En 2017, Ratko Mladić fue condenado a cadena perpetua por el TPIY por cargos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad mientras era comandante en jefe del Ejército de la República Srpska entre 1992 y 1995 en Bosnia y Herzegovina.

Este detallado informe publicado por primera vez en 1998 por el ex observador militar de la ONU Carlos Martino Branco pone en duda la narrativa oficial y la decisión del Tribunal de La Haya de que "el genocidio se cometió en Srebrenica en 1995".

Según el TPIY:

"... Las fuerzas serbias de Bosnia llevaron a cabo un genocidio contra los musulmanes bosnios (...). Aquellos que diseñan e implementan el genocidio buscan privar a la humanidad de las múltiples riquezas que brindan sus nacionalidades, razas, etnias y religiones. Este es un crimen contra toda la humanidad, su daño se siente no solo por el grupo objetivo de la destrucción, sino por toda la humanidad ".

Este artículo del general mayor Carlos Martino Branco, publicado por primera vez por Global Research el 20 de abril de 2004, pone en duda la condena del TPIY a Ratko Mladić.

Michel Chossudovsky

***

Carlos Martins Branco

Estuve en el terreno en Bosnia durante la guerra y, en particular, durante la caída de Srebrenica.

Uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con mi análisis político, pero realmente debería leer el relato de cómo cayó Srebrenica, quiénes son las víctimas cuyos cuerpos se han encontrado hasta ahora, y por qué el autor cree que los serbios querían conquistar Srebrenica y hacer Los musulmanes bosnios huyen, en lugar de tener la intención de matarlos. La comparación entre Srebrenica y Krajina, así como la reacción mediática relacionada con la "prensa libre" en Occidente, también es bastante instructiva.

Hay pocas dudas de que al menos 2.000 musulmanes bosnios murieron en la lucha contra el VRS / BSA mejor entrenado y mejor comandado. Sin embargo, la pregunta sigue siendo, ¿CUÁNDO ocurrió la mayoría de estas bajas de combate? Según el análisis a continuación, fue antes de la caída final de Srebrenica: los musulmanes ofrecieron muy poca resistencia en el verano de 1995.

Fui Suboficial de Operaciones de la UNMO [Observador Militar de las Naciones Unidas] del UNPF [Fondo de Población de las Naciones Unidas] (a nivel de teatro) y mi información se basa en informes de observadores militares de la ONU que fueron enviados a Srebrenica durante esos días, así como en varios Informes de las Naciones Unidas que no se hicieron públicos.

Mis fuentes de información no son Ruder & Finn Global Public Affairs. Mi nombre no está incluido en su base de datos.

No deseo discutir números y asuntos similares relacionados con ellos. Hay razones para creer que las figuras se han utilizado y manipulado con fines de propaganda. Estas cifras e información no proporcionan una comprensión seria del conflicto yugoslavo.

El artículo se basa en información VERDADERA e incluye mi análisis de los eventos. La historia es más larga que la que he presentado aquí en este artículo.

Espero que contribuya a aclarar lo que realmente sucedió en Srebrenica.

¿Srebenica fue un engaño?

Han pasado dos años desde que el enclave musulmán, Srebenica, cayó en manos del ejército serbio en Bosnia. Mucho se ha escrito sobre el asunto. No obstante, la mayoría de los informes se han limitado a una exposición amplia del evento en los medios, con muy poco rigor analítico.

La discusión sobre Srebrenica no puede limitarse al genocidio y las fosas comunes.

Un análisis riguroso de los eventos debe tener en cuenta las circunstancias de fondo, a fin de comprender los motivos reales que llevaron a la caída del enclave.

La zona de Srebrenica, como casi todo el este de Bosnia, se caracteriza por un terreno muy accidentado. Los valles escarpados con densos bosques y profundos barrancos hacen imposible el paso de vehículos de combate, y ofrece una clara ventaja a las fuerzas defensivas. Dados los recursos disponibles para ambas partes y las características del terreno, parecería que el ejército bosnio (ABiH) tenía la fuerza necesaria para defenderse, si hubiera aprovechado al máximo el terreno. Esto, sin embargo, no ocurrió.

Dada la ventaja militar de las fuerzas defensivas, es muy difícil explicar la ausencia de resistencia militar. Las fuerzas musulmanas no establecieron un sistema defensivo efectivo y ni siquiera intentaron aprovecharse de su artillería pesada, bajo el control de las fuerzas de las Naciones Unidas (ONU), en un momento en el que tenían todas las razones para hacerlo.

La falta de una respuesta militar contrasta claramente con la actitud ofensiva que caracterizó las acciones de las fuerzas defensivas en situaciones de asedio anteriores, que típicamente lanzaron violentas "incursiones" contra las aldeas serbias que rodean el enclave, provocando fuertes bajas entre los civiles serbios. población.

Pero en este caso, con la atención de los medios enfocados en el área, la defensa militar del enclave habría revelado la verdadera situación en las zonas de seguridad, y demostraría que estas nunca habían sido zonas genuinamente desmilitarizadas como se afirmaba, sino que estaban muy protegidas. Unidades militares armadas. La resistencia militar pondría en peligro la imagen de "víctima", que había sido construida con tanto cuidado y que los musulmanes consideraban vital para mantener.

Durante toda la operación, quedó claro que hubo profundos desacuerdos entre los líderes del enclave. Desde el punto de vista militar, había una confusión total. Oric, el carismático comandante de Srebenica, estaba ausente.

El gobierno de Sarajevo no autorizó su regreso para liderar la resistencia. El poder militar cayó en manos de sus lugartenientes, que tenían una larga historia de incompatibilidad. La ausencia del claro liderazgo de Oric condujo a una situación de total ineptitud. Las órdenes contradictorias de sus sucesores paralizaron por completo a las fuerzas bajo asedio.

El comportamiento de los líderes políticos también es interesante. El presidente local de SDP, Zlatko Dukic, en una entrevista con observadores de la Unión Europea, explicó que Srebrenica formaba parte de una transacción comercial que implicaba una ruta de apoyo logístico a Sarajevo, a través de Vogosca.

También afirmó que la caída del enclave formó parte de una campaña orquestada para desacreditar a Occidente y ganar el apoyo de los países islámicos. Esta fue la razón por la que Oric mantuvo una distancia de sus tropas. Esta tesis también fue defendida por los partidarios locales del DAS. También hubo muchos rumores de un comercio dentro de la población local del enclave.

Otro aspecto curioso fue la ausencia de una reacción militar del 2º Cuerpo del ejército musulmán, que no hizo nada para aliviar la presión militar sobre el enclave. Era de conocimiento común que la unidad serbia en la región, el "Cuerpo de Drina", estaba exhausta y que el ataque a Srebenica solo era posible con la ayuda de las unidades de otras regiones. A pesar de este hecho, Sarajevo no levantó un dedo para lanzar un ataque que habría dividido a las fuerzas serbias y expuesto las vulnerabilidades creadas por la concentración de recursos alrededor de Srebenica. Tal ataque habría reducido la presión militar sobre el enclave.

También es importante registrar el patético atractivo del presidente de Opstina, Osman Suljic, el 9 de julio, que imploró a los observadores militares que dijeran al mundo que los serbios estaban usando armas químicas. El mismo caballero luego acusó a los medios de transmitir noticias falsas sobre la resistencia de las tropas en el enclave, lo que requiere una negativa de la ONU. Según Suljic, las tropas musulmanas no respondieron y nunca responderían con fuego de artillería pesada. Simultáneamente, se quejó de la falta de suministros de alimentos y de la situación humanitaria. Curiosamente, a los observadores nunca se les permitió inspeccionar los depósitos de reserva de alimentos. El énfasis dado por los líderes políticos en la falta de respuesta militar y la ausencia de provisiones alimentarias sugiere libremente una política oficial que comenzó a ser discernible.

A mediados de 1995, la prolongación de la guerra había atenuado el interés público. Había habido una reducción sustancial en la presión de la opinión pública en las democracias occidentales. Sin embargo, un incidente de esta importancia proporcionaría material noticioso para los medios durante varias semanas, podría despertar la opinión pública e incitar nuevas pasiones. De esta manera, sería posible matar dos pájaros de un tiro: se podría ejercer presión para levantar el embargo y, simultáneamente, los países ocupantes tendrían dificultades para retirar sus fuerzas, una hipótesis que había sido adelantada por la ONU figuras como Akashi y Boutros-Boutros Ghali.

Los musulmanes siempre albergaron una esperanza secreta de que se levantara el embargo. Este se había convertido en el objetivo principal del gobierno de Sarajevo, y había sido impulsado por la votación en el Senado y el Congreso de los Estados Unidos a favor de tal medida. Sin embargo, el presidente Clinton vetó la decisión y exigió una mayoría de dos tercios en ambas cámaras. El colapso de los enclaves dio el impulso decisivo que necesitaba la campaña. Después de su caída, el Senado de los Estados Unidos votó con una mayoría de más de dos tercios a favor de levantar el embargo.

Estaba claro que tarde o temprano los enclaves caerían en manos de los serbios, era inevitable. Hubo un consenso entre los negociadores (la administración de EE. UU., La ONU y los gobiernos europeos) de que era imposible mantener los tres enclaves musulmanes y que deberían intercambiarse por territorios en el centro de Bosnia. Madeleine Albright sugirió este intercambio en numerosas ocasiones a Izetbegovic, basándose en las propuestas del Grupo de contacto.

Ya en 1993, en el momento de la primera crisis del enclave, Karadzic había propuesto a Izetbgovic que cambiara Srebrenica por el suburbio de Vogosca. Este intercambio incluyó el movimiento de poblaciones en ambas direcciones. Este fue el propósito de negociaciones secretas para evitar publicidad no deseada. Esto implicaba que los países occidentales aceptaban y alentaban la separación étnica.

La verdad es que tanto los estadounidenses como el presidente Izetbegovic habían acordado tácitamente que no tenía sentido insistir en mantener estos enclaves aislados en una Bosnia dividida. En 1995 ya nadie creía en la inevitabilidad de la división étnica del territorio. En el mes de junio de 1995, antes de la operación militar en Srebrenica, Alexander Vershbow, asistente especial del presidente Clinton, declaró que "Estados Unidos debería alentar a los bosnios a pensar en términos de territorios con mayor coherencia territorial y compacidad". En otras palabras, esto significaba que los enclaves deberían ser olvidados. El ataque a Srebrenica, sin la ayuda de Belgrado, fue completamente innecesario y demostró ser uno de los ejemplos más significativos del fracaso político del liderazgo serbio.

Mientras tanto, los medios de comunicación occidentales exacerbaron la situación al transformar los enclaves en un poderoso ícono de los medios de comunicación; una situación que Izetbegovic fue rápida de explorar. CNN tenía transmisiones diarias de las imágenes de fosas comunes para miles de cadáveres, obtenidas de satélites espías. A pesar de la precisión microscópica en la localización de estas tumbas, es seguro que ningún descubrimiento hasta la fecha ha confirmado tales sospechas. Como ya no hay restricciones de movimiento, inevitablemente especulamos sobre por qué todavía no se han mostrado al mundo.

Si hubiera habido un plan premeditado de genocidio, en lugar de atacar en una sola dirección, desde el sur hacia el norte, lo que dejó la hipótesis de escapar hacia el norte y el oeste, los serbios habrían establecido un asedio para asegurarse de que no uno escapó. Los puestos de observación de la ONU al norte del enclave nunca fueron molestados y permanecieron en actividad después del final de las operaciones militares. Obviamente, hay fosas comunes en las afueras de Srebrenica como en el resto de la ex Yugoslavia donde se produjo el combate, pero no hay motivos para la campaña que se montó, ni los números adelantados por CNN.

Las fosas comunes están llenas de un número limitado de cadáveres de ambos lados, como consecuencia de una batalla y combate acalorados y no como resultado de un plan premeditado de genocidio, como ocurrió contra las poblaciones serbias en Krajina, en el verano de 1995, cuando El ejército croata implementó el asesinato en masa de todos los serbios encontrados allí. En este caso, los medios mantuvieron un silencio absoluto, a pesar del hecho de que el genocidio ocurrió durante un período de tres meses. El objetivo de Srebrenica era la limpieza étnica y no el genocidio, a diferencia de lo que sucedió en Krajina, en la que, aunque no hubo acción militar, el ejército croata diezmó aldeas.

A pesar de saber que los enclaves ya eran una causa perdida, Sarajevo insistió en sacar dividendos políticos del hecho. La receptividad que se había creado a los ojos de la opinión pública facilitó la venta de la tesis del genocidio.

Pero de una importancia aún mayor que la tesis del genocidio y el aislamiento político de los serbios, fue el chantaje de la ONU: o la ONU unió fuerzas con el gobierno de Sarajevo en el conflicto (que sucedió posteriormente) o la ONU quedaría completamente desacreditada a los ojos. del público, liderando a su vez para apoyar a Bosnia. Srebrenica fue la gota que colmó el vaso que llevó a los gobiernos occidentales a llegar a un acuerdo sobre la necesidad de cesar su neutralidad y comenzar una acción militar contra un lado en el conflicto. Fue el colmo que unió a Occidente en su deseo de romper la "bestialidad serbia". Sarajevo era consciente del hecho de que carecía de la capacidad militar para derrotar a los serbios. Era necesario crear condiciones a través de las cuales la comunidad internacional pudiera hacer esto por ellos. Srebrenica desempeñó un papel vital en este proceso.

Srebrenica representa uno de una serie de actos de los líderes serbios destinados a provocar a la ONU, para demostrar su impotencia. Este fue un grave error estratégico que les costaría caro. El lado que tenía mucho que ganar al demostrar la impotencia de la ONU fue el liderazgo de Sarajevo y no el de Pale. En 1995 estaba claro que el cambio en el status quo requería una intervención poderosa que derrocaría al poder militar serbio. Srebrenica fue uno de los pretextos, resultado de la miopía de los líderes serbios de Bosnia.

Las fuerzas sitiadas podrían haber defendido fácilmente el enclave, al menos durante mucho más tiempo, si hubieran estado bien dirigidas. Resultó conveniente dejar caer el enclave de esta manera. Como el enclave estaba condenado a caer, era preferible dejar que esto sucediera de la manera más beneficiosa posible. Pero esto solo habría sido viable si Sarajevo tuviera iniciativa política y libertad de movimiento, lo que nunca ocurriría en la mesa de negociaciones. La caída deliberada del enclave puede parecer un acto de terrible orquestación maquiavélica, pero la verdad es que el gobierno de Sarajevo tenía mucho que ganar, como resultó ser el caso. Srebrenica no era un juego de suma cero. Los serbios obtuvieron una victoria militar pero con efectos colaterales políticos muy negativos, que ayudaron a su exclusión definitiva.

Podríamos agregar una nota curiosa final. Cuando los puestos de observación de la ONU fueron atacados y resultaron imposibles de mantener, las fuerzas se retiraron. Las barricadas establecidas por el ejército musulmán no dejaron pasar a las tropas. Estas tropas no fueron tratadas como soldados que huían de la línea del frente, sino con una sórdida diferenciación.

Los musulmanes no solo se negaron a luchar para defenderse, sino que obligaron a otros a luchar en su nombre. En un caso, el comandante de un vehículo holandés decidió después de conversaciones con ABiH pasar la barrera. Un soldado musulmán arrojó una granada de mano cuyos fragmentos lo hirieron mortalmente. El único soldado de la ONU que murió en la ofensiva de Srebrenica fue asesinado por los musulmanes.

*El general mayor Carlos Martins Branco es un oficial de alto rango de las Fuerzas Armadas de Portugal, que sirvió como observador militar de la ONU en Bosnia en 1995.

Análisis: Desenvolviendo el enigma de Srebrenica

Stephen Karganovic

El famoso dicho de Churchill sobre la Unión Soviética, que era "un acertijo, envuelto en un misterio, dentro de un enigma", podría decirse que es igualmente aplicable a Srebrenica. El 11 de julio de este año fue el vigésimo quinto aniversario de ese evento histórico de las guerras yugoslavas que el difunto profesor Edward Hermann, hablando de manera algo menos poética que Churchill, había calificado como "el mayor triunfo de la propaganda a fines del siglo XX". "

Ya sea que elijamos ver a Srebrenica como una investigación criminal para determinar quién y bajo qué dirección ejecutaron prisioneros de guerra, o como una provocación política para sentar las bases de la inestabilidad crónica en los Balcanes y proporcionar una justificación plausible para el intervencionismo occidental bajo la apariencia de la doctrina del derecho a proteger, o ambas, un cuarto de siglo después, todavía no tenemos respuestas ni siquiera a las preguntas más fundamentales al respecto.

No podemos sacar ninguna conclusión objetiva establecida sobre quién ordenó la ejecución de prisioneros (no importa el número real de víctimas, que incluso en un octavo más realista de la cifra inflada y ahora políticamente correcta es lo suficientemente terrible), o por qué, aunque los prisioneros lo harían han sido mucho más útiles para el lado serbio si se intercambian por prisioneros de guerra serbios en lugar de recibir disparos inútiles, ni siquiera sabemos quiénes podrían haber sido los verdugos reales. Curiosamente, lo que bajo los auspicios del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) con sede en La Haya, debería haber sido una investigación penal adecuada, han surgido muy pocos datos sólidos. Con la evidente excepción de un individuo turbio llamado Dražen Erdemović, un verdugo confeso y soltero que convenientemente se convirtió en testigo de la acusación a cambio de una sentencia ridículamente ligera, veinticinco años después todavía estamos en la oscuridad sobre la autoría intelectual del crimen y quién lo cometió realmente.

Las preguntas sin respuesta, y uno sospecha deliberadamente ofuscado, sobre Srebrenica no son meras tonterías. Van al núcleo mismo de lo que sucedió y por qué.

Que Srebrenica sigue siendo un problema tantos años después se debe principalmente al "crédito" del mencionado Tribunal Internacional en La Haya, creado en 1993 en contravención de la Carta de las Naciones Unidas y específicamente para validar jurídicamente la visión preconcebida de la "comunidad internacional", articulado por las agencias de inteligencia de EE. UU. y comunicado al público por nada menos que el New York Times, los serbios fueron responsables del "90% de los crímenes" cometidos durante la guerra en Bosnia . En marzo de 1995, apenas unos meses antes de Srebrenica, esta estimación fue un ejemplo notable de condicionamiento predictivo.

El Tribunal, o como uno de sus presos más notables, el General Ratko Mladić lo ha llamado: "la comisión de la OTAN", llevó a cabo su tarea vengativa con implacable eficacia. Sus juicios dudosos confirmaron en gran medida la estimación predictiva antes mencionada. Aproximadamente el 80% de los criminales de guerra designados eran serbios .

Poco después de que el Tribunal de La Haya abrió sus puertas a fines de la década de 1990, la manipulación de la evidencia se convirtió en el sello distintivo de sus prácticas de "investigación". Si la evidencia buscada para ser obtenida por un método no produjo los resultados deseados, ese método simplemente se descartó a favor de un enfoque más prometedor. A partir de 1996, la Fiscalía del Tribunal de La Haya organizó equipos forenses para exhumar a las víctimas de la masacre de Srebrenica, que se determinó que suman alrededor de 8,000 antes de que se abriera una sola fosa común. Cuando finalmente el recuento de cuerpos resultó decepcionante, en 2001, los equipos forenses se retiraron inexplicablemente y se lanzó un nuevo enfoque que implica la identificación de ADN. Ahora se afirmaba que las partes de cuerpos de la fosa común podían coincidir con presuntos familiares que habían dado sus muestras de ADN, para llevar la cuenta al alcance de la figura objetivo de 8,000 víctimas. Cuando los equipos de defensa exigieron la entrega física de muestras biológicas para someterlas a pruebas en un laboratorio independiente, su razonable solicitud se encontró con grandes obstáculo. La cámara del TPIY se negó rotundamente a aplicar el Artículo 66 [B] de las Reglas de Procedimiento y Prueba del TPIY para permitir que “la defensa inspeccione cualquier documento [y] objetos tangibles bajo la custodia o control del Fiscal” si eso significa que la evidencia de ADN de mala calidad del Fiscal podría ser socavado.

Igualmente, cuestionable es la evidencia de que algo parecido a un genocidio había ocurrido en Srebrenica. De hecho, el Tribunal admitió que faltaba tal evidencia cuando contraintuitivamente encontró (a) que la evidencia de un plan genocida era innecesaria para hacer un hallazgo de genocidio y, como si eso no fuera lo suficientemente extraño, que (b) tampoco pudo determinar cuándo se tomó la decisión de cometer genocidio en Srebrenica ni quién lo hizo.  Basándose en esa doctrina fácil de usar, una multiplicidad de sesiones del TPIY concluyó que la horrible masacre en julio de 1995 de hasta mil prisioneros de guerra (oficialmente todavía 8,000, por supuesto) al concluir el conflicto étnico en una parte remota de Bosnia fue un evento a la par con el Holocausto y el exterminio de armenios durante la Primera Guerra Mundial. Por supuesto, distinguidos académicos legales, no solo el Prof. William Schabas, sino también el Prof. Michael Mandel y el Prof. George Szamuely respetuosamente estaría en desacuerdo, pero hasta ahora no ha servido de mucho contra las maniobras judiciales de los jueces piratas del Tribunal.

Pero si bien Srebrenica, como estaba destinado a hacerlo, ciertamente ha desempeñado un papel enormemente disruptivo en el escenario local, consolidando la enemistad que siempre brota bajo la superficie en las relaciones entre las religiones y etnias constituyentes de Bosnia, ha jugado un papel posiblemente incluso más siniestro en la geopolítica. El eslogan creado por los intervencionistas occidentales de la OTAN poco después de que la narrativa de Srebrenica se cristalizara oficialmente, "Nunca más Srebrenica", se convirtió en la lógica cínica de muchos más Srebrenicas bajo el pretexto de intervenciones humanitarias supuestamente para salvar a las naciones asediadas de dictadores desobedientes que eran todos, que en el momento justo, "mataban a su propia gente". Las ruinas de Libia y Siria son sorprendentes ejemplos de la devastación causada por la aplicación de ese eslogan pseudo humanitario.

Los juicios del TPIY Srebrenica: la evidencia invisible

Uno de los principales problemas probatorios que surgieron durante varios juicios de ICTY Srebrenica fue el derecho del acusado a realizar un examen independiente de la evidencia forense utilizada en su contra. Ese derecho existe de manera habitual en todos los juicios penales no políticos en todas las jurisdicciones legales civilizadas. Específicamente, ese es el derecho de los acusados ​​a verificar a los fines de su propia exoneración, así como en beneficio del tribunal, las supuestas identificaciones de ADN ofrecidas por la Fiscalía, que fueron proporcionadas por el Comité Internacional para Personas Desaparecidas (ICMP).

ICMP es una ONG fundada en 1996 bajo los auspicios de los Estados Unidos que hasta hace poco estaba operando en la ciudad bosnia de Tuzla. El Tribunal de La Haya se negó constantemente a emitir una citación a ICMP para producir sus muestras biológicas y ponerlas a disposición de los expertos forenses de defensa para su análisis independiente. Supuestamente, los gobiernos soberanos están sujetos a las citaciones del TPIY y pueden verse obligados a presentar pruebas físicas (Serbia en numerosos casos, Croacia en los registros de artillería de Gotovina importa). Pero una ONG privada como ICMP aparentemente está por encima de todo eso. La razón de su inmunidad es el estatus otorgado a ICMP que solo puede describirse como exterritorial, elevándolo efectivamente a un nivel superior al de los gobiernos soberanos.

El TPIY logró crear la impresión de que unos 6.800 cuerpos recuperados de fosas comunes alrededor de Srebrenica habían sido identificados de manera concluyente por medio de una técnica de ADN `` innovadora '' ideada por el cuerpo que realizó el trabajo forense, la Comisión Internacional para Personas Desaparecidas. De hecho, la evidencia primaria de ADN nunca se compartió con el TPIY. El tribunal solo recibió un informe sobre el trabajo y las conclusiones del ICMP. La única información compartida fue en forma de impresiones de computadora. No se dieron detalles sobre la metodología del ADN o los pasos dados para prevenir la contaminación (un problema importante en el trabajo del ADN). Tampoco se aportaron pruebas de quienes habían realizado el trabajo.

Es un requisito mínimo de todos los sistemas de justicia genuinos que las personas acusadas y sus equipos de defensa tengan acceso a todas las pruebas en su contra. Esto permite a los acusados ​​que sus propios expertos verifiquen la evidencia científica para que los expertos en enjuiciamiento puedan ser interrogados en profundidad y los expertos en defensa puedan ser llamados para dar su evaluación de la evidencia. Esto no sucedió en ninguno de los ensayos de TPIY. Pero en cada caso, el tribunal decidió tratar la evidencia de ADN como probada.

Un documento independiente publicado sobre este tema reveló que al ICMP se le habían otorgado niveles de inmunidad sin precedentes en acuerdos separados con el Consejo de Ministros de Bosnia y Herzegovina (1998) y el Gobierno de Croacia (2002):

"El acuerdo de la Sede proporciona inmunidad para bienes, activos y personal del ICMP de "toda forma de proceso legal y administrativo, excepto en la medida en que en cualquier caso particular el ICMP haya renunciado expresamente a su inmunidad". También prevé la inviolabilidad e inmunidad de las instalaciones, propiedades y activos de ICMP contra "búsqueda, requisición, confiscación, expropiación y cualquier otra forma de interferencia, ya sea por acción ejecutiva, judicial, administrativa o legislativa". En la práctica, esto también significaba que las muestras y los perfiles biológicos se convirtieron en propiedad del ICMP como un medio para proteger la información y los datos de los testigos. Solo el ICMP podría decidir si la información se compartiría con las autoridades o no. El cumplimiento de las demandas, tales como una citación que obliga a la producción de material o la asistencia de testigos para dar evidencia, estaba sujeto a que el ICMP renunciara a su inmunidad. En otras palabras, El ICMP recibió el estatus diplomático como una operación de identificación humana técnica y científica. Para un laboratorio de ADN o identificación humana e ort, esto no tenía precedentes ".

No cabe duda de que ningún tribunal de justicia adecuado habría admitido las pruebas del ICMP sobre esta base.

Pero este fue solo uno de los problemas relacionados con el ICMP. Esta organización fue la creación unilateral del presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, en 1996, cuando quedó claro que las primeras excavaciones masivas de tumbas realizadas por la organización estadounidense, Physicians for Human Rights, no habían dado los resultados esperados. Las fosas comunes identificadas por la inteligencia estadounidense, que Madeleine Albright dijo que contenían miles de cuerpos, no eran nada de eso. El ICMP, presentado como una nueva organización internacional, parecía ser la Comisión Musulmana para Personas Desaparecidas, una organización creada después de Dayton por el líder musulmán bosnio Alija Izetbegovic, con una junta de supervisión internacional (siempre presidida por un estadounidense) injertada en la parte superior. Los musulmanes bosnios siempre constituyeron más del 90% de la fuerza laboral del ICMP.

En segundo lugar, la premisa central que subyace a las investigaciones de fosas comunes del ICMP era una teoría dudosa concebida por el pequeño equipo de investigación del TPIY. La teoría era que, sin que nadie lo supiera, los serbios de Bosnia habían llevado a cabo una gran operación de encubrimiento entre agosto y noviembre de 1995 que consistió en excavar los cuerpos de los musulmanes bosnios asesinados de sus tumbas originales, transportándolos a otros sitios dentro de la caja fuerte de Srebrenica. área y volver a enterrarlos con la esperanza de que no puedan ser descubiertos en las nuevas tumbas. A primera vista, esta teoría era risible. Excavar, transportar y volver a enterrar unas 500 toneladas de restos humanos en territorio montañoso al final de un verano muy caluroso no era algo que pudiera haber sido ocultado a la gran cantidad de personal de la ONU y de inteligencia que permaneció en el área. Tampoco podría haberse ocultado a los satélites estadounidenses y los drones geoestacionarios que Madeleine Albright le había dicho públicamente a la ONU el 10 de julio de 1995 que Estados Unidos "estará observando" cualquier cosa de este tipo. Al agotado ejército serbio de Bosnia tampoco le habría resultado fácil montar una operación encubierta de este tipo, especialmente porque carecían de gasolina.

Una razón más convincente para sospechar fue que, habiendo logrado muy pocas identificaciones en los primeros cuatro años más o menos después del final de la guerra de Bosnia, el ICMP de repente comenzó a hacer identificaciones a un ritmo nunca antes visto o desde entonces. Esto fue sorprendente por varias razones, entre ellas el hecho de que, dado que no había registros de población para la población de Srebrenica en tiempos de guerra, el ICMP solo podía usar las listas no científicas creadas cuando el gobierno musulmán bosnio instó a las personas a presentarse para denunciar a familiares desaparecidos . Dado que muchos musulmanes bosnios fueron trasladados durante la guerra, pocas familias habrían tenido un conocimiento definitivo de que sus familiares habían estado en Srebrenica.

Finalmente, siempre ha habido un problema con los números que supuestamente fueron asesinados en Srebrenica. El gobierno bosnio había dado una cifra de población de Srebrenica de 42,000 a la ONU como base para el suministro de alimentos en el área segura. Tales cifras son invariablemente una sobreestimación. El consenso de las agencias de ayuda fue de alrededor de 38,000. Pero la ONU registró 35,600 sobrevivientes de Srebrenica en Tuzla. Unos 2.000 más o menos de los soldados musulmanes bosnios en Srebrenica fueron vistos por personal de la ONU a salvo detrás de las líneas musulmanas cerca de Tuzla antes de que fueran reasignados en secreto a otras partes de Bosnia. Otros 750 sobrevivientes de Srebrenica fueron registrados en Zepa, y alrededor de 1,000 escaparon a Serbia. Si 6.800 fueron masacrados en Srebrenica, habría habido más de 45,

En la investigación de Srebrenica, ICMP ha funcionado como un complemento de la recopilación de pruebas del Tribunal. ¿Por qué se ha eximido de la obligación de mostrar al tribunal o al acusado la evidencia física en la que supuestamente se basan sus conclusiones? El Acuerdo de Sede de ICMP adjunto firmado con Bosnia y Herzegovina contiene la respuesta a esa importante pregunta.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue