Portada - Últimas noticias

Una médica hizo pública una carta en la que repudió la falta de respuestas de las autoridades de EE.UU. frente al avance del coronavirus, y aseguró que cada demora "se mide con la pérdida de vidas".

Dipti S. Barot es una doctora de la zona de la bahía de San Francisco, California, que atiende pacientes telefónicamente ya que está inmunocomprometida, pero sus colegas "marchan a la guerra con pistolas de agua de plástico y bombas de papel maché", por lo que los definió como "corderos" que van a la "matanza" del covid-19. "Algunos están viviendo en el garaje o en habitaciones separadas en sus casas, por temor a infectar a sus seres queridos", escribió.

Mientras la crisis avanza, la profesional evaluó que la respuesta de las autoridades no fue la esperada, por lo que sostuvo que llamarla "inconcebible" es utilizar una palabra "demasiado suave". "Lo que se está haciendo es criminal", aseveró.

Incluso recordó que el presidente Donald Trump, después de restarle importancia a la pandemia y de calificarla como un engaño, no tuvo más remedio que cambiar su postura y comenzar a tomar medidas. "Le ha fallado a nuestra nación", manifestó Barot. En el mismo sentido, cuestionó a empresarios, como Elon Musk, ya que los trabajadores de la planta de Tesla en California debían asistir a sus lugares de empleo, pese que las autoridades estatales habían pedido a los habitantes que se quedaran en sus hogares. Por eso, se preguntó: "¿Quién está allí para proteger a esos trabajadores en la primera línea del fracaso de este Gobierno?".

"Con cada retraso crucial, con cada error y paso en falso, el costo se va a medir en vidas perdidas", lamentó.

Cada vez más víctimas

En otro tramo de su carta, la médica advirtió que todos los días hay más informes de "trabajadores sanitarios infectados, hospitalizados y muriendo en todo el mundo". "Continuarán muriendo por la inacción de sus líderes", reiteró y agregó que "sus vidas terminarán porque las fábricas no fueron tomadas por sus gobiernos para fabricar kits de prueba y equipos de protección personal a tiempo", o porque las máscaras que utilizan son guardadas "después de turnos de 12 horas para ser usadas de nuevo" al día siguiente, o porque deben cortar "botellas de plástico para hacer otras".

"Infectarán inadvertidamente a sus pacientes porque están reutilizando batas desechables", continuó el texto, en el que manifestó que los trabajadores de la salud están "forzados a arriesgar sus vidas debido a la disfunción" de los gobernantes y "por el fracaso total de un sistema de salud que está basado en el beneficio y no en la gente".

Frente a esto, Barot aseguró: "Hay un tirador apuntando directamente a todas y cada una de estas personas y a todos los trabajadores sanitarios de la primera línea en este país". "Muchos de nosotros nos enfermaremos y muchos moriremos. Esto es un crimen y hay mucha gente directamente responsable de ello. La sangre estará en las manos de quienes enviaron a los trabajadores de la salud a una guerra sin armadura, para luchar batallas blandiendo fideos de piscina en lugar de espadas", concluyó.

Se duplican casos de coronavirus en el Ejército de EEUU

La pandemia del nuevo coronavirus, COVID-19, avanza rápidamente entre las filas militares de EE.UU., pues solo este fin de semana se registraron 569 nuevos casos.

El Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) ha informado este lunes de que el número de militares estadounidenses contagiados por el nuevo coronavirus se ha duplicado este fin de semana, con 569 en el país. Esto mientras que la cifra total de contagiados en las filas militares alcanza los 1087.

Asimismo, ha indicado que el número de soldados contagiados durante el fin de semana ha sido el más alto en comparación con días anteriores.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU., la tasa de infección del coronavirus llega a 375 personas por millón entre la población, mientras que entre los militares se eleva hasta 438 por millón, por lo que muchos soldados ya han sucumbido a la enfermedad.

Los altos mandos estadounidenses han cancelado la mayoría de los ejercicios militares ante la pandemia. Además, la semana pasada, el Pentágono congeló el envío de tropas al extranjero por un periodo de 60 días, para mantenerlos en casa en medio de la batalla contra el COVID-19.

EE.UU. encabeza la lista de los países con más contagiados en el mundo. El número de afectados se eleva a 155 969 hasta el momento, y el número de muertos ha aumentado a 2 854, no obstante, los informes indican que la Administración no ofrece cifras verdaderas al respecto.

Los expertos en el sector de la salud de Estados Unidos advierten que la pandemia podría durar 18 meses o más y podría incluir olas múltiples, lo que provocaría una escasez generalizada que pondría bajo presión a los consumidores y al sistema sanitario del país.

Tras semanas de minimizar la gravedad del nuevo coronavirus, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha sido muy criticado por su gestión ante la actual crisis sanitaria y por minimizar la cifra de muertos por el COVID-19.

Netanyahu, en cuarentena por posible contagio del letal COVID-19

El premier en funciones israelí Benjamín Netanyahu se ha puesto en cuarentena este lunes tras haber estado en contacto con una asesora contagiada de COVID-19.

Según una nota oficial difundida por el régimen israelí, Netanyahu se ha hecho el test del nuevo coronavirus, denominado COVID-19, después de confirmarse que su asesora para asuntos parlamentarios, Rivka Paluch, ha dado positivo.

Incluso antes de que se complete la investigación epidemiológica y para jugar sobre seguro, el primer ministro ha decidido que tanto él como su equipo cercano estarán en aislamiento hasta que se complete el estudio”, ha recogido el comunicado de la oficina de Netanyahu.

La nota oficial ha señalado que el premier, el ministerio de sanidad y su médico personal decidirán la fecha en la que se acabarán los aislamientos de todos los mencionados.

Esta noticia sale a la luz mientras Netanyahu se encuentra inmerso en arduas negociaciones con su hasta hace poco rival, Benny Gantz, líder de la coalición Azul y Blanco, para formar una alianza tras más de un año de estancamiento político y un ejecutivo en funciones que ha tenido que convocar hasta en tres ocasiones unas elecciones para poner fin al vacío político.

Hasta la fecha, en los territorios ocupados de Palestina se han registrado más de 4000 casos confirmados del nuevo coronavirus y unas 16 personas han muerto.

Ante tal panorama, el régimen de Tel Aviv ha impuesto duras restricciones para contener la propagación de la pandemia, incluyendo la prohibición de todo movimiento no esencial.

Sin embargo, ese régimen sigue desoyendo el clamor de la comunidad internacional para que deje libre a los presos palestinos en las cárceles israelíes ante la expansión del nuevo virus.

Esta petición se realiza por la preocupación sobre la salud de los presos palestinos, luego de que el presidente de la Comisión de Asuntos de Prisioneros y Exprisioneros Palestinos, el general de división Qadri Abu Bakr, revelara el 11 de marzo que Israel envió un médico, diagnosticado del COVID-19, a una cárcel para que lo propagara entre los palestinos encarcelados. A eso se suman informes de que los israelíes privan a los presos del acceso a productos de limpieza en medio de la pandemia.

Revelan peligrosas confusiones en el diagnóstico del covid-19

Un análisis preliminar de la Escuela de Medicina de Standford (California, EE.UU) concluye que, aproximadamente, una de cada 5 personas diagnosticadas con covid-19 también están infectadas con otros virus respiratorios, según se desprende de un comunicado publicado este domingo por la universidad.

El análisis también pone de relieve que en torno a una de cada 10 personas que han acudido a urgencias con síntomas de enfermedades respiratorias y diagnosticadas con un virus respiratorio común, está coinfectada con SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19.

Estos conclusiones contradicen la suposición de que la personas infectadas con coronavirus no pueden tener algún otro tipo de enfermedad respiratoria viral al mismo tiempo. "Actualmente, si un paciente da positivo por un virus respiratorio diferente, creemos que no tiene covid-19", pero, dadas las tasas de coinfección observadas en esta muestra, se trata de "una suposición incorrecta", expresó Nigam Shah, profesor asociado de medicina y ciencia de datos biomédicos en la Escuela de Medicina.

Según Ian Brown, profesor clínico asociado de medicina de emergencia de la Escuela de Medicina de Standford, el acceso limitado a las pruebas para coronavirus de los hospitales podría ocasionar que pacientes "con síntomas respiratorios" sean examinados primero para detectar un virus diferente al SARS-CoV-2 y dado de alta.

"Si hay un diagnóstico de influenza o rinovirus u otro virus respiratorio, un hospital puede dar de alta al paciente sin pruebas de covid-19, concluyendo que el diagnóstico alternativo es la razón de los síntomas", indicó Brown.

Para llevar a cabo su estudio, el grupo de investigadores analizaron los datos de 562 personas evaluadas por covid-19, de las que 49 dieron positivo.

De todas ellas, a 517 también se les realizaron pruebas para detectar la presencia de otros virusrespiratorios comunes, como la gripe A y B, el virus sincitial respiratorio, el rinovirus, el adenovirus y varios tipos de neumonía, resultando 127 casos positivos para alguno de los otros virus respiratorios. De las personas evaluadas, tanto para el covid-19 como para los demás virus respiratorios, aproximadamente el 22 % de las personas diagnosticadas con coronavirus, resultaron estar coinfectadas con ambos tipos de virus.

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que sigue propagándose por el planeta, ya se ha cobrado la vida de más de 34.000 personas en todo el mundo, mientras que más de 720.000 casos han sido confirmados hasta este lunes.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19