Portada - Últimas noticias

El presidente de Honduras confirmó su intromisión en la causa palestina, al decidir trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Al-Quds.

Mediante su cuenta oficial en la red social Facebook, Juan Orlando Hernández (JOH) anunció que sostuvo una conversación con Benjamín Netanyahu para confirmar la inauguración antes que finalice este año, de la embajada hondureña ente el régimen de Israel en la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén).

En el mes de agosto del presente año, ya el régimen de Israel abrió una oficina de cooperación en Tegucigalpa (capital hondureña).

Guatemala y Honduras son los únicos países que han dado el paso en falso, al seguir las ordenes de los Estados Unidos en política exterior.

En el año 2014, Honduras había oficializado sus relaciones diplomáticas con el Gobierno de Palestina, algo que cambió con la llegada de Hernández al poder.

Dos jefes de estado acusados de corrupción, se abrazan el uno al otro al no tener respaldo de otros países.

Juan Orlando Hernández presenta un gran déficit doctrinario, un día se hace llamar judío, al siguiente día aparece celebrando misas con los católicos, la siguiente semana aparece con los mormones; y al siguiente día aparece en culto con los evangélicos.

No se sabe cual es la religión que procesa el mandatario hondureño, lo que se sí sabe es que piensa hacer del régimen de Israel su guarida cuando sea expulsado del poder.

La embajada de los Estados unidos en Honduras sigue dictando las ordenes a los gobiernos comprometidos en actos de corrupción como los de Hernández.

Mujeres palestinas denuncian abusos sexuales en cárceles israelíes

Un grupo de mujeres palestinas ha denunciado los abusos sexuales, las torturas y la exposición a registros corporales extremos en las cárceles israelíes.

En una entrevista concedida este lunes a la agencia oficial turca de noticias Anadolu, Dena Karmi, una palestina de 41 años, ha revelado varios casos de acoso sexual y verbal que sufrió durante sesiones de interrogatorios por parte de oficiales israelíes.

Karmi, que pasó 16 meses en cárceles israelíes, ha señalado que un agente de inteligencia israelí la amenazó y hostigó físicamente durante dos días en el Centro de interrogatorios de Shikma, en la ciudad de Ascalón, sita en el sur de los territorios ocupados palestinos.

Cuando me negué a quitarme la ropa, el agente me atacó. Me rompió los pantalones y me sometió a registros vergonzosos”, ha detallado Karmi, sobre los primeros momentos de su llegada al mencionado centro de detención israelí.

Karmi fue detenida, junto con otras seis mujeres, en la ciudad de Al-Jalil (Hebron), en la ocupada Cisjordania, bajo la acusación de haber participado en actividades sociales vinculadas al Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS).

La mujer palestina recuerda que las sesiones de interrogatorio, sobre todo durante las noches, eran momentos de mucha angustia, debido a que los agentes israelíes intentaban abusar de ella y utilizaban un lenguaje obsceno e insultante.

“Era muy humillante y horrible, especialmente, cuando el interrogador se comportaba de manera promiscua tratando de provocarme. Había momentos, durante los interrogatorios nocturnos, en que el interrogador trataba de acercarse y me mostraba fotos inapropiadas en que estaba semidesnudo”, ha indicado.

Otra joven palestina, que habló bajo condición de anonimato con Anadolu, ha denunciado que fue blanco de acoso sexual cuando los soldados israelíes la estaban transportando, junto con varios presos judíos, a una cárcel en Ramalá, en la ocupada Cisjordania.

Uno de los presos judíos sentado frente a mí en el vehículo comenzó a lanzarme insultos sexuales. Me sorprendió y golpeé las rejas de metal en busca de ayuda. Pero nadie respondió a mis llamados. El preso se quitó los pantalones e hizo movimientos sexuales que no puedo describir”, ha relatado la prisionera palestina de 30 años.

Más de 7000 palestinos están retenidos en las cárceles israelíes, entre ellos 180 menores de edad, 43 mujeres y 700 enfermos, la mayoría de los cuales padece enfermedades crónicas, según las cifras ofrecidas por el Centro de Estudios de los Prisioneros Palestinos (PPCS, por sus siglas en inglés).

A pesar de que varias organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado los malos tratos que sufren los prisioneros palestinos y, en especial, los menores de edad, no se ha producido ningún cambio en las políticas de Israel y los encarcelados siguen siendo blanco de torturas.

Los prisioneros palestinos también corren el riesgo de contagiarse con el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19. La Sociedad de Prisioneros Palestinos (PPS, por sus siglas en inglés) denunció el pasado mes de marzo que Israel priva a los presos palestinos del acceso a productos de limpieza, pese a la propagación de la enfermedad.

Argelia rechaza la normalización de relaciones con la entidad sionista

En un momento en que los EAU y Bahrein han normalizado sus relaciones con la entidad sionista, el presidente argelino ha dado a conocer la posición de su país sobre el tema.

Argelia no llevará a cabo una normalización de las relaciones con “Israel” y no acoge con satisfacción el proceso llevado a cabo por los EAU y Bahrein, anunció Abdelmayid Tebún, presidente del país árabe, el domingo (20 de septiembre).

“Vemos que hay una especie de prisa de algunos por la normalización. No participaremos de ese proceso y no lo respaldamos “, dijo el sitio Observ’Algerie, citando las palabras del jefe de Estado.

Añadió que la causa palestina sigue siendo “sagrada” para el pueblo argelino.

El vecino de Argelia, Túnez, también ha manifestado su rechazo a llevar a cabo una normalización de relaciones con la entidad sionista.

Israel normaliza relaciones con Baréin y EAU, ¿cómo quedan los palestinos?

TEL AVIV (Sputnik) —  Mientras se rubricaba en la Casa Blanca el Acuerdo Abraham de normalización de relaciones entre Israel, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin, desde Gaza lanzaron proyectiles hacia territorio israelí y un equipo de fútbol de Jerusalén, que no contrata jugadores árabes, buscaba inversores emiratíes.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos y anfitrión de la firma tripartita, se refirió a los EAU como "un gran país guerrero" y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recordó, en los discursos previos a la firma, sus días en el Ejército, la muerte de su hermano en la célebre operación de rescate de Entebe y dijo que "aquellos que cargan las heridas de la guerra aprecian las bendiciones de la paz".

Netanyahu resaltó incluso que los acuerdos marcaban "un hito histórico" y que acabarían con el conflicto árabe israelí para siempre.

Lo cierto es que los EAU y Baréin están a 2.000 kilómetros de Israel y nunca han estado en guerra con este país, a pesar de las narrativas de ambos mandatarios.

"El que Trump reinvente la historia no es sorprendente, él dice muchas cosas raras, pero que Netanyahu compare estos acuerdos a una resolución con los palestinos, siendo hijo de un reputado historiador, nada inculto y partícipe de varias guerras, no es lo mismo", señaló a Sputnik Arieh Kacowicz, profesor de Relaciones internacionales de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

La importancia de los Acuerdos Abraham

"Los acuerdos son muy importantes y positivos, tienen una relevancia histórica innegable, pero no trascendental, como sí lo fue la paz con los egipcios", explicó Kacowicz.

Además, el profesor indica que la nomenclatura tampoco es correcta: "No es un tratado de paz porque no había guerra. Se está formalizando una relación que existía y, como en las telenovelas, había una fobia, pero ahora se casaron, y eso es importante".

Para Netanyahu, como promotor de este nuevo estado de cosas, es un logro que Israel tenga amigos en aquella parte del Medio Oriente tan estratégica como lucrativa, indica Kacowicz.

Además, los pactos avalan la política de Netanyahu, quien lleva años diciendo que no hay que hacer concesiones a los palestinos para a hacer que la región sea más próspera y unida.

¿Y los palestinos?

Mientras se retransmitía en directo la ceremonia en la Casa Blanca, desde Gaza lanzaron 15 proyectiles hacia territorios israelíes, un recordatorio de que los palestinos de allí sí que están en guerra con Israel, mientras los televisores en cada una de las viviendas mostraban los habituales íconos sobre el fondo rojo de sus pantallas, sinónimos de ataque aéreo.

En cuanto los dos ministros de exteriores, Abdulá bin Zayed Nahyan, de EUA, y Abdullatif Zayani, de Baréin, junto con Netanyahu, estamparon sus firmas en los Acuerdos de Abraham, cuyo contenido preciso no se conoce aún, el presidente palestino, Mahmud Abás, dijo que la paz en el Medio Oriente no puede prosperar sin un acuerdo israelopalestino.

Si bien tanto EUA como Baréin recalcaron en los últimos días que no abandonan la Iniciativa de Paz Árabe, que reclama un Estado palestino con fronteras previas a la guerra del 67, y con Jerusalén este como su capital, el haber firmado acuerdos escritos sin insistir en la causa palestina en los términos acordados por la mayor parte de la comunidad internacional, es llamativo.

Lo cierto es que los acuerdos ni siquiera mencionan la solución de dos Estados.

Pero hay más: la Liga Árabe ha rechazado aprobar una condena a los EAU, propuesta por los palestinos por esta normalización diplomática con el país que les ocupa.

"Sí, a los palestinos los han dejado a un lado", indicó Kacowicz.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente