En caso de que se proclamase un Estado catalán independiente, los analistas aseguran que una fuga de depósitos masiva convertiría a la entidad en insolvente.La Caixa, entidad de ahorro con sede en Barcelona y vinculada financiera y políticamente a la Generalitat de Cataluña, vive días de angustia ante la tensión que está ejerciendo Artur Mas en su desafío al Estado, planteando una secesión incierta en la que la propi banca suiza (USB) ha dictaminado que una ruptura con España sería calamitosa y desastrosa. A pesar de ello, sus responsables continúan sin posicionarse al respecto.

La Generalitat se ha servido a lo lago de los últimos años de La Caixa para resolver sus problemas financieros, bien a través de créditos, como por medio de la comercialización de bonos que hoy son considerados 'basura'.

Si hasta ahora La Caixa, presidida por Isidre Fainé, ha tratado de reforzar sus campañas de imagen a través de los medios de comunicación de toda España, especialmente de aquellos que son más críticos con la política rupturista de Artur Mas, han aumentado los casos de clientes que han expresado a los directores de las sucursales su malestar y preocupación por el plan secesionista de Artur Mas, unos comentarios que van de la indignación que sienten los españoles cuando el presidente de una institución española, amenaza con exabruptos a España, asegurando que la tiene "contra las cuerdas".

“Los clientes españoles ladrones”

Se teme que con un recrudecimiento de los ataques de Artur Mas, muchos clientes puedan decidir cancelar sus cuentas, máxime si consideran que la campaña de los nacionalistas se basa en que "España roba" a Cataluña y la expolia. Parecería un contrasentido que los 'clientes españoles ladrones' de Cataluña siguieran siendo fieles a una entidad catalana que financia a la Generalitat, desde donde se desata una campaña de secesión consecuencia de esas afirmaciones.

Según varios juristas, los clientes podrían reclamar el adelanto del efectivo de sus fondos de inversión por el cambio de nacionalidad de la entidad y la desastrosa situación financiera en la que ésta quedaría

Por otro lado, varios juristas consultados aseguran que en caso de secesión, los clientes podrían reclamar a La Caixa la disolución anticipada de sus contratos de fondos de inversión y otros, por incumplimiento, ya que "cuando hicieron los depósitos se realizaron con una entidad financiera de su propio país -España-, con la garantía que eso significa, y no con un banco que se hace extranjero y cuya calificación estaría más cerca de los niveles de 'basura' debido a su dependencia de la Generalitat de Cataluña". Los analistas aseguran que al estar La Caixa en la órbita de la Generalitat de Cataluña, si pasara a ser una entidad extranjera en el resto de España, su inseguridad financiera y jurídica, tal y como ahora está planteando Artur Mas su proceso de secesión, dejaría indefensos a los ahorradores, al no estar cubiertos por el Estado Español.

Isidre Fainé muy pendiente de las quejas de sus clientes
La Caixa, entidad presidida por Isidre Fainé, está pendiente de las incidencias en sus sucursales, exactamente de que informen sobre fugas de depósitos motivada por el secesionismo de Artur Mas. En caso de que se proclamase un Estado catalán independiente, los analistas aseguran que una fuga de depósitos masiva convertiría a la entidad en insolvente.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS