Libros Recomendados

Vladimir Pavlenko

La operación militar rusa en Ucrania, en cuyo contexto se está produciendo un grave agravamiento de la situación político-militar en otra región clave del planeta, alrededor de Taiwán, ha fortalecido la irreversibilidad de una nueva división bipolar del mundo. En vísperas de las cumbres del G7, la UE y la OTAN de marzo, el presidente estadounidense, Joe Biden, lo reconoció abiertamente.

En declaraciones a empresarios estadounidenses, habló por primera vez sobre el hecho de que Rusia y China “antidemocráticas” no solo están en oposición a los Estados Unidos y al Occidente colectivo, sino que también han ido más allá del marco del proyecto occidental, incluso “conceptualmente”. [ 1]. Es decir, han formado su propio proyecto alternativo, que se opone al proyecto del “nuevo orden mundial”.

También hay una confirmación visual de esto. La consecuente intensificación de la amenaza de la pandemia, llevada a cabo para imponer una dura dictadura sanitaria, fue sustituida repentina y muy rápidamente por un “cuadro” militar que provocó la histeria en Occidente. No hay duda de que la operación militar preventiva de Rusia en Ucrania, al romper los planes inmediatos de Occidente, asestó un duro golpe al proyecto occidental en su conjunto.

Este cambio de escenario demuestra claramente la presencia real en los países que se oponen a Occidente de una base conceptual seria, un “bucle de poder” externo que controla los acontecimientos actuales creando puestas en escena en las que se sitúan sujetos de política pública.

El Covid fue una puesta en escena occidental, y la "imagen" militar que volcó la "preparación" pandémica, un desarrollo doméstico, competitivo, y el resultado de la lucha de estas puestas en escena, que claramente no está a favor de Occidente, confirma la agudeza de la confrontación conceptual.

El aullido de información, levantado por políticos y medios estadounidenses y europeos en torno a la operación militar, no permite que el público occidental piense en la evidente contradicción. Por un lado, EEUU y la UE acusan a Moscú de “invadir” Ucrania.

Por otro lado, todos los hechos, desde los documentos ucranianos descubiertos con la fecha del ataque al Donbass y más allá a Rusia, programado para el 8 de marzo, hasta la asistencia militar occidental a gran escala y en constante expansión al régimen de Kiev. dicen solo una cosa: La guerra es beneficiosa para Occidente, Occidente la buscó activamente, obligando a Rusia a iniciarla con sus acciones.

A juzgar por las declaraciones de los líderes occidentales, por ejemplo, el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, sobre la necesidad de ganar en el campo de batalla [2], Occidente está dispuesto a librar esta guerra hasta el último ucraniano. Y no solo liderar, sino escalar, teniendo en cuenta tanto la disposición declarada de Polonia a sumarse al conflicto con Rusia [3], como las reservas realizadas por J. Biden durante su visita a este país.

Primero, dijo que el ejército estadounidense pronto verá la situación en Ucrania "con sus propios ojos", lo que ilumina los planes no declarados del Pentágono. En segundo lugar, la revelación de John Biden de que Estados Unidos está tratando de derrocar al presidente legítimo y comandante en jefe supremo Vladimir Putin en Rusia requiere una seria consideración [4]. Es decir, esperan repetir la gran combinación que lograron hace poco más de un siglo, provocando el golpe de estado de febrero de 1917 en Rusia, que puso al país bajo control externo.

A pesar del cambio de puesta en escena conceptual, Occidente no tiene intención de retroceder. Bajo las condiciones del enroque del orden mundial planeado por los círculos gobernantes de Occidente, se espera que el impacto sea entregado a todos los pilares principales del antiguo orden mundial.

En primer lugar, con respecto a la ONU, que, aparentemente, se enfrenta a una disyuntiva entre la autodestrucción (que recientemente mencionó Vladimir Zelensky [5]) y la transformación interna para la restauración del modelo unipolar. Y este tema tiene una justificación conceptual más profunda, revelada en el informe del Consejo Nacional de Inteligencia de EE. UU. "Global Trends - 2040", publicado en noviembre de 2021 [6].

Considerando que fue alrededor de la ONU después del colapso de la URSS que se construyó un extenso sistema de instituciones globales, se espera que su transformación esté dirigida contra Rusia y China; El reciente primer ministro de Japón, Fumio Kishida, ya ha pedido abiertamente la exclusión de Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU [7].

El turno de China, presumiblemente, llegará cuando Beijing, que se ha negado a seguir la estela de la reacción occidental a la crisis de Ucrania, se encuentre en el centro de una crisis similar en el Lejano Oriente relacionada con Taiwán y su reunificación con la patria continental.

La ONU y su sistema mundial circundante

El tema de la ONU apareció por primera vez con la creación de las Naciones Unidas, que tomó forma en enero de 1942 sobre la base de la Declaración de veintiséis estados firmada en Washington [8], que constituyó la base de la coalición Anti-Hitler. La URSS participó en ella en calidad de país que se adhirió en septiembre de 1941 a los objetivos y principios de la Carta del Atlántico, firmada en agosto de 1941 por los jefes de Estado Unidos y Gran Bretaña F. Roosevelt y W. Churchill.

La cuestión de crear una "organización internacional para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales" después de la guerra se planteó por primera vez a finales de octubre de 1943, tras los resultados de la conferencia de Moscú de EE. UU., Gran Bretaña, la URSS y China. Y así quedó reflejado en la Declaración adoptada en ella [9]. Luego se convirtió en la base para la próxima Declaración de las tres potencias: EE. UU., Gran Bretaña y la URSS, adoptada por la Conferencia Aliada de Teherán a fines de noviembre, principios de diciembre de 1943 [10].

Cabe destacar que, a diferencia de Occidente, que se guió por un plan dirigido a un futuro lejano, Moscú accedió a la creación de la ONU a regañadientes, cediendo a los insistentes deseos de los aliados. Por lo tanto, mientras Estados Unidos y Gran Bretaña buscaban dar a la ONU características y funciones de gestión global de algún análogo de un "gobierno mundial", la URSS estaba preocupada por minimizar el daño a su soberanía.

Toda la historia de la ONU está impregnada de desacuerdos e intrigas de Occidente contra Oriente. Ya en la Carta del Atlántico, con la que comenzó, había disposiciones que eran inaceptables para la URSS y adoptadas bajo la presión de la guerra y la situación en los frentes. Uno de ellos es sobre la restauración del “autogobierno de los pueblos privados de este por la fuerza” (posteriormente, esta disposición se convirtió en la base de la ley antisoviética de los Estados Unidos sobre los pueblos esclavizados); el otro trata sobre el acceso igualitario al comercio y a las materias primas del mundo (promoviendo la idea del control global sobre los recursos naturales).

De camino a la conferencia de Teherán, los líderes estadounidenses y británicos se detuvieron en El Cairo, donde participaron en otra conferencia con el gobernante chino Chiang Kai-shek. Las partes acordaron que después de la guerra, el Kuomintang de China entraría en la esfera de influencia occidental y crearía tensión en la frontera soviética.

Esta perspectiva, peligrosa para la URSS, conectada, al parecer, con el plan de la Operación Impensable, fue anulada por la guerra civil en China en 1945-1949 y la llegada al poder del PCCh. Sin embargo, el ejemplo es indicativo en el sentido de que, a diferencia de la URSS, los aliados occidentales intentaron diversificar el resultado de la guerra organizando varias intrigas antisoviéticas mucho antes de la victoria sobre la Alemania nazi.

En la etapa de preparación directa para la creación de la ONU, que tuvo lugar a fines de abril de 1945 en la conferencia internacional de las Naciones Unidas en San Francisco, surgió una seria controversia entre la URSS y Occidente sobre la futura Carta de la organización. El punto álgido del desacuerdo se manifestó a principios del otoño de 1944 durante una conferencia en Dumbarton Oaks (EE.UU.).

Al contrario de la URSS, los EE. UU. intentaron por todos los medios introducir en la Carta del futuro de la ONU una serie de disposiciones que afirmaban su liderazgo mundial. Por ejemplo, sobre una respuesta preventiva, y no a posteriori, a las amenazas militares, la legalización de la injerencia externa en los conflictos internos y la ampliación de los poderes de las organizaciones regionales, contando con su creación bajo sus propios auspicios, la restricción de los derechos soberanos. en el campo de la defensa y seguridad en favor de los colectivos, etc.

Moscú, por el contrario, insistía y defendía el derecho de veto, lo que significaba que cualquier decisión del Consejo de Seguridad se basaba estrictamente en el consenso de sus miembros permanentes. En la URSS, malinterpretando la intención globalista general de las propuestas estadounidenses, sin embargo, tenían una idea clara del deseo de Occidente de usar la ONU contra Rusia.

Como esperaban los líderes soviéticos, con el advenimiento del Telón de Acero, las actividades de la ONU quedaron esencialmente paralizadas; El poder de veto soviético impidió que EE. UU. y sus satélites implementaran el plan original para convertir a la organización en un instrumento de poder global. El Consejo de Seguridad pasó de ser un órgano de toma de decisiones en interés de la "hegemonía mundial" a una plataforma de discusión incapacitada y sin salida, que bloqueó cualquier intento de infringir los intereses de la URSS.

Desde entonces, comenzó la práctica de sanciones unilaterales, sin pasar por la ONU, de Occidente contra la URSS y otros socialistas, y luego contra otros países, que se desarrolló más ampliamente después de la destrucción de la Unión Soviética. Actualmente, además de Rusia, se imponen sanciones a China, Corea del Norte, Siria, Irán y varios otros países, a los que Estados Unidos y Occidente presentan acusaciones estándar de "violar los derechos humanos y los principios de la democracia".

El período moderno de la actividad de la ONU se divide condicionalmente en dos etapas. En el primero de ellos, relacionado con el Club de Roma (1965-1991), se formó una hoja de ruta para futuros cambios globales gestionados. Un análisis de los informes programáticos de Roma, desde "Los límites del crecimiento" (1972) hasta la "Primera revolución global" (1990), permite atribuir a los puntos principales de las metas planteadas lo siguiente:

  • división del mundo en diez regiones-zonas para consolidar el liderazgo coordinador occidental en el sistema de la división internacional del trabajo; la subsiguiente formación de tres “bloques mundiales” sobre la base de estas regiones, que se refleja en la organización de tres niveles de élites mundiales con control de extremo a extremo de las élites anglosajonas (“Chatham House”, Council on Foreign Relaciones) sobre Europa (Club Bilderberg) y Asia-Pacífico (Comisión Trilateral o Trilateral);
  • Introducción en la agenda global de planes para detener el desarrollo industrial, así como el control de la población con la ayuda del control de la natalidad (se propuso congelar la producción en el nivel de 1975 y la tasa de natalidad, en dos niños en la familia );
  • plantar el concepto de "soberanía colectiva" global en lugar de soberanías de los estados nacionales;
  • promover la integración de las religiones del mundo a través de su combinación sincrética basada en el dogma del judaísmo y las ideas del sintoísmo;
  • revisión de la política en el campo de la educación y la ilustración con la colocación en el centro en lugar de comunidades de un individuo privado de afiliación civilizacional y nacional, así como la socialización asociada a ellos;
  • proclamar la transición a un modelo de desarrollo "energéticamente eficiente", es decir energéticamente deficiente, con una revisión de las prioridades en las fuentes de generación de energía a favor de las "renovables";
  • combinación en el "nuevo orden mundial" de los principios de monopolio corporativo, unanimidad totalitaria y atomización de la sociedad, implicados en los cultos del individuo y la "armonía con la naturaleza";
  • promoción global de tecnologías políticas de "color" para la destrucción de los estados existentes bajo el lema de "revolución de la solidaridad mundial".

En 1990, este abanico de tareas se vio reforzado por la formalización de la subordinación de la URSS en vísperas de su derrumbe, así como sus posteriores fracciones a Estados Unidos, que quedó plasmada en la Carta de París para una nueva Europa. En 2000, apareció otro documento de política europea: la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, que introdujo el principio de "globalismo democrático" como una especie de núcleo de la segunda etapa (1992 - presente), asociado con la implementación de la "hoja de ruta " del Club de Roma.

Tiene su propia periodización, que incluye el período preparatorio (1992-2000), durante el cual se introdujo la "hoja de ruta" en los documentos rectores de la ONU, y el período de amplia construcción sobre esta base de las instituciones del "nuevo orden mundial" (2000 - presente).

En el giro de las dos etapas, se crean comisiones conjuntas con la Internacional Socialista en la periferia de la ONU, con la ayuda de las cuales se combinan las ideas principales del Club de Roma con la práctica de la política de los partidos socialdemócratas y socialistas que ocupan el flanco izquierdo de los sistemas bipartidistas, actuando en el marco del consenso “liberal de izquierda” común a los liberales.

Como parte de las actividades de estas comisiones, aparecen dos informes de política, que trazan la "hoja de ruta" de Roma en estrategias específicas. El primer informe - "Nuestro Futuro Común" (1987), preparado por la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Gru Harlem Brutland, ex Primer Ministro de Noruega, Vicepresidente de la Internacional Socialista), introduce el concepto de "desarrollo sostenible e introduce el término correspondiente, que es hoy la base ideológica del proyecto occidental.

El segundo informe - "Nuestro Vecindario Global" (1995), presentado por la Comisión sobre Gobernanza Global y Cooperación (Ingvar Karlsson, ex Primer Ministro de Suecia, Vicepresidente de la Internacional Socialista), promueve la visión de la humanidad como una "comunidad global". En este sentido, se plantea la cuestión de la internacionalización del uso de los recursos naturales con su retiro de las jurisdicciones estatales y la introducción de impuestos globales a favor de la ONU.

Los autores de este informe, primero distribuido y luego retirado de bibliotecas y cadenas minoristas en Rusia, promoviendo la globalización, pusieron en la agenda la “privatización” de los estados por intereses corporativos, de hecho, siguiendo al clan Rockefeller, afirmando la primacía del poder privado y la organización pública empresarial.

La totalidad del contenido de estos dos informes, trasladado a los planes para reformar la ONU y levantar el tabú impuesto por la Carta de la ONU sobre la intervención externa en conflictos internos, codificado con el término “construcción de la paz” (“Peacebuilding”), encuentra expresión en el informe resultante “Un mundo más seguro: nuestra responsabilidad compartida” (2004).

Desarrollado por el Panel de Alto Nivel sobre Amenazas, Desafíos y Cambio, establecido en 2002 por el Secretario General de la ONU, este documento completa el proceso de adoctrinamiento de la agenda de la ONU por parte de la Hoja de Ruta del Club de Roma. Y pone el principio del regionalismo al frente de los procesos globales, suponiendo precisamente la consolidación de la división del mundo en diez regiones y tres “bloques mundiales”.

El punto clave de este informe son dos opciones para reformar la ONU, revisando el principio de membresía permanente en el Consejo de Seguridad después de la Segunda Guerra Mundial y transfiriéndolo a los llamados grupos regionales. La delegación del mandato de un miembro permanente del Consejo de Seguridad a Rusia con este enfoque se transfiere al grupo europeo, y la retirada de este mandato sigue siendo solo una cuestión de tiempo, especialmente desde que se proclamó como criterio principal para dicha membresía la cantidad de las contribuciones al presupuesto de la ONU y el número de contingentes militares de mantenimiento de la paz.

En el futuro, la agenda es elegir entre dividir Rusia en dos partes: europea y asiática (el proyecto "Europa desde el Atlántico hasta los Urales") y su inclusión por completo en Europa (el proyecto "Europa desde el Atlántico hasta Vladivostok"). El establecimiento de la "consolidación de la paz" estuvo acompañado por la creación de instituciones relevantes: la Oficina, el Fondo y la Comisión de Consolidación de la Paz (PBC), que rápidamente se convirtió en una herramienta para incitar y gestionar la "solución" de los conflictos en el tercer mundo. así como, indirectamente, en el espacio postsoviético.

REFERENCIA:

El CCM tiene un órgano de gobierno - el Comité Organizador; incluye 31 estados: miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y sujetos a rotación, el resto de los participantes. Cuando repúblicas postsoviéticas como Georgia, Ucrania y Kazajstán fueron incluidas en el Comité Organizador, cada vez que se produjo una desestabilización política interna a gran escala en ellas o en sus alrededores, o, como en Georgia, la república sirvió como fuente de agresión externa.

Hoy, la ONU ha formado dos "vías" principales: "desarrollo sostenible" y "consolidación de la paz". La primera "vía" se formó en torno a la institución de las Conferencias de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, a partir de la segunda conferencia en Río de Janeiro (1992).

La estructura de la "pista" incluye unas diez convenciones marco de la ONU, de las cuales la CMNUCC, la convención marco sobre el cambio climático, es de particular importancia. A nivel de conferencia, se siguen reconociendo las soberanías estatales sobre los recursos naturales. Sin embargo, la FCCC, contrariamente a estos documentos, contiene una disposición sobre la prioridad en esta materia de los intereses globales sobre los intereses de los estados nacionales.

REFERENCIA:

La primera conferencia sobre el medio ambiente se llevó a cabo en 1972 en Estocolmo, y tales conferencias no se llevaron a cabo hasta el colapso de la URSS.

Desde el año 2000, ha habido una segunda "pista" centrada en las Cumbres Mundiales sobre los Objetivos de Desarrollo. Los primeros “Objetivos de Desarrollo del Milenio” (ODM) adoptados al mismo tiempo en 2015, en paralelo con la firma del Acuerdo de París, se reformaron en los “Objetivos de Desarrollo Sostenible” (ODS). La segunda edición de los "Objetivos" es una lista detallada de medidas para globalizar los problemas de población y unificar las políticas económicas y sociales de los estados de acuerdo con estándares ambientales cada vez más estrictos.

De hecho, la ecología como una de las formas de seguridad, en los "Objetivos" se reemplaza por el "ambientalismo", una ideología agresiva y ofensiva que domina y permea todo el complejo de problemas de seguridad desde el punto de vista de la prioridad de los intereses globales y transnacionales en el marco de la denominada “transición verde”.

Al mismo tiempo, se expande la institución de las operaciones de "consolidación de la paz" de la ONU, que tiene como objetivo la intervención externa en los conflictos internos. Avanzó más activamente en la década de 1990 en relación con la creación del programa Asociación para la Paz (APP) dentro de la OTAN, así como la participación del enlace OTAN-UE en una serie de importantes operaciones de mantenimiento de la paz, incluida la provincia autónoma de Kosovo, donde operaban las fuerzas de la KFOR.

Sin embargo, recientemente la introducción de la "construcción de la paz" se ha visto obstaculizada por la grave activación de China, que pone a disposición de la ONU los principales contingentes de mantenimiento de la paz y no está preparada para seguir la estela de la política occidental.

Ambas “vías” están estrechamente interconectadas y se complementan, cumpliendo la función de presión sobre los estados soberanos a favor de transferir la soberanía a instituciones supranacionales en forma de agencias y programas especializados de la ONU, que se consideran prototipos de ministerios globales. Esto se ve más claramente en el ejemplo de la OMS, así como en la OIEA.

El Tratado Colectivo sobre la No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) limita la soberanía en el campo de la tecnología nuclear; se proclamaron los preparativos para la firma del Acuerdo Mundial contra la Pandemia, que de igual manera transfiere a la OMS las soberanías estatales en materia de salud pública [11]. La agenda actual es la monopolización global de casi todas las áreas principales de la vida socioeconómica y política.

Por lo tanto, la ONU moderna sirve como un instrumento de globalización en interés de Occidente, y en el avance de esta agenda está limitada solo por el derecho de veto de los miembros permanentes no occidentales del Consejo de Seguridad de la ONU: Rusia y China.

Volviendo al mencionado informe “Un mundo más seguro…”, notamos que la reforma del Consejo de Seguridad en él se limitó al marco temporal de 2020, pero fueron Moscú y Beijing quienes lo impidieron, incluso con la ayuda de la OCS. Al darse cuenta de la imposibilidad de lograr la implementación de esta disposición del informe en estas condiciones, Estados Unidos, reteniendo la estrategia, cambió de táctica (más sobre eso a continuación).

REFERENCIA:

Los documentos finales de las cumbres de la OCS de la última década han incluido invariablemente un punto sobre la inadmisibilidad de la prisa en materia de reforma de la ONU y la necesidad de acciones cautelosas y equilibradas en esta área. Con la entrada en la OCS, India eliminó los requisitos anteriores para la inclusión en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente.

En otras palabras, actuando como la piedra angular del orden mundial moderno, la ONU está cumpliendo cada vez menos su misión como árbitro mundial, convirtiéndose en un instrumento de la política occidental destinado a socavar las posiciones internacionales de sus oponentes. Esta tendencia, que pone en entredicho el futuro de la ONU, sigue limitada y controlada por el derecho de veto, por lo que Rusia y China siguen insistiendo en mantener el papel de "núcleo" del sistema político mundial para la ONU.

Sin embargo, una variedad de maniobras continúa alrededor de la organización, encaminadas a la abolición o castración del derecho de veto de una forma u otra. En relación con la operación militar en Ucrania, Estados Unidos cancela unilateralmente las visas de los empleados de la misión permanente de Rusia ante la ONU, con la esperanza de bloquear su trabajo. Se plantea la cuestión de la exclusión de Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU y de la organización en su conjunto.

Con este fin, la parte occidental utiliza una presión abierta sobre los miembros de la ONU, que forman la llamada "mayoría obediente agresiva" pro estadounidense, usándola para lograr los resultados deseados de la votación en la Asamblea General.

Esto fue claramente confirmado por los resultados de su discusión sobre la situación en Ucrania, así como por el tema de la suspensión de la membresía de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos (HRC). Y aunque las resoluciones de la Asamblea General son puramente de carácter consultivo, con su ayuda, los Estados Unidos y Occidente están tratando de aislar a Rusia dentro de la comunidad internacional.

No hay duda de que si Estados Unidos logra provocar un conflicto militar en el Estrecho de Taiwán, Washington y sus satélites tomarán acciones similares contra la República Popular China.

(II)

La reforma de la ONU y la "cumbre de las democracias"

Las raíces de la propuesta de reforma de la ONU y el Consejo de Seguridad se encuentran en el reequilibrio del mundo tras el colapso de la URSS. Hasta 1991, no se plantearon dudas al respecto, y en los 45 años de la posguerra, el Consejo de Seguridad sufrió un solo cambio: en 1971, el mandato de China, que pertenecía al régimen taiwanés del Kuomintang, pasó a las autoridades continentales de la República Popular China. en Beijing.

La destrucción de la Unión Soviética dio lugar a muchos procesos, y el tema de la reforma de la ONU se planteó en el contexto general de la "hoja de ruta" del Club de Roma, como parte de propuestas para una reflexión "más adecuada" de no el histórico, pero el actual equilibrio de poder y la "contribución" a la ONU de varios países. Esto es lo que nos impulsó a recurrir a la introducción del principio del regionalismo en la estructura de la organización.

La lógica detrás de esta pregunta era doble. En primer lugar, en el desarrollo y puesta a prueba de este principio a nivel de la mencionada tríada de instituciones conceptuales en la sombra de élite (“Chatham House” y CFR + Bilderberg + Trilateral).

Y en segundo lugar, en la introducción del principio regional en las actividades de uno de los órganos principales de la ONU, el Consejo Económico y Social (ECOSOC), convertido en su proyecto "piloto". El significado último de este principio es hacer que Rusia y China dependan de las instituciones del globalismo de una forma u otra.

REFERENCIA:

La estructura del ECOSOC incluye comisiones económicas regionales de cinco regiones: la Comisión Económica para Europa (ECE), la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (ESCAP), la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (ESCWA), la Comisión Económica para África (ECA), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). La ausencia en esta lista de la representación regional de América del Norte indica indirectamente el carácter "superior", administrativo o coordinador de esta región para el resto. El Reino Unido, como socio más cercano de Estados Unidos, también queda fuera del ámbito de la CEE tras su salida de la UE. Rusia también está ausente de esta lista, pero por otras razones. Como ya se señaló, los globalistas que controlan la ONU no han llegado a una decisión final sobre el futuro de nuestro país;

Simultáneamente con la introducción del regionalismo, con el derrumbe de la URSS, comenzó a plantearse el tema de la eliminación gradual del derecho de veto, lo que eliminaría los últimos obstáculos para convertir a la ONU en un instrumento "de bolsillo" de Estados Unidos y Occidente. Primero, el tema de ampliar la membresía permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU fue incluido y comenzó a ser discutido activamente, apoyado por un llamado populista a las ambiciones de varios países en desarrollo, principalmente India y Brasil. Mientras tanto, Alemania y Japón fueron considerados los principales candidatos para la membresía permanente.

Se suponía que este paso simbólico "trazaría una línea" bajo el "legado" de la Segunda Guerra Mundial y convertiría a la ONU en una organización "moderna", unida no en torno a una victoria militar, sino "universal", es decir, valores occidentales y los principios elitistas de la nueva organización global dictada por ellos.

Fue la reforma del Consejo de Seguridad la que se planteó como recomendación en el citado informe “Un mundo más seguro…”, elaborado, como recordamos, por iniciativa del Secretario General de la ONU. Sin embargo, la resistencia solidaria a estos planes por parte de Rusia y China hace francamente improbable su implementación.

En segundo lugar, junto con la reforma del Consejo de Seguridad, se plantea la cuestión más amplia de reformar la ONU en su conjunto. En esta versión, los autores del borrador se inclinan por la clara eliminación del derecho de veto mediante el establecimiento de un nuevo órgano en la estructura de la organización, paralelo al Consejo de Seguridad.

Se propone que el nuevo “consejo” traslade las principales actividades actuales, dejando al margen al “viejo” Consejo de Seguridad, con funciones meramente representativas, dentro de las cuales se nivela el derecho de veto por falta de oportunidades y áreas de aplicación.

El primer intento de avanzar por este camino lo hicieron en 1995 los autores del informe mencionado anteriormente “Nuestro Vecindario Global” (Comisión sobre Gobernanza Global y Cooperación de I. Karlsson). Paralelamente, se propuso al Consejo de Seguridad crear una especie de Consejo de Seguridad Económica (CES) con no más de 23 miembros, seleccionados de acuerdo con la contribución a la financiación de la ONU y el mantenimiento de la paz.

En el informe, la creación de la ESS (que consideraba como un paliativo la conversión del actual Consejo de Seguridad en la ESS) estaba estrechamente ligada al "desarrollo sostenible". En particular, se reprodujo la fórmula fundamental del "imperativo ambiental" en la forma de vincular la ecología con el ámbito socioeconómico en una lectura "amplia" de la seguridad [12]. En este sentido, se enfatizó la vinculación del proyecto SEB al regionalismo como instrumento de interconexión entre las “grandes zonas económicas” [13].

Es importante que se proponga quitar las prerrogativas de la SEB de la ONU. Y cerrarlo con los "Siete Grandes" como una representación pública simultánea del Occidente colectivo y no público: la Comisión Trilateral [14]. La ampliación de la representatividad y la adecuación al regionalismo de la estructura de la Comisión de Desarrollo Sostenible de la ONU se consideró como un tránsito en el camino hacia la SEB (el funcionamiento activo finalizó en 2011; desde entonces no se ha realizado ninguna sesión).

El fracaso del proyecto SEB llevó a Occidente a diversificar sus esfuerzos para construir las instituciones del "nuevo orden mundial". Dentro de la ONU, el énfasis se desplazó a la reforma del Consejo de Seguridad (el mencionado informe “Un mundo más seguro…”); más allá de sus fronteras, se lanzó un proyecto por etapas que combinaba la integración a gran escala de Occidente con una reestructuración radical de la arquitectura financiera y económica mundial.

Los principales elementos de este proyecto, que se desarrolló en el marco de los llamados Acuerdos de Texas (2005) entre Estados Unidos, Canadá y México, pueden considerarse:

- unificación de estos países en la "Unión de América del Norte" (NAU - Unión de América del Norte) con la transición de las monedas nacionales a la nueva moneda "amero" (prevista para 2010); en otras palabras, el default del dólar era parte integral del proyecto;

- involucramiento en estos procesos del sector europeo de Occidente con la creación para 2015 de la Unión Transatlántica (TAU - Transatlantic Union) con otra moneda común (presuntamente la libra esterlina);

- tránsito intermedio de NAU a TAU a través de la alianza del triángulo del sur de Asia de la zona de la "Gran Bahía" (Guangzhou - Hong Kong - Macao), Singapur y Australia. Para esto, aparentemente, se preparó un proyecto para separar la parte sur del país de la República Popular China dentro de los límites de al menos la provincia más desarrollada de Guangdong (el equivalente de este proyecto fue el programa "piloto" "Sur de China" de la Fundación de los hermanos Rockefeller, que duró hasta 2015).

Aparentemente, se suponía que la crisis provocada de 2008-2009 serviría como una especie de señal para la acción. Hay suficientes razones para creer que el objetivo del colapso financiero y económico fue un incumplimiento global con el comienzo del reformateo global anterior, que, sin embargo, fue impedido con éxito por las acciones conjuntas de Rusia y China.

Como resultado, los arquitectos del proyecto se enfrentaron a la perspectiva de un desarrollo descontrolado de eventos y optaron por reducirlo, reemplazando la escalada de la crisis con su solución con la ayuda de emisiones a gran escala en el marco de los programas QE relevantes del Banco de Inglaterra, el FRS y el BCE. Estos eventos estuvieron acompañados de:

- llevar el G20 al nivel de jefes de estado y de gobierno, un espacio en blanco prudentemente creado en 1999 en el formato de jefes de bancos centrales y ministros de finanzas;

- el surgimiento sobre su base, en conjunto con el Banco de Pagos Internacionales (BIS), del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), cuya tarea era preparar listas de bancos globales-receptores de inyecciones bajo programas QE;

- una serie de juicios en torno a una serie de bancos globales en los EE. UU., el Reino Unido y Europa continental;

- reformatear los procesos de integración global desde los fallidos acuerdos de Texas hasta la formación de asociaciones comerciales y de inversión transatlánticas y transpacíficas, que fueron esencialmente cerradas más tarde por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El fracaso, después del SEB, del segundo proyecto de transformación global en aras del “nuevo orden mundial” dio lugar a una crisis interna en Estados Unidos, conectada precisamente con la presidencia de D. Trump. Luego de superarlo con la ayuda de un golpe de estado llevado a cabo a finales de 2020 - principios de 2021 por la instauración del Partido Demócrata, y la llegada al poder de J. Biden, la élite del "estado profundo", siendo conscientes de la naturaleza de las contradicciones con el fortalecimiento de la alianza ruso-china, volvieron a la transformación de la idea de la ONU.

Se están desarrollando dos proyectos al mismo tiempo. Uno de ellos está relacionado con la llamada “cumbre de las democracias”, cuya primera sesión se realizó en diciembre de 2021 bajo la presidencia de John Biden en formato remoto. Otro proyecto implica la introducción de un "nuevo SEB" en la estructura de la ONU: el Consejo de Seguridad Humano (HSC), cuya creación fue anunciada a fines del año pasado por el informe mencionado del Consejo Nacional de Inteligencia de EE. UU. (NIC) " Tendencias globales - 2040".

Llama la atención el hecho de que, a diferencia del proyecto SEB, el proyecto SBS no fue hecho público por la ONU, sino por la comunidad de inteligencia estadounidense, lo que parece sintomático. Los parámetros específicos de la SBC no están indicados en el informe de la NDS, pero hay una alta probabilidad de que se repita la versión "olvidada" de la SEB con la transferencia de poderes reales al nuevo "consejo" a costa del Consejo de Seguridad.

No se puede descartar que haya una opción combinada en los planes: si el proyecto SBC tiene éxito, intentarán empaquetar en su contexto a los participantes de la “cumbre de las democracias”, cuya segunda sesión en 2022, ya de manera presencial, se promete en la sesión de diciembre.

Es indicativo: están tratando de ampliar la representación en la "cumbre de las democracias" mediante la recopilación de solicitudes de nuevos participantes potenciales, cuya aceptación está condicionada a la aplicación de los programas de "democratización" de estos países para encajar en el global. estela de Washington.

La “cumbre de las democracias” tiene una prehistoria importante por su intención filosófica y política original. La idea pertenece a Anne-Marie Slaughter, politóloga y política del Partido Demócrata, quien la planteó a fines del siglo pasado en varios discursos públicos y artículos, y en 2004 la publicó en dos monografías.

En su lectura, se suponía que la "alianza global" o "liga" de países que son "partidarios de la democracia" (Pax Americana) primero complementaría y luego reemplazaría a la ONU [15]. La idea fue recogida por la Secretaria de Estado Madeleine Albright. Bajo su patrocinio, incluso se llevó a cabo la conferencia de fundación de la “alianza de las democracias”, pero en esa etapa todo se limitó a esto.

En 2008, durante la campaña presidencial, el desarrollo de E.-M. Slaughter fueron interceptados por el “poseído” senador republicano John McCain, quien propuso “inmediatamente” reemplazar la ONU por la “Liga de las Democracias” [16]. Sin embargo, John McCain perdió las elecciones ante Barack Obama, quien hizo de la expansión de las "revoluciones de color" una prioridad.

En 2016, bajo la campaña electoral de Hillary Clinton, E.-M. Slaughter publicó otra monografía que vincula el plan de sustitución de la ONU por una "alianza democrática" con las ideas de hegemonía global sobre el "gran tablero de ajedrez" de Zbigniew Brzezinski.

La llegada de D. Trump a la Casa Blanca frenó el proyecto durante cuatro años. El ítem sobre la convocatoria a una “cumbre de las democracias” fue incluido en la plataforma electoral de J. Biden, quien, tras la victoria, comenzó a implementarlo. Un gesto simbólico en este sentido fue la firma de J. Biden y el primer ministro británico Boris Johnson en junio de 2021 de la "Nueva Carta del Atlántico", que fue declarada sucesora de la Carta del Atlántico de 1941 [17]. En otras palabras, los líderes del Occidente anglosajón anunciaron planes para revisar el orden mundial existente, dirigidos contra Rusia y China, y también llamaron a otros países, como hace 80 años, a unirse a la nueva "carta". Es decir, "hacer una elección", que Washington y Londres exigen hoy a todos en relación con la situación en Ucrania.

Actualmente, no se han determinado las fechas para la segunda sesión presencial de la cumbre, y las conversaciones sobre esto en el contexto de la operación militar rusa en Ucrania han disminuido. Quizás la razón del problema sean ciertas dificultades con un aumento radical en el número de participantes. Algo más de la mitad de los estados del mundo participaron en la primera cumbre; no hay datos sobre las solicitudes de nuevos miembros potenciales en el campo de la información, y esto puede indicar que el proceso se está estancando.

Parece que si Estados Unidos logra llevar el número de participantes a por lo menos el 70-75% de la lista de la ONU, se llevará a cabo la segunda sesión de la "cumbre de las democracias". Es posible que tome un rumbo hacia la posterior sustitución de la ONU por esta asociación. Técnicamente, esto se puede hacer mediante una combinación de prohibiciones de visas para las actividades de países cuestionables para Washington en la ONU y su propio retiro de la organización, tanto por parte de Washington como de sus satélites.

Al mismo tiempo, por supuesto, el tema de la “privatización” de los activos materiales de los Estados Unidos y la estructura organizativa de la ONU, especialmente de sus órganos principales como la Secretaría, la Asamblea General, el ECOSOC y la Corte Internacional de Justicia, no puede ser ignorada.

Otra opción, que muy probablemente se pondrá en marcha en caso de escasez de participantes en la segunda sesión de la "cumbre de las democracias", es la renuncia, temporal o permanente, a la independencia de esta organización, aunada a la preservación de la ONU, pero con un intento de presentar un grupo de participantes principales, principalmente occidentales en la "cumbre", así como representantes del mundo en desarrollo leales a ellos, al nuevo Consejo de Seguridad Humana de la ONU con la anulación real de los poderes del actual Consejo de Seguridad.

La mencionada falta de información sobre la dinámica de participación potencial en la segunda sesión de la “cumbre de las democracias” reduce significativamente la confiabilidad del análisis de las posibles opciones para el desarrollo posterior de la situación.

"Cuatro jinetes del Apocalipsis"

La lucha entre la puesta en escena del proyecto occidental y ruso se destaca por el hecho de que el proyecto occidental fue "cortado" en la etapa inicial de la implementación de un conjunto cadena de pasos para plantar un “nuevo orden mundial”.

Las actividades del proyecto han ganado una gran inercia, han abarcado todo el mundo; los centros del proyecto se prepararon para construir sobre este éxito, para lo cual comenzaron a publicar perspectivas de futuro, en particular, el tema de la crisis alimentaria. Y todo esto, habiendo recibido un "agujero", de la noche a la mañana no solo se reduce bajo la influencia de la cuestión ucraniana, sino que también retrocede a partir de una serie de acuerdos globales alcanzados en el marco de la puesta en escena occidental. En particular, en el contexto de la reducción del tema de la epidemia, las perspectivas para la firma del Acuerdo Mundial contra la Pandemia se vuelven poco claras.

La escala de la lucha por el proyecto en desarrollo, cuyo rehén es el destino de la ONU, provoca un regreso al proyecto del "gran reinicio", promulgado por Klaus Schwab en el verano de 2020 junto con la "cuarta revolución industrial" [18]. Obviamente, el jefe del Foro Económico Mundial (WEF) no es el autor real de este proyecto. Él es solo su "cabeza parlante", actuando en interés de los círculos más altos del establecimiento "profundo" transnacional.

Estos desarrollos, que requieren una reducción radical de la población del planeta y la eliminación virtual de la industria, representan el objetivo final de la "hoja de ruta" del Club de Roma. Se basan en una base de visiones misantrópicas arraigadas en las teorías raciales y prácticas coloniales de las élites británicas, estrechamente asociadas con la eugenesia (Francis Galton) y la teoría de la población (Thomas Malthus) y heredadas por el nazismo.

Al mismo tiempo, el aspecto corporativo dominante en el fascismo, que afirma un modelo privado de poder, se complementa en el marco del “gran reinicio” con la “opción” nazi, basada en la segregación de la humanidad en “inferior” y “superior”. En la óptica del nazismo, estamos hablando de las razas "aria" y "gondwana". En el informe del programa de la Comisión Trilateral "Crisis de la Democracia" (1975), el autor de la sección europea, Michel Croisier, predijo la llegada de un "nuevo" fascismo [19].

Los seguidores modernos ponen especial énfasis en la oposición entre las teorías de la clase "creativa" (Richard Florida) y el "precariado" -un conjunto de elementos desclasados, marginales, "verdes", LGBT, etc., que se sitúan en el lugar del proletariado industrial (Guy Standing). Estos puntos de vista también son apoyados por los liberales rusos [20].

El significado filosófico de este tipo de segregación lo revela exhaustivamente Jacques Attali, teórico de la globalidad, asesor de tres presidentes franceses, exjefe del BERD, maestro del actual presidente Emmanuel Macron. En sus escritos augura el surgimiento del mundo de los "nuevos nómadas", personas sin familia y sin patria, que hacen negocios donde hay más libertad y menores impuestos.

La globalización, según J. Attali, es el poder de una nueva élite "nómada", "ciudadanos del mundo" que no están atados a ningún país. La división entre pobres, que viven una vida tradicional, y "nómadas" ricos es esperada por ellos a escala no de países individuales, sino de toda la humanidad [21].

Cabe señalar que junto a K. Schwab, el heredero al trono británico, el príncipe Carlos, conocido por su compromiso con la desindustrialización “verde”, participó en la presentación del “gran reinicio”. El secretario general de la ONU, A. Guteres, y la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, expresaron su apoyo a este proyecto.

Recientemente, la secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, quien está estrechamente asociada con las élites "profundas" como expresidenta de la Junta de Gobernadores de la Fed, ha estado promoviendo activamente el "gran reinicio" junto con críticas fulminantes a la operación militar rusa y sus simpatizantes en otros países. Así, hay una alianza entre la dirección de la ONU y los círculos oligárquicos que promueven el "gran reinicio", estrechamente conectado a su vez con el nazismo global, que se fundió en la estructura del Occidente colectivo después de la Segunda Guerra Mundial.

Una comparación de los principales planes del "gran reinicio" con el proyecto de "transformación de la ONU", que ocupa un lugar central en el mencionado informe del Consejo Nacional de Inteligencia de EE. UU., revela cuatro áreas principales que avanzan en orden de prioridad.

También notamos que estas direcciones a menudo se presentan al público en la imagen alegórica de los "cuatro jinetes del Apocalipsis"; el relato bíblico en este caso es utilizado intencionalmente, para disfrazar la implementación de la “hoja de ruta” bajo la Providencia de Dios, paralizando así la voluntad pública de resistir.

El primer “jinete del apocalipsis” llaman estas fuentes a la pandemia de covid asociada a la imposición de la vacunación forzosa. El objetivo final, como ya se señaló, es el establecimiento generalizado de una dictadura sanitaria rígida, cuyos estándares se establecen a nivel mundial.

Así, el borrador del mencionado Acuerdo Mundial contra la Pandemia exige el traspaso de la gestión de los sistemas de salud pública anteriormente soberanos a manos de la OMS; en diciembre de 2021, esto fue exigido directamente por el expresidente y exprimer ministro de Rusia Dmitry Medvedev [22].

Mientras tanto, llama la atención la estrecha y, aparentemente, no aleatoria correlación del apoyo a este “frenesí covid” en nuestro país con la oposición de protesta a la operación militar en Ucrania. Según datos sociológicos, alrededor del 20 % de los opositores a la operación se enfrentan al 80 % de sus partidarios, que simultáneamente se oponen a los confinamientos y la vacunación forzosa.

El segundo “jinete del apocalipsis”, muy asociado a la puesta en escena covid, es la creación de un “campo de concentración digital”; el principal papel unificador del sistema de control total se basa en la inteligencia artificial "big data". Y también sobre su aplicación para la implantación universal de códigos QR y pasaportes sanitarios (de vacunación), sistemas de reconocimiento facial, calificación social, etc.

Tenga en cuenta que el imperativo de reducción de la población le da una connotación particularmente siniestra a estas innovaciones. El tercer "jinete del apocalipsis" es la "transición verde", todo el conjunto de aspectos relacionados con el "desarrollo sostenible". Además, esto se hace en condiciones de falta de evidencia científica de la influencia del factor antropogénico en los procesos climáticos, y también a pesar de los altos costos obvios de abandonar la producción de energía tradicional en países individuales y en todo el mundo.

Si hablamos de Rusia, los partidarios externos e internos de la "transición verde" chantajean abiertamente a la economía rusa mediante la introducción de un impuesto al carbono sobre los productos importados en la UE [23]. Mientras tanto, el desarrollo de la crisis en las relaciones entre Rusia y la UE demuestra que la solución a este problema se busca en el plano de una reducción radical de la interacción en el sector energético. Lo que también tiene un efecto benéfico en el proceso de sustitución de importaciones, asegurando el autoabastecimiento de la economía nacional.

Finalmente, el “cuarto jinete del apocalipsis” se refiere a la profundización de la crisis alimentaria, que se manifiesta como escasez generalizada y aumento de los precios de los alimentos. Los medios de comunicación mundiales están llenos de advertencias de que se espera que la escasez de alimentos sea más grave en los países en desarrollo, especialmente en África, donde amenaza con morir de hambre.

Están tratando de transferir la responsabilidad por el deterioro de la situación de los organizadores de la epidemia y los bloqueos que interrumpieron las cadenas de suministro logístico a Rusia, echándole la "culpa" a Rusia por la interrupción de las exportaciones de granos y el crecimiento de los precios mundiales. Hemos escuchado repetidamente el argumento sobre el papel decisivo de Rusia y Ucrania en el mantenimiento del equilibrio en los mercados mundiales de cereales.

Teniendo en cuenta el tono de las declaraciones sobre este tema del presidente de los Estados Unidos, John Biden, y del secretario general de la ONU, A. Guterres, es muy probable que luego del Acuerdo Mundial contra la Pandemia, se ofrezca al mundo el mismo acuerdo alimentario bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Alimentación. (FAO), que forma parte de la estructura de la ONU.

Las raíces del proyecto del “gran reinicio” apuntan a la importancia excepcional de un objetivo de la operación militar rusa en Ucrania como la desnazificación. Dado que, según el canciller ruso, Sergei Lavrov, se trata del fin de la hegemonía estadounidense y occidental [24], es decir, en Ucrania, Rusia choca con Estados Unidos y la OTAN, existe un entrecruzamiento muy estrecho de la modernidad Occidente y sus políticas con el nazismo. La forma organizativa de este entramado se revela con la creación del llamado Consejo para el Capitalismo Inclusivo en el Vaticano en el marco del “gran reinicio” [25].

Esta institución, representada por sus fundadores, el Papa Francisco, perteneciente a la orden de los jesuitas, y Lynn de Rothschild, esposa del exlíder de la rama británica de esta dinastía oligárquica, es esencialmente una unión de los principales centros conceptuales del occidente europeo. El centro financiero y económico, que refleja los intereses de la oligarquía, entrelazados con sus conexiones e intereses con la ayuda de las redes bancarias, recibe alimento cuasi-espiritual de la Santa Sede en el Concilio Vaticano, que, en el marco del curso ecuménico, proclama un giro poscristiano a la metafísica del dinero.

De hecho, el Occidente colectivo está en el proceso de formar el “Cuarto Reich”, uniéndose en él contra Rusia, así como contra China, en la plataforma oculta y satánica de la deshumanización y completando así la historia y el proyecto Divino del “Hombre”.

Recomendaciones

Primero. El mundo está experimentando cambios a escala bíblica. La operación militar rusa en Ucrania es una proyección de un choque directo entre los sujetos de la principal contradicción de nuestro tiempo: los estados nacionales y el globalismo. La crisis mundial que ha estallado abarca todos los aspectos de la vida socioeconómica y política, incluido el sistema de instituciones internacionales; las posibilidades de compromiso en él se han agotado.

Es esta circunstancia la que predetermina la crisis local de la ONU, que viene sirviendo desde el derrumbe de la URSS como instrumento para imponer la globalización, que hoy se revierte y se convierte en desglobalización. Se está desarrollando una crisis similar y es probable que estalle en un futuro previsible en la región de Asia-Pacífico, donde Estados Unidos y Occidente están tratando de evitar la reunificación de Taiwán con China continental.

El proyecto globalista, llevado a cabo sobre la base del concepto del “gran reinicio”, tiene claras raíces nazis y está dotado de continuidad en relación con toda la política colonial de Occidente y la metafísica poscristiana del dinero que la alimenta, promovida por la alianza de la oligarquía con los jesuitas que gobiernan en el Vaticano.

Segundo. Luchando por la hegemonía mundial total, Occidente busca la irreversibilidad de la implementación de la "hoja de ruta" del Club de Roma presentada en la ONU. El veto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad -Rusia y China- da vida a varios proyectos de reforma de la ONU. En el pasado reciente y en las condiciones actuales, Occidente está considerando tres opciones.

El primero está relacionado con la creación de un nuevo órgano en la estructura de la ONU, sin derecho de veto, con el traspaso de las principales competencias del Consejo de Seguridad a este; la segunda opción implica reformatear este último de acuerdo con el principio de regionalismo, con una posterior expansión de la membresía y dilución del derecho de veto.

Como parte de la tercera opción, la más radical, que va más allá de la preservación de la ONU, se plantea un desprestigio paulatino de esta organización bajo el pretexto de la imposibilidad fundamental de interacción entre estados “democráticos” y “autoritarios”. A esto le sigue su división y la liquidación real a través de la transferencia de un grupo de vasallos estadounidenses y occidentales a otra plataforma internacional recién creada.

Rusia y China están contrarrestando estas tendencias, tratando de mantener a la ONU como el "núcleo" del sistema mundial moderno. Sin embargo, el potencial de esta contramedida no es infinito. Moscú y Beijing no pueden imponer su posición en las condiciones de acciones unilaterales del lado occidental. Además, está claro que, por un lado, la destrucción de la ONU llevaría a la destrucción de todo el sistema de derecho internacional, que Occidente busca reemplazar con "paz en las reglas (estadounidenses)".

Sin embargo, por otro lado, esto anula todo el conjunto de obligaciones asumidas por Rusia en el período postsoviético y violando groseramente nuestra soberanía. Al mismo tiempo, continuará la controversia en torno a cuestiones jurídicas internacionales, porque EE.UU. y Occidente nunca reconocerán otra extraterritorialidad que la propia.

Tercera. El deseo de destruir el equilibrio de intereses que queda en la ONU impulsa a EE. UU. y Occidente a intensificar los esfuerzos para formar instituciones globales paralelas, el lugar central entre los cuales se otorga a la "cumbre de las democracias". El proyecto de crear esta institución como una plataforma alternativa de la ONU para unir a los partidarios inequívocos de los Estados Unidos ha ido avanzando constantemente desde finales del siglo XX.

Realizada en diciembre de 2021 por iniciativa de John Biden, la primera sesión de la “Cumbre de las Democracias” se fijó como objetivo ampliar el círculo de participantes y preparar la segunda sesión, que se supone hará públicos los proyectos y adoptará ciertos documentos conceptuales que son relacionados con sus metas y objetivos.

Oponiéndose a estos planes y protestando contra la segregación artificial de los estados, Rusia y China están manteniendo una tensa discusión con Occidente, en la que demuestran una lectura civilizatoria, y no universalmente occidental, de las categorías de democracia y derechos humanos, así como la falta de fundamento, inferioridad y peligro para el sistema mundial de su monopolio por parte de Washington. Sin embargo, las perspectivas para el resultado de esta discusión parecen inciertas.

Cuatro. En un escenario moderado, si se mantiene la ONU, Occidente seguirá intentando cambiar la práctica del uso del veto, relacionado con la reforma del Consejo de Seguridad o la creación de órganos paralelos dentro de la organización.

Si la situación en torno a la ONU comienza a desarrollarse de acuerdo con el escenario destructivo más radical, que implica la separación de la "cumbre de las democracias" de la ONU en una organización internacional separada, Moscú y Beijing no tendrán más remedio que desarrollar y crear sus propias nuevas instituciones internacionales. Con el tiempo, lo más probable es que nuestros países se enfrenten a la cuestión de unirlos en un sistema político internacional independiente de Occidente.

En este caso, se espera un enfrentamiento global, posiblemente por mucho tiempo, superando significativamente la intensidad de la primera Guerra Fría entre la URSS y EE. UU. en la segunda mitad del siglo XX.

FUENTES Y LITERATURA:

[1] https://coronelcassad.livejournal.com/7509955.html?ysclid=l228ppmes3

[2] https://topwar.ru/194701-borrel-jeta-vojna-dolzhna-byt-vyigrana-na-pole-boja.html

[3] https://rusonline.org/world/polsha-zayavila-o-svoey-gotovnosti-k-voyne-s-rossiey

[4] https://tsargrad.tv/articles/sberech-prezidenta-i-rossiju-bajden-proboltalsja-chto-putina-uzhe-zakazali_519938

[5] https://ria.ru/20220405/sovbez-1781959751.html

[6] https://www.dni.gov/files/ODNI/documents/assessments/GlobalTrends_2040.pdf

[7] https://lenta.ru/news/2022/03/13/kishida_sovbez/?ysclid=l2291fe4zs

[8] Antología del pensamiento político mundial, en 5 tomos // Ed. G.Yu. Semigina / M., 1997. T. V. S. 335-336.

[9] Ibíd. págs. 337-338.

[10] Ibíd. págs. 339-340.

[11] https://ss69100.livejournal.com/5824213.html?ysclid=l2298bd97

[12] Nuestro vecindario global. Informe de la CGUS // M., 1996. S. 163.

[13] Ibíd. art. 166.

[14] Ibíd.

[15] https://news-front.info/2020/12/25/liga-demokratij-vmesto-oon/?utm_source=yandex.ru&utm_medium=organic&utm_campaign=yandex.ru&utm_referrer=yandex.ru

[16] https://e-news.pro/mnenie-i-analitika/362657-neoliby-baydena-gotovyatsya-zamenit-oon-ligoy-demokratiy.html

[17] https://rg.ru/2021/06/10/bajden-i-dzhonson-podpisali-novuiu-atlanticheskuiu-hartiiu.html?ysclid=l22zodzmru

[18] https://regnum.ru/news/3128652.html

[19 https://www.rulit.me/data/programs/resources/pdf/Hantington_The-Crisis-of-Democracy_RuLit_Me_639935.pdf?ysclid=l229lmaufz , página 49.

[20] https://www.gazeta.ru/comments/column/bovt/14557543.shtml?ysclid=l229o5uk1f

[21]  https://bookshake.net/r/na-poroge-novogo-tysyacheletiya-zhak-attali

[22] Medvedev D. A. Seis lecciones de una pandemia // https://rg.ru/2021/11/01/dmitrij-medvedev-o-proshlom-nastoiashchem-i-budushchem-borby-s-covid-19.html

[23] https://lenta.ru/news/2021/12/08/chu/

[24] https://tass.ru/politika/14343567?utm_source=yandex.ru&utm_medium=organic&utm_campaign=yandex.ru&utm_referrer=yandex.ru

[25] https://www.inclusivecapitalism.com/

 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS