Libros Recomendados

Andrew Korybko

El propósito de este artículo es desacreditar las diez principales narrativas de infoguerra sobre este conflicto para ilustrar a los lectores sobre la verdad de lo que realmente está sucediendo y por qué. Lo que viene a continuación es una lista de narrativas falsas seguida de la motivación detrás de ellas y luego su desacreditación concisa.

La operación especial de Rusia para desmilitarizar y desnazificar a Ucrania, así como para llevar ante la justicia a quienes hayan cometido crímenes contra civiles, continúa en su segundo día, pero como era de esperar se ha convertido en el objetivo de una importante campaña de guerra de información de los principales medios de comunicación occidentales liderada por Estados Unidos. El propósito de este artículo es desacreditar las diez principales narrativas de infoguerra sobre este conflicto para ilustrar a los lectores sobre la verdad de lo que realmente está sucediendo y por qué.

Lo que viene a continuación es una lista de narrativas falsas seguida de la motivación detrás de ellas y luego su desacreditación concisa.

En resumen, este no es un conflicto ruso-ucraniano, sino una guerra de poder entre Rusia y la OTAN que Moscú se vio obligada a pelear por razones preventivas para evitar un conflicto mucho más grande, directo y peligroso entre ella y ese bloque antirruso. que sus servicios de inteligencia concluyeron era inevitable como lo reveló el presidente Putin.

1. Mentira: "¡Rusia invadió Ucrania!"

Motivo: Presentar erróneamente a Rusia como un estado agresor que violó descaradamente el derecho internacional.

Verdad: El inicio de una tercera ronda de hostilidades de guerra civil contra el Donbass, alentada por Estados Unidos, provocó la intervención de Rusia por motivos humanitarios, tal como lo solicitaron las Repúblicas del Donbass , que reconoció como independientes a principios de esta semana.

El presidente Putin citó el Artículo 51 de la Carta de la ONU que consagra el derecho a la autodefensa de todas las naciones como base legal internacional para su decisión. En tales circunstancias, la operación especial en curso de Rusia en Ucrania no puede describirse con precisión como una “invasión”, sino como una intervención humanitaria.

2. Mentira: “¡Rusia quiere restaurar la Unión Soviética!”

Motivo: desencadenar recuerdos de la antigua Guerra Fría para volver a la audiencia objetivo contra Rusia.

Verdad: el presidente Putin es ferozmente anticomunista y nunca se cansa de criticar al antiguo Partido Comunista por sus muchos errores económicos y políticos durante la época soviética. Como el país más grande del mundo, Rusia no tiene absolutamente ningún interés en absorber más territorio por el simple hecho de hacerlo.

De hecho, Ucrania fue designada ignominiosamente por el FMI hace unos años como el país más pobre de Europa . Reincorporarlo de nuevo a Rusia sería, por lo tanto, una sangría severa para el presupuesto federal a expensas de las urgentes prioridades de desarrollo socioeconómico de esa gran potencia euroasiática en casa.

3. Mentira: “¡Putin es un etnonacionalista radical que cree en la supremacía del pueblo ruso!”

Motivo: Rápidas comparaciones con Hitler para presentar al presidente Putin como el peor mal del mundo.

Verdad: El líder ruso está lejos de ser un etnonacionalista radical, y mucho menos una especie de supremacista. De hecho, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, lo elogió en octubre pasado como “ un amigo muy cercano y verdadero del Estado de Israel ”, lo que no habría hecho si tuviera alguna preocupación sobre las opiniones del presidente Putin.

El presidente Putin incluso se unió a la campaña global de Israel contra el antisemitismo en enero de 2020 cuando fue invitado como invitado de honor durante una conferencia sobre este tema. Además, el hilo detallado del autor de principios de febrero documenta docenas de casos en los que elogió al Islam y a los musulmanes rusos.

4. Mentira: “¡Putin está loco al pensar que Ucrania está dirigida por neonazis cuando su propio presidente es judío!”

Motivo: manipular a la audiencia objetivo para que piense que Putin está mintiendo o está loco.

Verdad: El golpe de estado respaldado por Estados Unidos en Ucrania a principios de 2014 que siguió a la ola de terrorismo urbano de meses de duración conocida popularmente en Occidente como "EuroMaidan" resultó en el ascenso al poder de aquellos que glorifican a sus antiguos compatriotas que colaboraron con Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

El presidente ucraniano Zelensky es prácticamente rehén de la visión sociopolítica radical impuesta al país por estas fuerzas influyentes. Regularmente realizan marchas con antorchas en la capital en honor a criminales de guerra como Stepan Bandera, responsable de crímenes genocidas.

5. Mentira: "¡Rusia mintió al afirmar que no invadiría mientras se preparaba en secreto para hacerlo!"

Motivo: Reducir la confianza en Rusia y desacreditar todas sus declaraciones en el futuro.

Verdad: Rusia publicó sus solicitudes de garantías de seguridad a fines de diciembre solicitando garantías legales de que la OTAN no se expandirá hacia el este, que se retirarán las armas de ataque de las fronteras de Rusia y que se regresará al statu quo militar continental consagrado en el ahora desaparecido Acuerdo ruso de 1997. -Acta fundacional de la OCSE.

El presidente Putin advirtió el 21 de diciembre durante una “ Reunión Ampliada de la Junta del Ministerio de Defensa ” que Rusia “tomará las medidas técnico-militares recíprocas apropiadas” si no se cumplen sus solicitudes. Occidente no negoció de buena fe ni con sinceridad, por lo que Rusia se vio obligada a defender sus líneas rojas.

6. Mentira: “¡Rusia no tiene intereses nacionales en Ucrania excepto los imperialistas!”

Motivo: Fabricar artificialmente el pretexto para dividir el mundo en “democracias” y “autocracias”.

Verdad: la expansión de la OTAN por parte de EE. UU., el despliegue de "sistemas antimisiles" y armas de ataque en la frontera de Rusia, y la retirada de los pactos de control de armas como el Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM), el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF). , y el Tratado de Cielos Abiertos desestabilizó Europa.

Estos movimientos amenazaron con eventualmente neutralizar las capacidades de segundo ataque nuclear de Rusia, lo que habría colocado al país en una posición perpetua de chantaje nuclear frente a los EE. UU. La inteligencia rusa confirmó que se planeó que Ucrania fuera la plataforma de lanzamiento para futuros ataques de la OTAN.

7. Mentira: “¡Rusia está matando civiles en Ucrania!”

Motivo: preparar el escenario para acusar a Rusia de crímenes de guerra y, por lo tanto, desacreditar sus objetivos militares.

Verdad: las armas de precisión de Rusia apuntan únicamente a la infraestructura militar de Ucrania, ya que han destruido al menos 74 de esos objetivos , incluidas las instalaciones que el presidente Putin advirtió anteriormente que Estados Unidos y la OTAN planeaban utilizar para un próximo ataque contra su país.

Desafortunadamente, no hay guerra sin víctimas civiles, lo que lamentablemente siempre sucede, pero Rusia está haciendo todo lo posible para minimizar esto. Dado que el presidente Putin declaró que “el enfrentamiento… es inevitable”, en realidad es más humano emprender una guerra preventiva ahora que esperar una mucho más grande y letal más adelante.

8. Mentira: “¡Rusia quiere restaurar su esfera histórica de influencia sobre Ucrania!”

Motivo: Reafirmar la falsa narrativa que divide al mundo en “democracias” y “autocracias”.

Verdad: como explicó el autor en su análisis sobre " Esferas de influencia, soberanía estatal y la crisis europea de los misiles " de finales de enero, en realidad es EE. UU. el que forjó una esfera de influencia regional a expensas de Rusia y no Rusia frente a frente a cualquier otro.

Los principios de seguridad indivisible de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la prohibición del avance de uno mismo a expensas de los demás fueron flagrantemente violados por la expansión de la OTAN hacia el este. Todo lo que Rusia solicita es que el bloque respete sus líneas rojas de seguridad nacional.

9. Mentira: “¡Rusia planea invadir y anexar otros países después de Ucrania!”

Motivo: asustar a las sociedades occidentales para que apoyen ciegamente las políticas antirrusas de sus gobiernos.

Verdad: la secretaria de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss, estuvo entre los funcionarios occidentales de más alto perfil que lanzaron esta narrativa de noticias falsas a principios de mes cuando afirmó que Rusia podría invadir el Báltico y los Balcanes después de Ucrania.

Sin embargo, Moscú nunca haría tal cosa porque sabe que esto resultaría en la activación del Artículo 5 de la OTAN para la defensa mutua y, por lo tanto, probablemente provocaría una reacción nuclear de los líderes estadounidenses del bloque. Además, Rusia no tiene ningún interés en obtener nuevos territorios y poblaciones hostiles.

10. Mentira: “¡Putin acaba de comenzar la Tercera Guerra Mundial!”

Motivo: Establecer el pretexto falso para armar una coalición antirrusa similar a la de la Segunda Guerra Mundial.

Verdad: el presidente Putin en realidad evitó la Tercera Guerra Mundial al neutralizar de forma preventiva la infraestructura militar secreta de EE. UU. y la OTAN en Ucrania que, según confirmó la inteligencia rusa, estaba planeada para ser utilizada en un próximo ataque contra su país tras la neutralización de sus capacidades de segundo ataque nuclear.

Al actuar con decisión cuando lo hizo, el líder ruso evitó una guerra mucho más grande y letal en el futuro, una que podría haber significado el fin del mundo. El presidente Putin básicamente hizo lo que Stalin debería haber hecho, que fue lanzar un ataque preventivo contra Hitler mucho antes de que madurara su poder militar.

Lo anterior desacredita ampliamente las diez principales narrativas de guerra de información que se propagan contra la operación especial de Rusia en Ucrania. Confirma que los movimientos militares de Moscú se basan en intenciones pacíficas diseñadas para evitar la Tercera Guerra Mundial mediante la neutralización preventiva de la infraestructura militar secreta de EE. UU. y la OTAN en Ucrania antes de que pueda usarse para atacar a Rusia. Además, los observadores no deben olvidar el desencadenante inmediato de esta intervención, que fue proteger al pueblo ruso de Donbass de los continuos ataques genocidas de Kiev.

La negativa de Occidente liderado por Estados Unidos a negociar sinceramente con Rusia sobre sus solicitudes de garantías de seguridad no podría haber ayudado sino evocar oscuros recuerdos de las intenciones igualmente insinceras de Hitler en el período previo a la Segunda Guerra Mundial. Ante una situación inquietantemente similar, el presidente Putin declaró el jueves por la mañana durante su discurso al pueblo ruso después de hacer tal comparación que “No cometeremos este error la segunda vez. No tenemos derecho a hacerlo”. Por lo tanto, todos deben ser conscientes de estos hechos con urgencia para comprender verdaderamente la realidad de lo que acaba de suceder en Ucrania y por qué.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue