Por Fr Romualdo Fernández

Asesinato del P. Francisco Murad en Ghassanieh (Siria)

El día 23 de junio a media noche un grupo de la Oposición (que gobiernan el pueblo de Ghassanieh) se presentaron en la puerta de la residencia parroquial para entrar en la casa-convento del párroco latino que en esa noche estaba custodiada por el monje R.P. Francisco Murad, y como el fraile se resistía a dejarlos entrar, allí mismo lo mataron.

El P. Francisco Murad nacido el 19 marzo de 1964 era originario de Alepo, había fundado en Ghassanieh, hace unos cinco años, un monasterio dedicado a san Simón el Estilita.

P. Firas franciscano, actual párroco de Kenaye, a 20 km del Ghassanieh, habiendo conocido lo sucedido, con gran dificultad logró presentarse en Ghassanieh para recoger el cadáver del P. Francisco, y llevarse también las dos Hermanas de las Monjas del Rosario, que residen en Ghassanieh,  aterrorizadas por lo ocurrido. Por la tarde en Kenaye, en el cementerio de los Franciscanos, dio religiosa sepultura al alma del P. Francisco.

Hay que saber que desde hacía unos días el anciano párroco de Ghassanieh, fr. Felipe Mistrih, de 79 años, había huido a Lattakia, como lugar más seguro, previniendo los hechos.

En el mes de abril pasado estos grupos radicales de fanáticos musulmanes habían robado las campanas de las tres iglesias con que contaba el pueblo (la iglesia latina, la iglesia griego-ortodoxa y la protestante), como primera medida para borrar la presencia cristiana en el lugar.

Las circunstancias del triste suceso de la muerte del P. Francisco son tan confusas, que hace muy difícil esclarecer lo ocurrido. Además, todas las comunicaciones están rotas, ni e-mail, ni teléfono fijo ni móvil.  Parece que el convento-parroquia y el convento de las monjitas Hermanas del Rosario han sido saqueados, robados y finalmente ocupados.

Mientras tanto, los medios de información de Europa y, concretamente, de España, que es lo que yo mas sigo, solo hablan de cómo las 27 naciones de la Unión europea se reunirán y tratarán de cómo armar más la oposición siria, silenciando todos estos trágicos acontecimientos.

Mientras tanto Al Qaida en la oposición  mata sacerdotes,  secuestra sacerdotes y obispos, (los dos obispos secuestrados de Alepo, lo más probable es que los hayan asesinado ya hace tiempo), saquea  conventos y  parroquias, aterrorizando los pocos cristianos que quedan y que son nativos de la zona.   Los europeos y americanos hablan con simpatía sobre los salafíes, y la TV española y el periódico El País hablan frecuentemente de la guerra civil de Siria, apoyando descaradamente a  la oposición, si es que así se le puede llamar. Y hablan también con simpatía de los yahidistas ceutíes...

Pero todos han callado el hecho doloroso ocurrido en la aldea cristiana de  Ghassanieh (=Ingsik, a 9 km al oeste de Jisser Choghour), ocupada por la oposición hace ya casi medio año, y en esa ocupación casi toda la población tuvo que huir a Lattakia, sin recursos.

Esta es la guerra de Siria que Occidente apoya sin comprender, y donde los cristianos desaparecerán. ¡Y lo peor es que nadie juzga tantas injusticias!  He tardado en enviarte esta noticia porque desde hace dos días no tenemos electricidad, los rebeldes han atacado una estación de suministro. ¡Estas son sus tácticas, destruir lo que es útil al pueblo... y hacer sufrir la población!

Fr Romualdo Fernández

Damasco, 25 junio 2013

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

elmundofinanciero

El Tiempo por Meteoblue