Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Dos buques militares iraníes, el destructor Sahand y el Makran, han navegado hacia el Atlántico luego de un viaje de 30 días, lo que marca la primera vez en que la Armada de Irán llega a este océano.

Según detalló el subjefe del Ejército de Irán, el contralmirante Habibollah Sayyari, los dos buques, ambos de producción iraní, llegaron al océano Atlántico tras un viaje de casi 6.000 millas náuticas (casi 9.700 km). Partieron del puerto Bandar Abbas el 10 de mayo y luego cruzaron el cabo de Buena Esperanza, sin atracar en ningún puerto en su camino.

"La 77 flota naval estratégica de la Armada, compuesta por el destructor Sahand y el barco Makran, está presente en el océano Atlántico por primera vez para demostrar las capacidades de Irán en la arena marítima", anunció Sayyari.

Afirmó que la presencia de buques iraníes en el Atlántico reflejaba su creencia en el derecho inalienable de la Armada iraní a navegar en aguas internacionales.

Añadió que la Armada de Irán está dedicada a su misión de proteger el territorio marítimo de Irán y salvaguardar sus recursos e intereses en el mar.

Irán ha invertido sustancialmente en tecnología naval de producción nacional en los últimos años en medio de crecientes tensiones con Estados Unidos, Israel y sus aliados occidentales. En febrero, el país persa dio a conocer 340 nuevas lanchas rápidas capaces de lanzar misiles.

Estados Unidos no puede hacer nada bajo la ley internacional contra los barcos de Irán en el Atlántico

Estados Unidos no puede ejecutar una acción directa bajo el derecho internacional contra dos barcos iraníes en un viaje hacia el Océano Atlántico Norte, incluso si los barcos están violando las sanciones de Estados Unidos, según un artículo de Política Exterior.

A fines del mes pasado, Politico informó que la comunidad de seguridad nacional de EE. UU. había estado monitoreando durante las dos semanas anteriores dos barcos iraníes cuyo destino final podría ser Venezuela.

Citando a tres personas familiarizadas con la situación, el sitio web de noticias estadounidense dijo que los barcos, incluido el Makran y el destructor Sahand de fabricación nacional, se dirigían hacia el sur a lo largo de la costa este de África.

En respuesta, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, dijo que Irán siempre ha estado presente en aguas internacionales y que tiene esos derechos según el derecho internacional.

«Ningún país puede violar este derecho», dijo Khatibzadeh a los periodistas el 31 de mayo, mientras advirtió a Estados Unidos contra cualquier error de cálculo y dijo: «Los que están sentados dentro de las casas de vidrio deben tener cuidado».

Politico luego citó a funcionarios estadounidenses anónimos que afirmaron que se cree que los barcos transportan armas destinadas a Caracas.

En un artículo publicado el jueves, Foreign Policy argumentó que cualquier acción estadounidense contra los barcos sería ilegal y socavaría la inmunidad soberana como un principio fundamental del orden internacional.

«Los costos de la acción directa serían severos, exponiendo a Estados Unidos a acusaciones de hipocresía hacia el orden basado en reglas y potencialmente dejando a los buques de guerra estadounidenses a un trato similar por parte de adversarios», dijo la publicación de noticias estadounidense, argumentando que Estados Unidos debería “emplear la diplomacia en lugar de la fuerza” y alentar a los estados a lo largo de la ruta a negar el acceso al puerto de los buques iraníes si así lo solicitan.

Agregó que en tiempos de paz, la inmunidad soberana es una protección prácticamente todopoderosa contra la jurisdicción de un estado extranjero, con excepciones solo en circunstancias extremas que involucran estados fallidos, buques de guerra falsos o armas de destrucción masiva. «Este no es el caso».

El jueves, un alto comandante iraní confirmó que los dos barcos entraron en el Océano Atlántico, reiterando que Irán tiene derecho según el derecho internacional a tener presencia naval en aguas internacionales.

El subjefe del Ejército para la Coordinación, el contralmirante Habibollah Sayyari, dijo que los barcos lograron llegar al Océano Atlántico sin hacer escala en los puertos de otros países, lo que marca la primera vez que la armada iraní llega tan lejos en el Atlántico.

El viaje de los barcos iraníes a través del Atlántico se ha descrito como un «paso significativo» para la marina de Irán, que muestra las capacidades navales de la República Islámica y el creciente acceso de la Armada iraní al hemisferio occidental.

Sayyari explicó que los barcos partieron de la ciudad portuaria iraní de Bandar Abbas en el Golfo Pérsico el 10 de mayo y hasta ahora han navegado unas 6.000 millas náuticas, unos 12.000 kilómetros, dando la vuelta al Cabo de Buena Esperanza durante sus treinta días de viaje en alta mar.

Si bien Teherán no ha comentado sobre el destino de los barcos ni su carga, ha señalado que no hay ninguna prohibición sobre la venta de armas de Irán a otros países en virtud de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU.

«Estados Unidos ha intentado durante mucho tiempo que la resolución sea violada [por otros], pero fue en vano», dijo Ali Rabiei, portavoz de la administración iraní, en una conferencia de prensa semanal el martes, haciendo referencia a los intentos fallidos de Washington el año pasado para mantener un embargo de armas de 13 años a Irán, que finalmente expiró el 18 de octubre.

Cuando se le preguntó sobre el embargo de armas, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, confirmó que expiró en octubre y dijo, sin embargo, que «en muchos sentidos es una pena que una herramienta tan importante ya no esté disponible».

Sin embargo, Price dijo a los periodistas el jueves que Estados Unidos está preparado para «aprovechar nuestras autoridades aplicables, incluidas las sanciones, contra cualquier actor que permita el suministro continuo de armas de Irán» a lo que llamó socios y apoderados violentos.

Si bien subrayó la necesidad de la libertad de navegación y admitió que Estados Unidos desconoce el destino y la carga de los barcos iraníes, el portavoz estadounidense advirtió a Teherán contra «la transferencia de armas u otros materiales ilícitos», alegando que Washington puede intentar «eliminar tal actividad».

Foreign Policy señaló además el artículo 5 de la Convención de la ONU, que dice: «Los buques de guerra en alta mar tienen inmunidad completa de la jurisdicción de cualquier Estado que no sea el Estado del pabellón», argumentando que incluso en el mar territorial, la inmunidad soberana sigue siendo una protección poderosa. y que los buques de guerra gozan del derecho de paso en mares territoriales extranjeros.

“Mientras el buque de guerra esté realizando un paso inocente, sin amenazar al estado costero, el estado costero puede, como máximo, ordenar al buque de guerra que abandone sus aguas territoriales”, dijo. «La interdicción o el arresto están fuera de discusión a menos que el buque de guerra amenace al estado costero, momento en el que se permitiría la defensa propia».

El artículo sostenía que nada cambia, incluso si los funcionarios estadounidenses determinan que los buques portan armas convencionales que violan las sanciones de Estados Unidos en Caracas, y mientras los buques de guerra iraníes no amenacen con el uso de la fuerza, la inmunidad soberana los protege dondequiera que se encuentren.

El artículo de Foreign Policy también señaló que incluso si un intento de acción de cumplimiento por parte de los EE. UU. tiene éxito tanto operativa como legalmente, los EE. UU. podrían poner en peligro los buques de guerra estadounidenses en todo el mundo.

The Washington Post afirma que EEUU está alarmado por un avanzado satélite iraní

MOSCÚ (Sputnik) — El diario estadounidense The Washington Post afirmó que el Gobierno de su país estaba preocupado por un satélite avanzado iraní con tecnologías rusas.

Citando fuentes anónimas, el periódico conjeturó que Teherán podría usar con fines militares el satélite civil de observación de la Tierra que adquirió en Rusia.

Según el medio, oficiales iraníes y altos cargos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica participaron en las negociaciones para la compra del aparato que sería lanzado en los próximos meses.

El satélite estaría dotado de una cámara capaz de hacer fotos con una precisión de hasta 1 metro, lo que permitiría tener bajo el radar a las instalaciones petroleras en el Golfo Pérsico, las bases militares de Israel y la localización de los soldados estadounidenses en el territorio de Irak.

Las supuestas fuentes dijeron que los iraníes podrían compartir sus imágenes satelitales con el movimiento libanés Hizbulá y los rebeldes huitíes de Yemen.

Pese a las sanciones de Estados Unidos para frenar el programa espacial de Irán, el país persa logró lanzar al espacio su primer satélite militar con un cohete propio en abril de 2020.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES