En el curso de las celebraciones por el 85 aniversario de la creación de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) “Brigadier San Martín”, se presentó el prototipo del helicóptero CZ-11, bautizado “Pampero” por los mismos trabajadores de la fábrica, que se construirá en serie en el país, junto a un avión Hércules C-130 que fue reconstruido íntegramente en las mismas instalaciones cordobesas.

El presidente de FAdeA, Raúl Argañaraz, declaró que “hace un año, y desde los últimos veinticinco, no teníamos ningún producto nuevo; lo más parecido era la remotorización del ‘Pampa’ (el ‘Pampa II’) que pudimos presentar en FIDAE. Este año tenemos, como habíamos anunciamos, el primer helicóptero certificado, industrializado y fabricado en el país con un proceso de transferencia de tecnología a partir de un convenio que suscribimos con la firma CATIC de China”.

Respecto al ensamblaje del primer prototipo del helicóptero modelo CZ-11 de la empresa china CATIC --que fue presentado en un vuelo tripulado por pilotos argentinos--, se le ha incorporado una pieza de fabricación nacional que constituye el empenaje horizontal de la aeronave.

A partir de 2013, el Ministerio de Defensa tiene previsto iniciar en FAdeA la fabricación en serie de este modelo de helicóptero, con un constante incremento del nivel de nacionalización de piezas y componentes.

La firma del contrato con la empresa CATIC para la fabricación del helicóptero CZ-11, conllevó la selección de siete trabajadores de la empresa argentina, de entre 120, que fueron enviados a China para adquirir la capacitación para su mantenimiento y montaje, iniciando también el proceso de transferencia de tecnología con la fabricación de las primeras piezas del helicóptero en FAdeA. El CZ-11 es una plataforma multipropósito de 2 toneladas, con equipamiento monomotor para uso civil o militar y con capacidad para transportar hasta 4 personas (más la tripulación).

Por otra parte, el avión Hércules C-130 matricula TC-64 reconstruido, que ingresó en 2005 para su mantenimiento en Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A., donde fue desarmado y “canibalizado” antes de dicho proceso para utilizar sus piezas en otras aeronaves.

La puesta en marcha de este Hércules (de pasado ilustre porque había volado en 1977 a Francia llevando en su interior el avión IA-58 Pucará A-507 para su exhibición en la mayor feria aeronáutica de Europa), es, según fuentes del Ministerio de Defensa argentino “un logro más de la gestión de la empresa FAdeA, recuperada en 2009 a través de las gestiones realizadas por el Gobierno Nacional con el apoyo del Congreso de la Nación, que tomó la decisión y el compromiso de reconstruir este avión”.

La Fábrica Argentina de Aviones fue inaugurada en 1929, y tuvo su período de esplendor entre los años 1945 y 1955, cuando se llevó a cabo el proceso de industrialización más importante que recuerde el país.

En 1994, FAdeA fue concesionada a la empresa norteamericana Lockheed Martin, siendo recuperada después de 15 años (en 2009) por decisión del Gobierno Nacional, de forma que en la actualidad es una sociedad anónima de capital estatal.

Entre los proyectos más destacados que se están llevando a cabo en FAdeA se incluye la producción del IA-63 “Pampa”, un avión para misiones de entrenamiento y de ataque ligero; la modernización del IA-58 “Pucará”, que contará con una nueva motorización, y el mantenimiento y modernización de aviones de gran porte, como los C-130 Hércules y Fokker F-27 y F-28, entre otros. 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS