Portada - Últimas noticias

El Gobierno federal alemán ha ofrecido un trato de mil millones de euros a Estados Unidos para que la nación norteamericana no imponga sanciones contra el Nord Stream 2, gasoducto que conectará Alemania y Europa central y del este con Rusia por el mar Báltico.

Según informó este miércoles el periódico local Die Zeit, la oferta multimillonaria fue presentada al secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, a primeros de agosto por su homólogo alemán, Olaf Scholz. La propuesta primero llegó en forma verbal y luego por escrito, precisó el medio alemán.

En concreto, Scholz —quien es también el vicecanciller del país europeo— expresó la determinación de Berlín de invertir este dinero en la construcción de dos puertos especiales para la importación del gas licuado estadounidense. El país norteamericano quiere realizar las exportaciones a través de las terminales de los puertos de Brunsbüttel y Wilhelmshaven, ubicados en el norte de Alemania, según Die Zeit.

"A cambio, Estados Unidos permitirá la finalización y operación sin obstáculos del Nord Stream 2", se dice en la carta de Sholz, dirigida a Mnuchin el 7 de agosto. No se aclara si respondió o la forma en que lo hizo la parte estadounidense.

Amenazas de la Casa Blanca

En julio, la Administración Trump amenazó con sanciones contra los inversores del Nord Stream 2, así como a las empresas involucradas en su construcción, en virtud de la ley estadounidense para contrarrestar a adversarios a través de sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés). El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, advirtió a las compañías relacionadas con este proyecto de que deberían "salir ahora o se arriesgan a las consecuencias".

Uno de los motivos de la presión estadounidense es que Washington quiere que Alemania adquiera su gas no desde Rusia, sino desde Estados Unidos, una meta que requiere la construcción de varias terminales adicionales en los puertos alemanes. Otra razón es el temor de que Berlín se vuelva dependiente de Moscú.

A mediados de agosto, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, afirmó durante una conferencia de prensa conjunta con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, que las sanciones de EE.UU. "son definitivamente el camino equivocado" y que "ningún país tiene derecho a dictar la política energética de Europa con amenazas".

Rusia advierte a Alemania sobre proyecto energético Nord Stream 2

Gobierno ruso advierte que Europa no debería politizar el proyecto del gasoducto Nord Stream 2 ni vincular su avance con el supuesto envenenamiento de Navalni.

“Este tema [el proyecto del gasoducto ruso Nord Stream 2] debería dejar de mencionarse en el contexto de cualquier politización. (…) Este es un proyecto comercial, que está absolutamente en línea con los intereses tanto de Rusia como de los países de la Unión Europea (UE), y principalmente de Alemania”, ha afirmado este miércoles el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, a la hora de enfatizar que el tema de Nord Stream 2 no debería sacarse a colación cuando se habla del caso Navalni.

Según afirmó en su día el portavoz de Navalni, Kira Yarmysh, el opositor ruso enfermó el 20 de agosto por un supuesto envenenamiento en un vuelo a Moscú, capital rusa, procedente de la ciudad siberiana de Tomsk. De hecho, Navalni se sintió mal durante el vuelo, lo que obligó a los pilotos a realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk, donde el dirigente fue posteriormente ingresado en un hospital en estado de coma.

Posteriormente, Navalni fue trasladado el 22 de agosto a Berlín (capital de Alemania). Los médicos del hospital ruso que lo atendieron en primera instancia aseguraron que no habían hallado ninguna sustancia tóxica en su cuerpo.

Las declaraciones de Peskov se producen después de que, a pesar de lo expuesto, las autoridades alemanas indicaran a principios de septiembre que Navalni fue envenenado con una sustancia tóxica del grupo Novichok.

Alemania, escudándose en tal infundada acusación, amenazó a Rusia con tomar medidas, como revisar el proyecto del gasoducto ruso Nord Stream 2 si el país euroasiático no daba las debidas explicaciones acerca del supuesto envenenamiento del líder opositor ruso.

Rusia ha rechazado cualquier implicación en el supuesto ataque con sustancias tóxicas a Navalni y pide a Alemania que presente pruebas que apoyen sus señalamientos.

El gasoducto, valorado en casi 11 000 millones de dólares, es la segunda conexión de este tipo entre Rusia y Alemania —después de la inauguración de la primera en 2011—, y permitiría a Rusia eludir a Polonia y Ucrania para proveer de gas a Alemania a través del mar Báltico. Está pendiente el tendido de dos tuberías de gas con una capacidad total de 55 000 millones de metros cúbicos anuales.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente