EEUU sigue sintiendo las terribles consecuencias de la decisión “imprudente” de la administración Trump de asesinar al comandante de la Fuerza Al Quds del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica, el general Qassem Soleimani.

Con la proximidad del segundo aniversario del martirio del comandante de la Fuerza Al Quds, la revista estadounidense The National Interest publicó en su sitio web un artículo del analista político Will Smith, graduado de la Escuela de Servicio Internacional (School of International Service).

El autor escribe que en enero de 2020, pocos días después de que EEUU asesinara al general Qassem Soleimani, Irán tomó represalias contra la acción criminal de EEUU con un ataque balístico a la base de la fuerza aérea estadounidenses de Ain al Assad (provincia iraquí de Al Anbar), que hirió a más de 100 soldados estadounidenses.

En su discurso, el ex secretario de Estado Mike Pompeo afirmó que el asesinato del general Qassem Soleimani por las fuerzas armadas estadounidenses en Iraq, que contradecía el derecho internacional, “restableció la disuasión con Irán”. Sin embargo, cuanto más tiempo pasó, el dramático aumento de los ataques a los intereses estadounidenses en Iraq reveló que las falsas afirmaciones de Mike Pompeo eran irrelevantes. Dos años después del asesinato del mártir general Qassem Soleimani, EEUU está sufriendo graves consecuencias en Iraq y en toda la región.

“La decisión de asesinar al general Soleimani fue un abuso de poder imprudente por parte de la administración Trump, y ha dado lugar a una reacción realmente merecida contra EEUU”, escribió el analista de la revista The National Interest.

Irán respondió rápidamente disparando misiles contra la base aérea estadounidense en Ain al Asad y redefinió su estrategia regional con el objetivo de lograr la retirada total de las fuerzas militares estadounidenses de Oriente Medio.

El autor añade que durante los dos últimos años la situación ha cambiado drásticamente en Iraq en detrimento de los estadounidenses.

El ataque norteamericano asesinó tanto al general Soleimani como a Abu Mahdi al Mohandis, un comandante clave de las Fuerzas de Movilización Popular de Iraq (Hashid al Shaabi), formadas en 2014 para luchar contra el Daesh, y que son ahora parte integral de las fuerzas armadas iraquíes. Según Will Smith, esto ha aumentado dramáticamente los sentimientos hostiles contra EEUU entre estas fuerzas iraquíes, algunas de las cuales no han dudado en atacar las bases militares y los convoyes estadounidenses cada vez que se presenta la oportunidad.

Según el analista de la revista estadounidense, el fuerte aumento de los ataques contra las fuerzas de EEUU tras los asesinatos del general Qassem Soleimani y Abu Mahdi al Mohandes ha dañado los intereses estadounidenses en Iraq en todos los sentidos.

Además de poner en peligro la vida de los soldados estadounidenses, el aumento de los ataques ha obstaculizado las actividades de las fuerzas de la coalición internacional liderada por EEUU, lo que ha obligado a los norteamericanos a suspender sus actividades habituales para dedicar la mayor parte de su energía a asegurar la protección de sus bases contra los numerosos ataques que limitan la capacidad de las fuerzas de la coalición internacional para moverse libremente.

Will Smith cree que, además de sus consecuencias en Iraq, el asesinato criminal del general Qassem Soleimani ha llevado a la República Islámica de Irán a perseguir con más determinación el desarrollo de su programa nuclear civil.

Irán abandonó los límites establecidos por el acuerdo nuclear de 2015 establecido en el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) inmediatamente después del asesinato del general Soleimani. Un año después, en el primer aniversario del martirio del comandante de la Fuerza Al Quds, Teherán anunció su intención de intensificar el enriquecimiento de uranio. Casi dos años después del asesinato criminal del mártir Qassem Soleimani, mientras continúan las negociaciones nucleares en Viena, la administración Biden parece no tener opciones serias frente al desafío de una potencia nuclear iraní.

El analista estadounidense cree que las consecuencias negativas del asesinato del general Qassem Soleimani han expuesto cada vez más los límites de la fuerza militar estadounidense frente a las amenazas y desafíos asimétricos.

El general Frank McKenzie, comandante del Comando Central de EEUU (CentCom), dijo recientemente que creía que los ataques de las fuerzas iraquíes contra bases militares y convoyes estadounidenses aumentarían en las próximas semanas.

El autor señala que los continuos ataques a las fuerzas estadounidenses son el resultado de la insistencia de EEUU en mantener las fuerzas militares en Iraq. Escribe: “En última instancia, no sería necesario desalentar los ataques si las fuerzas estadounidenses no estuvieran en Iraq. Las fuerzas especiales iraquíes han demostrado su eficacia en la lucha contra los restos del Daesh, y los objetivos de las misiones de asesoramiento, asistencia y entrenamiento se pueden lograr sin una huella militar permanente de EEUU”.

Will Smith agrega: “La decisión de asesinar al general Soleimani tuvo toda una serie de consecuencias negativas para EEUU, que aún hoy se sienten. A pesar de la campaña de máxima presión de Donald Trump contra Irán, es revelador que Teherán no haya cumplido ninguna de las doce demandas de Pompeo. La presión máxima no logró ningún resultado tangible, y cuando Trump salió de la Casa Blanca, Irán estaba más fuerte que antes.”

En conclusión, el periodista de The National Interest escribe: “La decisión de asesinar a Soleimani refleja la tendencia de EEUU a usar la fuerza de manera agresiva sin considerar los efectos de segundo orden que podrían resultar de ello”.

Estimaciones israelíes indican un “gran fracaso” en lo que respecta a “expulsar a Irán de Siria”

Las últimas estimaciones israelíes indicaron lo que llamaron un “gran fracaso” con respecto a la presencia de Irán en Siria durante 2021, así como al desarrollo de las capacidades de la Resistencia palestina y libanesa.

Según un informe del editor de asuntos hebreos de Al Manar, Hasan Hiyazi, los medios israelíes citaron varias evaluaciones que informan sobre el fracaso de la entidad sionista para hacer frente a las “amenazas”’ de Irán, especialmente con respecto a la presencia en Siria, y de la resistencia libanesa y palestina.

“Los desafíos que enfrenta Israel con respecto a la presencia iraní en Siria están creciendo de un año a otro. La capacidad de moverse libremente en los cielos libaneses (para tomar fotos y recopilar datos sobre Siria) también se ha visto afectada”, dijo Roy Sharon, corresponsal militar de Kann News israelí, citado por el informe de Al Manar el miércoles.

“Según afirmaciones del ejército israelí, se está impidiendo el 70% de la transferencia de armas desde Siria a Hezbolá. Este porcentaje es seguramente inexacto, y la pregunta aquí: ¿Qué pasa con el 30% restante y qué incluye? ¿Incluye armas que cambian el equilibrio? Este tema es motivo de preocupación para “Israel”, agregó Sharon.

Por su parte, el comentarista israelí sobre asuntos árabes Zvi Yehezkeli dijo que a pesar de 1.600 incursiones israelíes en Siria, los iraníes siguen allí, y señaló que esto “indica la gran motivación” que tiene la República Islámica en Siria.

“Hacer que Irán salga de Siria no es una cuestión sencilla. Los iraníes acaban de concluir un simulacro en el que amenazaron con atacar el sitio nuclear de Dimona. Siguen adelante con su proyecto en Siria”, agregó Yehezkeli.

La evaluación israelí también abordó las “amenazas” de la Resistencia Palestina. Itay Blumental, el corresponsal militar del Canal 11 de “Israel”, informó sobre un aumento en las operaciones contra la ocupación israelí en Cisjordania.

“Fuimos testigos de 61 ataques con disparos en 2021”, dijo Blumental.

El CGRI de Irán emplea avanzado tanque Karrar en maniobras

La Fuerza Terrestre del Cuerpo de Guardianes de Irán recibe una gran flota de tanques avanzados y los pone en servicio, según informan medios iraníes.

El nuevo tanque, denominado Karrar, una variante mejorada y modernizada del carro de combate T-72m, ha sido empleado por primera vez este miércoles en la tercera jornada de los ejercicios militares Payambar-e Azam 17 (El Gran Profeta 17) que se desarrollan en las costas del sur de Irán.

Karrar, modernizado por la Industria de Autos Blindados del Ministerio de Defensa, está equipado con un sistema de camuflaje que proporciona ocultación contra la detección por radar de infrarrojos térmicos.

También está equipado con sistemas de navegación GPS y es capaz de destruir objetivos con disparos precisos a gran velocidad.

La variante mejorada de T-72m está provista de un sistema de control de fuego electro-óptico, telémetros láser y un ordenador balístico.

El tanque Karrar será equipado también en breve con un sistema de protección activo, lo cual incrementará la capacidad de supervivencia de los carros de combate frente a los sistemas de misiles.

La tercera jornada de las maniobras se ha llevado a cabo en la isla de Larak, situada en el estratégico estrecho de Ormuz.

Durante esta fase de las maniobras, la Fuerza Terrestre del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán ha utilizado nuevas armas y equipo militar, así como nuevas tácticas para llevar a cabo operaciones ofensivas y defensivas.

Las maniobras tienen como objetivo aumentar el nivel de la preparación de las fuerzas del Cuerpo de Guardianes para hacer frente a posibles amenazas y llevan el mensaje de paz y amistad a los vecinos.

Las Fuerzas Armadas iraníes siguen reiterando constantemente que no buscan una guerra con ningún país, pero advierten que responderán a la más mínima intención de socavar la seguridad del país persa, especialmente en el Golfo Pérsico, que es considerado una de las líneas rojas de la República Islámica.

VIDEO

Palestina denuncia ante la ONU el incremento de los ataques de los militares y colonos israelíes contra los palestinos en Cisjordania

El gobierno palestino denunció ante la ONU el incremento de los ataques del “ejército israelí” y los colonos contra los habitantes de la ocupada Cisjordania, reportó este jueves la agencia oficial de noticias Wafa.

El medio de prensa citó extractos de una carta enviada por el representante permanente palestino ante el organismo internacional, Riyad Mansur, quien condenó “la violencia y el terrorismo” cometido contra su pueblo.

En la misiva enviada al secretario general de la ONU, y a los presidentes del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General, Mansur destacó que solo en la aldea de Burqua resultaron heridos 125 palestinos por la represión ejercida por las fuerzas de Tel Aviv el 23 de diciembre.

También denunció la reciente muerte de una mujer de 63 años, atropellada por un colono judío.

Asimismo, condenó las detenciones arbitrarias, la expulsión de familias y demolición de viviendas tanto en Cisjordania como en Jerusalén oriental con el objetivo de cambiar su demografía, lo cual advirtió, viola las normas internacionales.

En ese sentido, resaltó que hace tres días las tropas del vecino Estado demolieron una vivienda en esa parte de la ciudad, ocupada desde 1967.

Recordó que más de cuatro mil 500 palestinos se encuentran encerrados en cárceles israelíes, donde “son sometidos a maltratos psicológicos y físicos”.

Hace dos días, el ministro israelí de Seguridad Pública, Omer Barlev, reveló que recibió protección ininterrumpida tras las amenazas de muerte de sectores ultraderechistas y colonos después de criticar la violencia de estos últimos contra los palestinos.

“A partir de esta mañana, estoy bajo vigilancia las 24 horas, los siete días de la semana (…) No me amenazan criminales árabes, me amenazan los judíos israelíes”, escribió en Twitter.

Barlev condenó la pasada semana la violencia de los colonos en las zonas ocupadas durante un encuentro con la subsecretaria de Estado norteamericana para Asuntos Políticos, Victoria Nuland.

En respuesta, los sectores de derecha en el poder y en la oposición, encabezados por el Likud, arremetieron contra el funcionario.

El propio primer ministro Naftali Bennett salió en defensa de los colonos al calificar de fenómeno marginal los ataques de estos contra los palestinos, lo cual a su vez, fue duramente cuestionado por la izquierda, los árabes-israelíes y diversas organizaciones de derechos humanos.