Andrew Korybko

Los Estados Unidos llevaron a cabo un acto de guerra de facto contra Irán después de asesinar anoche al General de División Qasem Soleimani de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en Bagdad, pero a pesar de los escenarios catastróficos sobre los que muchos en los Alt-Media están especulando que esto conducirá, el comienzo de la Tercera Guerra Mundial es extremadamente improbable por varias razones.

El “ataque de decapitación” que sacudió al mundo

El hecho de que Trump aprobara el asesinato del general de división Qasem Soleimani de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) en Bagdad anoche equivale a un acto de guerra de hecho contra Irán, pero no fue la decisión de un "loco" o alguien cuyas burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes ("estado profundo") no lo pensaron bien. Más bien, fue un "ataque de decapitación" premeditado llevado a cabo para probar el "dominio de escalada" convencional de Estados Unidos en su guerra regional por poderes con Irán, una guerra que Estados Unidos seguramente sabe que provocará una respuesta cinética de algún tipo por parte de la República Islámica pero para la cual el Pentágono y sus aliados regionales están preparados. Contrariamente a la narración que se ha difundido en los Alt-Media, en los últimos años Estados Unidos no "entregó" Oriente Medio a Rusia e Irán (quienes, para ser claros, no son "aliados", sino "socios de conveniencia" antiterroristas en Siria) a pesar de algunos reveses regionales en su gran estrategia, sino que simplemente ajustó la naturaleza a través de la cual pretende restaurar su influencia allí.

Contexto de fondo

En vez de seguir gastando cientos de millones de dólares al día para financiar la contraproducente ocupación de 100.000 soldados en Irak y exponer a esa cantidad de tropas ("patos de feria") a ataques de represalia, decidió reducir su presencia convencional en el país y reemplazarla con infantes de marina altamente entrenados y fuerzas especiales que operan con el apoyo de ataques con misiles. Fue uno de esos ataques a principios de semana contra el Kataib Hezbollah de las Unidades de Movilización Popular (UPM), que está integrado en las Fuerzas Armadas iraquíes, lo que provocó que los partidarios del grupo (supuestamente con la coordinación del CGRI según EEUU) asediaran la embajada estadounidense en Bagdad. Trump respondió enviando inmediatamente tropas a la instalación diplomática más grande del mundo y presumiendo en Twitter que este era su momento "anti-Benghazi" en un claro golpe al notorio fracaso de Obama por proteger a los diplomáticos estadounidenses en 2012 cuando estaban en circunstancias similares.

Una vez que los disturbios se calmaron tras la decisión de los organizadores de retirarse después de que declararan que su "mensaje había sido escuchado", el Secretario de Defensa de Estados Unidos advirtió ominosamente que su país podría tomar "medidas preventivas" si detecta cualquier señal de que Irán está supuestamente planeando más ataques antiamericanos en Irak. La República Islámica negó que haya desempeñado algún papel en los recientes acontecimientos que se desarrollan en el país vecino, pero es obvio que Estados Unidos no lo creyó. Por lo tanto, se propuso asesinar al general Soleimani para enviar el mensaje de que va en serio respecto a "disuadir" cualquier ataque próximo anti-estadounidense, supuestamente conectado con Irán, ya que lo culpó por estar involucrado en los últimos. También quería presionar más a Irán para que se retirara de Irak, pero probablemente esperaba que pudiera explotar la respuesta de Teherán a este acto de guerra de facto como pretexto para intensificar aún más su campaña de presión mediante más "ataques de decapitación". Por lo tanto, este ataque intensificó peligrosamente las tensiones con Irán e hizo temer a muchos observadores el inicio de la Tercera Guerra Mundial.

Algunas palabras sobre el Mayor General Soleimani

Lo que sigue no es una excusa para las acciones de Estados Unidos, sino simplemente un frío y duro análisis que explica por qué Trump decidió asesinar a Solemani y así llevar a cabo un acto de guerra de hecho contra Irán, uno que no llevará a la Tercera Guerra Mundial a pesar de la especulación temerosa que ha tomado por asalto a los medios de comunicación social desde entonces. En pocas palabras, Irán juzgó mal la resolución de Estados Unidos de recuperar su influencia perdida en la región y nunca pensó que escalaría la situación a este nivel, de ahí que el general Solemani no tuviera miedo de ser asesinado en el corazón de Bagdad a pesar de la superioridad aérea convencional de Estados Unidos y de las advertencias explícitas de que podría tomar una "acción preventiva" contra Irán si cree que desempeña algún papel en cualquier ataque antiamericano que se produzca en el futuro. No importa si el Kataib Hezbollah de las UPM está justificado o no en buscar la retirada de las fuerzas norteamericanas del país a través de cualquier medio posible o si coordina esas acciones con el CGRI, ya que todo lo que es importante es que los EEUU estaba buscando un pretexto para llevar a cabo su calculado "ataque de decapitación" contra el General de División Soleimani.

Unas pocas palabras sobre él son apropiadas en este momento. Fue a través de su liderazgo que el CGRI ayudó enormemente al Ejército Árabe Sirio (EAS) en su destrucción de Daesh. Ha desempeñado un papel más importante que cualquier otro individuo en la derrota del terrorismo en Siria e Irak, y fue ampliamente respetado como uno de los más brillantes tácticos de guerra no convencional en la memoria reciente. Sin embargo, fue gracias a su éxito que se convirtió en uno de los enemigos más odiados de Estados Unidos, ya que contribuyó a la derrota de las fuerzas proxy regionales de Washington y, por tanto, fue en parte responsable del declive de la influencia norteamericana en ese país últimamente. Por lo tanto, estaba marcado para la muerte por los EEUU, pero Trump sabía que matarlo sin ningún pretexto sería una escalada innecesaria, por lo que quería guardar ese "as bajo la manga" para más tarde. Irán sabe que los Estados Unidos quieren que se retire de Siria e Irak, pero se niega rotundamente porque tiene el derecho legal de permanecer allí a petición de los gobiernos internacionalmente reconocidos de esos países, pero, sin embargo, los Estados Unidos piensan que "el poder hace lo correcto" y están tratando de forzarlo a salir.

La República Islámica no cometerá suicidio

Los ataques estadounidenses e "israelíes" contra las fuerzas del UMP supuestamente aliadas con la CGRI durante el último mes más o menos tenían como objetivo lograr ese resultado, lo que naturalmente llevó a esas fuerzas a reaccionar cinéticamente apuntando a una base estadounidense a principios de la semana que luego sirvió como pretexto para el último ataque de Estados Unidos contra Kataib Hezbollah, que a su vez desencadenó el asedio de la embajada. No hay duda de que EEUU está escalando la situación en contravención del derecho internacional y apuntando a las fuerzas antiterroristas que contribuyeron a la derrota de Daesh, pero las polémicas -aunque tienen sus propósitos de "manejo de la percepción"- son inútiles cuando se trata de analizar las situaciones de la manera más objetiva posible y predecir lo que puede venir después. Por lo tanto, se les está excluyendo de este artículo en el futuro. Una vez que eso se haya eliminado, es hora de dirigir la atención del artículo hacia la refutación de las afirmaciones alentadoras de que la Tercera Guerra Mundial está a punto de comenzar después del asesinato del General de División Soleimani.

Irán tiene el derecho legal internacional de defenderse, y su Líder Supremo ya prometió una "dura venganza" con ese fin, pero es extremadamente improbable que tome la forma de ataques directos contra Estados Unidos o sus aliados. Por mucho que la siguiente frase vaya a provocar a mucha gente de los Alt-Media, el ejército estadounidense es capaz de destruir a Irán en minutos siempre y cuando esté dispuesto a asumir los costos regionales de sus acciones, tanto a corto plazo en el sentido de bajas como a largo plazo en lo que se refiere al futuro geopolítico de Oriente Medio. Después de demostrar su compromiso de responder de manera abrumadora a cualquier ataque anti-estadounidense que su gobierno alegue (sea veraz o no) que se llevó a cabo con cualquier grado de coordinación iraní, Trump ciertamente no dudaría en bombardear al propio Irán si se lanzaran misiles desde allí contra sus fuerzas o las de sus aliados. La República Islámica sabe que sería literalmente un suicidio hacer tal cosa, y a pesar de lo que los neoconservadores, sionistas y wahabitas afirman sobre las autoridades iraníes, no son un "culto apocalíptico de la muerte" y por lo tanto no van a empezar la Tercera Guerra Mundial.

Varios escenarios

No hay duda de que Irán podría infligir un daño muy serio a sus enemigos regionales si elige "salir con una explosión" (ya sea después de ser provocado a hacerlo o por su propia prerrogativa), pero es mucho más probable que su respuesta al asesinato del mayor general Soleimani tome la forma de una intensificación de la guerra no convencional contra sus intereses. Estados Unidos y sus aliados deben haber previsto claramente esto y probablemente culparán a Irán por cualquier cosa que ocurra en los próximos días, sin importar si está realmente involucrado o no, usando eso como pretexto para más "ataques de decapitación" y otras medidas similares destinadas a diezmarlo a él y a las fuerzas de sus aliados. Por lo tanto, la naturaleza del conflicto entre las dos partes es asimétrica ya que Estados Unidos tiene un dominio convencional mientras que Irán tiene su contraparte no convencional, y ambos podrían ser puestos a prueba en caso de otro asedio de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, lo cual es muy probable en los próximos días ya que la sociedad iraquí está hirviendo de rabia y puede fácilmente reunir una masa crítica de manifestantes para asediar el recinto una vez más.

Porque por muy grande que sea un premio como la toma de la mayor instalación diplomática del mundo para quien pueda tomarla (ya sea Irán, un aliado de Irán o cualquier otro), no hay manera de que Trump permita que eso suceda. Al igual que el puente aéreo de Berlín de la vieja guerra fría, Estados Unidos llevaría a cabo un puente aéreo de Bagdad si fuera necesario, lo que podría implicar arrasar barrios enteros para evitar que sus enemigos escondan allí misiles antiaéreos para derribar sus activos aéreos. Uno sólo puede especular cómo se desarrollaría tal escenario, pero no debería haber ninguna duda en la mente de nadie sobre el retroceso de EEUU, especialmente no durante un año electoral y definitivamente no después de que Trump se jactó orgullosamente de que este es su momento "anti-Benghazi". Otro escenario potencial de represalias es interrumpir el tránsito de energía a través del Estrecho de Ormuz, pero eso afectaría a algo más que a EEUU y seguramente provocaría la condena universal de todos, excepto quizás de la Siria aliada, al igual que si Hezbolá u otras fuerzas aliadas de la CGRI decidieran bombardear "Israel" (en cuyo caso, tanto "Israel" como EEUU responderían ciertamente por medios militares).

Rusia o China no se pueden lanzar a la guerra por salvar a Irán

Es "políticamente inconveniente" para muchos de los partidarios de Irán en todo el mundo aceptarlo, pero el país no tiene ningún aliado militar con base Estatal dispuesto a ir a la guerra junto a él, excepto quizás Siria, pero el EAS ha sido completamente devastado en los últimos 9 años y ahora es una sombra de lo que fue. Tampoco hay ninguna manera de que Rusia permita a Siria participar activamente en cualquier hostilidad militar estatal junto a Irán, porque hacerlo pondría en peligro las fuerzas y las inversiones sustanciales que tiene en la República Árabe hoy en día. Hablando de eso, Rusia no es aliada de Irán, sino de "Israel", aunque no iría a la guerra junto al autoproclamado "Estado judío" sino que se mantendría al margen de cualquier conflicto potencial entre ambos (que no duraría mucho considerando que el dominio convencional de los Estados Unidos podría aplastar a la República Islámica en cuestión de días si Trump autorizara que se desencadenara en toda su extensión y estuviera dispuesto a aceptar los costos mencionados anteriormente).

Ni Rusia ni China irían a la guerra en apoyo de Irán, aunque se podría esperar que emitieran declaraciones de condena muy fuertes contra Estados Unidos y cualquier otro que pudiera atacarlo convencionalmente (ya sea "preventivamente" o como "represalia"). Esta declaración de hecho objetivamente existente y fácilmente verificable probablemente tomará por sorpresa a muchos en los Alt-Media que han sido adoctrinados en los últimos dos años con "análisis" de noticias falsas que alegan que esas dos grandes potencias euroasiáticas son "anti-estadounidenses" y están dispuestas a luchar contra los Estados Unidos para "salvar al mundo". Eso nunca sucederá a menos que uno de ellos sea atacado primero (aunque incluso en ese caso, ninguno iría a la guerra por el otro porque han dejado claro que no son "aliados militares"), lo que probablemente no sucederá debido al concepto de Destrucción Mutua Asegurada (DMA), al menos no, salvo que EEUU sea capaz de superar ese "obstáculo" a través de la combinación de su tecnología antimisiles y las "Fuerzas Espaciales". En cualquier caso, nadie debería esperar que Rusia o China se apresuren a ayudar a Irán y a defenderlo de los Estados Unidos.

Pensamientos finales

El resultado más probable del asesinato del General Mayor Soleimani es un período intensificado de guerras proxy en Irak, Siria, Líbano y Yemen que se mantenga justo por debajo del umbral convencional dada la incapacidad de Irán de sobrevivir a un abrumador ataque "de represalia" de EEUU si Trump autorizara uno en respuesta al improbable ataque masivo con misiles que algunos especulan que Teherán podría estar preparando. Estados Unidos también podría llevar a cabo "ataques quirúrgicos" contra lugares en Irán donde pudiera afirmar que otros ataques fueron "organizados", tales como si Ansarullah de Yemen intentara repetir su exitoso ataque con aviones no-tripulados contra la Aramco Saudita en el septiembre pasado. Por lo tanto, los "ataques de decapitación" podrían ser cada vez más frecuentes y nadie estaría a salvo, ni siquiera el Nasrallah de Hezbollah en el peor de los casos, ya que EEUU acaba de señalar que tiene la voluntad política de eliminar "objetivos de alto valor". A medida que todo esto se desarrolle, Rusia y China harán todo lo posible por mantenerse alejados de cualquier refriega regional y definitivamente no intervendrán para defender a Irán. Por lo tanto, las respuestas esperadas de Irán serán puramente asimétricas y no convencionales.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente