El Ejército chino llevó a cabo ejercicios militares intensivos a lo largo de la zona fronteriza tibetana con La India en plena tensión entre ambos países.

En las imágenes se ven como las Fuerzas Armadas chinas han realizado unas maniobras militares de gran envergadura desplegando su artillería pesada de vehículos blindados a lo largo de la frontera del Tíbet con la Cachemira india, conforme informa este jueves el diario chino People's Daily.

Durante las maniobras, según el material grabado, los tanques ponen a prueba su capacidad y potencia de disparo contra objetivos enemigos simulados en la zona.

Las unidades de artillería, los vehículos blindados y los sistemas de defensa aérea participaron en los ejercicios y, al mismo tiempo, se llevó a cabo un entrenamiento para mostrar las habilidades de asalto de los soldados de infantería en algunos lugares con el apoyo de las unidades blindadas y en conjunción con el bombardeo de artillería, ha reportado el rotativo chino.

Hace unos pocos días, los tanques de combate ligero chino Tipo 15 realizaron ejercicios a gran escala cerca de la zona disputada por Pekín y Nueva Delhi.

La India y China, ambas con enormes Ejércitos y armas nucleares, mantienen disputas abiertas sobre territorios en la zona del Himalaya. A mediados de mes de junio, se ha reavivado la tensión entre los dos países tras un grave enfrentamiento en la zona fronteriza que ha dejado varios soldados muertos en las dos partes. Nueva Delhi reconoció 20 muertos en sus filas.

Ambas partes previamente libraron una guerra breve y sangrienta por la demarcación de la frontera en la región en 1962. Durante años, el gigante asiático ha pedido una y otra vez a La India que retire sus tropas de esta región fronteriza en disputa para evitar una escala de tensiones en la zona, no obstante, Nueva Delhi hace caso omiso a las advertencias de China.

VIDEO

Análisis: EEUU azuza a India vs. China

Alfredo Jalife-Rahme

Tras la batalla campal en el valle del Galwan en el Himalaya entre soldados de India y China, EEUU empuja a India a romper geoeconómicamente con Pekín y así crear la santa alianza del Quad para contener estratégicamente a China. Dos factores nodales a tomar en cuenta serán la postura de Rusia y del mundo islámico de 1.800 millones de feligreses.

Repentinamente, varias fronteras de China han entrado en calor y son motivo de la campaña sinofóbica para la reelección del presidente Trump, apuntalado por su pugnaz secretario de Estado, el evangelista sionista Mike Pompeo, anterior director de la CIA.

El Departamento de Estado fustigó a China con el propósito de balcanizar la región autónoma de Xinjiang —22 millones de habitantes con 58% de musulmanes—, punto de partida de la Ruta de la Seda terrestre para conectarse con los países islámicos centro-asiáticos y también con Irán.

Asimismo, la nueva ley de seguridad de China sobre Hong Kong, que gobierna bajo el axioma de "un país, dos sistemas", es motivo de la andanada propagandista de EEUU y su aliado Gran Bretaña y, en menor medida, de la Unión Europea.

También el hoy exacerbado nacionalismo chino exige la recuperación de Taiwán, lo que se conjuga con la movilización de tres portaviones estadounidenses en la cercanía de China.

Solo faltaba el estallido bélico en el valle del Galwan en las dos fronteras de la antigua Cachemira —colindancia de Ladakh y Aksai Chin—, donde EEUU tomó partido con India y en contra de China.

El rotativo británico Financial Times alienta a la gradual ruptura geoeconómica de India con China que había propuesto desde abril, con mucha antelación a la colisión del 15 de junio, para domesticar las tres grandes empresas chinas con fuerte presencia en India: Alibaba, Tencent y Huawei.

Con el clásico truco de no citar su fuente, sino solamente a un "funcionario" sin identificar, el Financial Times induce el destino de la relación bilateral de India con China: "En términos de opciones geopolíticas y económicas, India buscará por otro lado", mientras califica la batalla en el valle del Galwan como un "punto de inflexión".

Financial Times no oculta que un "nuevo camino construido por India" en el valle del Galwan fue motivo del breve encuentro bélico que se cobró la vida de 20 soldados indios.

​India cancelará varios contratos de obra pública con los grupos chinos y prohibirá 52 aplicaciones chinas, entre ellas la popular TikTok.

El rotativo británico alega que "India es una pequeña preocupación estratégica de China, que tiene una economía cinco veces mayor y un mejor poder militar".

Cita a "analistas", sin identificar, de Washington quienes "creen que la confrontación letal acelerará la inclinación estratégica de India con EEUU en el largo plazo" y apuestan a que India "profundizará su involucramiento con el Quad" —EEUU, Australia, Japón e India— "enfocado a la contención estratégica de China".

El exdiplomático indio M. K. Bhadrakumar comenta que el primer ministro indio Narendra Modi "liquidó su diplomacia Weibo" —Modi comunicaba con sus amigos chinos mediante la aplicación Weibo— y señala que "la percepción común entre los analistas indios es que las opciones del Gobierno para golpear a China son muy limitadas".

Global Times, portal oficioso del Partido Comunista chino, advierte a India de "despertarse de las palabras huecas de Pompeo", el pugnaz secretario de Estado, quien aplaudió la prohibición de India a 59 aplicaciones chinas, incluyendo TikTok.

El portal chino juzga que "India parece ser una excelente opción para ser manipulada" cuando los "multimedia de India parecen haber iniciado un carnaval" con las bravatas de Pompeo, quien "toma ventaja del creciente sentimiento nacionalista en India".

El autor británico James Crabtree, quien hoy vive en Singapur, autor del best seller The Billionaire Raj, alerta que "una guerra comercial con China es una mala idea para India".

Juzga que "India enfrenta desafíos más duros con opciones militares limitadas", mientras que el primer ministro Modi es empujado a la "autosuficiencia y al proteccionismo (...) una estrategia que sería precisamente la mala manera de paliar la amenaza a largo plazo de una China ascendente", pese a que India ha gastado en armas 71.100 millones de dólares en 2019: el tercer lugar mundial detrás de EEUU y China.

Crabtree justifica que "casi la mitad de las importaciones electrónicas de India proviene de China, así como las dos terceras partes de los materiales que necesita para fabricar los medicamentos de su lucrativo sector de genéricos farmacológicos". Concluye que "India tiene muy poca capacidad para herir a China económicamente, pero tiene mucha habilidad para dañarse a sí misma".

Kunal Purohit del SCMP —con sede en Hong Kong y propiedad de Alibaba— se pregunta si "India se puede dar el lujo de una batalla económica con China" cuando su economía se contraerá este año 4,5%.

Según un reporte de Brookings India, las inversiones de China alcanzaron 26.000 millones de dólares y han financiado 92 startups, entre ellas 14 unicornios con un valor de 30.000 millones de dólares.

De acuerdo con SCMP, "los capitales chinos penetran casi cada aspecto de la vida cotidiana en India".

Como si lo anterior fuera poco, también India ha empeorado sus relaciones con la islámica Pakistán al expulsar a sus diplomáticos cuando EEUU pretende jugar la carta india y China la carta pakistaní.

Es probable que, antes de una nueva colisión de India con China, se produzca un choque letal de India y Pakistán que ya han padecido tres guerras anteriores.

La revocación en agosto de la autonomía de Cachemira, a mayoría islámica en la región del Himalaya, por Modi, catalizó la escalada.

La escalada entre las dos medianas potencias nucleares, India (150 ojivas nucleares) y Pakistán (160 ojivas nucleares), ha llevado las tensiones a su paroxismo en el subcontinente indio. Por su parte, China cuenta con 320 ojivas nucleares.

No se puede soslayar que la colisión de China e India en el valle del Galwan, parte de la región disputada de Ladakh en Cachemira, forma parte de todo un contencioso por el control de los tres pedazos de la antigua Cachemira de las que se han adueñado India (Jammu & Kashmir/Ladakh), Pakistán (Azad CachemiraGilgit-Baldistán) y China (Aksai Chin).

Dejo de lado la disputa del Reino de Nepal —con 82% de religión hindú, como la misma India— con Nueva Delhi por la construcción de un nuevo camino en el paso Lipulekh que conecta el estado indio de Uttarakhand con la región tibetana de China.

Cabe señalar que la pretendida balcanización del Tíbet por EEUU ha pasado a segundo plano cuando ahora utiliza la región islámica de Xinjiang en China para impedir el proyecto y trayecto de la Ruta de la Seda.

Independientemente de las supuestas fragilidades militar y económica de India —pese a la quimérica ayuda de EEUU que padece severos problemas—frente a China, cabe agregar dos aspectos trascendentales que redireccionarán la contienda: la postura de Rusia —hasta ahora neutral y que puede servir de gran mediador al mantener excelentes relaciones con India y formar parte de la "asociación estratégica" con China— y el factor islámico de 1.800 millones de feligreses cuya mayoría sunnita apoya a Pakistán, mientras India ha entablado óptimas relaciones con la chiita Irán en el puerto de Chabahar en el golfo de Omán.

La islamofobia del exacerbado nacionalismo hindú puede ser contraproducente a India.