Libros Recomendados

PEKÍN (Sputnik) — Estados Unidos es la principal fuente de los ciberataques que se lanzan en el mundo, declaró el portavoz de la Cancillería china, Zhao Lijian, al comentar las acusaciones de ese tipo que Washington hace a Pekín.

Un alto cargo de la Administración estadounidense dijo la víspera a los periodistas que un numeroso grupo de aliados y socios de EEUU, incluidos la Unión Europea, el Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, el Japón y la OTAN, se une a Estados Unidos "en el desenmascaramiento y las críticas a los malintencionados ciberataques que organiza el Ministerio de Seguridad Nacional de China".

Según ese funcionario, los países del mundo entero dan a entender que se sienten unidos en la intención de "exigir responsabilidad por tal proceder, de promover la protección de los redes y la ciberseguridad y de actuar con el fin de eliminar las amenazas para la economía y la seguridad".

En respuesta, Zhao Lijian afirmó que "EEUU y sus aliados lanzan acusaciones infundadas a China en materia de ciberseguirdad, presentando lo negro como blanco, denigran y presionan a China, persiguiendo fines políticos".

"China se pronuncia decididamente contra cualesquiera ciberataques, tampoco estimula a los hackeadores (...). En realidad EEUU actúa como la fuente del mayor número de ciberataques del mundo", subrayó.

Al alegar diversos datos de la parte china, el diplomático denunció numerosos hechos de hackeo estadounidense dirigido a minar la seguridad nacional de China, además afirmó que EEUU lanza tales ataques también contra sus aliados.

"Quiero subrayar que un reducido grupo de Estados no puede representar a la comunidad internacional, denigrando a otros es imposible justificarse a sí mismos. Pekín vuelve a instar a EEUU y a sus aliados a que dejen de lanzar ciberataques contra China y de echarle lodo en esta materia. China tomará las medidas adecuadas para garantizar su ciberseguridad y proteger sus intereses", declaró.

China rechazó en más de una ocasión las acusaciones de ciberataques, llamando a la comunidad internacional a afrontar juntos las acciones de EEUU que ponen en peligro la ciberseguridad global y violan las normas internacionales.

EEUU, la UE y la OTAN acusan a China del hackeo global a Microsoft

El 'Microsoft Exchange Server' fue uno de los ataques informáticos más masivos de la Historia. Duró tres meses, desde enero hasta abril, y, según los medios de comunicación internacionales, afectó a más de 250.000 organizaciones en todo el mundo. Solo en Alemania, hubo 60.000 instituciones, públicas y privadas, víctimas del ataque. En Estados Unidos fueron 3.000. Y, en Gran Bretaña, 7.000. Entre las instituciones cuya información fue sustraída por los piratas informáticos estaban la Autoridad Bancaria Europea o el Parlamento de Noruega. Microsoft, la empresa cuyos servidores fueron penetrados, culpó del ataque al grupo de piratas

En marzo, Microsoft acusó del ataque al grupo de piratas informáticos chino Hafnium, que tiene una relación estrecha con el Gobierno de ese país. Pero ahora 39 países occidentales han ido mucho más lejos, al acusar a China de estar detrás de la acción. En un movimiento sin precedentes, EEUU, la OTAN, la Unión Europea, Japón, Nueva Zelanda y Australia han "atribuido la responsabilidad" de un ataque a las redes de comunicaciones de la empresa Microsoft que tuvo lugar en marzo "a la República Popular China". La medida fue coordinada por el Gobierno de Joe Biden, que ha emitido en la mañana de este lunes otro comunicado acusando a Pekín de seguir "una pauta de comportamiento irresponsable en el ciberespacio que es inconsistente con su objetivo de ser visto como un líder responsable del mundo".

La retórica empleada por la Casa Blanca ha sido extremadamente dura, al acusar al Ministerio de Seguridad del Estado chino de "usar a delincuentes informáticos a los que ha contratado para llevar a cabo acciones no aprobadas". No se trata solo, según Washington, de espionaje, sino, también, de operaciones mafiosas, más propias de la Rusia de Vladimir Putin o de un narcoestado. Así, según Washington, esos grupos "llevan a cabo actividades criminales, como 'ciberextorsión', 'criptosecuestros', y robo a víctimas de todo el mundo para obtener beneficios financieros". La ofensiva occidental no termina ahí. El Gobierno de Biden planea divulgar más de 50 tácticas y procedimientos presuntamente empleados tanto por China como por sus aliados 'hackers' para robar información en la web.

Pese a la retórica, Occidente no va a tomar medidas contra China. De hecho, el comunicado de la OTAN añade, en el párrafo siguiente al de la acusación, que "mantenemos nuestra firme voluntad para mantener un diálogo constructivo con China basado en nuestros intereses, en áreas de relevancia para la Alianza, como los ciberataques y otros desafíos comunes". El ataque de marzo dañó a docenas de unidades de los Gobiernos afectados, así como a empresas privadas, centros de investigación, y universidades.

Las acusaciones llegan en un momento en el que las relaciones entre Estados Unidos y China continúan deteriorándose. La semana pasada el Senado de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que, de salir adelante en la Cámara de Representantes, prohibiría la importación de cualquier producto fabricado en la provincia de Xinjiang, en China, de mayoría de población musulmana y en la que Washington acusa a Pekín de estar llevando a cabo un "genocidio cultural". El Congreso estadounidense también está estudiando prohibir a personas físicas y jurídicas chinas la compra de propiedades agrícolas en el país. Finalmente, la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, expresó el domingo en una entrevista a 'The New York Times' sus dudas acerca del acuerdo alcanzado hace 18 meses entre Estados Unidos y China para resolver una parte de sus conflictos comerciales. Yellen recordó que el acuerdo no ha impedido que la balanza comercial bilateral siga deteriorándose. Finalmente, EEUU está estudiando opciones para hacer más difícil la contratación de sus ciudadanos por entidades chinas.

Francia denuncia lo serio e impactante del espionaje a través del programa Pegasus

PARÍS (Sputnik) — Francia subraya lo impactante y serio del espionaje a través del programa de vigilancia Pegasus, desarrollado por la empresa israelí NSO Group y utilizado para espiar a activistas, periodistas y opositores políticos de distintos países, declaró el portavoz del Gobierno galo, Gabriel Attal.

"Me enteré de esto de las investigaciones realizadas por sus colegas, obviamente, estos son hechos muy impactantes y, si son ciertos, son extremadamente serios", dijo Attal a la emisora France Info.

El portavoz añadió que "evidentemente habrá una investigación y se solicitarán explicaciones".

El 18 de julio, una investigación realizada por 17 medios de comunicación, entre ellos franceses, con colaboración de las ONG Forbidden Stories y Amnistía Internacional hizo público la información sobre el programa espía Pegasus.

Según la investigación, esa herramienta fue utilizada por los gobiernos de al menos 11 países —entre ellos Arabia Saudí, Azerbaiyán, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Hungría, la India, Kazajistán, Marruecos, México, Ruanda y Togo— para controlar a los ciudadanos señalados.

Los investigadores pudieron acceder a una lista de más de 50.000 números de teléfono, creada en 2016, cuyos propietarios fueron seleccionados por los clientes de la compañía israelí NSO Group como objetivos de hackeo.

Hasta el momento la investigación ha logrado identificar a un millar de supuestas víctimas del programa Pegasus, incluidos jefes y jefas de Estado, activistas y periodistas.

Entre al menos 180 reporteros de 20 países afectados figuran periodistas de los periódicos galos Le Monde y Mediapart, entre otros.

La ONU pide una regulación más estricta de la tecnología de vigilancia tras el escándalo de Pegasus

WASHINGTON (Sputnik) — La ONU insta a una mayor supervisión de la tecnología de vigilancia después de que una investigación revelara que las agencias gubernamentales están utilizando 'software' desarrollado por el grupo israelí NSO para espiar a activistas y reporteros, dijo la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

"Estos informes (...) confirman la urgente necesidad de regular mejor la venta, transferencia y uso de tecnología de vigilancia y garantizar una supervisión y autorización estrictas. Sin marcos regulatorios que cumplan con los derechos humanos, simplemente hay demasiados riesgos de que se abuse de estas herramientas para intimidar a los críticos y silenciar la disidencia", dijo Bachelet en un comunicado.

Forbidden Stories, una organización sin fines de lucro con sede en París, y Amnistía Internacional compartieron con los medios asociados en la investigación una lista de más de 50.000 números de teléfono cuyos propietarios podrían haber sido potencialmente objeto de vigilancia por parte de los clientes gubernamentales de NSO.

"Dado que el software espía Pegasus (...) permite intrusiones extremadamente profundas en los dispositivos de las personas, lo que da como resultado información sobre todos los aspectos de sus vidas, su uso solo puede justificarse en el contexto de investigaciones de delitos graves y amenazas graves a la seguridad", señaló Bachelet. .

El jefe de derechos humanos de la ONU pidió además a los Gobiernos que pongan fin inmediatamente al uso de tecnologías de vigilancia en formas que violen los derechos humanos y tomen medidas para regular la distribución, uso y exportación de ese tipo de tecnología creada por otros.

La Fiscalía de París abre una investigación sobre espionaje a través de Pegasus

PARÍS (Sputnik) — La Fiscalía de París abrió una investigación tras recibir varias denuncias por espionaje contra periodistas y activistas a través del programa israelí Pegasus, informó la cadena francesa BFMTV.

"La Fiscalía de París abrió el martes [20 de julio] una investigación sobre espionaje contra periodistas franceses a través de móviles infiltrados con el programa Pegasus por cuenta del Estado marroquí, que lo niega", comunicó la televisión.

Entre las diez infracciones que se van a investigar figuran atentado contra la vida privada, intercepción de correspondencia, acceso fraudulento a un sistema informático y asociación delictiva, tal y como expone la denuncia que presentó el medio francés Mediapart después de que se revelara que los servicios especiales marroquíes espiaban a través de Pegasus a dos periodistas suyos.

La UE tacha de ‘inaceptable’ el caso del software espía israelí

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von Der Leyen, afirma que el espionaje de periodistas con un software israelí es “completamente inaceptable”.

La máxima exponente del Poder Ejecutivo del bloque europeo ha aseverado este lunes en una rueda de prensa celebrada en Praga, la capital checa, que la veracidad de estos hechos “tiene que comprobarse, pero si ese fuera el caso, es completamente inaceptable y ve contra todo tipo de reglas”.

Recalcando en el derecho a la libertad de expresión, Von Der Leyen ha resaltado que en la Unión Europea (UE) se impera la libertad de prensa por ser uno de los valores fundamentales compartidos por los países miembros, y por ende, ha precisado, “es totalmente inaceptable este caso”.

NYT: Arabia Saudí utiliza programas de espionaje israelíes para espiar y perseguir a los opositores

Las empresas israelíes de vigilancia electrónica trabajan para Arabia Saudí y le proporcionan programas de espionaje que usan en contra de los opositores en el país y en el extranjero, con el aliento de las autoridades israelíes.

Un informe publicado ayer sábado por The New York Times reveló que “Israel” ha autorizado en secreto a un grupo de empresas de vigilancia electrónica a trabajar para el gobierno del Reino de Arabia Saudí”.

El informe señaló que “este paso ha tenido lugar a pesar de los temores internacionales de que Arabia Saudí esté utilizando software espía israelí para aplastar a la oposición en el país y en el extranjero, especialmente después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi”.

Añadió que “el grupo israelí NSO canceló sus contratos con Arabia Saudí tras el asesinato de Khashoggi en 2018 en el consulado saudí en Estambul, pero el gobierno israelí lo animó, así como a otras dos empresas, a seguir cooperando con el reino”.

“El gobierno israelí ha otorgado una nueva licencia a una cuarta empresa para trabajar con Arabia Saudí, ignorando las preocupaciones sobre las violaciones de derechos humanos”, según un alto funcionario israelí y tres personas asociadas con las empresas que fueron entrevistadas por el NYT.

Según el NYT, “NSO es una de las empresas israelíes más famosas responsable del desarrollo del software espía “Pegasus” que muchos gobiernos utilizan para espiar y arrestar a activistas pro derechos humanos”.

El NYT señaló que “la compañía vendió el programa Pegasus a Arabia Saudí en 2017, y el reino, a su vez, lo utilizó en una campaña cruel para aplastar a los oponentes y perseguir a los que viven fuera del país”.

El periódico señaló que “no se sabe si Arabia Saudí utilizó el programa Pegasus u otro software espía de fabricación israelí en la operación para matar a Khashoggi”.

Dijo que “el Ministerio de Defensa israelí autorizó a otra empresa llamada Kandero a cooperar con Arabia Saudí”.

Microsoft acusó la semana pasada a Kandero de desarrollar un programa informático que varios gobiernos han utilizado para espiar a miles de periodistas, políticos, disidentes y defensores de los derechos humanos en todo el mundo.

El New York Times también señaló que el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman se ha reunido en secreto con el ex primer ministro israelí Benyamin Netanyahu en varias ocasiones.

Qué es Pegasus: así funciona el 'software' espía israelí que 'hackea' a medio mundo

En 2018 el hombre más rico del planeta, el empresario Jeff Bezos, veía cómo su relación matrimonial se iba al traste. La filtración de unas fotos y unos mensajes subidos de tono que el magnate había enviado a su amante a través de WhatsApp fueron el último detonante de la sonada noticia. Al principio nadie sabía cómo habían llegado esos mensajes a la prensa y, ante todo, cómo se había podido 'hackear' el móvil del hombre más poderoso del mundo. Pero dos años después apareció por primera vez en las grandes cabeceras el nombre de un 'software' y una compañía que ha marcado la geopolítica en los últimos años: Pegasus y la empresa israelí NSO Group. Ahora, una nueva investigación ha destapado que su poderoso programa espía fue usado por gobiernos y otras instituciones para espiar a más de 50.000 personalidades entre periodistas, activistas o políticos.

Estos nuevos informes realizados por una coalición de hasta 16 medios internacionales como The Guardian o The Washington Post y liderados por la organización sin ánimo de lucro Forbidden Stories, muestran un entramado de dispositivos espiados a nivel global y cómo el 'software' de NSO, que en principio solo estaba preparado e indicado para operaciones contra "delincuentes y terroristas", ha sido un arma manejada por todo tipo de regímenes para controlar a sus ciudadanos. La compañía israelí habría vendido su solución a, como mínimo, diez países: Azerbaiyán, Bahrein, Kazajstán, México, Marruecos, Ruanda, Arabia Saudí, Hungría, India y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Todos estos gobiernos señalaron a los ciudadanos que querían controlar aunque la investigación no puede confirmar si finalmente se 'hackearon' todos porque solo han podido comprobar 37, de los cuales el 50% estaban infectados. Entre los periodistas espiados está el colaborador de este periódico, Ignacio Cembrero.

Este sofisticado sistema desarrollado por NSO es uno de los mayores quebraderos de las compañías tecnológicas y su seguridad. Tanto es así que en Estados Unidos las grandes plataformas se unieron en una demanda histórica contra esta empresa y su forma de explotar los fallos de privacidad de sus desarrollos. Así pues, Microsoft (incluidas sus subsidiarias LinkedIn y GitHub), Google, Cisco, VMware y la Asociación de Internet, que representa a decenas de gigantes tecnológicos, incluidos Amazon, Facebook y Twitter, se coaligaron a finales de 2020 a WhatsApp en la demanda que inició en 2019, cuando se descubrió la primera intromisión del Pegasus en sus sistemas. Pero, ¿cómo funciona exactamente este sistema y por qué genera tanto pavor entre las compañías? Todo se basa en un sofisticado y carísimo programa.

No se sabe cuánto pagaron los diferentes estados por los servicios de esta empresa, nacida en 2010 en Herzliya, una ciudad de 93.000 habitantes situada cerca de Tel Aviv. Pero sí es conocido que el ente liderado por Shalev Hulio, un exagente de inteligencia israelí, firmó en 2012 un contrato con el Gobierno de México de 20 millones de dólares para luchar contra el narcotráfico, llegando a ayudar en la detención del Chapo Guzmán. La popularidad de NSO subió tanto que en 2014 el fondo Francisco Partners decidió comprarla por 130 millones de dólares... y apenas un año después, con cerca de 500 empleados, la puso en venta por 1.000 millones de dólares, casi 10 veces lo que había pagado por ella en 2014. La 'oferta' no tuvo mucho éxito, pero en 2019 Hulio y Lavie consiguieron recomprar su propia empresa gracias a la ayuda del fondo londinense Novalpina Capital.

¿Qué es Pegasus y cómo funciona?

Hay un detalle llamativo en toda esta historia: en octubre de 2012, el estado de Israel catalogó oficialmente a Pegasus como un arma, con lo que se arrogó la autoridad para decidir a quién podía vendérsela NSO y en qué condiciones. Finalmente autorizó su venta, pero solo a los gobiernos que Israel le autorizase, en ningún caso a empresas privadas. Esa es precisamente la condición a la que se agarró en 2020 el Govern de Torra para acusar al CNI de estar tras el espionaje a Torrent, después de que se descubriese que varios políticos catalanes habían recibido el ataque de este espía.

Pegasus puede llegar al teléfono móvil de sus víctimas mediante dos vías:

  1. Videollamada de WhatsApp. A raíz del fallo de seguridad detectado en 2019, el 'software' puede instalarse en el móvil a través de una videollamada. Lo más alarmante es que ni siquiera hace falta que la víctima la responda: una videollamada 'perdida' es suficiente para contagiar el teléfono. Según Citizen Lab, esa fue la forma empleada por NSO Group para entrar en el móvil de Roger Torrent y se cree que algo así también llevó al 'hackeo' a Bezos.
  2. SMS con enlace malicioso. El 'software' también puede llegar a través de un SMS iMessage y otras 'apps' similares. La víctima recibirá un mensaje de texto incitándole a pinchar en un enlace. Si lo hace, automáticamente Pegasus se instalará en su teléfono.

Shalev Hulio, CEO de NSO Group.

Una vez instalado, el poder de Pegasus es casi infinito. Según un informe de Citizen Lab al que accedió 'El País', este 'software' puede escuchar las llamadas de teléfono, acceder a su historial de navegación, activar la cámara y el micrófono o acceder de manera impune a todo el contenido de conversaciones en aplicaciones como Gmail, Facebook, WhatsApp, Telegram y Skype. También, según el 'Financial Times', puede acceder a los datos de la nube del usuario e incluso suplantar su identidad a la hora de acceder al correo electrónico. Se trata, en definitiva, de un control total sobre el dispositivo, que quedará a merced de los ciberespías sin que la víctima llegue siquiera a percatarse de lo que está pasando.

En cuanto a la forma de operar de la empresa, la nueva investigación no ha podido averiguar el proceso exacto, pero gracias a la lista de los 50.000 números supuestamente asociados a personalidades señaladas, y los 37 dispositivos móviles que han podido analizar en detalle, han podido averiguar, explican en The Washington Post, que muchos muestran una estrecha correlación entre las marcas de tiempo asociadas con un número en la lista y el inicio de los intentos de vigilancia. En algunos casos tan breves como unos pocos segundos.

Análisis: ¿Se le fue la cabeza a Biden? Su nueva doctrina sobre China atenta contra EEUU y sus socios

Javier Benítez

Así lo deja claro el propio The Economist. En una editorial 'marca de la casa', esta publicación británica incide en que la nueva doctrina de Biden sobre China, en un intento de enrocarse en la postura que había asumido su predecesor, Donald Trump, podría torpedear la línea de flotación, tanto de su propio país, como de sus socios occidentales.

Un caramelo envenenado

Desde su 'colgado', esta editorial ya lo dice todo: "Su proteccionismo [de Biden] y su retórica de nosotros o ellos dañarán a Estados Unidos y desanimarán a sus aliados". Al calificar la postura de Trump respecto China –guerra comercial incluida– como un atentado, la publicación acusa a Biden de convertirla en una doctrina que enfrenta a ambas potencias donde sólo puede haber un ganador.

"Entre ellos, Trump y Biden, han diseñado la ruptura más dramática en la política exterior estadounidense en las cinco décadas desde que Richard Nixon fue a China", sentencia la editorial. Para el analista internacional Fernando Moragón, las autoridades estadounidenses tienen un problema de fondo, que se manifiesta en esto o en muchas otras cosas.

"Ese problema de fondo es que aplican su cultura, sus valores, sus conceptos, al resto de la humanidad. Y claro, no son compartidos, ni para bien, ni para mal, sin entrar en valoraciones", expresa el también presidente del Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia.

Moragón argumenta que eso provoca que las autoridades de EEUU no entiendan la cultura del país que eventualmente ocupen, y acaban perdiendo. "No entienden cómo se mueve la gente y por qué, sus intereses. Y esto lo aplican igual a China: se creyeron de manera ingenua, sin que hubiera ningún elemento que lo señalara, que porque en China se pasaran al capitalismo salvaje, iban a ser una democracia. No. Y se han dado cuenta de que hay otras alternativas a la democracia liberal y el capitalismo. Y nos guste o no, es lo que les está funcionando ahora: un capitalismo con una dictadura de partido único".

'Houston, tenemos un problema'

The Economist incide en que para muchas medidas económicas, China se convertirá en una fuerza dominante independientemente de lo que haga EEUU. No sólo tendrá la economía más grande del mundo, sino que además ya es el socio comercial más grande de casi el doble de países de América. Se dice pronto.

En tanto, Alemania, la potencia exportadora europea, tiene como objetivo mantener los lazos comerciales con China aún cuando los políticos se debiliten. Avisa que en el sudeste asiático muchos países miran a EEUU por su seguridad y a China por su prosperidad. Si se vieran obligados a elegir, algunos podrían elegir a China, de acuerdo a la publicación.

De acuerdo a Moragón, este podría ser "un problema de los gordos, un problema 'bueno'" para EEUU. "Porque al final, una guerra entre EEUU y China podría arrastrar a muchos países aunque no quieran y afectar todo el entorno de China. Además no olvidemos el factor Rusia: como EEUU ha lanzado una guerra híbrida contra Rusia primero, y después contra China, esto ha fortalecido la alianza entre Pekín y Moscú para defenderse de un enemigo común que les está atacando", señala el analista.

"EEUU es ahora mismo la cuestión más peligrosa que tenemos en el mundo, mucho más que el coronavirus o el cambio climático. Porque estamos ante una potencia nuclear –que junto a Rusia son las dos mayores potencias nucleares de largo– que no está dispuesta a ceder su hegemonía mundial y que está dispuesta a hacer cualquier cosa para mantenerla", sentencia Moragón.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue