Libros Recomendados

Fue en el cierre de la Cumbre de la alianza militar, en la cual en diferentes ruedas de prensa y declaraciones en el recinto ferial de IFEMA-Madrid, los jefes de Estado o Gobierno no se guardaron discursos contemporizadores y, por el contrario, redoblaron amenazas a Rusia.

Biden adelantó que la próxima semana anunciará 800 millones de dólares en ayuda adicional en armas para Ucrania y remarcó que su Gobierno y los aliados ayudarán a esa nación el tiempo que sea necesario.

Por otro lado, dijo que solicitará a los países del golfo Pérsico que aumenten la producción petrolera para bajar el precio del crudo y culpó a Rusia por esta situación.

En términos logísticos, señaló que Estados Unidos espera impulsar la venta de aviones militares F-16 a Turquía, postergada, pero recordó que el Congreso debe aprobarlo.

Además, en tono amenazante, Biden puntualizó que el artículo cinco de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), que fija el acuerdo de las partes a defenderse, es sagrado y advirtió que «un ataque contra uno es un ataque contra todos».

«Vamos a defender cada centímetro de territorio aliado», anotó para luego ponderar el fortalecimiento en Madrid de la alianza atlántica y de abrirse las puertas para los ingresos de Suecia y Finlandia.

A su turno, Stoltenberg recalcó la relevancia de la disuasión militar como uno de los principales ejes de la OTAN y reiteró que el objeto esencial es prevenir la guerra.

Precisó igualmente que los aliados estarán preparados «para cualquier eventualidad» en el futuro, ante de la eventualidad de que Suecia y Finlandia puedan sentir presiones de Moscú.

Stoltenberg, al mismo tiempo, anunció la convocatoria de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de 2023, que tendrá lugar en Vilna, la capital de Lituania.

"Rusia, Rusia, Rusia, Rusia": Biden vuelve a culpar a Moscú por el aumento de precios de la gasolina y la crisis alimentaria

El presidente de EE.UU., Joe Biden, volvió a echar la culpa por el aumento de los precios de la gasolina y la crisis alimentaria a Rusia. "La conclusión es que, en última instancia, la razón por la que los precios de la gasolina han aumentado es por culpa de Rusia. Rusia, Rusia, Rusia. La razón por la que la crisis alimentaria existe es por culpa de Rusia", dijo el mandatario este jueves durante una rueda de prensa en el marco de la cumbre de la OTAN en Madrid.

Balance de la cumbre de la OTAN: la Alianza apuesta por una perspectiva "global" en medio de las secuelas de su expansionismo 

"Cumbre histórica", "momento clave", "decisiones definitivas", "cambio de paradigma", son algunas de las frases que se han escuchado durante la cumbre de los líderes de los Estados miembros de la OTAN, que tuvo lugar entre los días 28 y 30 de junio en la capital española, Madrid.

RT hace balance del evento y analiza con expertos su alcance, las decisiones que se han tomado y qué impacto estas tendrán en el futuro más inmediato en cuanto a la seguridad estratégica a nivel mundial.

  • Durante la cumbre de Madrid se aprobó un nuevo concepto estratégico de la Alianza Atlántica, que reconoce a Rusia como la amenaza más importante y directa para la seguridad del bloque militar y excluye a Moscú de la lista de socios.
  • Además, la nueva estrategia sostiene que China intenta socavar el orden mundial establecido mediante el control de la logística y la economía mundiales. Sin embargo, el presidente francés, Emmanuel Macron, subrayó que la OTAN no tiene como objetivo a Pekín.
  • La Alianza también rechazó las acusaciones de "ambiciones imperiales" del presidente ruso, Vladímir Putin. En particular, el canciller alemán, Olaf Scholz, hizo tal declaración.
  • La próxima cumbre de la OTAN se celebrará en 2023 en Vilna, la capital de Lituania.

La OTAN ha completado su transformación posterior a la Guerra Fría del perro guardián de Europa al perro de ataque de Estados Unidos. 

De una aparente alianza defensiva, la OTAN se ha convertido en un agresor diseñado para promover las «reglas» dictadas por los EE. UU.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte, o OTAN, acaba de concluir su cumbre anual en Madrid, España. La antigua alianza defensiva transatlántica se ha transformado, en las últimas tres décadas, de guardián de Europa Occidental en policía global, buscando proyectar militarmente una supuesta postura basada en valores y reglas.

El primer secretario general de la OTAN, Lord Ismay, señaló que la misión del bloque era “mantener a los rusos fuera, a los alemanes abajo y a los estadounidenses adentro”. En resumen, la OTAN sirvió como un muro contra la expansión física de la Unión Soviética desde la posición privilegiada que había establecido en Europa del Este al final de la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, la creación de la OTAN impidió que se concluyera un tratado entre Alemania y la Unión Soviética que permitiera la reunificación de Alemania. Y, por último, la existencia de la OTAN exigía que EE. UU. mantuviera una importante presencia militar a tiempo completo en Europa, lo que ayudó a romper la tendencia tradicional de EE. UU. hacia el aislacionismo.

En la Cumbre de Madrid, la OTAN redefinió radicalmente su misión para reflejar un nuevo mantra que podría resumirse como “mantener a los rusos abajo, a los estadounidenses adentro y a los chinos afuera”. Es una postura agresiva, incluso hostil, basada en mantener la supremacía occidental (es decir, estadounidense). Esta misión se cumplirá a través de la defensa y promulgación de un llamado “orden internacional basado en reglas” que existe solo en la mente de sus creadores, que en este caso son los Estados Unidos y sus aliados en Europa. También representa una ruptura radical con la práctica anterior que buscaba mantener a la OTAN definida por las cuatro esquinas de su derecho de nacimiento transatlántico al buscar expandir su paraguas de seguridad en el Pacífico.

Al parecer, el perro guardián había sido reentrenado como perro de ataque.

 

Cuando una organización se somete a tal transformación radical en términos de su misión y propósito central, la lógica dicta que existe una razón (o razones) suficientes para justificar las consecuencias asociadas a la acción. Parece haber tres razones de este tipo. Lo primero y más importante es el hecho de que Rusia se niega a aceptar las demandas de la OTAN de que exista como un «socio» menor cuya soberanía debe estar subordinada a la voluntad colectiva de la Europa posterior a la Guerra Fría. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha dejado en claro que Rusia se considera una gran potencia y espera ser tratada como tal, especialmente cuando se trata de cuestiones relacionadas con el llamado «extranjero cercano», esas ex repúblicas soviéticas. , como Ucrania y Georgia, cuyos lazos continuos con Moscú son de naturaleza existencial.

 

La OTAN, por otro lado, aunque llamó a Rusia un «socio», nunca se tomó en serio la idea de extender una mano amistosa viable, sino que emprendió un programa de expansión de treinta años que violó las promesas verbales hechas a los líderes soviéticos, dejando a Rusia debilitada y no para ser tomado en serio por los autoproclamados “vencedores” de la Guerra Fría. Cuando Rusia retrocedió, un proceso marcado por el discurso icónico de Putin en la Conferencia de Seguridad de Munich de 2007, la OTAN adoptó una postura más agresiva, prometiendo a Georgia y Ucrania una eventual membresía en la Alianza y, en 2014, apoyando un golpe violento contra un gobierno en Ucrania que dio inicio a una serie de eventos que culminaron en la operación militar en curso que lleva a cabo Rusia en Ucrania.

Hablando en la Cumbre de la OTAN de esta semana, la secretaria general de la organización, Jen Stoltenberg, terminó con toda pretensión de que el bloque era un espectador inocente en los eventos que condujeron a la intervención militar de Rusia en Ucrania, señalando con orgullo que la OTAN se había estado preparando para luchar contra Rusia. desde 2014, es decir, desde el golpe liderado por Estados Unidos. De hecho, la OTAN, desde 2015, ha estado entrenando al ejército ucraniano según los estándares de la OTAN.

No para reforzar la autodefensa de Ucrania, sino con el propósito de luchar contra los rusos étnicos en el Donbass. Al parecer, la OTAN nunca estuvo interesada en una resolución pacífica de la crisis, que estalló cuando los nacionalistas ucranianos comenzaron a brutalizar a la mayoría de la región que se inclinaba por Moscú.

Dos miembros de la OTAN, Francia y Alemania, ayudaron a perpetuar un proceso de paz fraudulento, los Acuerdos de Minsk, que el expresidente ucraniano Petro Poroshenko admitió recientemente que no eran más que una farsa perpetrada con el propósito de ganar tiempo para que la OTAN pudiera entrenar y equipar al ejército ucraniano. con el fin de tomar por la fuerza el control de Donbass y Crimea

¿El futuro de Finlandia y Suecia en la OTAN es incierto y con riesgos económicos y de seguridad?

El 29 de junio la OTAN invitó formalmente a Finlandia y Suecia a formar parte de la Alianza, después de que Helsinki y Estocolmo consiguieran negociar un acuerdo con Turquía, que había bloqueado anteriormente sus candidaturas. ¿Qué les depara el futuro a los dos países nórdicos tras perder su neutralidad?

"La adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN constituye una prueba de lealtad al bloque occidental, en particular a EEUU y el Reino Unido, que son los verdaderos beneficiarios geopolíticos y geoestratégicos del conflicto en curso", declaró el Dr. Tiberio Graziani, presidente del Instituto Internacional de Análisis Global Vision & Global Trends.

La neutralidad de los dos países nórdicos difiere. Suecia no se ha unido a una alianza militar ni ha participado en ninguna guerra desde 1814, siendo su neutralidad flexible, autodeclarada y no consagrada por ley, señaló el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos en su estudio del 2 de febrero de 2022.

Por el contrario, la neutralidad de Finlandia fue estipulada por el Tratado de Paz de París de 1947, que se firmó tras el final de la Segunda Guerra Mundial entre las potencias aliadas —incluyendo la URSS, el Reino Unido, Estados Unidos y Francia— y los antiguos aliados de la Alemania nazi, como Italia, Rumanía, Hungría, Bulgaria y Finlandia.

"Esto parece definitivamente una violación de los acuerdos internacionales de Finlandia firmados después de la Segunda Guerra Mundial con la Unión Soviética y luego con Rusia", dijo Earl Rasmussen, vicepresidente ejecutivo de Eurasia Group, citando el tratado de 1947 así como el tratado ruso-finlandés de 1992.

La cuestión es si los beneficios de la neutralidad abandonada compensarán los posibles riesgos para la seguridad de los dos Estados nórdicos.

"Me desconcierta cómo esta inclusión proporcionará una mayor seguridad, parece que probablemente deteriorará aún más las relaciones entre Rusia y la UE y, más concretamente, con Finlandia y Suecia", dijo Rasmussen.

"Estratégicamente, no estoy seguro de cuál será el impacto real. Esencialmente, tanto Finlandia como Suecia son miembros de facto de la OTAN para incluir la coordinación y los ejercicios conjuntos. Sin embargo, es probable que aumenten las tensiones y que se incrementen las medidas defensivas en las regiones del norte de Rusia, así como en Kaliningrado". enfatizó.

¿Qué piensan los finlandeses y los suecos sobre el ingreso en la OTAN?

Mientras tanto, el apoyo popular a la pertenencia a la OTAN en ambos estados nórdicos nunca ha sido alto.

Según una encuesta de 2021 encargada por el Foro Empresarial y Político Finlandés EVA, alrededor del 26% de los finlandeses estaba a favor de la adhesión a la OTAN, el 40% en contra y el 33% permanecía indeciso. Una encuesta de Demoskop de enero de 2022 mostraba que el 42% de los suecos apoyaba la adhesión a la OTAN y el 37% de los encuestados se oponía.

Sin embargo, según Rasmussen, las recientes encuestas en Finlandia han mostrado un repunte del apoyo hasta el 76%. En Suecia, el apoyo a la adhesión a la OTAN se ha mantenido relativamente bajo, subiendo a solo el 47%, según él.

Mientras tanto, a diferencia de Suecia, Finlandia comparte una frontera de 1.340 km con Rusia y mantiene desde hace décadas relaciones económicas con Moscú. A partir de 2019, Finlandia importó alrededor del 60% de su energía de Rusia, siendo esta última el cuarto mayor importador de productos finlandeses en 2017, según el Wilson Center. Además, los rusoparlantes constituyen el tercer grupo étnico más grande del país nórdico.

"Incluso durante la Guerra Fría, ambos estados eran neutrales y no eran miembros de la OTAN, y Finlandia desarrolló fuertes relaciones económicas y comerciales con Rusia", explicó el vicepresidente del Eurasia Group. "A medida que el comercio se degrada y el intercambio de energía disminuye, es probable que se produzca una tensión en las economías, sobre todo en la de Finlandia", agregó.

Moscú ha subrayado repetidamente que Rusia no alberga intenciones hostiles contra ninguno de los dos países nórdicos, pero también ha señalado que la última expansión de la OTAN no hará que el continente sea más estable o seguro. A principios de esta semana, el presidente ruso Vladímir Putin subrayó que el Kremlin no tiene "nada que pueda preocuparnos en cuanto a la pertenencia de Finlandia o Suecia a la OTAN", añadiendo, sin embargo, que si se despliegan equipos militares o tropas a lo largo de la frontera, Moscú tendrá que "responder de forma refleja y crear las mismas amenazas en los territorios desde los que nos amenazan".

Otra controversia en torno a la adhesión de Suecia y Finlandia al bloque militar occidental: ninguno de los dos estados nórdicos ha celebrado un referéndum popular para saber si la población ha sopesado realmente todos los pros y los contras de la adhesión a la OTAN.

"Los dirigentes políticos de ambos países están asumiendo un cierto grado de riesgo al impulsar la adhesión sin un referéndum público. Estoy seguro de que Washington y Bruselas son conscientes de ese riesgo", indicó.

Además, la adhesión a la OTAN puede aumentar la polarización política en ambos estados nórdicos, según el vicepresidente del Grupo Eurasia. En particular, "el gobierno finlandés está formado por varios partidos políticos sin que ninguno tenga una mayoría clara, por lo que es necesario establecer alianzas", señaló, y añadió que el empeoramiento de las condiciones económicas podría "crear divisiones políticas y, por tanto, los alineamientos podrían cambiar fácilmente".

Mientras tanto, la izquierda sueca ha arremetido contra el Gobierno y los socialdemócratas por el acuerdo de admisión de Estocolmo en la OTAN con Ankara. Según Expressen, los Verdes y el Partido de la Izquierda están planteando una moción de censura contra la ministra de Asuntos Exteriores, Ann Linde.

Por qué el requisito del 2% de la OTAN parece hoy poco realista

Las normas de la OTAN pueden desencadenar una nueva controversia, ya que exigirán a Suecia y Finlandia que destinen el 2% del producto interior bruto (PIB) a sus presupuestos de defensa. Aunque los países nórdicos se han comprometido a alcanzar el punto de referencia en 2024, la viabilidad a largo plazo de sus promesas está en entredicho, habida cuenta de la inflación disparada en Europa.

La inflación en Finlandia ha alcanzado recientemente su nivel más alto en más de 30 años, llegando al 7,1% en mayo. En abril, el índice de precios al consumo (IPC) del país, un indicador popular de la inflación, se situó en el 5,7%, según las estadísticas de Finlandia.

Asimismo, la inflación anual en Suecia pasó del 6,4% en abril al 7,3% en mayo, según el índice de precios al consumo con un tipo de interés fijo (CPIF) del país.

"Para ello, igual que se sacrifica al pueblo ucraniano, se sacrificarán las economías de los países europeos, incluidas las de Finlandia y Suecia", pronosticó Graziani.

"Nos esperan meses económicos y sociales muy difíciles en Europa. Será un otoño muy caluroso. Es probable que se produzcan crisis políticas en varios países de la Unión Europea", advirtió el experto.

Los Estados miembros de la UE, el Reino Unido y Estados Unidos se esfuerzan por frenar una inflación galopante que pone en entredicho su capacidad de cumplir los requisitos de la OTAN. Para complicar aún más las cosas, el Reino Unido está llamando a intensificar la financiación y el armamento de Ucrania "hasta la victoria" en medio de la operación especial rusa.

"Estados Unidos y el Reino Unido están utilizando el conflicto en Ucrania para presionar una mayor implicación y apoyo de la UE que incluya contribuciones de la OTAN", dijo Rasmussen. "Aunque se está proyectando que los Estados miembros cumplirán sus objetivos del 2% para 2024, basándose en el desarrollo de las condiciones económicas y una recesión pendiente, cuestiono el realismo de esa proyección. El aumento de las contribuciones reales para la defensa, junto con el aumento de las tensiones entre la UE y Rusia, puede ser un reto, ya que las condiciones económicas empeoran y provocan interrupciones políticas en toda Europa", predijo.

Mientras tanto, Estados Unidos tampoco está en su mejor momento, según Rasmussen. El país avanza con paso firme hacia una recesión potencialmente profunda, mayores tensiones con China, desafíos emergentes en América Latina, tensiones con Irán y desafíos económicos dentro del país. El analista cree que es probable que se vea un cambio político importante en EEUU en las elecciones de mitad de período de 2022, en 2024 y más allá.

Análisis: ¿Es la expansión de la OTAN hacia el norte realmente una gran derrota para Rusia?

Andrew Korybko

Western Mainstream Media (MSM), liderado por EE. UU., está ocupado impulsando la narrativa de guerra de información armada de que la invitación de Finlandia y Suecia para unirse a la OTAN es supuestamente una gran derrota para Rusia que contradice el objetivo que el presidente Putin buscó lograr a través de la operación militar en curso de su país en Ucrania. Según ellos, la expansión de la OTAN hacia el norte no habría sido posible si él no hubiera autorizado esa campaña, que supuestamente pone a su país en más peligro que antes.

Hay pocos defectos fatales en esta narración que desacrediten el punto que se presenta.

Primero, Finlandia y Suecia ya eran miembros de facto del bloque durante años, por lo que su membresía oficial realmente no cambia nada.

En segundo lugar, la OTAN no ha establecido una infraestructura militar clandestina allí (todavía) como lo hizo en Ucrania en los últimos años.

En tercer lugar, ninguno de los dos tiene disputas territoriales con Rusia que puedan conducir a una guerra con la OTAN ni son capaces de crear proyectos antirrusos como lo es Ucrania.

Con respecto al primer punto, muy pronto estarán bajo el paraguas nuclear de los EE. UU., pero ese es el único cambio real que ocurrirá. En cuanto a la segunda, Rusia ya prometió responder al despliegue de la infraestructura militar del bloque en Finlandia y Suecia, lo que significa que cualquier amenaza latente que pueda materializarse allí es manejable, al menos en teoría. Por último, su ingreso en la OTAN no dará lugar a disputas territoriales ni a la creación de proyectos anti-rusos ya que ninguno de los dos es realista dada su situación.

Es por estas razones principales por las que el presidente Putin dijo el miércoles durante una conferencia de prensa después de la Cumbre del Caspio en Ashgabat que “No hay nada que pueda inspirar nuestra preocupación con respecto a la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN. Si lo quieren, pueden hacerlo”. También mencionó los puntos anteriores a lo largo de la parte relevante de su discurso. Esta idea es crucial para tener en cuenta para desacreditar las últimas afirmaciones de guerra de información del MSM contra Rusia, cuyo propósito se analizará ahora.

CNN informó el martes coincidentemente al comienzo de la Cumbre de la OTAN que “ los funcionarios de Biden dudan en privado de que Ucrania pueda recuperar todo su territorio ”. Esto sigue la "narrativa oficial" sobre el conflicto que cambió decisivamente durante el último mes de "pornografía de victoria" sobre el "éxito inevitable" de Kiev contra Rusia a "pornografía de miedo" sobre Rusia "invadiendo" la OTAN una vez que Kiev pierde, el último de los cuales estaba en exhibición completa después del bloqueo parcial de Kaliningrado por motivos políticos de Lituania .

Ese desarrollo mencionado en segundo lugar no fue impulsado por un deseo sincero de provocar a Rusia a una guerra con la OTAN, sino para dar forma a las percepciones entre el público occidental de que esto ahora es supuestamente más plausible que antes, lo que también sirve para distraer la atención de las pérdidas de Kiev en Donbass. Si bien el G7 y la OTAN acordaron continuar apoyando a Kiev indefinidamente, es inevitable que el conflicto termine con la derrota de su representante y las pérdidas territoriales asociadas, ergo el informe de CNN.

Teniendo en cuenta el hecho de que tal resultado sería más que vergonzoso después de que Kiev recibiera más de $ 54 mil millones en apoyo de los EEUU, fabrican de forma preventiva una narrativa artificial que todavía se puede tejer como un "éxito". Esto, más que cualquier otra cosa, explica la falsa afirmación de que la expansión de la OTAN hacia el norte es una gran derrota para Rusia.

Sin embargo, no es por las razones que ya se explicaron, sino que cumple el propósito de ser "opio para las masas" y hacer que su gente acepte que sus decenas de miles de millones de dólares en fondos de los contribuyentes lograron algo tangible en su nombre. incluso si el representante de su lado perdía más territorio. Esta narrativa armada también está destinada a amortiguar el golpe de la inflación vertiginosa al hacer que parezca que valió la pena sufrir tal para "salvar la democracia de esos estados escandinavos".

La última observación que hay que hacer es que Occidente, liderado por Estados Unidos, seguirá redoblando su falsa afirmación de que la Nueva Guerra Fría y la posterior " Gran Bifurcación " tienen que ver con "democracia versus autoritarismo". Esto no es más que un mecanismo narrativo desesperado para hacer frente a la inevitable derrota de Kiev como una "victoria" sobre la base de que la OTAN se expandió hacia el norte como resultado del conflicto. La realidad, sin embargo, es que esta no es una derrota para Rusia, sino solo una forma de distraer la atención de la decadente hegemonía unipolar de Estados Unidos.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue