Portada - Últimas noticias

Más de un millón de iraquíes salieron a las calles de Bagdad el viernes 24 de enero para exigir la expulsión de las tropas estadounidenses de Iraq.

Durante de la llamada convocada por el clérigo Muqtada Al Sadr y los facciones del Hachid al shaabi de celebrar “una manifestación pacífica de un millón de personas contra la presencia estadounidense”, los manifestantes portaban pancartas y gritaban consignas contra la presencia de las tropas estadounidenses en su país.

En un comunicado emitido este viernes, Sayyed al Sadr pidió “el cierre de todas las bases militares estadounidenses en Iraq” y también “la cancelación de todos los acuerdos de seguridad con EEUU”.

“Hacemos todo lo posible para impedir una nueva guerra con el ocupante”, añadió Sayyed al Sadr citando al canal Al Manar.

VIDEO

Portando banderas de Irak, los indignados se dirigen al lugar de la concentración, en la Plaza Tahrir, en el centro de Bagdad, y gritan lemas en contra de EE.UU., país que tiene una historia de graves atrocidades contra Irak.

Según ha informado la cadena Al-Alam, los manifestantes, muchos de ellos cubiertos con sudarios simulados, han llegado también de otras ciudades iraquíes a Bagdad para participar en esta movilización antiestadounidense.

La marcha es una respuesta a la ofensiva aérea del pasado 3 de enero en Bagdad que acabó con la vida del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el teniente general Qasem Soleimani, del subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, y de otros militares.

Bagdad denuncia que las acciones de Washington en suelo iraquí constituyen “una violación peligrosa de la soberanía de Irak”, por tanto pide la salida inmediata de unos 5200 soldados estadounidenses que están desplegados en el país árabe.

Ante tal situación, el primer ministro iraquí Adel Abdul-Mahdi ha reclamado a EE.UU. establecer mecanismos para la salida de sus tropas de Irak y poner fin a su presencia en el marco de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe).

No obstante, un artículo publicado por el diario británico The Daily Telegraph, ha señalado que EE.UU. intenta sortear la resolución del Parlamento iraquí, con la disminución de las fuerzas desplegadas en sus bases en Irak.

Entre tanto, Irak asevera que la nación iraquí, más unida que nunca, frustrará los planes de Washington y con su masiva participación en las protestas —convocadas el pasado 14 de enero por el influyente clérigo chií Muqtada al-Sadr— acabará con la presencia ilegal de EE.UU. en el país árabe.

Líder iraquí a Trump: Saldrán de Irak aún en contra de su voluntad

Un alto líder iraquí advierte al presidente de EE.UU., Donald Trump, que sus fuerzas serán obligadas a abandonar Irak aún en contra de su voluntad.

Qais al-Jazali, el líder del grupo Asaib Ahl al-Haq, que forma parte de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) — y que son parte de las Fuerzas Armadas del país— ha alabado este viernes la presencia multitudinaria de los iraquíes en las marchas contra la ocupación estadounidense.

En un mensaje en la red social Twitter, Al-Jazali ha agradecido al influyente líder iraquí Moqtada al-Sadr por invitar a los iraquíes a participar en las manifestaciones, que piden la expulsión de las fuerzas de EE.UU. y se considera la segunda gran marcha de su historia contra la ocupación.

“Tonto Trump, el mensaje del rechazo del pueblo fue claro (…) si no se van por voluntad propia, serán expulsados en contra de su voluntad”, ha tuiteado.

Conforme ha explicado Al-Jazali, la masiva participación de todos los iraquíes en las manifestaciones en todo el país árabe tiene un solo mensaje: las fuerzas extranjeras no tienen lugar alguno en el territorio iraquí.

A su vez, Aala Al-Rabiei, un legislador iraquí y miembro de la coalición parlamentaria Saerun (Marchamos, en español), liderada por el clérigo chií Muqtada al-Sadr, ha subrayado que las manifestaciones multitudinarias de este viernes en Irak llevan un mensaje al inquilino de la Casa Blanca: no interfiera en nuestros asuntos.

El Parlamento de Irak aprobó el 5 de enero una resolución sobre la expulsión de todas las tropas estadounidenses del suelo iraquí y pidió que se ponga fin a la presencia de casi 17 años de las fuerzas de EE.UU.

La medida se realizó justo dos días después de que Washington, en una operación terrorista en Bagdad (capital iraquí), asesinara al comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, el subcomandante de Al-Hashad Al-Shabi, Abu Mahdi al-Muhandis, y otros de sus compañeros militares.

Ayatolá Sistani llama a los iraquíes a estar atentos ante amenazas

El máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, enfatiza que los iraquíes deben estar atentos ante las amenazas que rodean su país.

“La autoridad religiosa hace un llamamiento a todos los partidos iraquíes para que sean conscientes de las amenazas que rodean su tierra natal en este difícil período (…) teniendo en cuenta el mayor interés del pueblo iraquí”, ha recalcado el ayatolá Sistani en un mensaje leído por su representante, Ahmad al-Safi, durante el sermón del rezo colectivo del viernes, en la ciudad santa de Karbala.

Además de urgir a las facciones iraquíes a tomar una posición unida ante los desafíos, ha enfatizado que no hay ninguna razón para violar la integridad territorial y la soberanía de Irak bajo ningún pretexto y por cualquier persona o grupo.

El pueblo iraquí está libre para expresar sus posiciones y opiniones de una manera pacífica y en el marco de la protección de la soberanía del país árabe sin ningún dictado y presión externa, ha agregado.

El ayatolá Sistani, ha instado a los partidos políticos a formar un nuevo gobierno lo antes posible, lo que es de suma importancia para resolver la crisis política en Irak, y ha pedido a las autoridades que respeten el derecho de los manifestantes a expresarse.

El máximo clérigo chií también ha dicho que resulta imprescindible que se realicen las reformas solicitadas por la nación. Cualquier demora resultará en la inestabilidad e inseguridad en el territorio iraquí, ha agregado.

"No, No, a EEUU"

La gente quiere que termine la ocupación, la gente no quiere la ocupación. Es una marcha de un millón de personas por la soberanía de Irak y por la unidad.

Desde aquí le pedimos a Estados Unidos que se vaya pacíficamente, a través del parlamento y los esfuerzos políticos. Pero la última opción será la resistencia militar, si no está en un acuerdo, Estados Unidos será expulsado con la fuerza”.

Los líderes religiosos iraquíes también se unieron a la demanda. En un mensaje leído durante la marcha, el líder del Movimiento Sadr, Muqtada Al-Sadr instó al cierre de todas las bases estadounidenses en el país. Así mismo el máximo clérigo chií, el ayatolá Seyed Ali Sistani, urgió a las potencias foráneas a respetar la soberanía del país árabe.

El referente religioso afirma su postura sobre la importancia de respetar la soberanía de Irak y tomar una decisión política independiente y estar unidos”.

Barham Salih, presidente de Irak: “Los iraquíes insisten en un estado soberano pleno que no sea violado, sirviendo a su pueblo y expresando su voluntad nacional independiente, libre de interferencias y dictados del extranjero, un estado que garantice su seguridad y sus derechos en una vida libre y digna, un estado de seguridad y paz con sus vecinos”.

Medios se hacen eco de las marchas anti-EEUU en Irak

Los medios de comunicaciones del mundo se hacen eco de las multimillonarias marchas celebradas en todo Irak contra la ocupación estadounidense.

La cadena británica BBC ha dicho que grandes multitudes han salido a las calles de Bagdad (capital iraquí), para exigir que las fuerzas estadounidenses abandonen el país árabe. Los manifestantes han comanzado a reunirse en el centro de Bagdad a primera hora de este viernes y horas después la zona estaba repleta de gente, destaca.

El diario estadounidense The New York Times, a su vez, señala que la manifestación se ha producido en medio de un mayor sentimiento anti-EE.UU. después de un ataque estadounidense con aviones no tripulados (drones) a principios de este mes en Bagdad (capital iraquí), en el que cayó mártir el comandante de Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani.

Alrededor de la plaza Al-Hurriyah de Bagdad, las calles eran un mar de negro, blanco y rojo (colores de la bandera de Irak) mientras los manifestantes se aferraban a las banderas iraquíes y llevaban mortajas alrededor de los hombros para evocar a los muertos del país árabe, según indica el rotativo estadounidense The Washington Post.

Tal y como explica la agencia francesa de noticias AFP, desde primeras horas de este viernes, los iraquíes coreaban gritos de “Fuera, fuera el ocupante” y “Sí a la soberanía” mientras enarbolaban banderas iraquíes.

A su vez, la cadena estadounidense ABC indica que, ondeando banderas y pancartas nacionales que denunciaban al presidente de EE.UU., Donald Trump, iraquíes marcharon pacíficamente para exigir la expulsión de las tropas norteamericanas de su país.

“No, No Estados Unidos”: los manifestantes de Irak exigen la expulsión de las tropas estadounidenses, resalta el título de la agencia británica de noticias Reuters, que ha citado las afirmaciones de Raed Abu Zahra, uno de los manifestantes: “Queremos la expulsión de todos: EE.UU., Israel y los políticos corruptos en el Gobierno”.

La cadena libanesa Al-Mayadeen anuncia que el mensaje de la marcha multitudinaria del pueblo iraquí es que los grupos de resistencia tienen una base popular y que las facciones parlamentarias continuarán trabajando para ejecutar la decisión de expulsar a los estadounidenses.

VIDEO

Hezbolá de Irak: Iraquíes, unidos, gritan contra presencia de EEUU

El portavoz del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak (Kataib Hezbolá), Yafar al-Huseini, ha aseverado este viernes que la masiva participación en las protestas contra la presencia militar de EE.UU. en el país árabe demuestra la solicitud del pueblo iraquí de poner fin a la ocupación estadounidense.

En declaraciones ofrecidas a la cadena libanesa Al-Mayadeen, Al-Huseini ha advertido, además, que Irak recurrirá a “otras medidas” si EE.UU. no acata la decisión del Parlamento iraquí sobre la salida de sus tropas del país árabe.

Estamos listos para hacer frente a la ocupación estadounidense en Irak, ya sea militar o diplomáticamente”, ha agregado, antes de resaltar que hoy en día, ha quedado claro para el pueblo iraquí que Estados Unidos persigue otros objetivos en el país árabe.

Por otro lado, el vocero iraquí ha denunciado que la crisis que sufre Irak es resultado de la presencia estadounidense, por ello, ha subrayado que el pueblo y los movimientos iraquíes seguirán luchando hasta la expulsión de EE.UU. no solo de Irak, sino también de toda la región del oeste de Asia.

Pompeo admite su implicación en asesinato del general Soleimani

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, confirma noticias en los medios sobre su papel en el asesinato del general iraní Qasem Soleimani en Irak.

Yo tuve participación en la decisión de matar a Soleimani y creo que el presidente (Donald Trump) tomó una decisión correcta”, reconoció el jueves en un discurso ofrecido en el estado de Florida (sureste).

El jefe de la Diplomacia norteamericana describió el asesinato del destacado comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, como una acción “audaz”.

Anteriormente, varios informes aseguraban que la orden de Trump para el asesinato del notable estratega militar iraní es resultado de las presiones de Pompeo.

El periódico local The Washington Post informó en su edición del 6 de enero que Pompeo y el vicepresidente, Mike Pence, tras las manifestaciones masivas ocurridas frente a la embajada de Estados Unidos en Bagdad, capital de Irak, hablaban todos los días con Trump, y finalmente le convencieron sobre aprobar el asesinato de Soleimani.

Un funcionario estadounidense dijo al rotativo que Pompeo hizo un esfuerzo similar después de que Irán derribara un avión no tripulado estadounidense por violar su espacio aéreo nacional, pero se frustró en su intento para persuadir a Trump con dar represalias militares.

Pero los cambios recientes en el equipo de Seguridad Nacional de EE.UU. y la preocupación que sentía Trump por parecerse débil ante las acciones de Irán, estimularon a Pompeo a poner en práctica un plan que desde hace mucho tiempo consideraba.

Citando a un alto funcionario estadounidense, el diario indicó que Pompeo habló por primera vez hace unos meses con Trump sobre el asesinato de Soleimani, pero ni Trump ni los funcionarios del Departamento de Defensa (el Pentágono) aceptaron hacerlo.

El teniente general Qasem Soleimani cayó mártir el 3 de enero en Bagdad, en un ataque aéreo ordenado por Trump mientras se encontraba en el país árabe en condición de invitado por parte del Gobierno de Irak, que ha denunciado la violación de su soberanía territorial por el crimen que cometió EE.UU.

Conforme a la resolución 3314 de la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU), si las fuerzas de un país que se encuentran en otro país por un acuerdo militar realizan un acto bélico que contradiga los intereses del país anfitrión, se consideran “agresor”.

El asesinato de Soleimani además de poner en entredicho el poderío de EE.UU. a nivel regional, podría jugar en contra y allanar el camino para su expulsión de Irak, país rico en reservas petrolíferas y geográficamente importante.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, indicó el pasado viernes que “el golpe que infligió Irán a EE.UU. al atacar dos bases de sus tropas en Irak, fue un golpe no solo a sus instalaciones militares, sino a su reputación a nivel internacional, dado que asesinó a Soleimani no en un campo de batalla, sino en un acto cobarde y terrorista”.

El Pentágono esquiva comentar sobre víctimas de ataques de Irán

El jefe del Pentágono, Mark Esper, evita referirse al tema de las víctimas de los ataques de represalia de Irán contra dos bases de EE.UU. en Irak.

No conozco esos números (…) es algo que podemos rastrear para usted. Esas son cosas que normalmente no informamos, ha escrito Barbara Starr en su cuenta de Twitter tras preguntar a Esper sobre el número de los posibles heridos del ataque con misiles de Irán.

El Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) dijo el pasado viernes que solo 11 de sus soldados habían sido transferidos a hospitales fuera de Irak para recibir tratamiento médico, pero el martes, aunque no concretaron cifras, reconocieron que habían enviado más soldados al Centro Médico Regional Landstuhl en Alemania.

El representante demócrata Bill Pascrell presionó el jueves al Pentágono después de que el presidente Donald Trump minimizara la gravedad de las lesiones de las tropas estadounidenses en el ataque de Irán.

En una carta enviada a dos altos funcionarios del Pentágono, Pascrell dijo que la descripción de Trump de las lesiones “expresó que él no considera la lesión cerebral como una herida en combate”.

“Los comentarios del presidente son preocupantes y muestran una clara falta de comprensión de los efectos devastadores de la lesión cerebral”, ha recalcado.

El miércoles, se le preguntó a Trump sobre la disparidad de las declaraciones iniciales de los funcionarios estadounidenses de que no hubo víctimas en el ataque y la revelación posterior del Pentágono.

El Hashid al Shaabi lanza nueva operación en Kerbala y Nayaf contra el Daesh 

El Hashid al Shaabi y las fuerzas de seguridad iraquíes comenzaron las operaciones de limpieza contra los restos del grupo terrorista Daesh en las dos provincias sureñas iraquíes de Nayaf y Kerbala.

“El Hashid al Shaabi (Fuerzas de Movilización Popular iraquíes), el Ejército, la Policía y los guardias fronterizos comenzaron las operaciones de Mantaqat al Forat al Ausat en 8 direcciones el miércoles por la mañana para establecer la seguridad en las regiones de Yazirat al Nayaf y Sahra al Kerbala”.

El general Ali al Hamdani, comandante del Hashid al Shaabi, que participa en las operaciones, fue citado por la agencia de noticias en idioma árabe Waa el miércoles.

Agregó que las operaciones se han planeado en base a la inteligencia precisa obtenida después de perseguir y monitorear los movimientos de los restos del Daesh en la región.

Al Hamdani subrayó que las fuerzas militares iraquíes continuarán llevando a cabo operaciones contra el Daesh según lo programado a pesar de las malas condiciones climáticas.

Las fuerzas de Hashid al Shaabi han participado activamente en la lucha de Iraq contra los grupos terroristas, especialmente en las zonas fronterizas.

Los informes dijeron el domingo pasado que las fuerzas populares iraquíes del Kataib Hezbolá establecerían y transferirían a sus miembros a una nueva base militar cerca de la frontera con Siria después de la destrucción de su cuartel general por parte de EEUU el mes pasado.

“Kataib Hezbolá ha elegido una nueva base en la carretera de Akashat – Al Qaim para que sea su base principal en las áreas fronterizas entre Iraq y Siria”, dijo un oficial de la guardia fronteriza iraquí al sitio en idioma árabe Al Arabi Al Yadid.

Él agregó que la nueva base del Kataib Hezbolá es, en realidad, una vieja base que pertenece al Ejército iraquí, y señaló que será reconstruida para reemplazar al cuartel general.

“Los miembros del Kataib Hezbolá probablemente serán transferidos a la nueva base en menos de dos semanas”, dijo el oficial.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente