Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

WASHINGTON/KABUL (Sputnik) — EEUU responsabiliza al movimiento radical talibán* (proscrito en Rusia) de la matanza de civiles en la provincia afgana de Kandahar, declaró la embajada estadounidense en Kabul.

"En (el distrito de) Spin Boldak, en Kandahar, los talibanes mataron a decenas de civiles por venganza, estos asesinatos se podrían considerar crímenes de guerra; deben ser investigados y los combatientes o comandantes talibanes responsables deben rendir cuentas", escribió la misión diplomática de EEUU en su cuenta de Twitter.

A su vez, los propios talibanes refutaron las acusaciones de Washington.

En particular, el portavoz del movimiento radical, Zabiullah Mujahid, llamó a los defensores de derechos humanos y a los medios a que realicen una investigación al respecto.

"No nos importan los informes de EEUU en Twitter, debe (...) centrarse en su retirada en lugar de participar en conversaciones y acusaciones innecesarias", declaró.

Más tarde el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken comunicó que EEUU condena los informes de atrocidades cometidas por el grupo terrorista talibán (prohibido en Rusia) y las considera como inquietantes e inaceptables.

"Hemos visto los informes de atrocidades cometidas por los talibanes en varios lugares donde están a la ofensiva y estos informes son profundamente perturbadores y totalmente inaceptables", dijo Blinken a los periodistas.

A finales de julio, varios hombres armados no identificados asesinaron a unos 100 civiles en el distrito de Spin Boldak, controlado hoy por los talibanes que afirmaron haberse hecho con el control de la región desde mediados del mismo mes.

Afganistán vive una situación de inestabilidad debido a los ataques que lanza el movimiento talibán y, desde 2015, el grupo terrorista Daesh, ambos prohibidos en Rusia.

A medida que continúa la retirada de las tropas de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, que han mantenido una importante presencia militar en Afganistán a lo largo de las dos últimas décadas, los talibanes amplían su ofensiva contra las fuerzas gubernamentales y van conquistando nuevos terrenos.

Brutal asesinato de un policía afgano por parte del Estado Islámico

 

No ha sido en Occidente. Es un asesinato más de los cometidos a diario por el Estado Islámico (Daesh, Isis). Ha pasado inadvertido, pero no deja de ser una muerte fruto del odio. La víctima no había cometido otro “delito” que pertenecer a las Fuerzas de Seguridad de su país. Ocurrió, según relatan los yihadistas, cerca de la localidad de Kunduz.

Los terroristas se disputan ese territorio con Al Qaeda, donde la anunciada salida de las tropas norteamericanas está propiciando un avance considerable de los talibanes, que ya dominan numerosos distritos.

Daesh no quiere ser menos en un territorio, cuyo control reporta importantes beneficios por el cultivo del opio. Recientemente, difundió un vídeo con imágenes inéditas del asalto a la prisión de Jalalabab, en agosto del año pasado, de la que lograran rescatar a decenas de presos de la banda, dentro de un plan general para atacar cárceles (hubo una posterior en el Congo), con el fin de demostrar que no se olvidan de los “moujahines” cautivos.

Análisis: Los talibanes reducen la velocidad

Israel Shamir

La ofensiva relámpago de los talibanes ya había cubierto la mitad de Afganistán , y existía la sensación de que no tardaría en llegar el día de su entrada triunfal en Kabul. Pero luego el desarrollo de los eventos se ralentizó. No es tan pronto que un cuento de hadas haga mella en cómo se hacen las cosas. Una de las razones es que Estados Unidos, al parecer, está casi fuera , pero mantiene el pie en la puerta. Continúan bombardeando el sufrido Afganistán, ahora no desde la base aérea de Bagram, sino desde sus bases en el Golfo Pérsico.

Según los estadounidenses, están bombardeando a militantes tanto del Talibán como del Estado Islámico y Al-Qaeda. En resumen, están bombardeando a todos y todo, y por eso van a continuar hasta finales de agosto. Y a partir de septiembre dejarán de bombardear a los talibanes y se centrarán en otros militantes. Probablemente por eso los talibanes no tienen prisa por lanzar un ataque decisivo contra Kabul.

Inglaterra también está bombardeando Afganistán. Los dolores fantasmas del Imperio Británico: aunque Inglaterra está lejos, el deseo de participar en la próxima agitación es especialmente fuerte en Londres. No en vano, sus barcos son vistos en las fronteras marítimas de Rusia y China, y Afganistán siempre ha atraído a los británicos.

Las fuerzas gubernamentales en Kabul no se apresuran a entrar en batalla. Sus unidades se niegan a obedecer las órdenes del comando y esperan el desarrollo de los eventos. La aviación oficial de Kabul no realiza vuelos: los aviones están desgastados, los pilotos no quieren arriesgarse. La aviación estadounidense recibió órdenes de volar más alto para no estar expuesta al fuego de la defensa aérea. Y la gente vota con los pies. Hacen cola para recibir pasaportes y visas. Un cuarto de millón de afganos ya ha abandonado el país. Huyen a Tayikistán, Irán, Turquía; muchos quieren ir a Europa. La primera preferencia es Alemania, que sigue acogiendo refugiados. Pero en Europa, a muchas personas no les gusta la idea de convertirse en un nuevo hogar para afganos arrogantes, especialmente Austria. "¡Que se queden en su región!" - dicen los europeos. "Para bombardearnos, los europeos fueron los primeros, a la par con los Estados Unidos", dicen los afganos, "pero para recibir refugiados de inmediato" ¡No lo hacen!

En Estados Unidos, dicen que hay que aceptar una gran cantidad de refugiados, pero incluso allí la gente está descontenta: una gran cantidad de migrantes de América Latina cruzan la frontera con México todos los días, y ahora, además, los afganos también lo harán. Aunque el gobernante Partido Demócrata defiende la aceptación de migrantes, también debe tener en cuenta el descontento popular. Por lo tanto, aún no se ha determinado el destino de los refugiados afganos. Al parecer, un número importante de ellos permanecerá en Turquía, donde ya hay medio millón de habitantes en Afganistán.

Todo el mundo preferiría que los afganos se quedaran en casa y, por lo tanto, continúan los esfuerzos para retrasar la caída del régimen de Kabul y lograr una transición sin problemas al nuevo orden. Y Rusia juega un papel importante en esto.

En primer lugar, reforzando las fronteras y las fuerzas armadas de las antiguas repúblicas unidas de Asia Central. El presidente Putin entregó muchas armas a Tayikistán y los aviones de asalto rusos fueron trasladados a esta república. Los militares de Rusia, Uzbekistán y Tayikistán realizaron ejercicios conjuntos. Por si acaso: aunque no hay agresión desde el sur, tal pensamiento no aparece en la mente de los comandantes de campo talibanes.

Rusia espera llevar a las partes en Afganistán a un acuerdo de paz y la creación de un gobierno de coalición. Hacer todo lo posible para que el traspaso del poder sea relativamente fluido y que en este momento los militantes congelados del "Estado Islámico" no puedan fortalecer sus posiciones. Se puede hablar con los talibanes y se puede negociar; este punto de vista ha ganado hoy tanto en Rusia como en Occidente. Sin embargo, Kabulov, el enviado especial de Rusia para Afganistán, no cree que los talibanes puedan obtener una victoria decisiva y tomar a todo el país en sus propias manos. Más bien, se convertirá en una de las fuerzas principales de la nueva coalición en el poder. Pero si gana, Rusia está preparada para tal escenario.

También hay un concepto completamente diferente. Los activistas creen que ahora ha surgido la ventana de Overton, cuando es posible volver a trazar las fronteras en la región; después de todo, estas fronteras fueron establecidas por los imperios ruso y británico durante el "Gran Juego" en el siglo XIX. Los partidarios de este concepto piden "desmantelar" Afganistán en un estado pastún en el sur y un estado tayiko-uzbeko en el norte. El estado del norte se convertiría en un amortiguador entre Asia Central y los pastunes o se uniría a Tayikistán. Y los pastunes podrían borrar la frontera establecida por los británicos entre Afganistán y Pakistán y separar el Pakistán montañoso de la llanura. Las llanuras podrán regresar a la Madre India y surgirá un nuevo Pastunistán en las montañas. Sin embargo, en el norte de Tayikistán de Afganistán, todavía no hay un separatismo notable, aunque era fuerte antes de la invasión estadounidense.

China no se mantiene al margen de los cambios en Afganistán. El canciller chino visitó este país, se reunió con los líderes del Talibán y fue recibido con gran honor. Los chinos van a ser amigos de quienes lleguen al poder en el país. Afganistán es necesario para la creación de corredores de transporte, para la Nueva Ruta de la Seda y para la seguridad de la propia China, para que el yihadismo no llegue al Turkestán Oriental chino, es decir, Xinjiang. Occidente está tratando de apoyar a los uigures de forma irremediable, y los chinos necesitan negociar con los talibanes para que no permitan que estos planes occidentales se hagan realidad.

China está dispuesta a invertir en la reconstrucción de la economía afgana. Aunque los estadounidenses “reconstruyeron” Afganistán durante 20 años, el país es más pobre de lo que era antes de que comenzara esta supuesta reconstrucción. Algunos expertos fantasean con que China enviará sus tropas para estabilizar Afganistán, pero ni Moscú ni Washington creen en tal cambio. Estados Unidos y Rusia se mostraron positivos sobre el interés chino; aparentemente, no creen que China amenace sus intereses.

Así que agosto de 2021, al parecer, estará marcado por la consolidación de posiciones.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS