Portada - Últimas noticias

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha firmado un decreto que apoya el uso de los recursos en la Luna y otros cuerpos celestes, según publica la Casa Blanca.

"Los socios comerciales participarán en un programa innovador y sostenible encabezado por Estados Unidos para liderar el regreso de los humanos a la Luna por mucho tiempo a largo plazo de exploración y utilización, seguido de misiones humanas a Marte y otros destinos", publica el servicio de prensa de la Casa blanca.

El decreto que no reconoce el Acuerdo que Gobierna las Actividades de los Estados en la Luna y otros Cuerpos Celestes, más conocido como Tratado de la Luna, apoya la exploración a largo plazo y el descubrimiento científico de la Luna, Marte y otros cuerpos celestes.

"Los estadounidenses deberían tener derecho a participar en la exploración comercial, la recuperación y el uso de recursos en el espacio ultraterrestre, de conformidad con la ley aplicable", dice el documento.

Además, el decreto señala que el espacio tanto legal como físicamente es "un lugar único para la actividad humana y EEUU no lo considera un bien común global", por lo que su política debería ser "fomentar el apoyo internacional a la extracción y utilización de los recursos espaciales".

Actualmente son 17 los países que han firmado y ratificado el Tratado de la Luna que compromete a los países que operan en el espacio a compartir con otras naciones los recursos extraídos.

EE.UU.: "No excluimos el uso de armas nucleares en respuesta a un ataque contra elementos claves de nuestra infraestructura espacial"

EE.UU. podría responder con un golpe nuclear a un ataque significativo contra elementos de su infraestructura espacial, anunció este lunes el subsecretario de Estado de EE.UU. para Seguridad Internacional y No Proliferación, Christopher Ford.

"Nuestros potenciales adversarios necesitan saber que no hay nada 'diferente' en este sentido sobre ningún componente de la infraestructura espacial de EE.UU.: si lo atacan, nos están atacando a nosotros", aseguró Ford y agregó: "De hecho, hemos dejado claro que no excluimos el uso de armas nucleares en respuesta a un ataque grave contra elementos claves de nuestra infraestructura espacial", destacó.

El alto funcionario afirmó también que, en consonancia con la Postura Nuclear del país norteamericano, Washington podría usar armas nucleares "en circunstancias extremas para defender los intereses vitales de EE.UU., sus aliados y socios". "Nuestra infraestructura espacial está señalada en la estrategia de seguridad nacional como un 'interés vital' de EE.UU. Esto no es una coincidencia", subrayó.

"Cualquier intervención o ataque perjudicial contra los componentes de nuestra infraestructura espacial, en cualquier momento, aunque se lleve a cabo con armas no nucleares", podría ser tomado como un "ataque estratégico significativo no nuclear, y conduciría a una escalada significativa y potencialmente drástica de una crisis o conflicto", concluyó.

El Kremlin rechaza los intentos de EEUU de monopolizar el espacio

MOSCÚ (Sputnik) — Los intentos de apropiarse de una u otra forma del espacio cósmico son totalmente inaceptables, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al comentar el decreto firmado por el presidente de EEUU, Donald Trump, sobre la extracción y el uso de recursos en el espacio extraterrestre.

"La monopolización espacial, ya sea de una o de otra manera, (...) todos esos intentos serían totalmente inaceptables", dijo el portavoz.

Peskov subrayó que la iniciativa de Trump debe estudiarse desde el punto de vista jurídico.

Trump firmó el 6 de abril un decreto que proclama el derecho de EEUU a efectuar la extracción de recursos minerales en el espacio y al mismo tiempo propuso debatir con otros países durante los próximos seis meses los acuerdos sobre la exploración y extracción de tales recursos en la Luna y en otros cuerpos espaciales.

Un senador advierte que Rusia jamás tolerará el monopolio de EEUU sobre recursos lunares

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia no se quedará indiferente ante los intentos de EEUU de monopolizar la explotación comercial de los recursos lunares, advirtió el senador Konstantín Kosachov, jefe del comité internacional del Senado ruso.

"Mientras el mundo entero está luchando contra el coronavirus en la Tierra, Trump con un decreto trata de conquistar el espacio", escribió en su página de Facebook el parlamentario ruso, convencido de que "la ley aplicable" en este caso será la vigente en EEUU.

Para Kosachov, el problema es que los aliados de EEUU jamás han cuestionado los privilegios exclusivos que reclama.

"Ahora tendrán que ceder sus propios derechos, esta vez sobre el espacio hasta ahora común. ¿Se quedarán nuevamente callados, fosilizados en pose obediente?", inquirió el senador.

Y acto seguido advirtió: "Nosotros no nos hemos fosilizado ni vamos a callar de ningún modo. No tenemos derecho a doblegarnos. Nos habían educado de una manera diferente, nunca nos doblegamos en el pasado".

Reacción de Roscosmos

Por su parte, el subdirector general de la agencia espacial rusa Roscosmos para la cooperación internacional, Serguéi Savéliev, declaró que los planes agresivos de Estados Unidos de adjudicarse el derecho a explotar los recursos espaciales son perjudiciales para la cooperación internacional.

"Es poco probable que los intentos de apropiarse del espacio ultraterrestre y los planes agresivos para ocupar de hecho los territorios de otros cuerpos celestes impulsen a otros países hacia una cooperación fructífera", dijo Savéliev.

El presidente Donald Trump firmó el 6 de abril una orden ejecutiva que atribuye a empresas estadounidenses públicas y privadas el derecho a "participar en la exploración comercial, la extracción y el uso de recursos en el espacio extraterrestre, de conformidad con la ley aplicable" y deja claro que Washington no ve el espacio como un bien común global.

El decreto no reconoce el Acuerdo que Gobierna las Actividades de los Estados en la Luna y otros Cuerpos Celestes, más conocido como Tratado de la Luna.

Además, el documento señala que el espacio tanto legal como físicamente es "un lugar único para la actividad humana y EEUU no lo considera un bien común global", por lo que su política debería ser "fomentar el apoyo internacional a la extracción y utilización de los recursos espaciales".

Actualmente son 17 los países que han firmado y ratificado el Tratado de la Luna que compromete a los países que operan en el espacio compartir con otras naciones los recursos extraídos.

El decreto de Trump sobre la Luna "imposibilita la cooperación internacional en el espacio"

MOSCÚ (Sputnik) — La disposición del Trump, que refrenda el derecho de su país a explotar recursos espaciales, representa en sí una agresión jurídica y podría minar la cooperación estadounidense-rusa en el espacio, dijo a Sputnik el vicedecano de la Facultad de Economía y Política Mundial de la Escuela Superior de Economía rusa, Andréi Súzdaltsev.

Trump firmó el 6 de abril un decreto que proclama el derecho de EEUU a efectuar la extracción de recursos minerales en el espacio y al mismo tiempo propuso debatir con otros países durante los próximos seis meses los acuerdos sobre la exploración y extracción de tales recursos en la Luna y en otros cuerpos espaciales.

"EEUU desde hace más de un decenio emprende intentos por extender al mundo entero su legislación, la que a su juicio es ideal, sosteniendo que todos los Estados deben cumplir las decisiones que toman los organismos judiciales estadounidenses, lo que es en sí una agresión jurídica y una actitud imperial", señaló el experto.

Al recordar que EEUU está preparando para 2024 una misión de alunizaje, Súzdaltsev afirmó que "se planea una conquista del espacio" y dijo que Rusia no lo dejará sin respuesta.

"Tales decisiones de la parte estadounidense imposibilitan la cooperación internacional en el espacio y la potenciación conjunta de la Luna, debido a tal proceder puede quedar totalmente destruida la cooperación ruso-estadounidense en este ámbito", resumió.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19