Libros Recomendados

Leonid Savin

En su reciente entrevista con el canal de televisión japonés TBS, el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, afirmó que las armas cibernéticas son más peligrosas que las nucleares. Explicó que dichas armas son difíciles de detectar y que "no estamos dispuestos a tener miedo de la ciberdelincuencia y las ciberarmas".

Hay lógica en sus palabras. Si consideramos la informática como la ciencia de la retroalimentación y la interacción hombre-máquina, entonces las armas nucleares también forman parte de los activos cibernéticos, aunque estemos acostumbrados a pensar en lo "cibernético" sólo como Internet y las aplicaciones actuales de control y comunicación vinculadas a los artilugios tecnológicos.

Las armas nucleares han servido como estrategia de disuasión durante décadas y sólo fueron utilizadas dos veces por Estados Unidos en 1945 contra civiles en ciudades japonesas. Las armas cibernéticas, desde su aparición en forma de malware, han llegado a utilizarse como medio de guerra encubierto, aunque su efecto es principalmente el daño material y financiero.

Básicamente, lo "cibernético" es un concepto, un fenómeno y una esfera de actividad muy amplios. Desde los medios de comunicación social hasta el suministro de mando y control en el campo de batalla, todo esto es "cibernético". La intensa etapa militar de la guerra incluye inevitablemente técnicas de manipulación a través de Internet, pero incluso en ausencia de combate la confrontación invisible no se detiene. Los ataques de piratería informática a la infraestructura gubernamental, el hackeo de los sistemas informáticos para robar y distribuir datos, la distribución de diversos contenidos que forman parte de las operaciones de información y psicológicas, todos estos elementos de la guerra cibernética se utilizan constantemente en el enfrentamiento entre países.

La crisis ucraniana no es una excepción. Los sistemas Starlink de Elon Musk se utilizan en Ucrania para el reconocimiento preliminar y la selección de objetivos. Diversas plataformas difunden llamamientos a la violencia y recaudan fondos. Hay casos de uso híbrido de Internet. El 14 de marzo, las fuerzas ucranianas dispararon un misil balístico Tochka-U contra Donetsk. Veinte personas murieron y otras 30 resultaron heridas, todas ellas civiles, incluidos niños. El día anterior había aparecido en las redes sociales un llamamiento a los habitantes de Donetsk en nombre del Comité de Madres de Donbas para que acudieran a una concentración en la plaza central a las 12 horas. Fue en ese momento cuando se produjo el incidente en el centro de la ciudad. "El Comité de las Madres de Donbás" es una estructura falsa creada por el servicio de seguridad ucraniano para llevar a cabo provocaciones.

Los colectivos de hackers de diferentes países han dividido sus posiciones: algunos de ellos atacan los sitios web del gobierno ruso, mientras que otros hacen lo mismo con Ucrania. A menudo, es la sociedad, y no el Estado, la que sufre estos ataques.

El 22 de marzo se supo que el mayor holding agrícola de Rusia, Miratorg, había sido atacado por un cripto-malware. Según los especialistas que se ocupan del problema, el proceso de recuperación de los datos es difícil debido al trabajo necesario para encontrar un cifrado del propio troyano y de los archivos afectados.

Estados Unidos, por su parte, está utilizando el conflicto para sus propios fines, incluida la ciberseguridad. El 21 de marzo, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que afirmaba que Rusia podría lanzar ciberataques en territorio estadounidense, por lo que hay que "acelerar nuestro trabajo para reforzar la ciberseguridad doméstica y la resistencia nacional". Según Biden, "Rusia podría emprender actividades cibernéticas maliciosas contra Estados Unidos, incluso en respuesta a las sanciones económicas sin precedentes que le hemos impuesto junto con nuestros aliados y socios". Este es uno de los elementos de la estrategia de Rusia. Hoy, mi administración está repitiendo estas advertencias basadas en la inteligencia de que el gobierno ruso está explorando posibles opciones de ciberataque". Todo esto se dijo sin ninguna prueba.

A medida que el conflicto exacerba la realidad política, sus participantes se ven obligados a reconsiderar muchas disposiciones que antes daban por sentadas. El lunes 21 de marzo, el Tribunal de Tverskoi en Moscú dictaminó que Facebook e Instagram, aplicaciones de software de Meta Platforms, son extremistas. Sus actividades están ahora completamente prohibidas en Rusia. De hecho, a Meta se le prohíbe abrir sucursales y realizar actividades comerciales en Rusia, ya que estas actividades están dirigidas contra el país, sus ciudadanos y las fuerzas armadas.

Anteriormente, se difundió una gran cantidad de contenido en Facebook que llamaba a matar a los rusos, y la iniciativa partió de la dirección de la empresa. Ambas redes fueron bloqueadas en Rusia a principios de marzo. Instagram hizo caso omiso de más de 4.500 demandas para que se eliminaran los fakes sobre operaciones especiales de las tropas rusas en Ucrania y las convocatorias de concentraciones no autorizadas.

Ahora el tribunal ha puesto fin al asunto. El representante de Meta en el tribunal intentó justificar que los usuarios rusos confían en Facebook e Instagram como plataformas de comunicación. También subrayó que la información que provocó las reclamaciones de las autoridades es una parte insignificante del flujo total de información y que la empresa ya ha pagado multas por infracciones. Y el bloqueo supondría la pérdida de acceso a una enorme cantidad de "información no controvertida". Pero dado que los ciudadanos y las organizaciones no serán perseguidos por extremismo por usar Facebook e Instagram, ese acceso está prácticamente preservado. La única cuestión es el uso de servidores VPN para eludir el bloqueo. Es poco probable, por supuesto, que la mayoría de los ciudadanos que tienen cuentas de Facebook e Instagram tomen esa medida.

Lo importante es que Meta pierde la oportunidad de ganar dinero de los ciudadanos rusos. Pedir publicidad en ambas redes sociales o comerciar con acciones de Meta puede calificarse como financiación de una actividad extremista, lo que supone una responsabilidad penal. Además, cualquier exhibición pública de símbolos -en la página web, en las puertas de tiendas y cafés, en el coche, en las redes sociales, en carteles y tarjetas de visita- será motivo de responsabilidad administrativa de hasta 15 días de arresto.

Sin embargo, todavía hay otras organizaciones en Rusia que suponen un riesgo para la seguridad y distribuyen contenidos extremistas (o eliminan contenidos rusos). Google, propiedad de Alphabet, dijo que ha bloqueado el acceso a los medios de comunicación estatales rusos en todo el mundo y ha eliminado el contenido sobre las acciones de Rusia en Ucrania que viola sus políticas. Google retiró de YouTube 1.000 canales y más de 15.000 vídeos. Apple también ha seguido este ejemplo y ha bloqueado el tráfico directo y los informes de incidentes relacionados con Ucrania en cooperación con las autoridades locales. En una medida similar, Apple también ha bloqueado el acceso a las aplicaciones de medios de comunicación estatales, como RT News y Sputnik, en todas las regiones de la AppStore fuera de Rusia. Apple también ha suspendido la venta de productos y ha dejado de exportar a su canal ruso.

Es muy probable que YouTube sea la próxima plataforma en ser bloqueada en Rusia. Muchos expertos también creen que es necesaria la vigilancia de otras aplicaciones y redes sociales más pequeñas, así como de varios medios de comunicación occidentales que difunden falsificaciones sobre Rusia, todo lo cual debería ser bloqueado y/o prohibido en Rusia.

Ciertamente, estas prohibiciones deberían considerarse como una medida importante y largamente demorada para restaurar la soberanía informativa de Rusia. La experiencia de las redes sociales VKontakte y Telegram demuestra que Rusia puede tener sus propios hallazgos y aplicaciones que no son inferiores a los occidentales. Y, muy probablemente, otros países también seguirán este ejemplo. Para empezar, Rusia no es el único país en el que las redes sociales de Estados Unidos están prohibidas. Facebook y Twitter están bloqueados en China desde 2009. Una alternativa a las redes occidentales en China es la plataforma multifuncional WeChat. La situación con estas redes es similar en Irán. Twitter está prohibido en Corea del Norte desde 2016. Tampoco hay redes sociales en Turkmenistán. Es probable que otros países tomen pronto la delantera, limitando la influencia destructiva que ejercen las redes estadounidenses.

Pero la cuestión de la regulación legal de Internet como tal sigue sin resolverse. Los debates al respecto llevan años y, hasta ahora, los países se han dividido en dos bandos: uno está a favor de un Internet soberano y el otro intenta imponer una política de multisectorialidad, en la que promueven a sus propias empresas como actores importantes en el negocio de Internet.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue