alt

Un avión Tupolev 154 de la fuerza aérea rusa ha sobrevolado recientemente la península Ibérica para realizar fotografías de la superficie española y portuguesa. El objetivo de estos vuelos, que cuentan con todos los permisos de las autoridades españolas, es asegurar que no haya “actividad amenazadora” para la Federación Rusa.

Este tipo de vuelos, que se realizan en el marco del tratado ‘Open Skies’ (Cielos Abiertos), en virtud de un acuerdo firmado en 1992 que permite a los países miembros sobrevolar y fotografiar desde el cielo cualquiera de los territorios.

El objetivo de estas misiones es, según la propia fuerza aérea rusa, “observar que no haya actividad amenazadora desde el territorio de estos países ni creación de agrupaciones militares u otras que puedan amenazar a la Federación de Rusia”.

En los vuelos colaboran activamente unidades militares españolas, que son las responsables de operar las cámaras y sensores que realizan el trabajo de reconocimiento aéreo. La tripulación rusa del Tupolev 154 dirige el aparato y comunica las coordenadas de los puntos que Rusia quiere fotografiar.

El tratado obliga a permitir el reconocimiento aéreo de cualquier punto de la geografía española, incluidas bases militares y cuarteles de la Fuerzas Armadas españolas. El pasado marzo, un avión ruso sobrevoló varias bases españolas en misión de reconocimiento.

Los vuelos sobre España, que finalizaron el pasado 11 de octubre, partieron de la base aérea de Getafe, Madrid. El tratado pone un límite de distancia recorrida para estos vuelos -1.800 kilómetros-, cifra que no se sobrepasó.

Las fotografías obtenidas son reveladas por el Centro Cartográfico y Fotográfico del Ejército del Aire, que entrega una copia al Ministerio de Defensa ruso. Estas fotografías no pueden superar los 30 centímetros de resolución.

El buque ruso de desembarco Azov atraca en Ceuta

El gran buque de desembarco de la Flota del Mar Negro rusa Azov, visitó el puerto español de Ceuta en su trayecto desde el Báltico al Mediterráneo tras participar en los ejercicios navales Occidente-2013.

El gran buque ruso de desembarco Azov, que forma parte de la Flota del mar Negro rusa, entró este viernes en el puerto español de Ceuta, tras pasar por el estrecho de Gibraltar, según el portavoz de la Flota, capitán de navío Trujachev.

Según el capitán, la nave completó su trayecto por Europa después de participar en los ejercicios navales conjuntos de varias flotas rusas Occidente-2013, que se llevaron a cabo cerca de las costas de la frontera occidental de Rusia.

Después de un  breve reabastecimiento y descanso de la tripulación, el barco seguirá su rumbo al Mediterráneo para reincorporarse a la agrupación rusa en el Mediterráneo, según Trujachev.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue