Libros Recomendados

Leonid Savin

La Alianza del Atlántico Norte ha promulgado su doctrina sobre el espacio exterior. El texto, publicado el 17 de enero, afirma: “Los adversarios potenciales están ampliando el uso del espacio… Las capacidades desarrolladas por los adversarios potenciales pueden usarse contra la Alianza del Atlántico Norte para:

– poner en peligro los recursos espaciales de la alianza al afectar la capacidad de la OTAN para tomar medidas decisivas en una crisis o conflicto;

– interferir con el despliegue en el espacio de las instalaciones de la OTAN críticas para la gestión del espacio de batalla y el conocimiento de la situación, así como para la capacidad de operar con eficacia en una crisis o conflicto;

- para crear un impacto en los sistemas espaciales de los aliados, violando el principio del libre uso del espacio ... "

El documento no indica a los opositores de la OTAN, pero es bastante obvio que se refiere principalmente a Rusia. Al mismo tiempo, no dice que Rusia se ha opuesto repetidamente a la militarización del espacio exterior y se ha ofrecido a firmar un acuerdo apropiado.

Del documento de la OTAN se desprende claramente que en el espacio las fuerzas de la alianza se concentrarán en los siguientes puntos clave:

– Integración de las capacidades espaciales y relacionadas con el espacio en las misiones de la OTAN;

- creación de un foro para consultas político-militares e intercambio de información sobre desarrollos espaciales relevantes;

– proporcionar apoyo espacial efectivo e impacto en las diversas actividades de la Alianza;

– Desarrollo de la interoperabilidad entre los servicios espaciales y otras capacidades aliadas.

El espacio debe verse como una parte integral de un enfoque más amplio que brinda a la Alianza una gama de opciones para responder, como dice el documento, a cualquier amenaza, sin importar de dónde venga. Para lograr este objetivo, la OTAN planea:

– considerar una gama de opciones en todo el espectro de conflictos para defenderse de amenazas o ataques a los sistemas espaciales aliados;

– desarrollar una comprensión común del papel del espacio en una crisis o conflicto;

– actuar con decisión en todas las áreas operativas (terrestre, marítima, aérea, cibernética), considerando el papel del espacio como facilitador clave de la defensa aérea y antimisiles de la OTAN, así como de la disuasión nuclear;

– considerar formas de mejorar la resiliencia de toda la alianza, incluso a través del intercambio de mejores prácticas;

– Desarrollar directrices para el acceso de la OTAN a datos, productos, servicios y capacidades espaciales.

Quizás el próximo paso de la OTAN sea la militarización del espacio exterior. Y sucederá, muy probablemente, en modo secreto.

Una de las razones de la renuencia de los aliados occidentales a discutir públicamente los problemas espaciales militares es que, con la excepción de Francia y Gran Bretaña, muchos países europeos se han opuesto tradicionalmente a la guerra en el espacio, especialmente a las operaciones ofensivas. En un discurso de agosto de 2019, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró necesario afirmar que la declaración del espacio como área operativa aliada "no tiene nada que ver con la militarización del espacio" .

¿Y con qué entonces, uno pregunta, está conectado?

Francia y Alemania se unieron a la Iniciativa de Operaciones Espaciales Combinadas de Estados Unidos hace un par de años. Esta iniciativa fue lanzada por el Pentágono en 2014, y tras la creación de la Fuerza Espacial de EE. UU., pasó a la esfera de su control. De hecho, se trataba de un empoderamiento de la comunidad de inteligencia Five Eyes, según informan los medios estadounidenses .

En noviembre de 2019, la alianza declaró el espacio como área operativa, lo que debería garantizar la integración del espacio en la estrategia militar general de la OTAN. Y en octubre de 2020, la alianza creó el Centro Espacial en el Comando Aéreo Aliado en Ramstein.

Se está creando otro Centro Espacial de la OTAN en Toulouse. En el mismo lugar, Francia realizó su primer ejercicio espacial militar multinacional ASTERX con la participación de Alemania, Italia y Estados Unidos del 8 al 12 de marzo de 2021, lo que indica la intención del gobierno francés de ingresar a una nueva órbita más alta, proporcionando la capacidad de contrarrestar a cualquier adversario potencial en el futuro conflicto espacial. Antes de esto, París solo participaba en los juegos de guerra espaciales organizados por los Estados Unidos.

El ejercicio ASTERX fue llamado por el general Michel Friedling, jefe del Comando Espacial Francés, una "prueba de estrés" para los sistemas espaciales de Francia; simularon una crisis internacional considerando 18 eventos en el espacio bajo varios escenarios, que van desde un ataque a un satélite francés, interferencia en las comunicaciones satelitales, hasta basura espacial que se convierte en una amenaza para la población.

Estados Unidos ve con buenos ojos estas iniciativas aliadas. Después de todo, ahora las acusaciones de militarización del espacio conciernen a otros miembros de la OTAN, y no solo a Estados Unidos.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue