Libros Recomendados

MOSCÚ (Sputnik) — La construcción de la estación científica ruso-china en la Luna se desarrollará en tres etapas, informó la web estadounidense spacenews.com, al alegar datos de una presentación que se celebró el sábado pasado en la ciudad china de Nankín, en el marco de la Jornada del Espacio.

En marzo pasado, el director general del consorcio ruso Roscosmos, Dmitri Rogozin, y el jefe de la Administración Nacional del Espacio de China, Zhang Kejian, suscribieron el memorando de entendimiento sobre la cooperación en la creación de la Estación Lunar Científica Internacional (ELCI).

Según la presentación, durante la primera etapa, que se planea completar hacia 2025, se lanzarán las sondas rusas Luna-25 (en 2021) y Luna-27 (en 2025) y la estación orbital Luna-26 (en 2024), así como las sondas chinas Chang'e 6 y Chang'e 7 (ambas en 2024). Estos lanzamientos permitirán determinar el lugar de construcción de la estación en el área del polo sur de la Luna.

La ELCI representará en sí un conjunto de estructuras que se situarán en la superficie de la Luna y en su órbita y se usarán para efectuar investigaciones y potenciación de la Luna, incluidas las pruebas de las tecnologías de explotación no pilotada de este satélite de la Tierra y el estudio de la perspectiva de la presencia allí de los seres humanos.

China está segura de la cooperación con Rusia en el desarrollo de la estación lunar

Moscú y Pekín están preparados para cooperar en la construcción de una estación científica ruso-china en la Luna y sus posiciones constituyen un testimonio de la firme decisión de ambos de desarrollar la cooperación bilateral en el estudio de los sectores lejanos del espacio, declaró el portavoz de la Cancillería china, Wang Wenbin.

"El espacio es una esfera de interacción recíprocamente beneficiosa entre Rusia y China. Las partes cooperan fructíferamente en este ámbito durante los últimos años. Hace poco publicaron una declaración conjunta sobre la construcción de una estación científica internacional, demostrando la decisión y seguridad de desarrollar la cooperación en el estudio del espacio lejano y de la Luna", dijo.

En marzo pasado, el director general del consorcio ruso Roscosmos, Dmitri Rogozin, y el jefe de la Administración Nacional del Espacio de China, Zhang Kejian, suscribieron el memorando de entendimiento sobre la cooperación en la creación de la Estación Científica Lunar Internacional (ELCI).

El diplomático agregó que Rusia y China planean trabajar juntas en la construcción de esta estación, así como atraer a otros países y a organizaciones internacionales.

La web estadounidense spacenews.com, en referencia a una presentación realizada el sábado pasado en la ciudad china de Nankín, en el marco de la Jornada del Espacio, informó que la construcción de la estación científica ruso-china en la Luna se desarrollará en tres etapas.

Durante la primera etapa, prevista para completarse en 2025, se lanzarán las sondas rusas Luna-25 (en 2021) y Luna-27 (en 2025) y la estación orbital Luna-26 (en 2024), así como las sondas chinas Chang'e 6 y Chang'e 7 (ambas en 2024). Estos lanzamientos permitirán determinar el lugar de construcción de la estación en el área del polo sur del satélite de la tierra.

La segunda etapa, de 2026 a 2030, incluirá el lanzamiento de la sonda rusa Luna-28 (en 2027) y de la china Chang'e 8 (en 2028) y dará comienzo a la construcción de la Estación Científica Lunar Internacional.

La tercera etapa durará de 2030 a 2035.

La ELCI representará en sí un conjunto de estructuras que se situarán en la superficie de la Luna y en su órbita y se usarán para investigar la Luna, e incluirá pruebas de tecnologías de explotación no pilotada del satélite de la Tierra y el estudio de la perspectiva sobre la presencia allí de seres humanos.

China también revela los primeros esquemas y objetivos de la estación lunar

HELSINKI - Rusia y China han invitado formalmente a países y organizaciones internacionales a unirse al proyecto de la Estación de Investigación Lunar Internacional (ILRS) que están desarrollando las dos naciones.

La Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) y la rusa Roscosmos dijeron que el proyecto ILRS estaría abierto a la participación en todas las etapas y niveles. Esto incluye planificación, diseño, investigación, desarrollo, implementación y operaciones.

CNSA y Roscosmos promoverán una amplia cooperación para el desarrollo de la ciencia y tecnología espacial humana y el progreso socioeconómico, dijo el subdirector de CNSA, Wu Yanhua.

El anuncio se realizó en un evento paralelo de la 58a sesión de la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos del Comité de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS) el 23 de abril.

El desarrollo también sigue alejándo a Rusia  del proyecto Gateway de la NASA. Roscosmos también indicó recientemente que estaba considerando retirarse de la asociación de la Estación Espacial Internacional en 2025.

Las visiones chinas anteriores del ILRS describían misiones robóticas a largo plazo y misiones tripuladas potencialmente a corto plazo para este período de tiempo. Una presencia humana a largo plazo en el polo sur lunar es el objetivo para 2036-2045.

El ILRS se centrará en los recursos hídricos y minerales, la utilización de recursos in situ y la fabricación en la luna, requerirá el desarrollo de la transmisión inalámbrica de energía y la energía nuclear para el espacio, y probará los efectos de la baja gravedad en la biología, según la presentación del Día Espacial de China.

Las áreas de particular interés científico incluyen la geología y la química lunar, el entorno espacial lunar, la astronomía basada en la luna, la biomedicina y la utilización de recursos.

Próximas misiones

Chang'e-6 es un antiguo respaldo del Chang'e-5 de 2024 que visitó Oceanus Procellarum en el lado visible. La nueva misión apuntaría a la antigua y masiva cuenca del Polo Sur-Aitken en el lado opuesto de la luna. La nave espacial también transportará cargas útiles de Francia, Suecia, Rusia e Italia.

Chang'e-7 consistirá en un orbitador y un módulo de aterrizaje y desplegará tanto un rover como una mini sonda voladora. Contará con el apoyo de un satélite de retransmisión y las distintas naves espaciales llevarán un total de 23 cargas útiles científicas. Los objetivos incluyen un estudio detallado del medio ambiente y los recursos en la región del polo sur lunar. La mini sonda voladora hará observaciones in situ de un cráter en sombra permanente.

Luna 25 es un módulo de aterrizaje ruso que tiene como objetivo un lanzamiento en octubre de este año y aterriza cerca del polo sur lunar. La misión sigue 45 años después de la misión soviética Luna-24.

China ha lanzado dos orbitadores lunares, un par de misiones de aterrizaje y rover y, a fines de 2020, la compleja misión de retorno de muestras lunares Chang'e-5 . También está desarrollando naves espaciales y vehículos de lanzamiento para permitir visitas tripuladas a la luna.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS