Portada - Últimas noticias

El alcalde de la localidad alemana de Sassnitz, pequeña urbe portuaria de 10 000 habitantes en la costa del Báltico, recibió en agosto una carta que no sólo lo amenaza a él con “sanciones” personales sino también a toda la comunidad que administra.

El remitente de la carta es el «Senado de los Estados Unidos, Washington D.C., Estados Unidos de América».

El alcalde de Sassnitz, Frank Kracht, no sale de su asombro ante el hecho que la carta está firmada por 3 senadores estadounidenses que le anuncian que van a promover una serie de medidas para generar la ruina económica de su localidad.

De hecho, los 3 senadores estadounidenses ordenan al alcalde alemán cesar inmediatamente todo apoyo al proyecto de gasoducto Nord Stream 2, que atraviesa el mar Báltico para proveer gas ruso a Alemania, partiendo de la región de Ust-Luga, en Rusia y siendo Sassnitz su punto de llegada en Alemania.

La prensa alemana se ha hecho eco de la amenaza estadounidense, que ha generado una ola de indignación.

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, se pronunció públicamente contra la carta de los 3 senadores estadounidenses.

EE.UU. pretende crear una coalición para impedir la construcción del gasoducto Nord Stream 2

Washington planea crear una coalición para detener la conclusión del gasoducto Nord Stream 2, anunció este lunes el secretario de Estado, Mike Pompeo.

"En opinión de EE.UU., el Nord Stream 2 amenaza a Europa, porque la hace dependiente del gas ruso, y amenaza a Ucrania, lo que, en mi opinión, preocupa a muchos alemanes", declaró en el marco de una entrevista con el diario alemán Bild. "Esperamos que el Nord Stream no se concluya y trabajamos en una coalición para impedirlo. Esperamos que el Gobierno alemán también llegue a esta conclusión, sea por lo que le pasó al señor Navalny o por las consecuencias para la seguridad que traen la dependencia del gas ruso", agregó.

En el contexto del caso de Alexéi Navalny, Pompeo precisó que Washington dará su respuesta cuando se den a conocer todos los detalles del suceso. "No hay ningún motivo para creer que EE.UU. no reaccionaría de una manera que sea adecuada en vista de lo que pudo suceder, una vez que estén disponibles todos los hechos", destacó.

Amenazas de sanciones desde EE.UU.

En julio, la administración Trump amenazó con sanciones a los inversores del Nord Stream 2, así como a las empresas involucradas en su construcción, en virtud de la ley estadounidense para contrarrestar a adversarios a través de sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés). Pompeo, advirtió a las compañías relacionadas con el proyecto que debían "salir ahora o arriesgarse a las consecuencias".

Uno de los motivos de la presión estadounidense es que Washington quiere que Alemania adquiera su gas no desde Rusia, sino desde EE.UU., un plan que requeriría de la construcción de varias terminales adicionales en los puertos alemanes. Otra razón es el temor a que el gasoducto convierta a Berlín en dependiente de Moscú.

Además, el presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmó a principios de septiembre que apoyaría la idea de congelar la construcción del gasoducto Nord Stream 2 por el supuesto envenenamiento del opositor ruso.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, afirmó a mediados de agosto durante una conferencia de prensa conjunta con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, que las sanciones de EE.UU. "son definitivamente el camino equivocado" y que "ningún país tiene derecho a dictar la política energética de Europa con amenazas".

Paradojas económicas: ¿por qué EEUU cede en la guerra comercial y tecnológica con China?

EEUU ha aprobado un posible acuerdo para la compra de la aplicación TikTok por la corporación Oracle y Walmart. Los expertos consideran que esta repentina decisión tiene un propósito y son los cálculos de las decisiones de la Administración Trump que no han hecho más que agrandar la economía china aunque sus intenciones eran perjudicarla.

La práctica ha demostrado que la guerra comercial y tecnológica desatada por EEUU contra China no ha producido los resultados que la Administración Trump esperaba. Si se analizan todos los casos, Washington opta por la táctica de comprometerse y luego abandonar los planes originales para minimizar el daño a su economía.

El editor jefe del Global Times, Hu Xijin dijo que este acuerdo sobre la compra de TikTok es ciertamente injusto, pero sigue siendo el menor de todos los males porque Trump originalmente declaró que si TikTok no se vendía a una compañía estadounidense sería prohibida en EEUU. De esta forma, las consecuencias serían muy complejas para Bytedance, compañía china desarrolladora de TikTok, pues tenían solo dos opciones: vender el negocio global y sus propias tecnologías a un precio poco atractivo o perder el mercado estadounidense con al menos 100 millones de usuarios y en consecuencia, la capitalización de la empresa se reduciría al mínimo.

Entonces Pekín intervino y prohibió la exportación de altas tecnologías, incluyendo algoritmos de inteligencia artificial. Esto hizo que el acuerdo, tal como Trump lo presentó inicialmente, no sea viable. En consecuencia, Oracle y Walmart compran el 20% de TikTok, mientras que el 80% se queda con Bytedance.

Para Trump este trato podría ser considerado humillante, pero Bytedance prometió establecer la sede de TikTok Global en EEUU y dar a los estadounidenses 25.000 nuevos puestos de trabajo, pagar impuestos de 5.000 millones de dólares y posiblemente crear un fondo de educación. El acuerdo casualmente se concreta en vísperas de las elecciones en medio de la recesión económica y las catastróficas consecuencias por la pandemia de COVID-19 que sigue afectando a la economía.

Contra viento y marea Huawei sigue de pie

Otro ejemplo son las políticas de EEUU contra Huawei que se llevan a cabo desde 2019, cuando las empresas estadounidenses se vieron obligadas a obtener unas licencias especiales para suministrar sus productos a Huawei complicando el proceso de cooperación. Luego Washington se encargó de restringir el suministro de chips a Huawei. Sin embargo, Intel todavía tiene una licencia temporal para abastecer a la empresa china y otro fabricante de chips americano, AMD, también ha recibido una licencia similar.

Lo que parecía una cortina tecnológica de hierro, erigida por EEUU, resultó ser un agujero. Huawei gastó más de 10.000 millones de dólares anuales en tecnologías y componentes importados. Mientras China importaba 300.000 millones de chips cada año, superando al petróleo. Es así que sin el mercado chino, la mayoría de las empresas tecnológicas americanas pierden la mayor parte de sus ingresos y la clase política americana no puede ignorar sus negocios, especialmente en tiempos de crisis.

Cuando sale el tiro por la culata

En una entrevista con Sputnik, el miembro del Instituto de Estudios Internacionales de China, Yang Xiyu, considera que la política de Trump ha chocado con la realidad y aunque EEUU está encaminado a una completa ruptura económica con China, este es un objetivo inalcanzable.

"El propio Trump compró seis toneladas de mesas producidas en China en el primer semestre de este año. Eso demuestra que los lazos comerciales y económicos son todavía muy fuertes, y una desconexión completa es imposible. Así que Trump optó por una política de retirada selectiva, por ejemplo, obligando a las empresas chinas a abandonar el mercado de valores estadounidense, al igual que en el campo tecnológico", explicó.

El experto concluyó que EEUU no calculó un inconveniente, y es que la ruptura de la cooperación tecnológica no sólo perjudica a China, sino también a EEUU.

Mientras tanto, el desequilibrio comercial entre ambos países sigue creciendo, pero paradójicamente el superávit comercial de China con EEUU ha aumentado en una cuarta parte y ahora supera los 300.000 millones de dólares en cuatro años.

A pesar de los aranceles y las sanciones de EEUU, esto no ha impedido que China sea el único país que ha mostrado un crecimiento de su PIB en el segundo trimestre de este año. La pandemia tampoco paró al gigante asiático, pues ha implementado políticas que hicieron que recupere su estabilidad económica.

Superficialmente, puede parecer que EEUU tenga superioridad sobre China en cuanto a poder económico y tecnológico, pero en realidad las políticas de EEUU contra el gigante asiático solo han conseguido que China busque su autosuficiencia y en consecuencia EEUU pierda los millonarios ingresos que obtenía por exportación de elementos tecnológicos a China.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente