«… lo absurdo de celebrar una elección en las circunstancias de una toma del poder militar, donde el partido más popular está siendo reprimido …»

El miércoles 22 de enero marca el día en que Jeanine Añez se presentará como Presidente «interino» de Bolivia, comenzando el proceso para nuevas elecciones programadas para el 3 de mayo. Añez llegó al poder en noviembre, luego de un golpe respaldado por Estados Unidos que depuso al Movimiento al Socialismo (MAS) Evo Morales. Sin embargo, ciertamente no está actuando como si tuviera la intención de renunciar a su poder, y mucho menos avanzar hacia nuevas elecciones. En cambio, ha enviado al ejército, repleto de tanques y otros vehículos blindados de combate, a las ciudades capitales de los nueve departamentos del país.

 

Ollie Vargas, de MintPress News, estaba en la escena en el centro de la capital, La Paz, donde filmó a cientos de soldados armados que realizaban simulacros frente a la Catedral de San Francisco y docenas de vehículos militares que circulaban por la ciudad, con sirenas y armas desenfundadas.

«El propósito de esto es intimidar a las personas antes de posibles protestas contra el golpe del 22 de enero … Esta fue una demostración de fuerza que decía que no iban a poder marchar donde quieran». El ejército se está preparando para operaciones de guerra si los manifestantes llegan a la ciudad. Se trata de intimidar a la gente ”, dijo en una entrevista con TeleSUR English; “El punto era ser una demostración de fuerza, en lugar de ser un acto de represión. Estaba allí para mostrar qué represión podría venir ”.

 

 

Ollie Vargas, de MintPress News, estaba en la escena en el centro de la capital, La Paz, donde filmó a cientos de soldados armados que realizaban simulacros frente a la Catedral de San Francisco y docenas de vehículos militares que circulaban por la ciudad, con sirenas y armas desenfundadas.

«El propósito de esto es intimidar a las personas antes de posibles protestas contra el golpe de estado el 22 de enero … Esta fue una demostración de fuerza que decía que no iban a poder marchar donde quieran». El ejército se está preparando para operaciones de guerra si los manifestantes llegan a la ciudad. Se trata de intimidar a la gente ”, dijo en una entrevista con TeleSUR English; “El punto era ser una demostración de fuerza, en lugar de ser un acto de represión. Estaba allí para mostrar qué represión podría venir ”.

 

Los militares jugaron un papel principal en el golpe de noviembre, exigiendo la renuncia de Morales y eligiendo a Añez como su sucesor. La policía también fue crucial, se rebeló contra Morales y luego reprimió las protestas de la mayoría indígena del país, incluso llevó a cabo masacres en las ciudades de Sacaba y Senkata. «Parece que la policía está siguiendo las instrucciones de la extrema derecha en Bolivia», dijo el relator especial de las Naciones Unidas, Alfred de Zayas. La semana pasada, Añez estableció un aumento salarial para la policía del país, elevando sus salarios al de los militares.

 

Para un gobierno interino, la administración de Añez ciertamente ha realizado algunos cambios radicales en la política, tanto en el país como en el extranjero. Internamente, ha comenzado un programa de privatización masiva destinado a llevar a cabo una venta por incendio de los considerables recursos naturales del país. Desde noviembre ha estado en guerra con la prensa, lanzando una ofensiva contra todos los medios hostiles, cerrando múltiples estaciones de televisión, con periodistas críticos desaparecidos o encontrados muertos en circunstancias sospechosas. También ha establecido nuevos batallones de la policía secreta tipo SWAT destinados a suprimir lo que se llama voces subversivas, tanto nacionales como extranjeras.

Añez ha reorientado por completo la política exterior del país, retirándose de múltiples organizaciones internacionales e intercontinentales, expulsando a miles de extranjeros, reconociendo a Israel e invitando a las Fuerzas de Defensa de Israel a entrenar los servicios de seguridad bolivianos y cerrando su propia escuela militar antiimperialista.

 

También se ha movido mucho más cerca de Estados Unidos que antes, reconociendo a la figura respaldada por Estados Unidos, Juan Guaidó, como el legítimo jefe de estado de Venezuela. A principios de este mes, un equipo del grupo USAID, financiado por Estados Unidos, llegó al país para asesorar al gobierno sobre la mejor manera de realizar las próximas elecciones. Dada la historia de Estados Unidos en el derrocamiento de jefes de estado en América Latina, la noticia no ha sido recibida con placer por todos. Por lo tanto, aunque muchos dentro del país han expresado su preocupación por la suspensión de la democracia, nadie está acusando al nuevo gobierno [«interino» (!)] De ser flojo o poco ambicioso.

Candidatos del MAS obligados a organizarse en el extranjero

En circunstancias muy difíciles, el partido MAS anunció ayer que sus candidatos para las elecciones de mayo serán un boleto de Luis Arce Catacora para presidente y David Choquehuanca para vicepresidente. Los líderes del MAS se reunieron en la vecina Argentina debido a la represión en su propio país. La ubicación significó que varias figuras clave acusadas de crímenes por la nueva administración, incluida la prometedora estrella Andrónico Rodríguez, no pudieron asistir.

 

Arce, de 58 años, educado en Occidente y de clase media, fue Ministro de Finanzas de Morales en una época en que Bolivia generó un crecimiento económico alto y sostenido. Muchos lo ven lejos de ser radical. Su compañero de fórmula es David Choquehuanca, un activista indígena de origen campesino. Fue Ministro de Asuntos Exteriores de Morales durante mucho tiempo y también secretario de ALBA, una organización intercontinental que Añez ha sacado recientemente al país. Es comúnmente visto como la fuerza impulsora detrás de la política exterior antiimperialista de Bolivia, actualmente desmantelada por el gobierno golpista. Algunos se sentirán decepcionados porque Andrónico Rodríguez, un carismático organizador sindical indígena de 30 años preparado por Morales para un puesto de liderazgo, no fue elegido.

Es una pregunta abierta si esos candidatos podrán, hasta mayo, permanecer en sus puestos, o incluso fuera de prisión. Muchos funcionarios del MAS, incluidos el presidente Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, se han visto obligados a huir del país o ser arrestados. Otro líder del MAS, Walter Ferrufino, fue arrestado este fin de semana cuando viajaba a Argentina para la reunión.

 

En las elecciones de octubre, Morales y el MAS obtuvieron el 47 por ciento de los votos en la primera vuelta, suficiente para asegurar una victoria general. En contraste, el partido de Añez, el Movimiento Social Demócrata, recibió cuatro por ciento.

Si bien todas las partes continúan comportándose como si se llevara a cabo una votación en mayo, lo absurdo de celebrar una elección bajo las circunstancias de una toma de posesión militar, donde el partido más popular está siendo reprimido, significa que existe una posibilidad muy real de que los procedimientos terminan sin credibilidad.

La comunidad boliviana en Argentina llenó un estadio en apoyo a Evo Morales

Francisco Lucotti

El 22 de enero se cumplieron 14 años de la creación del Estado Plurinacional de Bolivia, y el expresidente oficializó desde el exilio el fin de su mandato, además de inaugurar con un acto masivo la campaña para darle continuidad a su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS).

"Evo no está solo". La frase se repitió una y otra vez entre el mar de personas que se acercaron bajo el sol y temperaturas de 35 grados centígrados al Estadio del club Deportivo Español, en el barrio porteño de Villa Soldati, donde la bandera tricolor de Bolivia y la multicolor wiphala pintaron de esperanza y desde la distancia el futuro de un país que definirá en pocos meses su destino. 

Pese a los reclamos de parte del Gobierno de facto de Bolivia por abstenerse de realizar manifestaciones políticas en su calidad de refugiado, el expresidente Evo Morales (2006-2019) realizó en Buenos Aires el principal acto de lanzamiento de campaña de su fuerza política de cara a las elecciones que se celebrarán el próximo 3 de mayo.

"Evo es el pueblo. Si fuera por nosotros, la mayor parte del pueblo de Bolivia, Evo debería continuar, porque lo sacaron por un golpe, no con la política y el diálogo. Si se hicieron las cosas mal, él no tendría el apoyo que sigue teniendo. Sabemos que Evo no nos va a abandonar y él sabe que el pueblo de Bolivia, esté donde esté, nunca lo va a abandonar a él", dijo a Sputnik Antonio, nacido en La Paz hace 45 años y residente en Argentina hace seis.

Morales fue el centro del festejo, que sintetizó tanto el 14 aniversario del establecimiento de Bolivia como Estado Plurinacional, hito que marcó la llegada del líder sindical indígena al poder, como el fin oficial de su mandato luego de que la Asamblea Legislativa boliviana aceptara finalmente su renuncia forzada, que da pie al proceso de sucesión.

Familias numerosas bolivianas y militantes políticos argentinos pudieron presenciar una jornada de música y ceremonias previo a la llegada de la cúpula del MAS, alrededor de las 18:30, cuando los rayos del sol de la tarde pegaban de espaldas al escenario y directo a los rostros de decenas de miles de simpatizantes de un proyecto político que cruza las barreras nacionales en un abrazo latinoamericanista.

Estuvieron presentes en el acto los candidatos a presidente y vice, Luis Arce Catacora, exministro de Economía de la gestión del MAS, y David Choquehuanca, quien fuera ministro de Relaciones Exteriores, ungidos como los elegidos de Evo para encabezar la fórmula que pretende dar continuidad a los logros alcanzados por la fuerza que aun conduce el líder aymara.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue