Libros Recomendados

Valentín Katasonov

En el contexto de la guerra de sanciones contra Rusia iniciada a finales de febrero, ha surgido un efecto tijera en el comercio exterior del país. Aunque aún no se han publicado estadísticas exhaustivas para este tiempo, según estimaciones de expertos, la exportación de bienes (en términos de valor) continuó (en comparación con el período anterior al inicio de las sanciones) y las importaciones de mercancías disminuyeron significativamente.

Los ingresos de exportación de divisas aumentaron debido al aumento de los precios en el mercado mundial de la energía, que constituyen la mayor parte de las exportaciones rusas de productos básicos. Las sanciones han alimentado aún más el aumento de los precios del petróleo y el gas que comenzó el año pasado. Y la reducción de las importaciones se debió a las restricciones y prohibiciones impuestas por el Occidente colectivo al suministro de muchos bienes a Rusia. Como resultado del "efecto tijera", en el primer trimestre de 2022, la balanza comercial positiva de bienes y servicios de la Federación Rusa alcanzó un récord de $ 66,7 mil millones. Al mismo tiempo, las exportaciones ascendieron a $ 156,7 mil millones, y las importaciones a $90,4 mil millones de dólares. El exceso de exportaciones sobre importaciones es de 1,73 veces. A modo de comparación: según los resultados del año pasado, el exceso fue de 1,45 veces.

El superávit comercial de Rusia se ampliará en los próximos meses. Se espera que las exportaciones aumenten ligeramente, o al menos se estabilicen (hasta mediados de año). Pero las importaciones seguirán cayendo durante todo el año. En marzo, los expertos rusos predijeron que las importaciones en Rusia caerían entre un 35 y un 43 %. En abril, el Banco Mundial pronosticó que las exportaciones rusas de bienes y servicios disminuirían un 30,9 % y las importaciones un 35,2 %. Aunque ni Rosstat ni el Servicio Federal de Aduanas (FCS) han publicado todavía datos estadísticos sobre el comercio exterior de Rusia correspondientes al mes de marzo, Maxim Oreshkin, asesor del presidente de la Federación Rusa, el 15 de abril dijo: las importaciones a la Federación Rusa en marzo de 2022 cayeron en "decenas de por ciento". Explicó esto por la introducción de restricciones contra la Federación Rusa, problemas logísticos y la retirada de varias empresas extranjeras del país.

Ya el primer y segundo paquete de sanciones de EE. UU. y la UE (febrero) establecieron restricciones en el suministro de productos de alta tecnología a Rusia, especialmente bienes de doble uso. En particular, la UE prohibió la venta de aeronaves, repuestos y equipos a las aerolíneas rusas; también se prohibió el suministro de bienes y tecnologías destinados a la industria aeronáutica o espacial a Rusia. Además, se impuso una prohibición al suministro de bienes, equipos y tecnologías para la refinación de petróleo. Algunas adiciones a estas restricciones y prohibiciones estaban contenidas en los paquetes de sanciones tercero, cuarto y quinto. Por ejemplo, se ha detenido el suministro de artículos de lujo. El 1 de abril, EE. UU. impuso sanciones a la exportación contra 96 ​​empresas rusas relacionadas con los sectores de defensa, aeroespacial y marítimo.

El círculo de países que participan en el embargo comercial contra Rusia se ha ampliado. Por ejemplo, a mediados de marzo, Japón impuso una prohibición a la exportación de 266 bienes, como semiconductores, equipos de comunicaciones y materiales avanzados, así como 26 tecnologías, incluidos los programas de diseño de máquinas para la producción de microcircuitos. Japón también prohibió la exportación de equipos de refinación de petróleo y tecnologías relacionadas a Rusia. Finalmente, Japón impuso una prohibición a cualquier exportación a 49 organizaciones rusas asociadas con el Ministerio de Defensa ruso. El 29 de marzo, Tokio agregó artículos de lujo, monedas de oro y lingotes a la lista de artículos prohibidos.

El 20 de marzo, Australia prohibió la exportación de alúmina, minerales de aluminio y bauxita a Rusia (la prohibición fue acompañada por una declaración del Ministro de Relaciones Exteriores de Australia de que casi el 20% de las necesidades de alúmina de Rusia se cubrieron con exportaciones australianas).

El 5 de abril se anunció el quinto paquete de sanciones de la Unión Europea. Contiene prohibiciones a la exportación a Rusia de computadoras cuánticas, semiconductores de alta tecnología, equipos de transporte, etc. (antes de las sanciones, el suministro de estos grupos de productos básicos ascendía a unos 10 000 millones de euros anuales). Bruselas también hizo todo lo posible para cerrar las lagunas para una posible elusión de la prohibición del suministro de armas y equipo militar a Rusia (se introdujo en 2014).

El 6 de abril, como parte del quinto paquete, Nueva Zelanda impuso una prohibición a las exportaciones a Rusia de una serie de productos industriales, como motores y equipos de información y comunicación. Como parte del último paquete de sanciones, el Reino Unido prohibió la exportación de equipos para la producción y refinación de petróleo, incluidos los catalizadores; Taiwán impuso un embargo a las exportaciones de la isla de 57 productos de alta tecnología, que incluyen equipos especiales de telecomunicaciones, partes de circuitos integrados y unidades de frecuencia variable.

A juzgar por las declaraciones de los líderes de los estados del Occidente colectivo, la lista de bienes para los cuales se pueden imponer prohibiciones en el suministro a Rusia aún no se ha agotado.

Las prohibiciones y restricciones comerciales actuales, como podemos ver, afectan principalmente el suministro de bienes de alta tecnología, productos de manufactura, maquinaria y equipo. Lamentablemente, durante las tres décadas de existencia de la Federación Rusa, ha aumentado su dependencia de la importación de estos bienes. A fines del año pasado, según el Servicio Federal de Aduanas, todas las importaciones rusas ascendieron a $ 293,4 mil millones, incluidas las importaciones de maquinaria y equipo: $ 146,3 mil millones, o el 49,9%. Más del 94% de todas las importaciones de maquinaria y equipo provino de países no pertenecientes a la CEI, menos del 6% de dichas importaciones, de países vecinos (CEI). Aquí están los datos de enero de 2022: todo tipo de bienes por valor de $ 23,32 mil millones fueron importados a Rusia desde países no pertenecientes a la CEI, de estos: equipo mecánico - $ 4,23 mil millones; otra maquinaria y equipo: 11,34 mil millones de dólares Importaciones totales de todo tipo de maquinaria y equipo: 15,57 mil millones de dólares, o 2/3 de todas las importaciones de países no pertenecientes a la CEI. Y entre tales países, prevalecen aquellos que están incluidos por Moscú en la lista de "estados hostiles".

Las autoridades rusas están buscando oportunidades para mitigar las consecuencias de los embargos comerciales reorientando a la Federación Rusa hacia las importaciones de otros países que no pertenecen a la categoría de “estados hostiles”. Se deposita especial esperanza en China. En sus exportaciones a todos los países del mundo en 2020, la participación de productos industriales de alta tecnología representó más de 2/3. En primer lugar - máquinas, equipos y sus partes eléctricas (equipos de grabación de sonido, televisores, así como sus partes y accesorios) - $ 698 mil millones, reactores nucleares, calderas, así como equipos y artefactos mecánicos. para ellos 450 millardos; computadoras y sus bloques (discos duros, unidades de disco, tarjetas de video y componentes informáticos similares) 187 millardos; cámaras de televisión, cámaras digitales y videocámaras 187 millardos; circuitos integrados electrónicos 118 millardos. Y así sucesivamente.

Mientras tanto, los expertos que conocen muy bien las complejidades de la política económica de China y el comportamiento de las empresas chinas se muestran reservados sobre los planes optimistas para reemplazar la pérdida de las importaciones rusas de Occidente con suministros de productos de alta tecnología de nuestro vecino del este.

Las grandes empresas chinas que realizan envíos de mercancías a gran escala al mercado exterior temen las sanciones secundarias de Washington. Para muchos de ellos, Estados Unidos es el mercado principal y Rusia es solo uno adicional. Esas empresas no correrán el riesgo de perder el mercado estadounidense suministrando productos prohibidos a Rusia. Como referencia: el año pasado, China negoció con los Estados Unidos por casi $ 750 mil millones, mientras que con Rusia cinco veces menos: $ 146 mil millones.

¿Cómo puede Estados Unidos controlar el suministro de productos de alta tecnología a Rusia? Muchos de estos productos se fabrican en China bajo licencias para usar tecnologías y marcas estadounidenses. Y el licenciante estadounidense puede exigir a la empresa china que el producto fabricado no se suministre a Rusia. El 25 de febrero, cuando sonaron las primeras descargas de la guerra de sanciones, Dmitry Alekseev, un importante empresario ruso que trabaja en el campo del comercio de electrodomésticos y productos electrónicos (copropietario y presidente del grupo de empresas DNS), escribió en uno de las redes sociales: “Todo depende de las propias sanciones. Si hay una prohibición de las tecnologías estadounidenses, y están en todos los productos, entonces todas las grandes empresas chinas cumplirán. Como señaló, la mayor parte del equipo a Rusia no se compra a los Estados Unidos, sino a China, Corea y Taiwán, pero las sanciones estadounidenses también podrían cortar este flujo.  “Es muy probable que todas las grandes empresas se vean obligadas a abandonar Rusia. Por ahora trato de no pensar en eso”, concluyó el empresario.

Y esto es lo que dijo el otro día el jefe de la oficina de representación regional de la Cámara de Comercio e Industria de la Federación Rusa en Asia Oriental (Beijing) Ivan Izotov : “Hable sobre el hecho de que ahora Europa le ha dado la espalda a Rusia y que de repente una corriente de, por ejemplo, equipos de consumo de China se precipitará en Rusia, al menos ingenuo. Debemos partir del hecho de que casi el 80% de las marcas europeas se ensamblan bajo licencia en China, y para que China suministre estos productos electrónicos de consumo, debe tener el permiso del titular de los derechos de autor.

También debe tenerse en cuenta que las grandes empresas exportadoras chinas son atendidas por grandes y más grandes bancos chinos. Y tales bancos son aún más entusiastas en el cumplimiento de las sanciones de Washington, porque el negocio de exportación chino está fuertemente ligado al dólar estadounidense (esta es la moneda principal para las liquidaciones en el comercio exterior chino). Los gigantes bancarios chinos no dan la bienvenida a las violaciones de sanciones por parte de sus clientes corporativos. Los bancos chinos medianos y pequeños, en este sentido, son menos susceptibles a las sanciones de EE. UU. y sus aliados y a las violaciones de dichas sanciones por parte de sus clientes. Sin embargo, las grandes empresas corporativas prefieren trabajar con grandes bancos por una variedad de razones.

Hay una serie de razones para abstenerse de tener esperanzas demasiado optimistas para China en relación con los problemas internos de Rusia. Además de las grandes corporaciones en China, todavía hay bastantes empresas de mediano y pequeño calibre que están listas para suministrarnos productos de alta tecnología, electrodomésticos, electrónica de consumo, automóviles, piezas de automóviles, etc., para reemplazar las pérdidas de las importaciones occidentales, sin mirar atrás a las sanciones del Occidente colectivo. Pero no empezarán a hacer esto hasta que el rublo ruso se estabilice.

La información sobre el comercio ruso-chino de marzo es interesante. Desde el estallido del conflicto en Ucrania, las exportaciones de China a Rusia han disminuido. Las exportaciones de Rusia a China aumentaron un 26,4% el mes pasado. Pero las importaciones rusas desde China cayeron un 7,7% a 3.800 millones de dólares, la cifra más baja desde mayo de 2020, cuando el brote de coronavirus redujo significativamente los suministros de China. No debemos pensar que la caída de las importaciones de China continuará más, pero no debemos esperar un aumento explosivo de dichas importaciones por las razones mencionadas anteriormente. También se deben buscar oportunidades de importación en otros países que no estén incluidos en el grupo de “estados hostiles”. En cualquier caso, deberá seguir las “precauciones de seguridad”, utilizar cadenas largas, buscar vías de circunvalación para el movimiento de mercancías. Los expertos no pronostican fuertes colapsos en las importaciones de bienes domésticos y de inversión. Pero los costos de tales importaciones de derivación serán significativos y los precios finales en el mercado ruso serán más altos. Todas esas medidas contra los embargos comerciales son necesarias pero no suficientes.

La sustitución de importaciones debería convertirse en una dirección estratégica en la lucha contra las prohibiciones y restricciones en el suministro de muchos bienes a Rusia. Tal sustitución de importaciones debe ser de naturaleza planificada e implicar la movilización de los recursos de divisas de Rusia para la compra de bienes de inversión, es decir, máquinas y equipos para fines industriales.

¿Sigue siendo relevante el monopolio estatal de la moneda?

En relación con el comienzo de la guerra de sanciones del Occidente colectivo contra Rusia, surge la tarea de reestructurar la economía interna en todo su potencial. No se trata de tapar agujeros. Necesitamos pasar del modelo de economía liberal de mercado que nos impusieron hace tres décadas al modelo de una economía de movilización. El primer modelo programó la degradación de las poderosas fuerzas productivas heredadas por Rusia de la URSS, convirtiendo al país en una colonia de Occidente. El segundo modelo da la oportunidad de ganar la guerra de las sanciones.

Tenemos experiencia en esta área: a finales de los años 20-30 del siglo XX, la era de la NEP terminó en la Unión Soviética y comenzó la industrialización, lo que requirió una reestructuración radical de la gestión económica. Esta reestructuración se expresó en un fuerte aumento del papel del Estado en la vida económica, la expansión del sector público mediante la reducción de la estructura capitalista privada, la introducción de la planificación de la economía nacional de arriba a abajo (de la Comisión Estatal de Planificación a empresas individuales), el establecimiento de un monopolio estatal en el sector bancario, una separación estricta de los contornos de dinero en efectivo y no en efectivo. El nuevo mecanismo económico fue diseñado para acelerar el desarrollo económico, hacer que el sector industrial sea dominante, crear una base industrial para fortalecer la capacidad de defensa del país,

La industrialización se llevó a cabo mediante compras masivas en el extranjero de maquinaria y equipo (medios de producción) de acuerdo con planes quinquenales y anuales para la construcción de nuevas instalaciones industriales y la reconstrucción de las existentes. Para ello se implantó en el país el Monopolio Estatal de Comercio Exterior (SMWT). Proporcionó no solo la gestión de las operaciones de exportación e importación (Comisariado del Pueblo para el Comercio Exterior), sino también la realización de estas operaciones por parte de organizaciones estatales especialmente autorizadas (en el período de posguerra se las conoció como asociaciones de comercio exterior de toda la Unión) en de acuerdo con planes quinquenales y anuales de exportación e importación de bienes y servicios.

La implementación del principio GMVT implicó la observancia de otro principio del nuevo modelo: el monopolio estatal de la moneda (SMF), que implica el derecho exclusivo del estado a realizar transacciones con valores de moneda, así como a administrar las divisas del país.

A diferencia del GMVT, que se introdujo por completo por decreto el 22 de abril de 1918, el GVM en la URSS tomó forma gradualmente. El Decreto sobre la nacionalización de los bancos del 14 de diciembre de 1917 preveía la transferencia de valores monetarios de los bancos privados (incluido el oro) a los balances del Banco del Estado y el Comisariado Popular de Finanzas. La ley del 12 de enero de 1918 sobre el establecimiento de un monopolio estatal sobre el comercio de oro y platino obligó a la industria del oro a entregar los productos de oro al tesoro. Durante el período de la NEP se llevó a cabo un desmantelamiento parcial de la GVM. En particular, en 1923 se abolió el monopolio del Banco del Estado sobre las transacciones de divisas. Al permitir que los elementos capitalistas participaran en transacciones de divisas, el estado soviético mantuvo un control estricto sobre las transacciones de divisas (se llevaron a cabo en sitios especiales de las bolsas de valores y mercancías recreadas).

Con el inicio de la industrialización del país, la principal tarea de la política monetaria soviética fue la máxima concentración de los recursos de divisas en manos del estado para asegurar la compra de la maquinaria y equipos necesarios. El mercado privado de divisas fue eliminado gradualmente. Se prohibió la circulación de divisas en efectivo en el país, se tomaron medidas especiales para acelerar el desarrollo de la industria del oro y el platino y se prohibió la exportación de oro. En 1932, se creó la Asociación de toda la Unión Torgsin, que comenzó a comprar divisas en efectivo y metales preciosos de la población. A cambio, los ciudadanos recibieron bonos especiales y libros en rublos para la compra de bienes importados y nacionales escasos en las tiendas. Los valores de la población se acumularon y "Torgsin" dejó de existir.

Desde 1930, el Banco del Estado se ha convertido en una única oficina de cambio de divisas. A partir de 1931 comienzan a operar los planes anuales de moneda estatal, vinculados a los planes de exportación e importación. Finalmente, y en su totalidad, la GVM fue establecida por el Decreto del Comité Ejecutivo Central y el Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS del 7 de enero de 1937 "Sobre transacciones con valores de moneda y sobre pagos en moneda extranjera". De esta forma (con ajustes menores), el GVM existió durante exactamente medio siglo, su destrucción comenzó en 1987.

El Decreto de 1937 otorgó al Banco Estatal de la URSS el derecho exclusivo de realizar transacciones en moneda extranjera y valores de moneda en el territorio de la URSS. En nombre y bajo el control del Banco Estatal de la URSS, el Banco de Comercio Exterior de la URSS también realizaba transacciones de divisas. El derecho a comprar oro, platino y metales del grupo del platino extraídos en la URSS se otorgó al Ministerio de Finanzas de la URSS, GVM aplicado a operaciones con moneda extranjera y documentos de pago (billetes, cheques, cartas de crédito, etc.) emitidos en moneda extranjera; con metales preciosos (oro, plata, platino y metales del grupo del platino) en monedas, lingotes y en bruto; con valores bursátiles extranjeros (acciones, bonos y cupones para los mismos).

La planificación monetaria en interés de la industrialización aseguró la gestión de toda la balanza de pagos del país y permitió mantener el tipo de cambio del rublo soviético frente a las monedas extranjeras en el nivel requerido. Al principio, el Banco Estatal de la URSS determinaba el tipo de cambio del rublo frente al franco francés (en la década de 1930 era el núcleo del "bloque de oro" y tenía la volatilidad más baja). Al principio, la tasa era igual a 3 francos por rublo, después de la devaluación del franco, a 4,25. A partir de julio de 1937, el tipo de cambio del rublo comenzó a determinarse en dólares, en el que, desde 1934, se fijó un contenido de oro constante (1 dólar estadounidense por 5 rublos 30 kopeks).

En 1950, el cálculo del tipo de cambio del rublo se transfirió del dólar a la base del oro, el contenido del rublo se fijó en 0,222168 gramos de oro puro. A partir de ahora, los tipos de cambio de las monedas extranjeras se basaron en el contenido de oro del rublo sin cambios y se establecieron en función de los cambios en el contenido de oro de las monedas extranjeras (aunque los tipos de cambio y sus paridades en oro, según las decisiones de Bretton Woods de 1944, se suponía que eran constantes, sin embargo, de vez en cuando se han producido devaluaciones o revaluaciones de monedas).

El rublo soviético en las condiciones de GVM no salió del país antes de la guerra. Su uso en los acuerdos de comercio exterior comenzó solo con la formación del campo socialista en las transacciones entre la URSS y otros países miembros de este campo. En la mayoría de los casos, se utilizó como moneda de compensación, con la ayuda de la cual se cubrió el saldo de los acuerdos mutuos. Desde 1964, el rublo transferible comenzó a utilizarse en acuerdos con países miembros del Consejo de Asistencia Económica Mutua (CMEA). Sin embargo, no fue el rublo soviético; era una moneda regional supranacional, que tenía un tipo de cambio fijo frente a las monedas nacionales de los países miembros del CAME. El rublo transferible también se consideraba una moneda extranjera, y solo el Banco Estatal y el Banco de Comercio Exterior trabajaban con él.

El Banco del Estado tenía reservas en moneda extranjera, que pueden considerarse como las reservas oficiales de divisas de la URSS. La información sobre estas reservas era un secreto de estado. De acuerdo con las fuentes actualmente disponibles, se puede concluir que los saldos de moneda extranjera en las cuentas del Banco del Estado (así como del Banco de Comercio Exterior autorizado) eran pequeños. El liderazgo del país y del Banco del Estado partió del hecho de que la moneda no debe estar "obsoleta", sino que está diseñada para trabajar para el desarrollo económico del país. En efecto, en aquellos días se impusieron sanciones económicas contra nuestro país y existían riesgos de congelación y confiscación por parte de Occidente de reservas de monedas libremente convertibles.

La URSS tenía considerables reservas internacionales, pero la mayoría de ellas no consistían en monedas extranjeras ordinarias, sino en oro (que entonces también tenía el estatus de moneda). Esto es lo que puede leer sobre esto en un libro de texto de la década de 1950: El oro constituye la parte principal de las reservas de divisas de la Unión Soviética. Además del oro, las divisas se utilizan como reservas de divisas, es decir, cuentas en divisas que pertenecen al estado soviético en bancos extranjeros. La necesidad de reservas de divisas se deriva de la existencia de dos sistemas y de la cooperación económica entre ellos. Al mismo tiempo, las reservas de divisas suelen estar en el nivel mínimo requerido, ya que están sujetas a depreciación y congelamiento. Las fuentes de acumulación de reservas de divisas de un estado socialista son una balanza de pagos activa, un aumento en la extracción de oro, así como la movilización de los valores de divisas disponibles en el país "(Lubimov. N.N. Relaciones económicas internacionales. Libro de texto. M.: Editorial "Relaciones Internacionales", 1957).

El hecho de que cuando se formaron las reservas de divisas de la URSS, la apuesta no se hizo por las monedas ordinarias (dólares estadounidenses, libras esterlinas, francos franceses, etc.), sino por el oro, se evidencia en algunas cifras que estuvieron disponibles después de la apertura. de los archivos. En vísperas de la Gran Guerra Patriótica, la reserva de oro de la URSS ascendía a 2600 toneladas (Rudakov V.V., Smirnov A.P. Gold of Russia. - M .: Krugozor, 2006, p. 110). En 1953, la reserva de oro de la Unión Soviética era igual a 2050 toneladas. Según este indicador, la URSS en ese momento ocupaba el segundo lugar en el mundo, solo superada por los Estados Unidos (ver: Katasonov V.Yu. El oro en la economía y la política de Rusia. - M .: Ankil, 2009, pp. 92 -93).

La información anterior sobre el GVM en la URSS contiene algunas pistas sobre cómo reestructurar la esfera monetaria y financiera de la economía rusa moderna, que ha caído en las difíciles circunstancias de la guerra de sanciones.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue