Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Después de su histórica primera reunión en Ginebra (Suiza), el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, no aparecerán ante los periodistas en una conferencia de prensa conjunta.

Después de dos sesiones privadas, cada uno de los mandatarios comparecerá ante la prensa separadamente. Un representante de la Administración Biden apuntó que este formato se consideró más adecuado.

"Esperamos que esta reunión sea sincera y sencilla, y una conferencia de prensa en solitario es el formato apropiado para comunicar claramente a la prensa libre los temas que se plantearon en la reunión, tanto en términos de áreas en las que podemos estar de acuerdo y en áreas en las que tenemos preocupaciones importantes", declaró un funcionario estadounidense en un comunicado enviado a los periodistas.

Desde el Kremlin se confirmó que los líderes se comunicarán con los periodistas por separado. De acuerdo con el secretario de prensa de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, "lo más probable es que esta sea una práctica del presidente estadounidense".

Según los asistentes de Biden, la parte rusa apoyó la idea de una conferencia de prensa conjunta, pero los representantes de la Presidencia estadounidense "recuerdan cómo Putin pareció vencer a [Donald] Trump en Helsinki", detalló The New York Times.

En la anterior cumbre celebrada entre Rusia y Estados Unidos en 2018, Trump, el entonces presidente del país, cuestionó los resultados de una investigación de la inteligencia estadounidense sobre la supuesta interferencia de Moscú en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 y aceptó públicamente las garantías de Putin de que su Gobierno no interfirió en los comicios, añadió el medio estadounidense.

En la ocasión, el senador republicano John McCain llamó a lo ocurrido "una de las actuaciones más vergonzosas de un presidente estadounidense" en la historia.

Según NYT, la decisión del equipo de Biden de celebrar una conferencia de prensa aparte tiene como objetivo "privar al líder ruso de una plataforma internacional similar a la que tuvo en la cumbre de Helsinki de 2018".

Los presidentes de Rusia y Estados Unidos se reunirán el 16 de junio en Ginebra. El Kremlin puso de relieve que este es un evento muy importante, pero el potencial de desacuerdo es tan grande que no se debe esperar mucho de él.

Se espera que los líderes discutan las relaciones ruso-estadounidenses, la estabilidad estratégica, la lucha contra el COVID-19 y la solución de los conflictos regionales.

El primer ministro ruso ordena romper el Memorándum Rusia-EEUU sobre viajes de diplomáticos

MOSCÚ (Sputnik) — El primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, firmó un decreto que deja sin efecto el Memorándum entre Rusia y Estados Unidos sobre viajes de diplomáticos (memorándum sobre 'tierra abierta').

El decreto fue publicado este 10 de junio en el Portal Oficial de Información Jurídica de Rusia.

"Aprobar la disposición del Ministerio de Exteriores de Rusia, acordada con los respectivos órganos federales del poder ejecutivo, sobre la derogación del Memorándum de entendimiento entre el Gobierno de Rusia y el Gobierno de Estados Unidos sobre 'tierra abierta', firmado en la ciudad de Washington el 17 de junio de 1992", dice el decreto.

Se le ha encomendado al Ministerio de Exteriores ruso informar a las autoridades de Estados Unidos sobre la decisión de Rusia.

El acuerdo sobre 'tierra abierta' eliminaba el concepto de 'zonas cerradas' y permitía a los diplomáticos estadounidenses viajar por casi todo el territorio de Rusia sin notificación previa, a menos que se necesitara un permiso especial.

Las intenciones de Moscú de rescindir el memorándum fueron anunciadas aún en abril pasado, en respuesta a las nuevas sanciones de EEUU.

Desde Rusia reaccionan al nuevo orden mundial de EEUU y el Reino Unido

El presidente de EEUU, Joe Biden, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, firmaron la nueva Carta del Atlántico. ¿Cuál es la diferencia entre este documento y el de 1941, y por qué los dos líderes lo firmaron en vísperas de la cumbre del G7?

El documento reafirma el compromiso de Washington y Londres de cooperación y defensa de los valores democráticos occidentales.

Durante la preparación de la carta, los líderes de EEUU y el Reino Unido argumentaron que sería similar en espíritu a la Carta del Atlántico, firmada en 1941 por el entonces primer ministro británico, Winston Churchill, y el 32 presidente estadounidense, Franklin Roosevelt. Rubricaron sus principios y objetivos que guiaron la recuperación y reconstrucción después de la Segunda Guerra Mundial. Representantes de la URSS, así como otros gobiernos, expresaron su acuerdo con los principios de aquella carta.

"Sin embargo, el documento firmado por Johnson y Biden es una loca trivialización de la memoria histórica de la Carta del Atlántico de 1941. En aquel entonces hubo un mal absoluto en el mundo, y todos entendieron que tenían que luchar contra él. La carta estaba relacionada con la lucha humana universal contra el nazismo", recuerda el politólogo ruso Dmitri Drobnitski.

Aconseja no conceder importancia a la actual Carta del Atlántico: "Puede verse como una preparación para la creación de la Alianza de Democracias, que está siendo preparada por el líder estadounidense Joe Biden. Y es esta alianza la que debería reemplazar todas las formas existentes de organización de las llamadas democracias".

Al hablar de la nueva Carta del Atlántico como una alianza entre Washington y Londres, el experto señaló que "el Reino Unido ahora está tratando de restaurar la especial relación transatlántica con Estados Unidos que existía entre los países a finales de los 30 y principios de los 40". Pero la Alianza de Democracias estará vinculada no solo con Londres, "los aliados europeos jugarán un papel importante allí", recordó Drobnitski al periódico ruso Vzglyad.

"La Alianza de Democracias asigna un papel serio a Canadá, Australia y Nueva Zelanda, y estos son todos los países de la Mancomunidad de Inglaterra, que están haciendo todo lo posible para oponerse a China. Por lo tanto, el Reino Unido tiene un lugar especial en esta alianza, pero quiere más certeza, especialmente después de salir de la UE", afirma el experto ruso.

También señaló el hecho de que la carta se firmó en vísperas de la cumbre del G7. "Esto indica que el formato G7 se está convirtiendo en una cosa del pasado, es inadecuado para el estado actual de las cosas. Estas no son las siete economías más grandes del mundo porque China no está incluida. Estos no son los siete países más fuertes porque Rusia no está incluida. En consecuencia, año tras año cae el valor del G7", afirmó el experto.

"Esta carta testifica la negativa de los líderes occidentales a reconocer las realidades del mundo moderno y el deseo de imponer un modelo obsoleto del orden mundial a todos", cree el analista político Andréi Kortunov.

Sin embargo, la formulación de los objetivos crea una zona gris muy grande: si se trata de una Alianza de Democracias, ¿a dónde pertenece Turquía o Arabia Saudí?

A Kortunov también le parecen artificiales los paralelismos históricos con la Carta del Atlántico de 1941: "Roosevelt y Churchill tuvieron la sabiduría y el sentido común de no vincular este documento con el tema de los valores. Si tomaran la posición de oponer los países democráticos a los autoritarios, entonces la coalición anti-Hitler no se habría formado y la historia mundial habría tomado un camino diferente".

Otro politólogo ruso, Malek Dudakov, califica la nueva carta como un documento ideológico, puramente declarativo. Es el contexto de su firma lo que es importante. El Reino Unido fue el primer país visitado por Biden en su gira internacional, subraya. Según Dudakov, de la carta se desprende que Biden ve las alianzas internacionales y de política exterior en el contexto de una interacción cada vez más profunda con los países angloparlantes.

De acuerdo con Dudakov, la carta proclamó una transición hacia un nuevo modelo de orden mundial, en el que Estados Unidos ya no apela a sus aliados en la OTAN o la Unión Europea, sino a los países que hablan la misma lengua. "Considero esto como un intento de repensar el orden mundial después del colapso de la Unión Soviética", dijo Dudakov a Vzglyad.

"Además, al firmar la carta un día antes del inicio de la cumbre del G7, Biden da a sus socios a entender que Washington y Londres están listos juntos para resistir cualquier ataque de sus oponentes y que ningún G7 reemplazará su alianza", cree el experto.

Pronostica que crecerían los desacuerdos entre los firmantes de la carta y los miembros del G7. "No todos los países del G7 están de acuerdo con los proyectos de Biden para contrarrestar a China y rechazar cualquier acuerdo comercial con este país. Además, no todo el mundo comparte su idea de aumentar el impuesto global a las ganancias de las empresas extranjeras para reducir los riesgos de retirar las ganancias a las empresas offshore", aclaró el politólogo.

"Además, la carta apunta a dos oponentes clave de los países angloparlantes: China y Rusia. Europa ya no podrá sentarse en dos sillas al mismo tiempo: por un lado, tratando de contener la influencia de Rusia, y por otro, comprando gas ruso, negociando la construcción de Nord Stream 2 y concluyendo acuerdos comerciales con China. En una palabra, las posiciones de Estados Unidos y el Reino Unido coinciden en el entendimiento de que este enfrentamiento no es solo económico, sino también geopolítico. Están listos para llegar al final. Es hora de que otros países decidan de qué lado están", resumió Dudakov.

Rusia lanza un ejercicio naval sin precedentes en la parte central del Pacífico

Un ejercicio de escala operativa de las fuerzas de la Flota del Pacífico de Rusia ha sido iniciado en una zona de alta mar sin precedentes, informó el Ministerio de Defensa del país euroasiático.

Tras realizar una travesía de unos 4.000 kilómetros desde sus bases, los grupos tácticos navales han sido desplegados en el área designada en la parte central del océano Pacífico.

La tarea del ejercicio es practicar el control de "una agrupación heterogénea de fuerzas a una distancia considerable de las bases" y "la defensa de las comunicaciones marítimas", así como la interacción de barcos con la aviación naval en la detección y seguimiento de maniobras de submarinos de un "adversario potencial".

Cabe señalar que el ejercicio naval ruso se produce tras el inicio por parte de EE.UU. del simulacro Agile Dagger 2021, en el que las fuerzas submarinas del país norteamericano están probando sus capacidades de despliegue rápido en el Pacífico.

Los simulacros involucraron hasta 20 buques de guerra de superficiesubmarinos y barcos logísticos, incluido el buque insignia de la Flota del Pacífico, el crucero de misiles guiados Varyag, así como el gran buque antisubmarino Admiral Panteléyev, la fragata Marshal Sháposhnikov, las corbetas Gromki, Sovershenni, Aldar Tsidenzhapov y el barco de reconocimiento y telemetría Marshal Krylov, adscrito a las Fuerzas Espaciales.

La veintena de aeronaves que participan en los ejercicios incluyen un avión antisubmarino de largo alcance Tu-142MZ y cazas interceptores MiG-31BM, además de otros aparatos de la flota.

Estas maniobras de la marina de guerra rusa en la parte central del océano Pacífico no tienen precedentes en escala desde la época soviética, señaló este jueves el exjefe del Estado Mayor de la Armada, el almirante Víktor Krávchenko.

Análisis: La cosa de la cumbre

Andrey Martyanov

Los rusos pronto tendrán que esconderse realmente debajo de la cama para evitar ser acosados ​​por Estados Unidos y la OTAN y ser sometidos a solicitudes incesantes para celebrar cumbres de una forma u otra. Si acechar a los rusos para sacarles la cumbre de Ginebra no ha sido suficiente, ahora Stoltenberg quiere celebrar una reunión de un Consejo OTAN-Rusia difunto de facto (desde 2014).

BRUSELAS, 7 de junio / TASS /. Actualmente, la OTAN mantiene contactos con Rusia para convocar el Consejo Rusia-OTAN a nivel de embajadores, dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en el Consejo Atlántico el lunes. "Tenemos una invitación permanente para que Rusia participe en una reunión, para convocar nuevamente el Consejo Rusia-OTAN. Hasta ahora, no han respondido", señaló Stoltenberg. "Ahora estamos en contacto con Rusia para convocar el Consejo Rusia-OTAN", dijo.

Como siempre digo: discutir exactamente ¿QUÉ? La OTAN, que es Estados Unidos y muchos de sus vasallos, no va a cambiar y jugar del lado dispuesto no cambia absolutamente nada porque la OTAN le mintió a Rusia y su palabra no vale nada. Como si le diera a Stoltenberg una pequeña ducha fría, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia declaró:

MOSCÚ, 7 de junio / TASS /. Las sanciones contra Rusia han sido consagradas en los actos legales de los estados occidentales y durarán para siempre, dijo el lunes el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Pankin, en las audiencias parlamentarias en la Duma Estatal (cámara baja). "El régimen de sanciones siempre ha estado vigente. Y seguirá siéndolo para siempre, seamos realistas. Las sanciones han sido consagradas en muchos actos legales, en Estados Unidos y otros estados, y es imposible revertirlas ", afirmó el diplomático." Todas son ilegítimas, fueron aprobadas bajo pretextos muy inestables, sin ninguna prueba, pero esos hechos, que se consideran cometidos, no se pueden revertir", señaló Pankin. El diplomático enfatizó que Rusia no pediría a nadie que levante las sanciones y no pediría perdón por lo que está sucediendo.

Entonces, Sr. Stoltenberg, es lo que es y Rusia tampoco detendrá milagrosamente su desarrollo militar y económico y su transición al nuevo paradigma económico y aumentando su enorme ventaja militar sobre la OTAN. Todo lo que hace Rusia, lo hace en su territorio y las líneas rojas de Rusia se articularán en la cumbre Biden-Putin (si sigue adelante) y la opinión de algunos vasallos realmente no cuenta. Además, es mejor que Stoltenberg atienda problemas de la OTAN mucho más urgentes como este, porque este es el nivel de problemas militares que la OTAN todavía no es capaz de resolver.

BERLÍN (AP) - El ejército alemán dice que ha encontrado una solución para un problema logístico inusual que enfrentan sus tropas en Afganistán: un exceso de cerveza. La portavoz del Ministerio de Defensa, Christina Routsi, dijo el lunes que una decisión reciente del comandante alemán en Afganistán de prohibir el consumo de alcohol por razones de seguridad había provocado una acumulación de cerveza, vino y bebidas mezcladas en Camp Marmal en Mazar-e-Sharif. Los soldados alemanes suelen tener derecho a dos latas de cerveza, o su equivalente, por día. Routsi dijo que el ejército había encontrado un contratista civil que sacará el alcohol del país antes de la retirada de las tropas alemanas de Afganistán cuando finalice la misión de la OTAN en el país en los próximos meses. El ejército alemán dijo que los 22.600 litros (casi 6.000 galones) de alcohol, incluidas casi 60.000 latas de cerveza, no podían venderse en Afganistán debido a restricciones religiosas locales o destruirlas por motivos medioambientales. Las ganancias de la venta de la cerveza por parte del contratista alemán en otros lugares deberían cubrir el costo de transportarla fuera del país, dijo el ejército.

Sin embargo, tengo que admitir que este es un problema muy alemán. No puede ser más alemán que eso.

Entonces, aquí estamos, todos quieren a Rusia. Es Rusia, Rusia, Rusia todo el día e incluso booboo Zelensky está tan herido y confundido por Biden ... por ignorarlo . No sé qué se necesita para explicarle a Zelensky que su país es una mierda del tercer mundo que trató de hacer la cosa más estúpida en geopolítica: intervenir en el juego de las superpotencias. El resultado era totalmente esperado, solo pregúntele a Polonia, que ahora comienza a sentir un poco la ira de Alemania. Uno no juega (con) niños grandes y espera ser tratado como igual.

La junta de apelaciones ambientales y alimentarias de Dinamarca ha derogado un permiso de construcción para Baltic Pipe, que conectará el mercado de gas de Polonia con los campos en alta mar de Noruega.

Así siempre funcionó y seguirá funcionando porque en geopolítica algunos son MÁS iguales que otros. Aquellos a los que no les gusta, pueden ir al carajo. Ahora, para algunos de mis lectores que aman las conversaciones duras y las acciones duras y quieren ver a Rusia dando vueltas rompiendo las cabezas de todos y golpeándose el pecho con los gritos triunfantes. NO es así como funciona el equilibrio de poder. Escuche a Alexander Mercouris sobre Turquía y escuche con atención. Eso puede explicar a algunos cómo funcionan el poder político y la influencia. Especialmente cuando hay superpotencias involucradas.

Entonces, aparte del flujo constante de noticias de Rusia sobre el desarrollo de un armamento de vanguardia y datos económicos muy interesantes, después de escuchar a Alexander, pregúntese por qué Erdogan hace lo que hace y por qué Stoltenberg quiere hablar con los rusos. No, no es porque los rusos quieran "invadir" Europa. ¿Por qué? La razón es diferente.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES