Libros Recomendados

El tenista ha llegado en el mediodía de este lunes a Serbia y ha sido recibido entre vítores por los aficionados después de no poder disputar el Open.

Novak Djokovic ya está en Serbia. El tenista fue deportado de Australia después de que la “justicia” del régimen le rechazara su visa laboral por no cumplir con el calendario de vacunación completo exigido para entrar en el país y los errores en los documentos de exención médica que presentó al llegar.

Diana Djokovic, su madre, ha confirmado que pasará varios días en Serbia y que no dará declaraciones a los medios durante ese tiempo. Novak se mantuvo firme en su decisión de no hacer apariciones públicas hasta que termine el Open de Australia.

Una gran cantidad de medios de comunicación nacionales y extranjeros tomaron sus posiciones frente a la salida. El avión de la compañía Fly Dubai aterrizó y los aficionados que estaban en el aeropuerto explotaron con cánticos de apoyo. Un gran número de fuerzas de seguridad serbias impedía que cualquiera se pudiera acercar a la vía por donde saldría el tenista.

Mientras tantos, los reconocimientos no frenan para Novak en su país. Goran Vesic, teniente de alcalde de Belgrado, anunció este lunes que propondrán a Djokovic para recibir el el mayor reconocimiento de la ciudad: el Premio Ciudad de Belgrado en el campo de los deportes. El presidente del Parlamento, Ivica Dacic, subrayó que la revocación del visado de Djokovic "es la victoria de la política sobre el deporte", y calificó el trato sufrido por el tenista como "humillante y asqueroso".

Este ardor patriótico se hizo palpable en la delegación de tenistas que sí pudo tomar parte en la primera jornada del Open de Australia. Al frente de ellos, Miomir Kecmanovic, el que debía haber sido su primer adversario, que se apuntó un contundente triunfo ante Salvatore Caruso: "Queremos darlo todo para vengar a Nole y para que se sienta orgulloso".

El presidente serbio afirma que las autoridades australianas "se humillaron a sí mismas" y que Djokovic puede regresar a su país "con la frente alta"

El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, ha declarado este domingo que las autoridades australianas "se humillaron a sí mismas" al dictaminar la cancelación del visado así como la deportación del tenista Novak Djokovic, quien perdió esta jornada su batalla judicial para poder competir en el Abierto de Australia.

"Piensan que humillaron a Djokovic con esto, el mejor jugador del mundo, con un acoso de diez días, se humillaron a sí mismos y Djokovic puede regresar a su país con la frente alta y mirar a todos a los ojos", aseguró Vucic.

El mandatario agregó que ya se comunicó con el deportista y enfatizó: "Ansiamos verlo en Serbia, que regrese a su país, que venga a donde siempre es bienvenido".

Djokovic toma vuelo cuando los líderes y jugadores atacan la 'agenda política'

Novak Djokovic se fue de Australia después de que se cancelara su visa por su estado de vacunación contra Covid, y los líderes del tenis y algunas de sus compañeras estrellas han reaccionado ante la terrible experiencia del campeón del Abierto de Australia.

Las imágenes mostraban a funcionarios de la fuerza fronteriza escoltando al mejor tenista masculino del mundo en un salón antes de su regreso forzado a Europa a través de Dubai.

Djokovic fue detenido en un hotel para inmigrantes y liberado brevemente por un juez, solo para que un autócrata del régimen, el ministro Hawke cancelara la visa por segunda vez en una decisión que fue “confirmada” por un tribunal el domingo.

El órgano rector del tenis, la ATP, describió la saga y el fallo como "profundamente lamentable".

"En última instancia, se deben respetar las decisiones de las autoridades legales en materia de salud pública", dijeron los jefes en un comunicado tras conocer que Djokovic no se presentará en el primer evento de Grand Slam de 2022.

"Se requiere más tiempo para hacer un balance de los hechos y aprender de esta situación.

"Independientemente de cómo se haya llegado a este punto, Novak es uno de los más grandes campeones de nuestro deporte y su ausencia del Abierto de Australia es una pérdida para el juego.

"Sabemos lo turbulentos que han sido los últimos días para Novak y cuánto deseaba defender su título en Melbourne. Le deseamos lo mejor y esperamos verlo pronto de regreso en la cancha".

La Asociación de Tenis de Serbia fue más directa. "Se acabó la farsa" , dijo en su propio comunicado, vía Blic .

"La Asociación de Tenis de Serbia expresa su gran decepción con esta decisión de la corte australiana. Esta vez, la política ha vencido al deporte.

"Al nueve veces campeón del Abierto de Australia, Novak Djokovic, se le ha negado el derecho a jugar en la primera competencia de Grand Slam de la temporada e intentar levantar el trofeo por décima vez y ganar el título 21 de Grand Slam en el campo deportivo, donde tiene obtuvo todas sus victorias.

"El mejor tenista del mundo, Novak Djokovic, cumplió válidamente con todos los requisitos y reglas prescritos por los organizadores del Abierto de Australia y el país anfitrión para la participación en el torneo, lo cual fue confirmado por la decisión de la corte del mismo país.

"Sin embargo, debido a presiones políticas, su visa fue denegada por motivos de 'interés público'.

“¿Los atletas, aun cuando cumplan válidamente con todos los requisitos prescritos para ingresar a los países que organizan competencias y torneos, podrán ser eliminados de la lista de participantes, detenidos como delincuentes y expulsados ​​por decisión política de los poderosos?

“El deporte siempre ha sido el segmento más limpio de la sociedad, especialmente el tenis como deporte de caballeros, en el que siempre se ha valorado mucho el cumplimiento de la normativa.

“En esas condiciones, nuestro campeón Novak se convirtió en el número uno del mundo, sin igual en la historia.

"La Asociación de Tenis de Serbia apoya plenamente a Novak Djokovic como el mejor embajador de nuestro país.

"Creemos y esperamos que incluso después de esta injusticia cometida no solo contra un atleta históricamente exitoso, sino también contra una persona excepcional. Novak, como de costumbre, volverá más fuerte y mejor".

La asociación cuestionó el "mensaje" que el régimen australiano envió antes de organizar los Juegos Olímpicos en Brisbane en 2032.

"La interferencia de la política en los deportes ha abierto muchas preguntas candentes”, agregó, sugiriendo que la "regla sagrada olímpica" de imparcialidad no se había aplicado a Djokovic.

“La falta de reacciones durante todo el caso por parte de la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales), la ITF (Federación Mundial de Tenis), así como de las principales instituciones deportivas del mundo, plantea la duda de si en lo sucesivo será un patrón de comportamiento de los organizadores. de los grandes eventos deportivos".

La estrella canadiense Vasek Pospisil respaldó la afirmación de Djokovic de que se le había otorgado una exención médica, lo que significaba que podía participar en el torneo sin recibir una vacuna Covid porque dio positivo por el virus en diciembre de 2021.

"Novak nunca habría ido a Australia si el gobierno no le hubiera otorgado una exención para ingresar al país, que recibió, de ahí [el] fallo inicial [para liberarlo]", dijo Pospisil.

"Se habría saltado el Abierto de Australia y estaría en casa con su familia y nadie estaría hablando de este lío.

"Había una agenda política en juego aquí con las próximas elecciones [federales australianas] que no podría ser más obvia.

"Esto no es culpa suya. No entró por la fuerza en el país y no 'hizo sus propias reglas'; estaba listo para quedarse en casa".

El gobierno del primer ministro Scott Morrison, que ha aplicado algunas de las pautas de confinamiento y salud pública más estrictas en torno al covid en el mundo, consideró a Djokovic un riesgo para la salud pública debido a su estado de vacunación.

La administración ha sido acusada de utilizar al tenista más conocido del planeta como peón en un juego de poder con el doble objetivo de presionar a más personas para que se vacunen.

El número 25 del mundo, Reilly Opelka, respondió a un crítico que dijo que Djokovic podría haber evitado esto vacunándose, argumentando que "no era tan difícil”.

"Lo que no fue tan difícil para Novak fue permanecer en la cancha de práctica durante una hora extra en 2008 en el Masters de Cincinnati para firmar la pelota de cada niño", respondió Opelka, y le dijo sarcásticamente a otro encuestado que "probablemente debería ser cancelado" por "ofenderlos" con sus puntos de vista sobre Djokovic. "También ha hecho muchas cosas buenas por el deporte, ya sabes".

El provocador australiano Nick Kyrgios, quien criticó a Djokovic por su decisión de realizar un torneo que parecía contradecir las pautas de salud pública en el punto álgido de la pandemia, volvió a mostrar su apoyo a su otrora adversario.

La actual campeona femenina del Abierto de Australia, Naomi Osaka, dijo que dar su opinión sobre la cuestión correría el riesgo de crear "más controversia".

"Es un gran jugador y es un poco triste que algunas personas lo recuerden de esta manera", dijo Sportklub citando a la megaestrella japonesa .

"No depende de los tenistas, depende del gobierno australiano cómo deciden manejarlo.

"Sé lo que es estar en su situación... solo ver los comentarios de otros jugadores. No es lo mejor".

La veterana rusa Ekaterina Bychkova también pareció dar una respuesta fulminante al fallo de la corte, diciendo que "no ocurrió un milagro".

"El sistema [afecta] a todos, siempre y en todas partes", dijo Bychkova en las redes sociales. "Nos mostraron un gran ejemplo en Australia".

La ex ganadora de la Copa Billie Jean King, Alize Cornet, sugirió que Djokovic había sido defraudado por sus compañeros de juego.

"Sé muy poco para juzgar la situación", reconoció la estrella francesa, y le dijo a Djokovic que "sea fuerte”.

"Lo que sé es que Novak siempre es el primero en defender a los jugadores. Pero ninguno de nosotros lo defendió. Y gente: no me llamen anti-vacunas, por favor".

El Abierto de Australia ahora se llevará a cabo sin Djokovic, quien había sido el principal favorito, del 17 al 30 de enero de 2022.

Las verdaderas razones

Para la Justicia del régimen, la decisión de Hawkes para revocar el visado está asentada en el comportamiento del serbio, que puede servir de reclamo para todo un movimiento antivacunas. Se señaló durante el juicio el mal ejemplo del tenista tras haber dado positivo el día 16 de diciembre, razón que esgrimió el número 1 del mundo para estar exento de la vacuna. Y razón, además, por la que se le concedió la exención médica que le permitía, según Tennis Australia y el Gobierno de Victoria, participar en el Abierto de Australia. Pero para los jueces han sido también importantes sus actos, al ser ejemplo para muchas personas, cuando Djokovic no llevara la mascarilla en un acto público al día siguiente de dar positivo, o acudir a una sesión de fotos dos días después. «Durante estos meses podría haberse vacunado y eligió no hacerlo. Eso es su elección. Por eso, el ministro considera que si permanece en Australia puede llevar a otros a seguir su ejemplo, que redundaría en un peligro para la sociedad», indicó Stephen Lloyd, representante del Gobierno australiano en el juicio.

El serbio, que acudió a Australia anunciando su exención por las redes sociales, ha pasado dos semanas más pendiente de apelaciones y jueces que de tenis. Nada más aterrizar, pasó una entrevista con las Fuerzas Fronterizas durante ocho horas en las que tuvo que demostrar las pruebas para su exención, algo de lo que se dudó porque había ciertas irregularidades, tanto con quién le había dado el permiso, como por un «error humano» al decir «no» cuando se le preguntó si había viajado a otros países antes de llegar a Australia. El serbio había estado unos días de diciembre en Marbella.

Se le negó el visado y tuvo que permanecer internado en el Hotel Park, donde alojan a los inmigrantes ilegales. Djokovic apeló y el juez Kelly dio la razón al serbio, el visado era correcto y no le habían dado suficiente tiempo para aportar más datos.

Sin embargo, el ministro de Inmigración del régimen se guardó la potestad, a título propio, de revocar de nuevo el visado del serbio por motivos de bien público y sanitarios. Y después de unos días de espera, el viernes se hizo real.

También el primer ministro del régimen australiano, Scott Morrison, se pronunció sobre la sentencia: «La Justicia ha decidido unánimemente no aceptar la apelación de Novak Djokovic que buscaba la anulación de la decisión del ministro de Inmigración, Alex Hawkes, de cancelar su visado.

La decisión de esta cancelación fue establecida por motivos de salud, seguridad y orden público, con la razón del interés general. Doy por bienvenida la decisión para mantener nuestras fronteras seguras y nuestro país protegido», indicó en sus primeras palabras.

Por su parte, la primera ministra de Serbia expuso la situación como un «escándalo»: «Creo que la decisión del tribunal es un escándalo. Encuentro increíble que haya dos decisiones judiciales completamente contradictorias en el espacio de dos días. Estoy decepcionada. Esto demuestra cómo funciona la ley o, mejor dicho, cómo no funciona en algunos países».

Novak Djokovic fue reconocido como una amenaza para Australia por una reiterada decisión judicial.

Sin embargo, esta vez incluso Scott Morrison dijo que no se trataba de problemas epidemiológicos en absoluto.

Novak es temido por los sentimientos que está despertando en Australia. Al parecer, los ciudadanos confunden al gobierno con carteles "¡Abajo la dictadura de Covid!"bajo las ventanas de la sala de aislamiento donde tuvo lugar la primera raqueta del mundo, y multitudes de manifestantes en las calles de Melbourne, que luego tuvieron que ser dispersados con gas lacrimógeno.

"La cohesión social y un homenaje a los esfuerzos de los australianos por vacunar" resultaron ser más importantes que el sentido común. Djokovic no solo está privado del derecho a participar en el torneo, sino que se enfrenta a una prohibición de tres años de ingresar al país.

A este respecto, a los colegas les sorprende que, en el contexto de la pandemia, los países democráticos se hayan deslizado hacia regímenes totalitarios. Vamos, acaban de revelar su verdadera naturaleza.

Djokovic: «Estoy muy decepcionado con la sentencia»

Son las primeras palabras de Novak Djokovic después de que un Tribunal Federal haya cancelado su visado y ordenado su deportación. El serbio ha enviado un comunicado en el que dice respetar la decisión de los jueces, pero que se siente «extremadamente decepcionado» con dicha resolución.

Y sobre lo acontecido en estas dos últimas semanas, indica: «Me siento incómodo por haber sido el centro de atención estos días y espero que ahora los focos se sitúen en el tenis y en el torneo que amo. Quiero desear a todos los jugadores, oficiales, personal, voluntarios y aficionados todo lo mejor para el torneo.

Finalmente, quiero agradecer a mi familia, a mis amigos, a mi equipo, a mis seguidores y a mis compatriotas serbios por el apoyo continuo. Habéis sido mi gran fuente de coraje».

La fractura que deja Djokovic

La expulsión de Djokovic provoca una situación que no agrada y que mancha, en cierta medida, el aura impecable que ha rodeado históricamente al Grand Slam australiano. Hace un año, fue uno de los primeros grandes eventos tenísticos que contó con público tras las restricciones por el Covid, sin mascarillas ni distancia de seguridad, y que ofreció a los jugadores un atisbo de normalidad. Según algunos deportistas, las burbujas a las que tuvieron que enfrentarse fueron duras, pero sí hubo alegría generalizada por la vuelta de los grandes torneos a un circuito casi normal.

En 2022, el caso Djokovic vuelve a poner nubes bajo el sol australiano, toda vez que las decisiones legales sobre la estancia o no del serbio en el país han alargado un debate entre lo político y lo sanitario que enturbia el regreso de las grandes raquetas al escenario.

Para Alexander Zverev, la situación del serbio resulta «injusta»: «No creo que viajara hasta aquí si no pensara que podría jugar, teniendo la autorización para estar en el país. El Gobierno australiano y el de Victoria deberían haber sido más claros en qué es lo que estaba pasando. Creo que no es justo hacer venir a una persona y no jugar el torneo». También Nick Kyrgios mostró su inclinación hacia el serbio: «Alex Hawke [ministro de Inmigración] dijo que es una amenaza a nuestras fronteras. No lo es. Ahora mismo, es como si fuera un arma de destrucción masiva. Está aquí para jugar al tenis, no molesta a nadie. Entiendo el enfado por no estar vacunado y recibir una exención médica, pero si lo miras con detalle, tiene toda la documentación. A nivel personal, necesita el apoyo de los jugadores», indicó antes de recriminar la posición de Murray o de Nadal: «¿Dónde está vuestro apoyo a Novak? Imaginaos cómo se siente».

En esta misma línea, Vasek Pospisil, quien se hizo eco de la resolución judicial y subrayó en Twitter: «Novak nunca hubiera viajado a Australia si no hubiera tenido una exención para entrar en el país otorgada por el gobierno. Y la tuvo, el juez Kelly lo indicó. Se hubiera saltado el Abierto de Australia y se hubiera quedado en casa y nada de este lío hubiera ocurrido. Esto ha sido una situación política jugando con las elecciones. No es culpa de Djokovic. No ha forzado su entrada ni ha hecho sus propias reglas. Él estaba preparado para quedarse en su casa». O Sergiy Stakhovsky, quien se pronunció tras la sentencia en Twitter: «Un día triste para la historia del tenis. Es triste cuando la política vence al sentido común. La ley es una para todos, pero las interpretaciones son diferentes. Es vergonzoso apuntar a uno por sus creencias, que son diferentes a las del resto».

 

Resultado de una encuesta realizada en Australia… Eran cuatro antivacunas extremistas los que apoyaban a Djokovic…

La donación de Djokovic a España por el coronavirus o cómo sacar los colores a alguno

Novak Djokovic, al que llaman negacionista del covid, realizó una donación (que hizo pública el desagradecido Rafa Nadal) y su gesto contrasta con la encerrona que sufrió por algunos aficionados españoles en el Mutua de 2013

Djokovic realizó una importante donación a la sociedad española (a través de Cruz Roja) para dar también su raquetazo particular contra el coronavirus en nuestro país.

Una lección más allá de la deportividad y una palmada en la espalda a un país al que Djokovic está fuertemente vinculado.

Djokovic es también un poco español. Tiene desde hace más de un lustro en Marbella un cuartel general que suele utilizar en diferentes momentos del año, sobre todo en junio, entre Roland Garros y Wimbledon. Las pistas del Club de Tenis Puente Romano son testigo de sus prácticas, así como la pista privada de hierba en Sotogrande, que le ha servido de entrenamiento para levantar alguno de los cinco trofeos que ha conquistado en el All England Club.

Un millón de euros para Serbia

“Nuestra donación de un millón de euros es para la compra de aparatos de respiración y otros equipamientos médicos. Los respiradores son ahora el equipo más indispensable para salvar vidas humanas”, señalaron Djokovic y su mujer, Jelena, cuando realizó su donación al pueblo serbio a través de la Fundación Novak Djokovic, de la que Jelena es directora.

Djokovic donó otro millón de euros a un hospital de Bérgamo

Novak Djokovic siguió mostrando su faceta más solidaria. Después de donar un millón de euros en respiradores y equipos médicos en Serbia, el número 1 de la ATP realizó una "importante donación" a un hospital de Bérgamo, una de las ciudades italianas más afectadas por el coronavirus.

El serbio, que tiene junto a su familia un fuerte vínculo con Italia y que habla un perfecto italiano, dio su aportación a la ASST (Azienda Socio Sanitaria Territorial) de Bérgamo Oeste, informó el director general de la estructura, Peter Assembergs.

"Nunca habríamos imaginado ver en nuestra cuenta bancaria una donación de un personaje tan prestigioso. En estos días muchas compañías, asociaciones y entidades privadas nos ayudaron y agradezco su generosidad. Leer que entre los donadores está el número 1 del mundo (tenis) me ha emocionado", afirmó.

"La importante donación de Djokovic nos permitirá remodelar el área de cuidados intensivos del hospital. Podremos agrandar las salas, mejorar los dispositivos médicos y estaremos más listos para gestionar las emergencias", agregó.

El régimen australiano y los ovejos que repiten como cacatúas sus gilipolleces, pueden estar contentos…

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue