Libros Recomendados

Pierre-Emmanuel Thomann

Entre la histeria de los medios que difunden sin descanso la narrativa del régimen de Kiev asesorada por las agencias occidentales [i] y los expertos militares que especulan al azar sobre la evolución táctica de los combates, no hay lugar para resaltar las cuestiones geopolíticas básicas que se han pasado por alto desde el comienzo de la operación militar rusa en Ucrania.

A escala global, este conflicto forma parte del esclarecimiento, mediante el clásico equilibrio de poder militar, del equilibrio geopolítico global y por tanto de su nueva configuración en el siglo XXI dominado por tres polos principales, la tríada formada por Estados Unidos Unidos, China y Rusia. Los cálculos opuestos de los poderes dan como resultado una situación precaria y fluida.

La asimetría geopolítica entre Rusia y Estados Unidos inducida por la geografía está en el centro de esta crisis.

Las bases militares de la OTAN y de Estados Unidos (incluidas las infraestructuras del escudo antimisiles), se han ido acercando progresivamente al territorio de Rusia, con las sucesivas ampliaciones de la OTAN, según una maniobra de cerco. La Asociación Oriental de la UE, complementaria de la OTAN, forma parte de este progresivo estrangulamiento del espacio geopolítico de Rusia, con el objetivo de crear una zona de amortiguamiento frente a Rusia, y preparar implícitamente futuras ampliaciones de la OTAN y la UE

Es bastante obvio que Estados Unidos no aceptaría la instalación de bases militares rusas en sus fronteras y la ampliación de la CSTO a Canadá o México. La Doctrina Near Abroad planteada por Rusia es tan legítima como la Doctrina Monroe defendida por Estados Unidos, para preservar un espacio de seguridad y respiro geopolítico. Estados Unidos como potencia marítima busca frenar el acceso de Rusia, potencia continental a los océanos del mundo, de ahí la cristalización de la crisis en el Mar Negro, alrededor de la península de Crimea.

De hecho, durante mucho tiempo, en resonancia con las doctrinas de Halford John Mackinder y Nicholas J. Spykman [ii], extendidas por Paul Wolfowitz [iii], Zbigniew Zbrezinsky [iv], Wess Michell [v], los Estados Unidos han buscado empujar a Rusia de regreso a sus tierras continentales desde la desaparición de la URSS en 1991 y establecer un cinturón de estados en una franja costera que rodea el continente euroasiático (el "Rimland" de MacKinder y Spykman).

Esta estrategia, naturalmente, terminó provocando una reacción geopolítica de Rusia.

En continua expansión desde el final de la Guerra Fría, Estados Unidos finalmente se encontró en una sobreextensión geopolítica. El giro geopolítico se produjo en Siria, con la intervención rusa en 2015, y la Batalla de Alepo, que frustró el cambio de régimen impulsado por Estados Unidos y sus aliados del Rimland para seguir ampliando la zona de influencia euroatlántica.

En declive geopolítico desde el fracaso del cambio de régimen en Siria en 2015, seguido de la salida de Afganistán en 2021, Estados Unidos se reposicionó en una segunda línea de frente en el Indo-Pacífico al operar un endurecimiento geopolítico con los países anglosajones dentro de la alianza AUKUS [vi] .

El retroceso geopolítico de una potencia siempre deja un vacío que viene a llenar una potencia contraria. El repliegue geopolítico de Estados Unidos y su instrumento, la OTAN, está provocando que Rusia regrese a sus áreas de interés prioritario y sus tierras históricas (exterior cercano).

Rusia, a través de sucesivas operaciones militares (Georgia 2008, Siria 2015, Ucrania 2014, 2022) u operaciones de imposición de la paz (Nagorno Karabaj 2021) ha recuperado la iniciativa y busca aflojar el cerco de la OTAN en Rimland, que se estaba expandiendo a su costa, con las sucesivas ampliaciones de la OTAN desde el final de la guerra fría.

Esta continuación del cambio geopolítico no está exenta de dificultades, ya que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN buscan hacer de Ucrania un nuevo Afganistán para Rusia [vii]. La dureza de los combates entre los ejércitos ucraniano y ruso es sobre todo el resultado de la ayuda militar proporcionada por todos los países de la OTAN, con Estados Unidos al frente de Ucrania desde 2014. Esta ayuda masiva se ha centrado en el entrenamiento, el armamento del ejército ucraniano, pero también la construcción de infraestructura militar (puertos, bases militares de entrenamiento, etc.) y desde el inicio de la operación rusa, con entregas de armas desde Polonia y Rumanía, el suministro continuado de inteligencia (continuum OTAN-Ucrania), sanciones económicas masivas, y apoyo a la guerra de comunicaciones de Ucrania contra Rusia.

No obstante, la operación militar rusa de 2022 conducirá inevitablemente a la neutralización de Ucrania, es decir, a la renuncia a la OTAN, condición mínima y necesaria para poner fin a la crisis.

Desde un punto de vista geopolítico, esto supondría un nuevo revés geopolítico para Estados Unidos y la OTAN, que perderían un front-state al que han armado y entrenado, sin pertenencia formal a la OTAN, un puesto de avanzada en el mundo ruso para mordisquear en la esfera de influencia de Rusia.

NOTAS

https://www.mintpressnews.com/ukraine-propaganda-war-international-pr-firms-dc-lobbyists-cia-cutouts/280012/

[ii] El Rimland según la teoría geopolítica de Nicolas John Spykman (1893-1943), profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Yale en Estados Unidos, es la franja costera densamente poblada al Oeste, Sur y Este de Eurasia.Esta zona es decisiva para el control del continente euroasiático con el fin de evitar que una potencia rival de Estados Unidos controle la totalidad de este espacio. Según él, el Estado que controla el Rimland puede controlar el Heartland (zona de las tierras centrales de Eurasia previamente identificada por Mackinder como decisiva, y por lo tanto el mundo.

La política de contención de la URSS durante la Guerra Fría se inspiró en esta teoría, especialmente en Georges Kennan, pero también en las representaciones geopolíticas dominantes en los Estados Unidos hasta el día de hoy.

Subsecretario de Defensa a cargo de la planificación en los Estados Unidos, de 1989 a 1993. Afirmó haber enfatizado ya en 1991 que la misión de Estados Unidos en la era posterior a la Guerra Fría sería garantizar que no se permita a ninguna superpotencia rival surgir en Europa occidental, Asia o el territorio de la antigua Unión Soviética https://www.nytimes.com/1992/03/08/world/us-strategy-plan-calls-for-insuring-no-rivals-develop. html

[iv] ZBREZINSKI Zbigniew, "El Gran Tablero de Ajedrez, América y el Resto del Mundo", Bayard 1997, 275 p.

[v] Aaron Wess Mitchell aclaró que "en tres guerras mundiales, dos calientes y una fría, ayudamos a unificar el Occidente democrático para evitar que nuestros brutales oponentes dominaran Europa y Rimland al oeste de 'Eurasia' [v] . Ainsi, sans surprise, la Russie et la Chine ont été désignés comme les adversaires stratégiques des É tats-Unis alors que la Guerre froide est terminée depuis plus d'un quart de siècle, car ils « contestent la suprématie des USA et leur leadership au siglo 21 ". Encontramos aquí con constancia el objetivo de Estados Unidos de controlar Eurasia para evitar que allí vuelva a surgir un rival geopolítico y relativizar su propia potencia mundial.

en el Indo-Pacífico: ¿qué lecciones para la geopolítica de Francia? Revue Défense nationale, RDN, 10 de noviembre de 2021 – 13 páginas, https://www.defnat.com/e-RDN/vue-tribune.php?ctribune=1439

https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2022/02/24/could-ukraine-be-putins-afghanistan/

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS