Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

La aviación rusa reanudó sus ataques contra grupos yihadistas en Siria, acciones que había ‎interrumpido en virtud de los acuerdos turco-rusos de suspensión de las operaciones militares en ‎la región siria de Idlib. ‎

El 21 de octubre de 2020, aviones rusos atacaron posiciones de los yihadistas en las poblaciones ‎de al-Magarah y al-Rami, ocupadas militarmente por los grupos yihadistas Hayat Tahrir al-Cham ‎‎(afiliado a al-Qaeda) y Frente Nacional de Liberación (apadrinado por Turquía).‎

No es posible determinar por ahora si se trata de acciones aisladas de la aviación rusa o de las ‎primeras acciones de una reanudación general de los combates. ‎

En todo caso, el ejército turco había iniciado preparativos en previsión de una posible ofensiva ‎rusa en la región siria de Idlib –invadida por tropas turcas–, que sería la respuesta rusa al ‎despliegue de yihadistas en el Alto Karabaj, entorno geográfico inmediato de la Federación Rusa.

Si se tratara de una ofensiva de envergadura en la región siria de Idlib, Alemania y Francia –que ‎mantienen cada vez más puntos de disputa con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en ‎temas como el flujo de migrantes hacia la Unión Europea, el conflicto en Libia y el diferendo ‎sobre los yacimientos de gas en el este del Mediterráneo– ya no deberían seguir aportando ayuda ‎logística a Turquía en Siria. ‎

Muftí de Damasco resulta herido en explosión de coche bomba

El muftí de Damasco, Adnan al-Afyuni, ha sobrevivido a un atentado con bomba llevado a cabo este jueves en los suburbios de la capital.

Al-Afyuni ha resultado herido después de que estalló un artefacto explosivo colocado en su automóvil en la localidad de Qudsia, en las afueras de Damasco, según han informado las fuentes locales.

Todavía ningún grupo ha reivindicado la autoría del ataque, pero podría ser obra de los grupos extremistas o las milicias opositoras al Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad.

El ataque se produce mientras el Ejército sirio, apoyado por Rusia, está ultimando sus preparativos para hacerse con el control de Idlib, el último bastión de los terroristas y los rebeldes en el país levantino, lo que ha provocado desesperación entre las bandas armadas.

Desbordado por los conflictos, Erdogan lleva a cabo una primera retirada de Siria

Turquía se está retirando de Morek, en el corazón del área controlada por el Ejército sirio y sus aliados de Hezbolá.

Dado que la intención del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ahora es extender el fuego hacia el sur del Cáucaso, con el estricto objetivo de molestar a Irán, Rusia y China en sus respectivas fronteras, y esto, a costa de sangre azerbaiyana y armenia, el mantener sus posiciones en el sur de Idleb le parecía imposible.

Por lo tanto, las fuerzas turcas comenzaron a desmantelar sus bases y retirarse de las áreas controladas por las fuerzas sirias, a saber, en Morek y Shir Maghar, en el norte y el oeste de Hama, así como seis posiciones en el este y al sureste de Idleb.

El representante especial del presidente ruso para Oriente Medio y los países africanos, Mijail Bogdanov, anunció el martes la ira de Rusia por esta incesante afluencia de terroristas sirios y libios, cuyo número se cuentan ya por miles, a la zona de conflicto de Nagorno-Karabaj. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia había expresado anteriormente su preocupación por el traslado de los mercenarios y terroristas de Siria y Libia a Nagorno-Karabaj para participar en la guerra en curso en la región.

Según el presidente armenio, el principal objetivo de Ankara es controlar los oleoductos y gasoductos desde la región del Caspio hasta Europa en nombre de los intereses estadounidenses. Esto significaría que Turquía tendría un gran impacto en la seguridad energética de Europa, así como en la situación en la región de Asia Central y alrededor del Mar Caspio, ya que estas regiones tienen ricos recursos de gas y petróleo.”

Sin embargo, al hacerlo, Turquía está yendo demasiado lejos: se arriesga a una ruptura total del diálogo con Rusia, presionándola para que lo trate como un enemigo. Es una apuesta arriesgada para un Erdogan, que sufre un creciente aislamiento internacional por sus múltiples injerencias e intervenciones en otros países.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente