Geoestrategia

Al ordenar el asesinato del general iraní Qassem Suleimani en Irak, el presidente ‎estadounidense Donald Trump estuvo a punto de provocar la Tercera Guerra Mundial. ‎Al menos esa es la versión de la oposición estadounidense y de la prensa internacional. ‎Thierry Meyssan estima que lo que sucede entre bastidores es muy diferente del show ‎mediático internacional. El autor estima que lo que se prepara en este momento es ‎una retirada coordinada de Estados Unidos y de Irán en el Medio Oriente. ‎

Thierry Meyssan

De Zayas es el experto enviado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas a Venezuela con el encargo de elaborar un informe sobre llamada crisis humanitaria que vive el país suramericano.

José Negrón Valera

La llegada a Libia de nuevo armamento y de nuevos combatientes es el preludio de una ‎nueva guerra contra la población. En realidad, la paz nunca regresó a Libia desde ‎la agresión de la OTAN contra la Yamahiriya, desatada en aplicación de la estrategia ‎estadounidense de guerra sin fin. Al pasar a una nueva etapa, los protagonistas del ‎actual enfrentamiento no resolverán nada, sólo extenderán la zona de conflicto.‎

Thierry Meyssan

Estados Unidos ha tomado con entusiasmo el crédito por el asesinato del general iraní Qasem Soleimani en medio de una serie de ataques militares llevados a cabo por las fuerzas estadounidenses en Siria e Irak. El asesinato fue seguido poco después por ataques con misiles iraníes dirigidos a bases estadounidenses en Irak.

Tony Cartalucci*

Vladimir Putin es el líder más impresionante en el escenario mundial. Él sobrevivió y surgió de una Rusia corrompida por Washington e Israel durante los años de Yeltsin y restableció a Rusia como una potencia mundial. Se ocupó con éxito de la agresión estadounidense/israelí contra Osetia del Sur y contra Ucrania, incorporando, a petición de Crimea, la provincia rusa de nuevo en la Madre Rusia. Ha tolerado infinitos insultos y provocaciones de Washington y su imperio sin responder en especie. Es conciliador y pacificador desde una posición de fuerza.

Paul Craig Roberts

A unas horas de concluir, en Occidente, el segundo día de enero del 2020, el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, decidió autorizar un ataque exprés en contra de un conjunto de individuos identificados por sus aparatos de inteligencia como operadores políticos, militares e ideológicos en favor del régimen iraní en los Estados que circundan al país persa, en general; pero con una fuerte influencia de en el seno de múltiples Unidades de Movilización Popular (UMP) en Irak, en particular. El ataque, en cierto sentido, no fue menor: en él fueron asesinados una decena de líderes de base de las resistencias iraquíes a la ocupación y las agresiones militares estadounidenses, así como el principal jefe militar de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica en Bagdad, Qasem Soleimani, y uno de los hombres más fuertes y cercanos al ayatolá Seyed Ali Jamenei.

Ricardo Orozco

El asesinato del general QasemSoleimani, comandante de las fuerzas especiales Al-Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, el 3 de enero de 2020 por misiles estadounidenses fue un momento distintivo que marcó un estado de cosas completamente nuevo en la alineación de fuerzas en el Medio Oriente.

Alexander Dugin

Luego del asesinato del icónico general iraní Soleimani ordenado por Trump y tramado por los 'evangelistas sionistas' Netanyahu y Pompeo en su reunión de Lisboa, el presidente de EEUU acudió a una reunión multitudinaria de los 'evangelistas sionistas' en su bastión electoral en el sur de Florida: un estado volátil donde se juega su relección.

Alfredo Jalife-Rahme

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente