Libros Recomendados

El submarino especial ruso Belgorod se prepara para ser botado al mar por primera vez. Las pruebas preliminares de los conjuntos y mecanismos demostraron su capacidad de servicio y fiabilidad técnica.

La longitud del submarino nuclear es de más de 180 metros, lo que lo convierte en el más largo del mundo. Tiene 11 metros más de longitud que el submarino nuclear Typhoon, el hasta ahora más largo, y 12 metros más largo que el del crucero submarino estadounidense tipo Ohio.

La historia del gigante

Aunque oficialmente el submarino se puso en marcha tras la desintegración de la Unión Soviética, el 24 de julio de 1992, en realidad su construcción se había iniciado antes.

En 1997 se detuvo la construcción del submarino y de otros dos buques hermanos debido a la difícil situación económica. Tras la finalización del Belgorod, las construcciones metálicas de otros dos buques se utilizaron para la construcción de los cruceros de misiles submarinos del tipo Boréi.

Tras la tragedia del submarino Kursk en agosto de 2000, durante algún tiempo se consideró la posibilidad de completar la construcción de Belgorod para sustituir al submarino perdido.

Sin embargo, finalmente decidieron construir el submarino de propulsión nuclear como portador de una variedad de sistemas submarinos avanzados, incluidos los de combate.

El 20 de diciembre de 2012 se reanudó la construcción del submarino. El 23 de abril de 2019 el submarino fue sacado de la grada para completarlo a flote y realizar diversas pruebas. La transferencia del submarino a la Armada rusa está prevista para 2021.

En el transcurso de los trabajos, el submarino sufrió importantes modificaciones. En particular, su casco se amplió 30 metros debido a la inserción de nuevos compartimentos. Así, Belgorod se convirtió en el submarino más largo del mundo. Se necesitaban nuevos compartimentos para acomodar una variedad de sumergibles, así como para liberarlos en el medio marino y recibirlos de vuelta.

Un lugar para Poseidon

El submarino nuclear Belgorod será el primer portador regular de una nueva arma de disuasión estratégica: el supertorpedo Poseidón. Esta arma puede utilizarse para lanzar un ataque de represalia nuclear en el territorio de un probable enemigo en caso de que este ataque primero.

El sistema Poseidon ya se ejercita en el submarino Sarov, pero también puede utilizarse de forma autónoma.

La construcción del submarino Belgorod va por delante de lo previsto, especialmente en el contexto de los retrasos en el calendario de otros submarinos.

Sistemas robóticos submarinos

Además de Poseidón, Rusia construye los sistemas robóticos submarinos, en particular, el vehículo autónomo no tripulado Klavesin-2R-PM. Es capaz de realizar trabajos de investigación y exploración a profundidades de hasta 6.000 metros. Por ejemplo, puede encontrar sensores de sistemas de observación submarina.

Las imágenes disponibles de Belgorod incluyen necesariamente un hangar para este producto.

Para practicar las operaciones antisubmarinas y para la ocultación y protección de los submarinos, Rusia ha creado el aparato Surrogat. Es una réplica de un submarino con imitación de sus campos acústicos y magnéticos.

Se espera que este tipo de robots desvíe la atención del supuesto enemigo hacia objetivos falsos durante las operaciones de combate. Es posible que Belgorod también lo lleve a bordo, cree el historiador militar Dmitri Boltenkov del diario Izvestia.

Garmonia y Losharik

Además, Rusia desarrolla el sistema de seguimiento hidroacústico Garmonia. Se trata de un complejo de sensores de detección de objetivos desplegados rápidamente en el fondo del mar.

En tiempos de paz, el sistema podrá vigilar zonas mineras, principalmente de petróleo y gas. Por ejemplo, podrá detectar a tiempo objetos extraños que pueden dañar las instalaciones mineras.

En tiempos de guerra, Garmonia se desplegará para establecer los llamados bastiones de protección. Se trata de zonas marítimas completamente aisladas para el enemigo en las que estarán de servicio tanto los cruceros estratégicos submarinos como los barcos con drones Poseidon a bordo.

Además, Belgorod es portador de las llamadas estaciones nucleares de aguas profundas, como el AS-31 Losharik. Estas embarcaciones en miniatura están diseñadas para realizar una amplia gama de trabajos de ingeniería submarina a grandes profundidades (hasta 6.000 metros). En particular, puede buscar equipos militares perdidos, detectar o instalar diversos sensores submarinos y conectar o destruir cables de comunicación.

En total, el submarino Belgorod cuenta con una amplia gama de vehículos y robots submarinos. El uso de una variedad de sistemas durante el combate garantizará el control de vastas zonas marítimas y minimizará la pérdida de buques de guerra y submarinos, afirmó Boltenkov.

"Por lo tanto, podemos afirmar con seguridad que la puesta en servicio del Belgorod en su conjunto lleva el concepto de guerra naval a un nuevo nivel", finalizó el experto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS