El Pentágono estima que con sensores satelitales y otras tecnologías de rastreo en el espacio podría ser posible contrarrestar las aparentemente imparables armas hipersónicas, informa Fox News, citando un artículo publicado en la página web del Departamento de Defensa.

"Tenemos que trabajar en la arquitectura de los sensores, ya que [los misiles] maniobran y son globales, hay que poder rastrearlos en todo el mundo. Esto nos lleva a una arquitectura espacial, que es a donde vamos", afirmó el vicealmirante Jon Hill, director de la Agencia de Defensa de Misiles, en un informe del Pentágono.

Según el organismo, la necesidad de lanzar un programa de defensa contra misiles que vuelan a velocidades mayores a Mach 5 es urgente y está dictada por la ventaja que lleva Pekín respecto a Estados Unidos en el desarrollo de esas armas.

"En octubre pasado, China exhibió un arma hipersónica, mostrando una tecnología que aún no tenemos", señaló este jueves el presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, el senador republicano Jim Inhofe, al referirse a la necesidad de aumentar el presupuesto militar para 2021.

La Agencia de Defensa de Misiles y la Agencia de Desarrollo Espacial, según Hill, ya han construido un prototipo de satélite y planean poner en órbita más satélites nuevos para rastrear mejor las amenazas de ataques hipersónicos en los próximos años.

Métodos que baraja el Pentágono

Los tecnologías para repeler ataques hipersónicos que desarrolla el Pentágono van desde armas láser, redes de sensores más nuevas, modificación de interceptores existentes o simplemente ingeniería de nuevos vehículos que destruirían misiles enemigos con impacto directo, según el teniente general retirado Trey Obering, exjefe de la Agencia de Defensa de Misiles del Pentágono, que concedió una entrevista a Warrior a principios de este año.

Ademas de una amplia gama de tecnologías de sensores aéreos, marítimos y terrestres, el seguimiento de objetivos hipersónicos dependerá en gran medida de los satélites.

Los sensores actuales de infrarrojos espaciados montados en satélites pueden detectar un misil balístico intercontinental enemigo o su lanzamiento, pero son incapaces de detectar misiles hipersónicos en vuelo.

Sin embargo, el Pentágono ve como realista la posibilidad de diseñar un satélite, o un grupo de satélites, con capacidad técnica para rastrear estas armas.

Irán desarrolla el satélite Payam-2 de alta tecnología

El presidente de la Universidad Industrial Amir Kabir de Teherán, Ahmed Mutamdi, anunció la conclusión de un contrato relacionado con la implementación de la primera etapa de construcción del satélite “Payam 2” con tecnología avanzada.

Ahmed Mutamdi dijo que “el contrato de fabricación de este satélite ha sido concluido con la organización espacial y el trabajo ha comenzado para capacitar a los equipos necesarios”.

Agregó que el satélite “Payam 2” es uno de los satélites avanzados de alta tecnología.

Continuó: “Después de completar la primera etapa relacionada con el diseño conceptual, el contrato para la segunda etapa se concluirá con el Ministerio de Comunicaciones y Tecnología de la Información, que incluye las características del proyecto y los gastos”.

Se consideró que el satélite “Payam 2” pertenece a una categoría superior de satélites, pesa unos 200 kg y lleva a cabo el procesamiento de imágenes con una precisión mayor en decenas de veces, una precisión de alrededor de dos metros”.

Dijo que “el satélite Payam 2 tendría un sistema de procesamiento diferente que el satélite Payam 1”, y agregó que “el Ministerio de Comunicaciones nos ha pedido que desarrollemos las categorías más avanzadas de satélites”.

Los expertos de Roskosmos llamaron los defectos del Crew Dragon

MOSCÚ, TASS /. Los expertos de Roscosmos enumeraron algunas de las deficiencias de la nave espacial tripulada SpaceX Crew Dragon fabricada por Ilona Mask. Entre ellos: el inconveniente del diseño de la nave y la colocación de motores detrás de la pared de la cabina, según se desprende del material publicado en el diario espacial ruso de Roscosmos .

El cohete de refuerzo Falcon 9 Crew Dragon se lanzó a la ISS el 30 de mayo. Este es el primer vuelo tripulado en nueve años realizado desde los Estados Unidos en una nave espacial estadounidense. El exitoso acoplamiento de Crew Dragon con la ISS tuvo lugar el 31 de mayo.

"<...> la colocación de motores de propulsión líquida de gran empuje del sistema de propulsión integrado del sistema de rescate de emergencia directamente detrás de la pared de la cabina es alarmante", dice el artículo.

Varios expertos también cuestionaron la seguridad de "la vecindad inmediata de la tripulación y un par de toneladas de componentes tóxicos de combustible (tetróxido de nitrógeno y monometilhidrazina, que todavía no es agua o incluso peróxido de hidrógeno), que se suministran bajo presión a los motores del sistema de rescate de emergencia".

Además, según los expertos, la cabina del Crew Dragon es mucho más espaciosa que la nave espacial Soyuz, ya que está diseñada para siete astronautas. "Sin embargo, la NASA ha reducido la tripulación a cuatro personas. Resulta que para resolver su tarea principal de entregar personas a la EEI, la nueva nave parece demasiado grande", dice el artículo.

El artículo también indica la ausencia de un baño normal en la nave estadounidense. "Los astronautas que volaban en el transbordador se quejaron de que el área del baño estaba separada del resto de la cabina con una pantalla simbólica durante cada uso. Pero si la cabina sellada del transbordador tenía un volumen de 74.5 metros cúbicos, la nueva nave tiene solo 10 metros cúbicos, y el baño se esconde detrás de una cortina "- dice "espacio ruso ".

Al mismo tiempo, el artículo señala que el Crew Dragon es más confiable y más barato que los transbordadores que operaban antes de 2011 por los EE. UU. Además, los transbordadores tuvieron dos desastres en los que murieron 14 astronautas, y Crew Dragon proporciona rescate a la tripulación en caso de accidente en cualquier lugar de la órbita.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19