Leonid Savin

El 20 de julio de 2020, el parlamento egipcio votó por unanimidad la posibilidad de utilizar las fuerzas armadas del país fuera de sus fronteras (1). Obviamente, las tropas se utilizarán solo en un lugar: Libia.

El presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi, prometió a principios de julio enviar tropas a Libia para "restaurar la seguridad y la estabilidad", diciendo que "cualquier intervención directa tendrá legitimidad internacional" (2). Ahora tiene el mandato de apoyar abiertamente al Ejército Nacional Libio de Khalifa Haftar. Se cree que esta decisión debería servir como una advertencia para Etiopía, donde se está construyendo una gran presa, lo que podría conducir a un cambio en el nivel del agua en el Nilo (3).

El 10 de julio, las tropas egipcias realizaron un ejercicio a gran escala "Resiliencia 2020" cerca de la frontera con Libia (4), que sirvió simultáneamente como un mensaje para Erdogan y una prueba de la capacidad de combate del ejército egipcio. Las maniobras fueron una práctica para una invasión terrestre, así como operaciones costeras.

El 20 de julio, al-Sisi se reunió con líderes de varias tribus libias en El Cairo en la conferencia "Egipto y Libia: un pueblo y un destino", donde discutieron el apoyo militar de Egipto de varias maneras, incluida la transferencia de armas a las tribus para defenderse.

Los expertos occidentales temen que tal reequilibrio complicará significativamente la seguridad en el Mediterráneo oriental. Es cierto que es necesario hacer una reserva de que el régimen de seguridad estable fue destruido por Occidente en 2011, y que la situación actual está lejos de ser estable. Turquía apoya abiertamente al llamado gobierno de acuerdo nacional proporcionando asistencia militar. Sin embargo, no a todos en Occidente les gustó esta aventura de Recep Erdogan. El 6 de julio, 69 miembros del Parlamento Europeo emitieron un recurso colectivo por escrito pidiendo sanciones económicas contra Turquía y personalmente contra Erdogan (5). Además de Libia, se mencionaron la agresión de Turquía en el Kurdistán iraquí, el norte de Siria y la represión de la oposición democrática. Un opositor activo de las acciones de Turquía es Francia, representada por el presidente Macron. Francia también inició la Operación Guardia Marina frente a las costas de Libia con el pretexto de combatir la piratería y el terrorismo. Inmediatamente después del inicio de la operación, surgió un incidente cuando un barco francés detuvo a un buque con bandera de Tanzania para su inspección bajo sospecha de tráfico de armas (6). El barco estaba acompañado por fragatas turcas, que apuntaban radares al barco francés varias veces, de hecho, amenazando con lanzar un ataque con misiles. El incidente fue documentado y remitido a la OTAN. Si agregamos el escándalo con el cambio en el estado del Museo Hagia Sophia (el Mufti Supremo de Egipto condenó la decisión de las autoridades turcas) y el apoyo retórico de Erdogan a Azerbaiyán en el contexto del conflicto con Armenia (al prestar apoyo a los grupos de militantes pro-turcos que lucharon previamente en Siria y Libia y que ya han sido transferidos a Azerbaiyán), La situación parece ser extremadamente tensa. Y no solo para Turquía, sino también para la OTAN, ya que las posibles acciones militares de Egipto y las probables llamadas de Erdogan se percibirán y evaluarán de manera diferente en la Alianza.

Estados Unidos generalmente cree que Turquía cumple con un solo criterio dentro de la OTAN: ser una economía de mercado (7). De lo contrario, Turquía no se ajusta a la OTAN. Al mismo tiempo, la alianza aún no ha desarrollado un mecanismo para excluir a sus miembros descuidados. Por lo tanto, al toparse con Turquía puede ser largo y agotador para todos los miembros, lo que generará nuevas fricciones y divisiones.

El choque directo entre Egipto y Turquía en Libia será especialmente crítico para Occidente y los Estados Unidos (8). Dado que Turquía y Egipto son oficialmente aliados de Estados Unidos, esto creará un dilema difícil para Washington, que recientemente ha sufrido la falta de soluciones adecuadas de política exterior.

En cuanto a los vecinos de Libia, se observan los primeros signos de una crisis política en Túnez. Allí, las contradicciones entre el Partido Islámico Al-Nahda y la oposición están creciendo (9). Al-Nahda tiene 52 escaños en el parlamento (217 escaños en total) y representa la mayor fuerza política. El 14 de julio de 2020, los representantes de Al-Nahda dijeron que votarían por no confiar en el primer ministro Al-Fakhfah. El día anterior, el jefe de gobierno anunció su intención de reformar el gabinete, que no correspondía a los intereses de Al-Nahda. Vale la pena señalar que Al-Nahda es ideológicamente cercano a los hermanos musulmanes, por lo tanto, en Libia, apoya al gobierno de acuerdo nacional que libra una guerra contra Khalifa Haftar, y es un aliado natural de Turquía. Oficialmente, Túnez habla desde una posición de neutralidad hacia Libia, pero la escalada en Libia y alguna ayuda externa para Al-Nahda podría conducir a una nueva ronda de violencia en este país.

Argelia también apoya al gobierno de acuerdo nacional y el presidente de ese país se ha manifestado en contra de la posible transferencia de armas a las tribus libias (10). El liderazgo argelino no apoya a nadie directamente e insiste en la necesidad de decisiones de la ONU. Sin embargo, existen tropas argelinas desplegadas en la frontera con Libia, y el Ministerio de Defensa dijo que la intervención egipcia en Libia sería vista como un ataque contra Argelia.

Finalmente, debe mencionarse que además de Egipto, Haftar cuenta con el apoyo de Rusia y los Emiratos Árabes Unidos. Moscú niega la participación del ejército ruso en enfrentamientos militares en Libia. Pero hay un claro apoyo político, aunque hay desacuerdos. Por ejemplo, en abril de 2020, el canciller ruso, Sergei Lavrov, dijo que Rusia no aprueba la declaración de Haftar sobre la transferencia de poder a su ejército (11). Sin embargo, a la entrada de las tropas egipcias en la Duma del Estado ruso, hablaron positivamente, señalando que esto crearía un equilibrio de poder (12).

La participación de los Emiratos es especialmente molesta para Turquía, ya que esta "Suiza árabe" era importante para Turquía sobre todo porque permitía realizar transacciones financieras. Pero la línea roja con respecto al apoyo a la Hermandad Musulmana (aunque este movimiento no es homogéneo, hay numerosas facciones dentro, y algunas de ellas se opusieron tanto a la participación activa en la política en Egipto desde el comienzo de la Primavera Árabe como al uso de la violencia) se convirtió en la razón principal para apoyar a varios partidos en Libia. La ayuda a los EAU se realizó principalmente en dinero. Aunque después de la reciente derrota de Haftar por el ejército turco y las fuerzas del gobierno de acuerdo nacional, el apoyo se ha reducido. Emiratos Árabes Unidos cree que esto sucedió únicamente debido a la obstinación de Haftar, ya que las acciones militares tuvieron que coordinarse con los donantes.

Es obvio que, en caso de conflicto, dos países más de la Península Arábiga tomarán posiciones opuestas: Qatar apoyará a Turquía y Arabia Saudita apoyará a Egipto.

Además de la OTAN, las disputas actuales en el futuro pueden afectar tanto el trabajo de la Organización de Cooperación Islámica, que incluye a todos estos países, como la Liga de los Estados Árabes, cuya sede se encuentra en El Cairo.

Finalmente, también debe mencionarse el factor de la memoria histórica. Durante muchos siglos, el Imperio Otomano controló estos países y no lo hizo de acuerdo con las tradiciones y costumbres locales. En los países de habla árabe del Medio Oriente y África del Norte, existe resentimiento por las ambiciones de Turquía de ser un líder regional. La versión turca del Islam se ve con al menos una sospecha latente, incluso con una abierta antipatía. Y el renacimiento nacional de sus Estados y pueblos está directamente asociado tanto con la liberación de la opresión de los imperios europeos como con el dominio turco.

Por lo tanto, si hasta ahora no hay suficientes cambios visibles y la confrontación en torno a Libia se atribuye a un conflicto por los recursos energéticos y la influencia política, dadas las poderosas "corrientes subterráneas" existentes en la geopolítica regional, uno debería prestar más atención a las consecuencias adicionales. Para los actores activos en la política mundial, este es el momento de desarrollar escenarios adicionales y utilizar las herramientas y los medios disponibles para crear la capacidad operativa adecuada en la región.

Notas:

1. https://www.al-monitor.com/pulse/originals/2020/07/libya-egypt-parliament-troops-sisi-deploy-hifter-sirte.html

2. https://www.middleeastmonitor.com/20200702-why-has-sisi-threatened-to-intervene-in-libya/

3. https://www.arabnews.com/node/1707526

4. https://www.arabnews.com/node/1702876/middle-east

5. https://twitter.com/nvillumsen/status/1280135433595297792

6. https://middle-east-online.com/en/nato-probes-turkey%E2%80%99s-aggressive-actions-mediterranean

7. https://www.cfr.org/in-brief/natos-turkey-ties-must-change

8. https://www.businessinsider.com/nato-could-face-ultimate-test-in-growing-libya-proxy-war-2020-7

9. http://english.ahram.org.eg/NewsContent/50/1203/374494/AlAhram-Weekly/World/Tunisias-Ennahda%E2%80%99s-growing-dilemmas.aspx

10. https://ria.ru/20200720/1574606147.html

11. https://tass.ru/politika/8354907

12. https://www.interfax.ru/russia/718231

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue