Libros Recomendados

La empresa aeroespacial estadounidense Bell Textron ha presentado varios conceptos de diseño para una nueva clase de aeronaves de despegue y aterrizaje vertical de uso militar que, a diferencia de los convertiplanos tradicionales, podrán volar a más de 740 kilómetros por hora.

Esta capacidad de alcanzar una velocidad de crucero tan alta ha permitido a los desarrolladores añadir dos siglas (HS, 'High Speed') al acrónimo que se usa para denominar a este tipo de aparatos, VTOL.

Al mismo tiempo, la nueva tecnología mantiene la maniobrabilidad de un helicóptero a baja velocidad, incluida la posibilidad de suspenderse en el aire. Los diseños presentados incorporan la opción de un flujo de aire descendiente de baja potencia y una adaptabilidad que capacitará a las aeronaves para realizar una variedad de misiones, según la web especializada Airforce Technology.

Aunque los tres conceptos revelados guardan un aspecto muy similar, sus masas brutas varían entre las 1,8 y 45 toneladas. La compañía no especificó el posible alcance o la altura máxima de vuelo de las aeronaves y, respecto a sus motores, solo indicó que aprovecharán las "tecnologías de propulsión emergentes". En todos los diseños, los proyectistas colocaron lo que parecen ser turbohélices en los extremos de las alas.

"La tecnología HSVTOL de Bell es un cambio radical en las capacidades de los helicópteros", afirmó el vicepresidente de innovación de Bell Textron, Jason Hurst, quien aseguró que el nuevo diseño reduce el riesgo asociado a esta clase de aeronaves.

Bell ha estado desarrollando tecnologías de despegue y aterrizaje vertical durante al menos 85 años y espera que su nuevo concepto sirva "a la próxima generación de combatientes" en misiones militares modernas.

Un C-17 Globemaster III desciende 7,5 kilómetros en 2 minutos usando empuje inverso

Los grandes aviones de transporte son conocidos más por su tamaño que por su agilidad en el aire, pero este C-17 Globemaster III es capaz de realizar una maniobra aterradora para esta clase de aeronaves usando el empuje inverso.

Normalmente, esta función se usa para desviar los gases de escape de los motores y hacer así que la aeronave frene más rápido durante un aterrizaje. En casi todos los aviones esta función se puede usar solo cuando su tren de aterrizaje toca tierra. Sin embargo, en este avión de transporte militar estadounidense el empuje inverso también se puede activar en pleno vuelo.

Esto se hace para realizar un descenso extremadamente rápido. De hecho, según afirma el autor del video publicado en las redes sociales, este C-17 en particular descendió desde una altura de 9.000 metros hasta 1.500 metros de altitud en cuestión de solo dos minutos.

VIDEO

Sin el uso del empuje inverso, que ayuda a reducir drásticamente la velocidad junto con los frenos de aire, esto sería imposible. Y es que descendiendo bajo un ángulo tan grande la aeronave alcanzaría una velocidad extrema que llevaría a su desintegración. Así, cuando el empuje inverso reduce lo suficientemente la velocidad de vuelo, los pilotos pueden mantenerla simplemente cayendo en picado, lo cual lleva a un descenso muy rápido, pero al mismo tiempo controlado.

Esta maniobra puede resultar útil en muchas ocasiones, siendo una de ellas el aterrizaje en un lugar donde existe el peligro de que la aeronave sea derribada al volar a baja altitud. Al descender rápidamente, los pilotos pueden reducir el tiempo de vuelo en dicho lugar.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS