Portada - Últimas noticias

Un informe ridículo, propio de los patanes de la Casa Blanca, ha sido hecho público cuyo contenido es acusar a los principales medios de comunicación alternativos de ser “agentes rusos”. El majadero y torpe Departamento de Estado de EE.UU. ha publicado (ver aquí) un extenso informe titulado 'Los fundamentos de la desinformación y la propaganda en Rusia'. Según el subdirector del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Exteriores ruso, Alexéi Zaitsev, ese documento es otra manifestación de la política de difamación contra Moscú.

"Incluso con un conocimiento superficial de este texto, resulta obvio que es un ejemplo vívido de la política seguida por las autoridades estadounidenses para denigrar a Rusia", aseveró el diplomático.

En el documento, Moscú ha sido identificada como la "principal amenaza" de la desinformación y la propaganda, de la cual el Kremlin es responsable. Al mismo tiempo, Estados Unidos y sus aliados, reza el informe, no "se quedarán de brazos cruzados mientras Rusia abusa de las formas modernas de comunicación".

La Embajada de Rusia en Estados Unidos consideró que las declaraciones del informe "llegaron al punto del absurdo". La misión diplomática advirtió que "los medios de comunicación rusos y extranjeros que se atrevan a criticar a EE.UU. deben tener en cuenta que pueden, y casi con certeza, serán objeto de un escrutinio exhaustivo", y que "sus cuentas en las redes sociales estadounidenses corren el riesgo de ser suspendidas sin explicación".

"El informe mencionado anteriormente es un intento de silenciar las propuestas oficiales rusas para reanudar la cooperación en áreas clave de las que depende la seguridad del mundo entero", reza el mensaje de la Embajada en Facebook.

Moscú ve como política de difamación el informe de EEUU sobre la supuesta propaganda rusa

MOSCÚ (Sputnik) — El reciente informe de Estados Unidos sobre una supuesta propaganda rusa es un nuevo ejemplo de la política de difamación que Washington continúa contra Moscú, declaró el portavoz adjunto del Ministerio de Exteriores ruso, Alexéi Záitsev.

"Vamos a leer más detenidamente este documento, sin embargo, ya al echar un rápido vistazo a este texto, es obvio que se trata de un ejemplo claro de la política de difamación contra Rusia llevada a cabo por las autoridades estadounidenses", dijo Záitsev ante la prensa.

El portavoz diplomático constató que Washington lanza críticas contra cualquier fuente de información que transmite puntos de vista alternativos a los de EEUU y trata de silenciar a los con opiniones contrarias a los "enfoques y actitudes estadounidenses".

"La lista en cuestión se elaboró basándose en consideraciones oportunistas que están políticamente motivadas, obviamente es sesgada", señaló Záitsev.

Subrayó que este tipo de retórica hacia Rusia es inaceptable y agregó que tal enfoque poco constructivo de las autoridades estadounidenses no contribuye a la reactivación de las relaciones de cooperación entre los dos países en áreas clave, tanto a escala global como bilateral.

"Vemos este informe como otro intento de EEUU de imponer su control sobre medios de comunicación, lo que consideramos una violación de la libertad de expresión", recalcó Záitsev.

El Centro de Interacción Global supeditado al Departamento de Estado de EEUU había publicado un informe sobre los "pilares de la desinformación rusa" en el que se sistematiza el concepto de "propaganda rusa".

Se califica de "propaganda" la labor de los medios de comunicación rusos financiados por el Estado, incluidos Sputnik, RT, los canales de televisión Canal 1, Rossiya 24 y otros medios.

Contingente de EEUU en Afganistán

Además, Záitsev declaró que Rusia acoge con beneplácito la intención de Estados Unidos de reducir su contingente militar en Afganistán a 4.000 efectivos.

El presidente de EEUU, Donald Trump, había afirmado al medio Axios que el país planea reducir aún más su contingente militar en Afganistán.

"Saludamos la intención de Washington de continuar reduciendo su contingente militar en Afganistán y llevar su número a entre 4.000 y 5.000 efectivos para noviembre próximo", dijo Záitsev.

Rusia, según el portavoz adjunto, está convencida de que el cumplimiento del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, así como el inicio de negociaciones directas interafganas allanarán el camino hacia una solución a largo plazo del conflicto que vive el país.

Además Záitsev calificó de mentira la declaración del asesor de seguridad nacional de EEUU, Robert O'Brien, sobre la presunta cooperación de Moscú y los talibanes en Afganistán.

Previamente O'Brien, había declarado que Rusia "pagará un precio" si se confirman los informes correspondientes publicados por el periódico The New York Times que citó a sus fuentes.

"Es otra mentira que, por definición, no merece ningún comentario (...) tales declaraciones de altos funcionarios estadounidenses son el fruto de la furiosa imaginación de aquellos que buscan socavar nuestro diálogo bilateral", indicó.

Afganistán vive una situación de inestabilidad debido a los ataques que lanzan los talibanes y, desde 2015, el grupo terrorista ISIS (autodenominado Estado Islámico, prohibido en Rusia y otros países), pese a la fuerte presencia militar de EEUU y sus aliados.

A finales de febrero pasado, representantes de EEUU y de los talibanes firmaron en Doha un acuerdo que estipulaba un recorte del contingente militar estadounidense en Afganistán hasta 8.600 efectivos en 135 días y la retirada total de las fuerzas de EEUU y de la OTAN en un plazo de 14 meses, siempre y cuando cese la violencia.

El portavoz de las fuerzas estadounidenses en Afganistán confirmó el 9 de marzo el comienzo de la reducción del contingente militar.

Twitter marca RT y Sputnik como medios afiliados al Gobierno ruso, pero obvia la misma mención con la BBC, NPR o VOA

Twitter ha marcado RT y Sputnik como "medios afiliados al Gobierno de Rusia" tras anunciar este jueves que ya no va a recomendar ni amplificar entre los usuarios las cuentas o publicaciones de los medios vinculados con el Estado y también prohibe toda su publicidad en la plataforma.

"Actualmente, las etiquetas aparecen en las cuentas pertinentes de Twitter de los cinco países que comprenden la membresía permanente del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Francia, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos)", señaló la red social, al precisar que la nueva regla abarca las "cuentas de gobierno fuertemente involucradas en geopolítica y diplomacia", "entidades de medios controladas por el Estado" y a las "personas, como editores o periodistas de alto perfil, asociados con entidades de medios controladas por el Estado".

En el futuro Twitter planea aplicar esta política a otros países, pero de todas formas decidió ponerla en práctica precisamente con Rusia y China —la agencia Xinhua también está etiquetada—, dejando de lado ciertos medios británicos o estadounidenses bajo pretexto de que precisamente en su caso la fuente de financiación no desempeña papel alguno en la política editorial.

"Las organizaciones de medios de comunicación financiadas por el Estado con independencia editorial, como la BBC en el Reino Unido o NPR en EE.UU., por ejemplo, no serán etiquetadas", argumentó la red social su excepción.

La Voz de América (VOA), administrada por una agencia federal del Gobierno de EE.UU., tampoco ostenta la nueva etiqueta, ni la tienen las cuentas de Radio Francia Internacional (RFI) o France 24 pertenecientes a la empresa estatal France Médias Monde.

"A diferencia de los medios de comunicación independientes, los medios de comunicación estatales suelen utilizar su cobertura informativa como un medio para promover una agenda política. Creemos que la gente tiene el derecho de saber cuando una cuenta de medios está afiliada directa o indirectamente con un actor estatal", afirmó Twitter.

Sin embargo, la red no justifica por qué si se trata de los medios de EE.UU. o de sus países aliados, las fuentes de financiación automáticamente dejan de tener relación alguna con su trabajo y cobertura de las noticias.