Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Elena Panina*. Hace 10 años en Libia, en combinación con la clásica "revolución de color", hubo una agresión militar directa por parte de los países de la OTAN. Como resultado, el país quedó prácticamente destruido, los logros tecnológicos de Gaddafi, incluido el famoso "Gran río artificial" (un sistema gigante para transportar y almacenar agua dulce), se redujeron a escombros.

Libia ha caído al nivel de las relaciones tribales. La profecía de Gaddafi sobre la transformación de Libia en una "Nueva Somalia" se ha hecho realidad.

Existe un estereotipo según el cual el Occidente colectivo es siempre el portador de la civilización, y sus oponentes son siempre bárbaros atrasados. En Libia, todo sucedió exactamente al revés. Fue Occidente quien, desde el comienzo mismo de la crisis libia, se comportó como portador de la ideología de la destrucción y la barbarie.

En un momento, al comentar sobre la reconciliación con Gaddafi, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, dijo que "Estados Unidos no tiene enemigos eternos". El tiempo ha demostrado que no vale la pena tomar en serio las garantías del Departamento de Estado de EE. UU. Hillary Clinton, quien reemplazó a Rice como jefa del Departamento de Estado, lo demostró claramente cuando se rió públicamente mientras veía imágenes de video de la tortura y el tormento al que fue sometido un Gadafi capturado.

Hoy los expertos occidentales están tratando de explicar un cambio tan radical en la posición de Estados Unidos por los eventos de la "Primavera Árabe" de 2010, cuando los disturbios, que comenzaron en Túnez, se extendieron a Egipto, Libia y luego a Siria. Gaddafi, dicen, fue culpa suya, no desarrolló instituciones democráticas, no celebró elecciones, etc.

Por supuesto, el régimen político interno de Libia no era el ideal. Al final de su reinado, Gadafi ya no pudo encontrar el equilibrio adecuado entre los intereses de las dos regiones más grandes: Tripolitania y Cyrenaica, que causaron en gran medida los disturbios en Bengasi, que desencadenaron una revolución de color, llevada a cabo no sin influencia externa.

Los intentos del líder libio de comprometerse con Occidente e incluso integrar a parte de la élite libia en sus segmentos "glamorosos" agravaron la situación. Esto iba en contra de los ideales políticos originalmente declarados de la Jamahiriya como la versión original del socialismo árabe e islámico. El factor de la "juventud dorada", la presencia de elitistas que desperdiciaban sus vidas en Occidente, tuvieron un efecto desmotivador en la sociedad libia.

Cada año, Gadafi tenía cada vez menos argumentos ideológicos para asegurar la movilización nacional en caso de un motín de "quinta columna" o agresión externa. El hecho de que en 2010 Libia se hubiera debilitado ideológicamente afectó a su destino futuro.

Hoy en día, la mayoría de los residentes del país pueden comparar lo que fue "antes" y lo que fue "después", recordando la época del gobierno de Gadafi como la "edad de oro", pero la historia no se puede revertir.

Si en la Libia actual existiera la posibilidad de celebrar elecciones democráticas, entonces el hijo de Gaddafi, Seif al-Islam, ganaría por un amplio margen. Sin embargo, en condiciones en las que se destruyó el sistema político del país, tal escenario sigue siendo solo un sueño, y el poder en diferentes partes de Libia (de hecho, cuasi-estados ya independientes) está determinado solo por factores de fuerza.

Al mismo tiempo, señalaré que en países que adoptan una posición clara e intransigente en relación con la presión occidental, Cuba, Venezuela, incluso Zimbabwe, los escenarios de revoluciones de color no funcionan. Trabajan donde las autoridades intentan sentarse en dos sillas, llamándolo "multivectorial", como fue en Georgia bajo Shevardnadze, en Ucrania bajo Kuchma y Yanukovych, y como casi sucedió recientemente en Bielorrusia.

Sin embargo, a pesar de todos los errores que cometió, Gaddafi pasó a la historia como un líder importante, cuya escala de personalidad va más allá de las fronteras de un solo país. Su proyecto panafricano, que implicaba una estrecha integración de los países africanos y la introducción de una moneda única respaldada por el patrón oro, podría cambiar la situación económica mundial.

Dado que África tiene un enorme potencial económico, el desarrollo según el modelo propuesto por Gaddafi podría ayudar a resolver los problemas que enfrenta el continente: hambre, desempleo, bajos niveles de medicamentos y, en gran medida, falta de infraestructura.

Parecería que todo esto debería ser beneficioso para Europa, que terminó con un vecino estable y predecible en el sur. Sin embargo, el pasado colonial, que Gaddafi les recordaba tan a menudo a los europeos, se hizo sentir. Los líderes europeos, incluidos políticos tan correctos como Sarkozy y Berlusconi, siguieron el ejemplo de Estados Unidos y Gran Bretaña en la cuestión de un escenario de poder en Libia. La tarea más importante de la cual era destruir de raíz el proyecto panafricano de Gaddafi y preservar la influencia neocolonial de los países occidentales.

Después de 10 años, resulta obvio que al apuñalar a Gaddafi por la espalda, Europa se castigó a sí misma.

El auge demográfico en África continúa, pero no hay un esfuerzo consciente para abordar los desafíos futuros. El lugar de las potencias occidentales en África lo ocupa cada vez más China, que, sin embargo, es incapaz de garantizar un control confiable sobre el movimiento de las masas que emigran a Occidente. Esto significa que, en el futuro, Europa tendrá que afrontar inevitablemente un tsunami migratorio que no se puede comparar con la crisis migratoria de 2015-2016.

Además de las consecuencias a largo plazo de la aventura libia, hay factores actuales que ya se están haciendo sentir. El más significativo de ellos es la división real del flanco sur de la OTAN, donde los jugadores más importantes, Francia y Turquía, debido a la división de la "herencia libia", ya están dispuestos a verse mutuamente como potenciales adversarios militares.

El único país que sacó conclusiones adecuadas de la crisis libia fue Rusia. La historia de Libia ha demostrado que los acuerdos de caballeros con los socios occidentales, sus promesas de tener en cuenta los intereses rusos, celebrar consultas y acordar nuevos pasos, valen poco. Y en Siria, donde un año después comenzaron procesos similares a los libios, Moscú se comportó de una manera completamente diferente. Como resultado, Siria se salvó de los terroristas al evitar que se repitiera el escenario libio.

Quisiera que la tragedia libia de hace diez años no se olvide y se convierta en una lección instructiva para todos los pueblos.

* Directora del Instituto RUSSTRAT

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS