese departamento estadounidense invirtió 200 millones de dólares en el "programa de reducción de amenazas" en Ucrania, destinado a destruir las armas biológicas soviéticas. Por su parte, Carlson subrayó que si bien el Gobierno estadounidense negaba cualquier conexión con los laboratorios ucranianos, la propia nota del Pentágono confirma la financiación de 46 instalaciones en Ucrania.

"El Pentágono investiga patógenos en Ucrania", dijo el presentador estadounidense. "No sabemos desde cuándo lo hace, pero sabemos con certeza que desde hace al menos 14 años", agregó.

Al mismo tiempo, recordó recientes revelaciones de Daily Mail que, citando correos electrónicos del hijo del presidente estadounidense, Hunter Biden, reportó que este ayudó a canalizar millones de dólares de financiación para una empresa que fue contratista del Departamento de Defensa estadounidense, especializada en la investigación de enfermedades que pueden causar pandemias y "podrían usarse como armas biológicas".

"Voy a repetirlo: no sabemos exactamente qué significa y a dónde lleva esto. Pero pregúntense: ¿sabían en 2014 o 2015 que el hijo de Joe Biden ayudaba a financiar ciertas investigaciones de patógenos letales en Ucrania?", recalcó Carlson. Señaló además que la elección del país eslavo como un centro de investigaciones de ese tipo parece bastante sospechosa. "Sin duda, algo está pasando y tenemos derecho a saberlo", concluyó.

El papel de Hunter Biden en los biolaboratorios ucranianos plantea serias dudas sobre la política de EEUU en Ucrania

Daniel Horowitz

Correos electrónicos recientes descubiertos por el Daily Mail del Reino Unido y el National Pulse revelan que durante la última década, Hunter Biden parecía tener un gran interés en la investigación de patógenos en Ucrania y en utilizarla como una herramienta para los asuntos geopolíticos en ese país. Da la casualidad de que un patógeno relacionado con la investigación de ganancia de función destruyó el mundo, y luego la siguiente "gran actualidad" en el escenario geopolítico no fue otra que Ucrania. ¿No debería el pueblo estadounidense obtener algunas respuestas sobre por qué nuestro gobierno estuvo tan involucrado, a través del hijo del vicepresidente, en la investigación de patógenos en Ucrania y asegurarse de que Ucrania no sea un Wuhan 2.0?

A principios de este mes, detallé las conexiones conocidas entre la firma de biotecnología Metabiota Inc., responsable de la investigación de patógenos en Ucrania, el DOD y EcoHealth Alliance, junto con el laboratorio de Wuhan, probablemente responsable de la fuga de SARS-CoV-2. También señalé que Rosemont Seneca Technology Partners (RSTP), una subsidiaria de Rosemont Capital, fundada por Hunter Biden y Christopher Heinz, le dio a Metabiota, una compañía acusada de protocolos de laboratorio peligrosos durante la pandemia africana del ébola, su primera inyección de efectivo hace una década. Ahora, los nuevos correos electrónicos de la computadora portátil de Hunter demuestran que su participación en Metabiota y la investigación de patógenos en Ucrania fue mucho más profunda que una simple inversión inicial.

El 4 de abril de 2014, la vicepresidenta de Metabiota, Mary Guttieri, escribió un correo electrónico al joven Biden describiendo cómo podrían "afirmar la independencia cultural y económica de Ucrania de Rusia" con su empresa conjunta, según un correo electrónico de la computadora portátil de Hunter obtenido por el UK Daily Mail. Ese es un objetivo bastante curioso para una empresa que supuestamente realiza investigaciones y análisis científicos sobre pandemias emergentes.

El medio también publicó otro correo electrónico fechado el 8 de abril de 2014 del ejecutivo de Burisma, Vadym Pozharskyi, en referencia a un "proyecto científico" que Hunter le había propuesto que involucraba a Burisma y Metabiota en Ucrania. “Encuentre algunos puntos iniciales para ser discutidos con el fin de analizar el potencial de este proyecto, como usted lo llamó, 'Ciencia Ucrania'”, escribió Pozharskyi. Hunter forma parte del directorio de Burisma, una compañía de gas ucraniana propiedad del multimillonario corrupto Mikolay Zlochevsky, quien huyó a Mónaco después de ser investigado.

El papá de Hunter, como vicepresidente de EEUU, estuvo a cargo de nuestra política exterior con Ucrania en 2014 cuando todo esto estaba ocurriendo y cuando el gobierno de los EE.UU, a través del Departamento de Defensa, comenzó a financiar las operaciones de Metabiota en Ucrania.

Después de recibir 18,4 millones de la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de EE. UU. (DTRA) entre febrero de 2014 y noviembre de 2016, con 307.091 dólares destinados a “proyectos de investigación en Ucrania”, “ Metabiota ha trabajado en Ucrania para Black & Veatch, un contratista de defensa de EE. UU. con estrechos vínculos con agencias de inteligencia militar, que construyeron laboratorios seguros en Ucrania que analizaban enfermedades mortales y armas biológicas”, según el Daily Mail.

Plantea la pregunta, ¿cuál es el verdadero propósito de esta empresa? Es muy extraño”, dijo el ex alto oficial de la CIA Sam Faddis en una entrevista con el Daily Mail. “Su padre era el vicepresidente de los Estados Unidos y estaba a cargo de las relaciones con Ucrania. Entonces, ¿por qué Hunter no solo estaba en el directorio de una empresa de gas ucraniana sospechosa, sino que también los conectó con una empresa que trabaja en la investigación de armas biológicas?”

Biden estaba tan involucrado en Metabiota que un correo electrónico escrito ese mismo mes en 2014 revela que él y su socio comercial Eric Schwerin hablaron sobre subarrendar su espacio de oficina a la firma de biotecnología con sede en San Francisco.

Entonces, ¿en qué estaban trabajando exactamente? La semana pasada, el National Pulse informó que un artículo en el Informe Anual 2016 del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania relata una reunión de octubre de 2016 en la que participaron oficiales militares estadounidenses y sus homólogos ucranianos junto con el personal de Black & Veatch y Metabiota para discutir el trabajo de laboratorio. La discusión se centró en “los marcos existentes, la coordinación regulatoria y los proyectos cooperativos en curso en investigación, vigilancia y diagnóstico de una serie de enfermedades zoonóticas peligrosas, como la influenza aviar, la leptospirosis, la fiebre hemorrágica de Crimea Congo y la brucelosis”.

The National Pulse cita un artículo de 2019 escrito por investigadores de Metabiota y tres institutos con sede en Ucrania y financiado por la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de EE. UU. que confirma cómo aislaron una forma de gripe porcina africana usando un cerdo de Ucrania en 2016. También detallan su investigación sobre el ántrax en animales en Ucrania.

Bueno, ¿dónde más hemos oído hablar de los socios de Metabiota que trabajan en la investigación de ganancia de función de patógenos que normalmente se encuentran en animales? Oh, sí, EcoHealth Alliance en Wuhan. En el pasado, Metabiota ha trabajado con EcoHealth y el Instituto de Virología de Wuhan. Los proyectos zoonóticos que se describen en Ucrania suenan terriblemente similares al trabajo de ganancia de función en el que EcoHealth estuvo involucrado en Wuhan. En febrero de 2016, el fundador de EcoHealth, Peter Daszak, explicó el trabajo de patógenos zoonóticos de la compañía de la siguiente manera:

Entonces, como ejemplo, en primer lugar, solo estamos viendo familias virales que incluyen aquellas que han pasado a personas de animales. Así que lo acotamos de inmediato. Luego, cuando obtienes una secuencia de un virus y parece un pariente de un patógeno desagradable conocido, tal como lo hicimos con el SARS, encontramos otros virus Corona en murciélagos, una gran cantidad de ellos, algunos de ellos se parecían mucho al SARS. Así que secuenciamos la proteína espiga, la proteína que se adhiere a las células. Entonces nosotros, bueno, yo no hice este trabajo, pero mis colegas en China hicieron el trabajo, creas las pseudopartículas, insertas las proteínas de punta de esos virus [para ver si] se unen a las células humanas. Y cada paso que te acercas más y más a este virus realmente podría volverse patógeno en las personas. Así que reduce el campo, reduce el costo y termina con una pequeña cantidad de virus que realmente parecen asesinos. (C-Span , 1:16:22.)

Seguro que se parece mucho al coronavirus que en realidad estalló hace dos años y destruyó el mundo tal como lo conocemos. Menos de un mes después, Ralph Baric, el biólogo de UNC Chapel Hill que encabezó los proyectos de ganancia de función para Daszak, fue coautor de un artículo que advertía con certeza sobre la aparición de esta enfermedad. “Los resultados indican que los virus que usan el pico WIV1-CoV están a punto de emerger en las poblaciones humanas debido a la replicación eficiente en cultivos primarios de células epiteliales de las vías respiratorias humanas”, concluyeron los autores .

¿Cómo lo supieron? ¿Y a nadie le preocupa que los mismos jugadores no hicieran nada bueno en Ucrania, especialmente dados los problemas éticos de Hunter Biden y el hecho de que su padre, el vicepresidente y ahora presidente, estaba supervisando los asuntos de Ucrania durante ese tiempo?

Recientemente, National Pulse descubrió, con base en las 990 presentaciones de EcoHealth y el análisis de ProPublica, que los ingresos por inversiones de la compañía aumentaron un 342 % en el año de la pandemia. EcoHealth recibió millones de dólares del NIAD de Fauci para trabajar en virus " asesinos " con el Instituto Wuhan, creando virus "quiméricos" que se propagan en humanos a tasas "equivalentes a cepas epidémicas de SARS-CoV".

Ahora considere el hecho de que el CEO de Metabiota, Nathan Wolfe, escribió un artículo en Time el 1 de agosto de 2014, detallando su opinión sobre el brote de ébola en África y luego predijo literalmente que el próximo brote sería el coronavirus:

Si bien el virus del Ébola no será la cepa global de Andrómeda, existen virus que podrían serlo. Los coronavirus (como el SARS) y los virus de la influenza (como el virus H1N1 de 1918), por ejemplo, muestran que algunos virus realmente pueden propagarse por todo el mundo de maneras que sorprenderán e impactarán a todo el planeta. Cabe destacar que un nuevo coronavirus, el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), y un nuevo virus de la influenza, el virus H7N9, reciben muy poca atención de los medios internacionales. Tal vez lo más importante es que hay millones de virus aún no identificados en reservorios animales, entre los cuales, casi con certeza, se encuentra un virus que no tendríamos la capacidad de comprender o detener si surgiera repentinamente hoy.

Si no tuviéramos una pandemia probablemente creada por una investigación similar, posiblemente por los mismos jugadores, matando a millones en todo el mundo y enfermando a decenas de millones más, no estaría demasiado preocupado por estos proyectos de investigación en Ucrania. Pero dado lo que ha ocurrido, ¿por qué los medios de comunicación o los políticos no se preocupan por lo que hemos estado haciendo en Ucrania y en otros lugares? ¿Y cómo da forma a toda nuestra cosmovisión geopolítica sobre el conflicto ruso-ucraniano? A las mentes inquisitivas les gustaría saber.

Cronograma BioBiden

Las fuentes abiertas, así como los documentos filtrados a Internet (incluso a través de Wikileaks), dan una idea aproximada del grado de participación de las élites políticas estadounidenses en la actividad biológica militar en Ucrania. A continuación, se muestra un intento de reconstrucción cronológica de esta participación, que no pretende ser exhaustivo. Hay demasiados vacíos en este plan verdaderamente diabólico que aún no se han llenado.

1991: lanzamiento del programa Nunn-Lugar en los EE. UU. para los países de la antigua URSS con el fin de controlar / eliminar las armas soviéticas de destrucción masiva, incl. biológicas. Se nombra a la Agencia Federal para la Reducción de Amenazas (DTRA) del Departamento de Defensa de EE. UU. como principal ejecutor del programa.

1993: firma del pacto ucraniano-estadounidense para prevenir la propagación de armas de destrucción masiva.

2005: firma de un protocolo adicional al pacto entre el Ministerio de Salud de Ucrania y DTRA sobre la prevención de la propagación de tecnologías, patógenos y conocimientos que pueden utilizarse en el desarrollo de armas biológicas. El comienzo de la transición real del potencial biológico militar ucraniano a manos de especialistas estadounidenses.

2000: la participación de grandes empresas del complejo militar-industrial de EE. UU. en actividades biológicas militares en Ucrania.

2005-2014: en lugar de liquidar la infraestructura biológica militar, el contratista de DTRA Black & Veatch Special Projects construye y mejora 8 instalaciones de laboratorios biológicos en Ucrania. Una de estas instalaciones, un biolaboratorio en Odessa, ha sido patrocinado desde 2011 para estudiar "patógenos que podrían usarse en ataques bioterroristas".

2007 - Fundación de la compañía biomédica Global Viral Forecasting Institute (más tarde - Global Viral) por parte del Departamento de Defensa de los EE. UU. El objetivo legal es un estudio no comercial de infecciones transfronterizas, incluida China.

2009 - Fundación de la compañía de inversión Rosemont Seneca Partners por el hijastro del exsecretario de Estado de los EE. UU. John Kerry Christopher Heinz y el hijo del actual presidente de los EE. UU. Joe Biden, Hunter Biden.

2014 - Golpe de Estado anticonstitucional en Ucrania.

2014 - Entrada de Hunter Biden en la junta directiva de la empresa energética ucraniana Burisma Holdings.

2014 – Escisión de Global Viral de Metabiota, una organización comercial privada con el objetivo de investigar los riesgos de pandemias. Neil Callahan y John Deloche de Rosemont Seneca, Partners de Hunter Biden, son nombrados miembros de la junta de Metabiota. Inicio de la financiación de Global Viral y Metabiota por parte del Departamento de Defensa de EE.UU.

2014 - Metabiota muestra interés en Ucrania e invita a Hunter Biden a "defender la independencia cultural y económica de Ucrania de Rusia".

2014: Metabiota y Burisma Holdings comienzan a colaborar en un "proyecto científico en Ucrania" sin nombre.

2014: el comienzo de una cooperación completa entre Metabiota, Global Viral y Black & Veatch Special Projects en los programas del Departamento de Defensa de los EE. UU.

2014-2016 - Implementación de contratos de Metabiota y el Departamento de Defensa de EE. UU., incluido un proyecto de $ 300,000 en Ucrania.

2016: nombramiento de la ciudadana estadounidense Uliana-Nadezhda Suprun, descendiente de nazis ucranianos, para el cargo de Ministra de Salud interina de Ucrania. Expansión cualitativa del programa de cooperación entre el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y el Ministerio de Salud de Ucrania.

2016: un brote de gripe porcina entre el personal militar del Ministerio de Defensa de Ucrania que custodiaba el laboratorio biológico en Jarkov. 20 muertos. El incidente es silenciado.

2016 - Nombramiento del ex subsecretario de Defensa E. Weber como Jefe del Departamento de Asociación Global de Metabiota.

2016 - participación de la estructura del fundador de Global Viral, Nathan Wolf, en the EcoHealth Alliance Foundation para la investigación sobre coronavirus transmitidos por murciélagos en el Centro de Investigación en un laboratorio en Wuhan (China).

2016 - extensión del contrato entre DTRA y el Ministerio de Salud de Ucrania en acuerdo con el Ministerio de Defensa de Ucrania.

2019 – Comienzo de la pandemia mundial de coronavirus de murciélago mutado COVID-19 en Wuhan.

24 de febrero de 2022: el comienzo de la operación especial de las Fuerzas Armadas de RF en Ucrania.

24-25 de febrero de 2022: destrucción apresurada de cepas en laboratorios biológicos en Ucrania.

8 de marzo de 2022 - Declaración de la subsecretaria de Estado de los Estados Unidos, Victoria Nuland, durante la cual reconoció abiertamente la existencia de cooperación entre los Estados Unidos y Ucrania en materia de patógenos.

Análisis: La familia Biden está interesada en la desaparición de Zelensky

Stanislav Borzyakov

Los estadounidenses se mostraron reacios a reconocer la conexión entre el Pentágono y los laboratorios secretos de Ucrania, donde investigaban armas biológicas. Ahora se ha establecido un vínculo entre los laboratorios y la familia Joe Biden, que ha ganado mucho dinero con los patógenos y las toxinas. En las condiciones actuales, el presidente Zelensky puede volverse personalmente peligroso para el presidente de los Estados Unidos.

“Fui a Kiev por 12 o 13 veces y tuve que anunciar otro tramo de mil millones de dólares. Recibí el consentimiento de Poroshenko y Yatsenyuk de que despedirían al Fiscal General, y no lo hicieron. Y yo les dije: no les vamos a dar mil millones de dólares. Y dijeron: no puedes hacer esto, no estás autorizado, no eres el presidente. Dije: llama al presidente (Barack Obama). Dije: me iré en 6 horas, si no despiden al fiscal, no recibirá dinero. Y, maldita sea, el fiscal del estado fue despedido. Y pusieron una persona confiable”.

El nombre de la «persona confiable» era Yuriy Lutsenko: este «DJ Maidan» que ahora se ha caído del campo público no tenía formación legal, pero logró sentarse en el poder judicial bajo el presidente Yanukovych. El Fiscal General, destituido por el bien de su empleo, es Viktor Shokin, todavía está tratando de demandar a las autoridades ucranianas, demostrando la ilegalidad de su destitución. Y la misma confesión de chantajear con mil millones de dólares pertenece al actual presidente de los EE. UU., Joe Biden: con aire de suficiencia contó todo esto ante la cámara, sin darse cuenta de cuáles podrían ser las consecuencias.

Barack Obama no asumió la responsabilidad, y luego resultó que Biden usó su puesto de vicepresidente para beneficio personal: su hijo Hunter recibió un gran salario en la empresa energética ucraniana Burisma como miembro de la junta directiva y como un cabildero. Y si Shokin es quien inició la investigación contra esta compañía, la «persona confiable» Lutsenko es quien detuvo la investigación.

«Gente decente» en Estados Unidos: se les dijo a los votantes del Partido Demócrata que creyeran que esto era solo una coincidencia: supuestamente Biden eliminó al «fiscal corrupto» y no sabía nada sobre los negocios de su hijo. Esto tenía la naturaleza de una conspiración real, en la que muchos estaban involucrados, desde los servicios secretos y el Departamento de Estado hasta los medios más importantes y las estrellas de Hollywood. Cuando la administración de Donald Trump intentó arrojar luz sobre el caso supuestamente presionando (“supuestamente” porque no se probó el hecho de la presión) sobre el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, el jefe de Estado recibió su primer juicio político de la Cámara de Representantes.

Verá, todo habría funcionado: la capacidad de la élite estadounidense para salirse con la suya no se puede subestimar, pero la descendencia del presidente de los Estados Unidos es realmente desafortunada. Sus intereses son las drogas, las orgías, las juergas y todo tipo de dudosas empresas de inversión, en las que monetiza lo más valioso que tiene: la influencia de su padre.

Durante una de las juergas, Hunter rompió su computadora portátil, la entregó para que la repararan y se olvidó de recogerla. Entonces, el FBI y la prensa obtuvieron muchas pruebas comprometedoras, de las cuales se deduce que un grupo criminal organizado de «niños ricos» actuó para llevar a cabo operaciones dudosas y evadir impuestos. Incluye a Hunter, el hijo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el hijo adoptivo del exsecretario de Estado John Kerry, y un tal Devon Archer, el director financiero de la empresa, recientemente sentenciado a un año de prisión por fraude contra la tribu india Oglala Sioux.

El padre apareció en la correspondencia de Biden Jr. como «mi hombre» y «tipo grande», que tenía derecho a una compensación del 10% por el apoyo.

La existencia misma de esta computadora portátil y la investigación anticorrupción iniciada por el FBI fue bloqueada en las redes sociales más grandes de Estados Unidos con enlaces a artículos en raros medios (principalmente regionales). Fue etiquetado como «propaganda rusa» con el objetivo de no evitar que Biden padre fuera elegido presidente.

Pero no pudo: según varias encuestas de opinión, del 11% al 17% de los que votaron por Biden no lo habrían hecho si hubieran sabido que la investigación en curso contra su hijo no era falsa.

Sin embargo, gracias a la supresión del escándalo, todavía se las arregló, y la investigación quedó en el olvido hasta que la calificación presidencial alcanzó el vergonzoso 40% (solo Bush Jr. tuvo menos durante la crisis financiera mundial). Biden se volvió «políticamente tóxico» y la «responsabilidad mutua» a su alrededor comenzó a colapsar como por sí sola.

Hasta la fecha, las principales publicaciones estadounidenses han confirmado la autenticidad de la correspondencia de Biden Jr. y se han disculpado por las publicaciones anteriores al respecto como «desinformación rusa».

A su vez, los republicanos preparan una lista de funcionarios que serán juzgados por el «caso Hunter» tras una casi inevitable victoria en las elecciones parciales de otoño al Congreso (se sabe que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jennifer Psaki, estuvo en la lista preliminar de 12 personas).

El FBI está cada vez más cerca de presentar cargos detallados de fraude financiero, evasión de impuestos y participación en corrupción, y los pocos medios que escribieron sobre evidencia comprometedora sobre los Biden en el período tabú están brindando más y más detalles sobre su negocio familiar.

Lo más sensacional de esto último es que el desafortunado hijo recaudó fondos para la empresa contratista del Pentágono, Metabiota, y el destinatario final de estos fondos son esos casi legendarios biolaboratorios ucranianos que Rusia y China exigen ahora investigar. (Beijing principalmente para que la investigación de patógenos secretos no solo se asocie con él).

Entre otras cosas, se le pidió a Hunter, como contratista, que garantizara «la independencia cultural y económica de Ucrania de Rusia». Lo que salió de eso lo podemos ver ahora, cuando solo los demócratas más duros podrán creer que no había una conexión entre Biden padre y la inversión de su hijo en la investigación de virus mortales.

Presuntamente, Joe Biden estuvo a cargo de la tutela de la terrible economía en Europa del Este por su cargo, como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en 2001-2003 y 2007-2009. Miembro prominente y presidente del mismo comité entre 1985-1987 y 2003-2007, Richard Lugar es el hombre que ahora se llama el «padrino» de los proyectos biológicos del Pentágono en Ucrania. En el Senado, tuvo una especie de orientación profesional: armas de destrucción masiva, y su declaración de bienvenida sobre la cooperación en la base de laboratorio ucraniana durante muchos años siguió siendo una de las pocas confirmaciones oficiales de la parte estadounidense de que existen tales laboratorios especializados en armas biológicas.

Ahora también sabemos que no solo trabajaron de cerca con el Pentágono, sino que también fueron el negocio de la familia Biden, lo que interesará inconmensurablemente más a Estados Unidos que la renuncia de algún fiscal allí y la tristeza de la tribu Oglala Sioux.

Cuando los republicanos y el FBI inmovilicen a Hunter contra la pared, sabemos lo que dirá. Dirá que no recuerda bien qué transacciones hizo, porque estaba en un frenesí constante de drogas, pero puede jurar una cosa con seguridad: que su padre es un hombre santo. Es precisamente esta explicación exhaustiva la que contiene el libro de memorias de Biden Jr. “Beautiful Things”, que se publicó el año pasado y probablemente fue escrito por tecnólogos del Partido Demócrata.

Pero el Ministerio de Defensa ruso ahora está trabajando duro para arrojar aún más luz sobre el proyecto ucraniano en el campo del desarrollo de armas biológicas y la participación de la familia Biden en él. Es poco probable que su testimonio quede satisfecho.

Hay otro actor del conflicto que sabe peligrosamente mucho sobre este proyecto y estas conexiones: Volodymyr Zelensky. El hecho de que las aventuras de Hunter en las estepas de Ucrania son una carta de triunfo en sus manos cuando comercia con los Estados Unidos fue entendido por todos.

Ahora bien, esta carta de triunfo es mucho más cara y que el presidente de Ucrania puede poner en juego en un momento crítico que aún está por llegar.

En otras palabras, no se puede descartar que Zelensky comience a chantajear a los Biden con evidencia biológicamente comprometedora para que Ucrania reciba el grado adecuado de protección, hasta la participación directa en un conflicto militar con Rusia. Quizás ya esté chantajeando.

En tales condiciones, el deseo de la administración presidencial de luchar en Ucrania hasta el último ucraniano se vuelve lógico y justificado. Especialmente si ese último ucraniano resulta ser el presidente Zelensky.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue