El Ejército de Siria ha arrancado una operación contra los grupos terroristas que se niegan a deponer las armas en la ciudad sureña de Daraa.

El Ejército sirio lanzó una operación militar pocas horas después del incumplimiento de un acuerdo recientemente alcanzado entre las autoridades gracias a la mediación de ciertos grupos y jeques en la región de Daraa al-Balad”, informó una fuente de campo en Siria a la agencia de noticias rusa Sputnik.

Según el informe, publicado el jueves, el mencionado acuerdo implicaba que los grupos armados de esta región entregarían sus armas y seguirían el proceso de rehabilitación.

La fuente especificó que la operación del Ejército se llevaría a cabo paso a paso para brindar a los militantes la oportunidad de volver a las conversaciones de paz.

De acuerdo con Sputnik, el Gobierno sirio ha aumentado su presencia militar en la ciudad al desplegar decenas de tanques, equipos blindados, unidades de artillería y cientos de soldados en Daraa.

Se reporta que los grupos armados de la ciudad dispararon en la misma jornada cohetes contra el personal de la Media Luna Roja mientras ayudaba a los lugareños a evacuar la zona. El ataque no dejó víctimas.

Las fuerzas del Ejército sirio habían cercado la región de Daraa al-Balad, que estaba bajo el control de la oposición y los grupos armados, a fin de presionarlos para que se rindan o se retiren hacia el norte de Siria.

Aunque las fuerzas sirias liberaron la mayor parte de Daraa de las garras de los terroristas a mediados de julio de 2017, un grupo de opositores y elementos armados aún controlan algunos puntos de esta provincia.

Ciertos informes indican que el Gobierno sirio ha tomado medidas para garantizar la seguridad en las regiones del sur de Siria, incluido el establecimiento de puestos de control para inspeccionar vehículos con el fin evitar la transferencia de armas a grupos terroristas y prevenir ataques.

Aviación rusa bombardea a los terroristas en Idleb por tercer día consecutivo

Según los datos de que dispone el recurso Avia.pro, durante tres días las Fuerzas Aeroespaciales Rusas lograron destruir al menos una decena de vehículos de los militantes, eliminar a más de 40 terroristas, un puesto de mando de los mercenarios pro-turcos, así como varios almacenes con armas y municiones.

Las Fuerzas Aeroespaciales Rusas lanzaron ataques a gran escala contra los mercenarios turcos.

En el contexto de la violación por la parte turca de los acuerdos con Rusia sobre Siria, se supo que los aviones militares rusos comenzaron a infligir ataques a gran escala contra mercenarios y militantes turcos en el noroeste de la república árabe. Los bombarderos rusos han llevado a cabo feroces ataques por tercer día consecutivo. Estos últimos coincidieron con el suministro a los militantes de equipos y armas del ejército turco.

Hasta el momento, no hay comentarios oficiales sobre este asunto ni del mando de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas en Siria ni del Ministerio de Defensa ruso. Sin embargo, los expertos creen que estamos hablando de una operación antiterrorista, cuyo objetivo clave es liberar la parte noroeste de la república árabe de los terroristas.

Un dron turco Bayraktar TB2 destruido en el norte de Siria

Turquía ha intentado utilizar su dron de reconocimiento y ataque Bayraktar TB2 para atacar las posiciones del Ejército sirio, pero el dron fue derribado con éxito. El hecho de que estemos hablando del dron Bayraktar TB2 indica que este fue lanzado desde una distancia de varios cientos de kilómetros, ya que la mayoría de los drones que utilizan los mercenarios turcos suelen tener un alcance de vuelo de hasta 50-70 kilómetros.

Se informa que el dron destruido se dirigía hacia Masyaf, donde, al parecer, se suponía que iba a atacar a las fuerzas del Ejército sirio. Al parecer, Ankara pretendía atacar en respuesta al bombardeo a gran escala de las posiciones de mercenarios turcos en Idleb y Latakia.

Se sabe que el dron fue destruido por el complejo Pantsir-S, como informó anteriormente la agencia de noticias Avia.pro.

Atacan a un petrolero vinculado a un multimillonario israelí frente a las costas de Omán y la compañía operadora lo califica como "piratería"

Un petrolero operado por una compañía de propiedad israelí fue atacado la noche de este jueves en el mar Arábigo frente a las costas de Omán.

Según reporta AP, el Mercer Street sufrió el ataque al noreste de la isla omaní de Masirah, a más de 300 kilómetros al sureste de la capital del país, Mascate. El buque es operado por la empresa Zodiac Maritime, con sede en Londres, que forma parte del grupo Zodiac, perteneciente al multimillonario israelí Eyal Ofer.

"En el momento del incidente, la embarcación se encontraba en el norte del océano Índico, viajando desde Dar es Salaam a Fuyaira sin carga a bordo", precisó Zodiac Maritime, agregando que la nave navegaba bajo bandera liberiana y es de propiedad japonesa.

Dos miembros de la tripulación del Mercer Street, un ciudadano británico y un rumano, perdieron la vida en el ataque, descrito por la compañía como un acto de presunta "piratería".

El primero en informar sobre el ataque fue el grupo de Operaciones Marítimas Comerciales del Reino Unido (UKMTO). En un breve comunicado, el organismo anunció que se está llevando a cabo una investigación al respecto y, al contrario que Zodiac Maritime, descartó en un pincipio que el incidente esté relacionado con la piratería.

De momento, ni las autoridades israelíes ni las de Omán han proporcionado comentarios oficiales respecto al suceso.

La noticia llega en medio de tensiones entre Israel e Irán, mientras se encuentran pausadas las negociaciones para reavivar el acuerdo nuclear iraní de 2015, cuya reanudación es criticada por Tel Aviv.

En los últimos meses, otros barcos vinculados a Israel también han sido atacados y funcionarios de esta nación culparon de ello a Teherán. Mientras tanto, la República Islámica acusó a Tel Aviv de llevar a cabo una serie de ataques contra el programa nuclear iraní.