Portada - Últimas noticias

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, ha enviado a Minneapolis a la Guardia Nacional luego de que el alcalde de la ciudad, Jacob Frey, declarase estado de emergencia local. El despliegue tiene como objetivo restaurar el orden luego de varias noches de violentas protestas, provocadas por la muerte de un afroamericano a manos de un policía.

Las manifestaciones arrasaron con varias cuadras del vecindario Longfellow, luego de que los enfrentamientos se extendieran por toda la ciudad en dos noches consecutivas de protestas violentas. Los participantes empezaron a arrojar piedras y botellas y las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

​El detonante fue la muerte de George Floyd, quien, durante un arresto ocurrido el 25 de mayo, fue asfixiado por un agente de policía que mantuvo su rodilla sobre su cuello por casi ocho minutos. La víctima falleció en el hospital poco después. En un vídeo grabado por un transeúnte, se puede escuchar a Floyd diciendo que no podía respirar hasta que lentamente deja de hablar y de moverse.

Los cuatro agentes de la Policía involucrados en el arresto de Floyd fueron despedidos.

Las autoridades estiman que las protestas continuarán por los próximos días. Algunas tiendas de Minneapolis y sus suburbios han cerrado o reducido su horario de trabajo por temor a nuevos enfrentamientos. El sistema de tren ligero de la ciudad cerró sus puertas y se planea suspender todo el servicio de autobuses.

El ayudante general de la Guardia Nacional trabajará con las agencias del gobierno local para proporcionar personal, equipo y las instalaciones necesarias para responder y recuperarse de esta emergencia. Además, la Patrulla del Estado de Minnesota proporcionará 200 soldados. Los helicópteros de la Patrulla y otros aviones también estarán disponibles para ayudar a los agentes del orden en tierra.

Las autoridades buscan reconciliación

Por su parte, Jacob Frey, alcalde de Minneapolis, y la jefa de policía local, Medaria Arradondo, prometieron trabajar con los líderes de la comunidad local con la esperanza de pacificar las protestas. No obstante, Frey declaró una emergencia local de hasta 72 horas.

"Si sientes esa tristeza, esa ira, no solo es comprensible, es correcto. Es un reflejo de la verdad que nuestra comunidad negra ha vivido. Debemos creer que podemos ser mejores de lo que hemos sido", dijo Frey durante una conferencia de prensa al respecto.

Por su parte, el gobernador, Tim Walz, declaró que "la muerte de George Floyd debería conducir a la justicia y al cambio sistémico, no más muerte y destrucción".

"Es hora de reconstruir. Reconstruir la ciudad, reconstruir nuestro sistema de justicia y reconstruir la relación entre las fuerzas del orden y aquellos a quienes se les debe proteger", declaró Walz en un comunicado.

La vicepresidenta del Consejo de la Ciudad, Andrea Jenkins, reiteró los llamados para que la gente protestara pacíficamente, señalando que muchas de las estructuras que fueron incendiadas en los disturbios de la noche anterior cumplen funciones vitales durante una pandemia, vendiendo comida y llenando recetas, por ejemplo.

"Necesitamos paz y tranquilidad en nuestras calles y ruego por esa calma", señaló Jenkins.

Manifestantes se apoderan de la estación de Policía de Minneapolis

Las protestas que se han desatado en Minneapolis han cambiado la ciudad en solo un par de días. Los manifestantes se han concentrado alrededor de la estación de Policía local para protestar contra la brutalidad policiaca cometida en contra de la comunidad afroamericana.

La muerte de George Floyd, un afroamericano de 46 años, a manos de un policía durante un arresto fue el detonante de esta nueva ola de protestas.

Un vídeo que muestra cómo un oficial se arrodilló sobre el cuello de Floyd, que ya estaba esposado, y permaneció en esa posición durante casi ocho minutos hasta que el hombre perdió el conocimiento, fue el detonante para que varios sectores de la sociedad salieran a las calles a exigir el fin de la violencia policial contra la comunidad afrodescendiente.

​Por su parte, el gobernador de Minnesota, Tim Walz, ha enviado a Minneapolis la Guardia Nacional luego de que el alcalde de la ciudad, Jacob Frey, declarase estado de emergencia local.

Zona de guerra

​Varios testigos afirman que los manifestantes han irrumpido en la estación de Policía de la ciudad, provocando un incendio y destruyendo todo a su alrededor. Las imágenes de la ciudad, catalogada por muchos como una zona de guerra, han sido publicadas en las redes sociales.

La violencia policial contra la comunidad afroamericana ha sido un tema polémico en EEUU en los últimos años. El incidente trae a la memoria el caso de Eric Garner, un afroamericano que murió sin estar armado en 2014 en Nueva a manos de un policía. Aquel caso, sumado a otros tantos que incluyen a menores de edad, propició el auge del movimiento Black Lives Matter, que realiza campañas contra la violencia hacia los negros en EEUU.

Según los informes, en medio de los disturbios los manifestantes han irrumpido en el tercer cuartel general de la Policía de Mineápolis, incendiando y destruyendo todo a la vista.

En los videos, difundidos en las redes sociales, se ve a los manifestantes ingresando al edificio, rompiendo ventanas y algunos casos intentando incendiarlo.

Alrededor del recinto se activaron las alarmas contra incendios y los sistemas de rociadores en medio del caos, mientras los manifestantes continuaban reuniéndose afuera, de acuerdo con testigos.

La Policía parece haber abandonado el edificio ubicado en el vecindario no lejos de donde Floyd murió el lunes. En un comunicado, la Policía informó que el edificio había sido evacuado "en interés de la seguridad de nuestro personal".

Mientras tanto, las autoridades de Mineápolis han instado a los manifestantes a que se alejen del tercer recinto policial debido a la amenaza de una explosión. En un tuit, la Administración de la ciudad ha señalado que hay informes no confirmados de que se cortaron las líneas de gas y que hay explosivos en el edificio.

Los disturbios de este jueves se producen tras las protestas del día anterior en Mineápolis. Las manifestaciones que empezaron pacificamente, pasaron a ser enfrentamientos directos y violentos con la Policía, y parte de la ciudad cayó en actos de saqueo y vandalismo.

Para contener los disturbios, el gobernador de Minesota, Tim Walz, declaró el estado de emergencia y desplegó la Guardia Nacional.

Según medios locales, los cuatro policías implicados en el asesinato de George Floyd y ya despedidos trabajaban en el tercer recinto, donde las protestas se llevaron a cabo por primera vez este martes y derivaron en disturbios el miércoles por la noche.

VIDEO

Al menos 7 heridos de bala durante las violentas protestas en Louisville

Al menos siete personas resultaron heridas por disparos la tarde de este jueves en la ciudad estadounidense de Louisville, estado de Kentucky, durante las violentas protestas que estallaron a raíz del asesinato de Breonna Taylor, una mujer de 26 años que fue abatida a tiros por un policía de la ciudad durante una redada en su casa el pasado 13 de marzo.

Uno de los heridos se encuentra en condición crítica, precisa NBC News. De momento, no han sido aclaradas las circunstancias en las que se produjeron los disparos. Según el sargento de policía Lamont Washington, citado por el medio, los oficiales no estuvieron involucrados en el incidente.

Lo que comenzó como una manifestación pacífica que pedía justicia en la investigación del caso de Breonna Taylor —una afroamericana desarmada abatida por la Policía— derivó en protestas violentas con daños a la propiedad.

El pasado 13 de marzo, el novio de Taylor disparó contra varios agentes que irrumpieron en el hogar que compartía la pareja, mientras ejecutaba una orden de allanamiento. Durante el enfrentamiento, uno de los agentes resultó herido de bala. La Policía respondió al fuego y en medio del tiroteo Taylor fue alcanzada ocho veces, lo que provocó su muerte.

La noche del jueves, el alcalde de Louisville, Greg Fischer, compartió una publicación de Twitter en nombre de la familia de Taylor, según su propia aclaración, en la que instaba a los manifestantes a comportarse de forma "pacífica".

En un video adjunto a la publicación aparece Juniyah Palmer, hermana de Taylor, dando las gracias a los manifestantes por exigir justicia, pero pidiéndoles que "vuelvan a casa y se mantengan a salvo". "No nos detendremos hasta que hagamos justicia, pero deberíamos parar esta noche antes de que la gente salga lastimada", pide la joven en el video.

El arresto de George Floyd

Este caso se une al de George Floyd, un afroamericano de 46 años, cuya muerte bajo custodia policial acaecida este lunes ha desembocado en dos noches de protestas violentas en Mineápolis (Minesota, EE.UU.).

La Policía de Mineápolis detuvo a Floyd por sospechas de un "fraude en curso". Durante el arresto, uno de los agentes presionó una rodilla contra el cuello de Floyd durante al menos ocho minutos, a pesar de que el individuo se quejaba de que no podía respirar. El hombre fue declarado muerto en un hospital.

El video de la detención de Floyd, grabado por un testigo, fue difundido en las redes sociales y desató una ola de indignación inmediata y protestas masivas en Mineápolis. Cuatro agentes de la policía local ya fueron despedidos tras la noticia.

Este miércoles, medios locales han difundido nuevos videos que arrojan luz sobre los eventos que llevaron a la muerte de Floyd.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19