Izan González

Tener un grado de independencia tecnológica e industrial como para poder diseñar, desarrollar y construir una aeronave militar de grandes prestaciones tan solo está al alcance de algunos países. Y entre ellos se encuentra Rusia. Con una tradición aeronáutica que viene de varias décadas atrás, mira al futuro de la aviación militar con programas como el caza furtivo Jaque mate -que podría superar al Eurofighter de España- o el próximo bombardero.

Este último, denominado Tupolev PAK DA, ya se encuentra en una fase muy avanzada del desarrollo dentro de los centros de investigación de la compañía aeronáutica y los últimos reportes indican que la primera unidad saldrá de la línea de montaje para el 2023.

Los detalles sobre el diseño o las especificaciones técnicas más concretas brillan por su ausencia al ser todavía material clasificado, aunque promete mirar cara a cara al bombardero furtivo y autónomo que está preparando Estados Unidos al otro lado del Atlántico. Y es que, al igual que está ocurriendo con la quinta generación de cazas, tan solo el tiempo dirá quién sale ganador.

Bombardero de largo radio

Del acrónimo PAK DA (originalmente escrito en cirílico) se extrae que el desarrollo de Tupolev es un "Complejo de Aviación de Largo Alcance Futuro". Tras ese nombre tan rimbombante se esconde uno de los programas de desarrollo militar más importantes de Rusia de los últimos años.

Para encontrar los primeros datos acerca del desarrollo del PAK DA hay que remontarse hasta 1999, cuando la Fuerza Aérea del país comenzó a redactar los requisitos que debía satisfacer su bombardero estrella de las próximas décadas. Tuvo que pasar una década hasta que, en 2009, el Ministerio de Defensa del país encargó a Tupolev todo el proceso de desarrollo de la aeronave con vistas a relevar a los pesos pesados de herencia soviética como los Tu-160, Tu-95MS y Tu-22M3. Todos bombarderos, hechos por Tupolev y con miles de horas acumuladas en los libros de vuelo.

Desde ese año 2009, solo algunos detalles se han ido desvelando públicamente. Todos ellos de la mano de los dirigentes rusos o empresas públicas asociadas a Tupolev. Uno de los más interesantes es el desarrollo de unos motores capaces de operar en prácticamente cualquier situación. La variedad climática de Rusia es extrema con temperaturas de varias decenas de grados bajo cero en las zonas más septentrionales y calor en los meses de verano en las meridionales.

Debido a eso, el Tupolev PAK DA equipará motores -se cree que serán un total de 4 por cada unidad- con una ventana de temperatura que irá desde los -60 a los 50 grados y resistir a la radiación de un ataque nuclear, tal y como recoge la documentación. Además, dado que se trata de una aeronave de "largo radio", el mismo esquema de planta motriz debe poder permanecer en funcionamiento 30 horas de forma ininterrumpida.

Aunque esa autonomía se encuentra como un número sobre el papel, de cumplirse permitiría al Tupolev PAK DA prácticamente unir cualquier punto del planeta y regresar a su base sin necesidad de realizar paradas. Una característica fundamental en los aviones bombarderos que ya se encuentra presente en otros modelos de su especie.

Misiles hipersónicos y drones

Otro de los detalles que también se ha dado a conocer tiene relación con el arsenal que el bombardero será capaz de acarrear en sus bodegas. "El PAK DA subsónico estará armado con armas hipersónicas", apuntan desde la agencia pública TASS, que cita a una fuente no revelada.

El hipersónico (todo aquello que viaje a más de 5 veces la velocidad del sonido) es un terreno que Rusia lleva explorando mucho tiempo. Contar con misiles capaces de alcanzar esa velocidad lanzados desde un avión es uno de los grandes retos a los que se tienen que enfrentar. De hecho, junto a Estados Unidos, son los dos países que cuentan con desarrollos enfocados en la protección de sus territorios contra armas hipersónicas.

Los reportes también apuntan a que el Tupolev PAK DA tendrá un "vuelo asistido por drones". Esto es, los ya conocidos drones guardaespaldas en los que también Estados Unidos está trabajando así como algunos países de la Unión Europea dentro del sistema de combate FCAS. En relación con el dron, no se mencionan más detalles y habrá que esperar a que las primeras unidades operativas comiencen a salir de las cadenas de montaje. Algo que está planeado que suceda en el 2023.

El furtivo americano

Estados Unidos también está ultimando su particular versión del bombardero moderno. Se trata del Northrop Grumman B-21 Raider que comenzó a desarrollarse a partir del año 2006 dentro del programa Long Range Strike - Bomber, o Bombardero de Ataque de Largo Radio, impulsado por el Departamento de Defensa.

Al igual que ocurre con el Tupolev, este B-21 tiene la gran mayoría de sus especificaciones resguardadas con la etiqueta de material clasificado y tan solo algunos detalles han visto la luz.

Entre ellos, destaca la capacidad furtiva de la aeronave estadounidense -que presumiblemente también tendrá el PAK DA-, armamento de todo tipo y la capacidad de volar de forma autónoma en un futuro.

En lo relativo a la capacidad para lanzar misiles hipersónicos, ni el Departamento de Defensa ni el fabricante han mencionado nada al respecto, aunque en el pliego de condiciones sí se hacía referencia una capacidad de carga lo suficientemente grande y flexible como para llevar elementos de armamento actual y del futuro.

Otro punto en común del americano con el ruso pasa por una velocidad máxima por debajo de la barrera del sonido, ideal para pasar desapercibido al tiempo que no compromete el alcance operativo de la aeronave. Algo

Si todo sale según lo previsto por el citado Departamento de Defensa y Northrop Grumman, las primeras unidades del B-21 Raider se entregarán a la Fuerza Aérea de Estados Unidos para el año 2025 y puedan estar operativas un par de años después.

Fuente: El Español

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS