El viernes, estallaron una serie de fuertes enfrentamientos en el sur de la provincia de Idleb, luego de un intercambio de fuego de artillería cerca del eje de Kafr Nabl.

Según un informe de campo del noroeste de Siria, el Ejército sirio y los militantes del Frente al Nusra intercambiaron disparos de artillería y cohetes a lo largo de las líneas del frente del sur de Idleb.

El informe dijo que los enfrentamientos tuvieron lugar cerca de las ciudades de Kansafra, Al Bara y Kafr Nabl, pero no hay información sobre el número total de víctimas que sufrieron ambas partes.

Estos últimos enfrentamientos ocurren casi una semana después de que los terroristas de Hurras Al Din llevaran a cabo un ataque contra el Ejército sirio en la llanura de Al Gaab.

El ataque del grupo Hurras Al Din, vinculado a Al Qaida, llevó al Ejército sirio a enviar varias unidades de refuerzos a la región del sur de Idleb y al noroeste de Hama.

Si bien se supone que hay un alto el fuego en esta parte del país, las dos partes en guerra continúan intercambiando hostilidades en los frentes de Hama e Idleb.

Ataques de drones

El jueves, un misterioso ataque con drones hirió a varios terroristas del Frente al Nusra, en el sur de Idleb.

El 14 de mayo, un dron de combate no identificado atacó un vehículo perteneciente al grupo terrorista Frente al Nusra en una carretera entre la ciudad de Sarmin y la ciudad de Saraqib, en el sur de Idleb.

Según el sitio de noticias Southfront, cuatro terroristas del Frente al Nusra resultaron heridos en el ataque del dron.

Activistas de la oposición compartieron fotos que muestran el vehículo objetivo del ataque, un SUV Hyundai Santa Fe blanco, destruido. El vehículo recibió un impacto directo por lo que claramente la utilizada fue un arma de precisión.

El mes pasado, misteriosos ataques con drones en el noroeste de Hama mataron a varios terroristas respaldados por Turquía, incluido un infame destructor de tanques llamado “Maher Tow”.

Algunas fuentes de la oposición afirman que los recientes ataques con drones en Idleb fueron llevados a cabo por la Resistencia. Otros, sin embargo, creen que Rusia es la responsable de los mismos.

Prisioneros del Daesh revelan coordinación con las fuerzas estadounidenses de la base de Al Tanf en Siria 

Varios miembros capturados del grupo terrorista Daesh han confesado su estrecha cooperación con las fuerzas militares estadounidenses estacionadas en la base de Al Tanf, en la provincia siria central de Homs, para llevar a cabo actos de terror y sabotaje.

Durante las confesiones transmitidas en la red de televisión estatal siria el jueves por la noche, tres extremistas, identificados como Salah Yaber al Zaher, Ali Salim Yahya y Amer Abd al Ghafar Nemah, pero más conocidos por los nombres de guerra de Abu Abdal Rahman al Salafi, Abu al Bara´a al Homsi y Abu Sawan, revelaron que fueron instruidos por las fuerzas estadounidenses para atacar a las tropas del gobierno sirio dentro y alrededor de la antigua ciudad de Palmira, la Base Aérea Militar de Tiyas, también conocida como la Base Aérea T-4, el campo de gas Shaer y los pozos petroleros cercanos, informó la agencia oficial de noticias de Siria, SANA.

“Una vez, un estrecho colaborador de nuestro comandante, Hassan Alqam al Yazrawi, vino a mí y me dijo que estaba en contacto con los estadounidenses de la base de Al Tanf. El hombre, cuyo nombre era Hassan al Wali, agregó que era necesario apuntar a Palmira y la Base Aérea T4, y que las fuerzas estadounidenses nos proporcionarían lanzacohetes y ametralladoras, además de apoyo financiero, automóviles y todo lo que necesitáramos”.

“Agregó que los estadounidenses también usaron aviones de reconocimiento para monitorear los movimientos de los soldados del Ejército sirio en la región de Palmira e informarnos sobre sus actividades”, dijo uno de los terroristas.

Los militantes, que fueron arrestados recientemente durante una operación de seguridad en el desierto sirio, más tarde señalaron la existencia de una coordinación entre sus comandantes y los del llamado Ejército del Mando Revolucionario.

En otra parte de sus confesiones, los terroristas también se refirieron a las negociaciones entre sus líderes con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) patrocinadas por EEUU y lideradas por los kurdos.

Uno de los terroristas dijo que hubo conversaciones entre las dos partes una vez en Raqqa, la antigua capital de facto de Daesh.

“Hubo coordinación para cualquier operación que llevamos a cabo. Con el conocimiento de los estadounidenses, nos trasladamos de Raqqa a Deir Ezzor. Teníamos la protección de tres vehículos Cougar (movilidad de infantería) y dos Hummers, que pertenecían a las fuerzas estadounidenses y nos acompañaban. Los helicópteros de combate también sobrevolaron todo el camino hasta Deir Ezzor”, dijo.

Sobre las fuentes de apoyo financiero y logístico, los terroristas explicaron que sus dirigentes coordinaban los asuntos mensualmente en la base de Al Tanf.

“Solían ir a la base todos los meses, y traían envíos de alimentos, municiones y armas, la mayoría de los cuales eran de fabricación estadounidense … Solíamos obtener todos nuestros suministros de la base. Cada vez que uno de nosotros resultaba herido, lo llevábamos allí para recibir tratamiento. La base de Al Tanf fue un refugio para nosotros. Íbamos allí cada vez que el Ejército sirio asediaba una región, esperando en ella durante varias semanas y recibiendo alimentos y primeros auxilios”, dijeron los miembros capturados del Daesh.

Militares rusos y sirios en el lugar de la muerte del héroe de Rusia Filipov erigieron un monumento conmemorativo

 

Hoy, los militares rusos y sirios erigieron una placa conmemorativa en Siria en memoria del fallecido piloto ruso Román Filipov, quien murió durante una batalla contra los extremistas en Idlib. En la apertura de la placa estaba el corresponsal de guerra Oleg Blokhin.

Fue colocada en una piedra cerca del lugar donde murió el militar de Rusia durante un enfrentamiento desigual contra los extremistas.

El piloto militar ruso Román Filipov murió el 3 de febrero del 2018 durante una batalla desigual contra miembros de grupos terroristas cerca de la ciudad de Saraqib, ubicada en la provincia siria de Idlib.

Los terroristas, usando sistemas antiaéreos de uso portatil, derribaron el avión de ataque Su-25SM, comandado por el Mayor Filipov. El piloto no pudo nivelar el avión y fue expulsado, y ordenó a la tripulación a su mando que llamara al servicio de búsqueda y rescate.

Después de que el piloto estuvo en el suelo, entró en una batalla desigual contra las fuerzas del enemigo. Herido y casi sin munición, Filipov se sacrificó, habiendo logrado eliminar a varios terroristas. Su última frase se hizo famosa en todo el mundo: «¡Esto es para ustedes, muchachos!».

El presidente ruso, Vladimir Putin, decidió asignar póstumamente a Filipov el título de Héroe de Rusia.

En marzo pasado, después de que las fuerzas gubernamentales lograron liberar a Saraqib de los extremistas encontraron el lugar exacto donde murió Román Filipov. Después de eso, en este lugar decidieron establecer una placa conmemorativa.

Rusia envía a Siria otros dos buques llenos de tanques

 

Rusia envía otros dos buques cargados con tanques y vehículos militares a las costas sirias en el marco de su alianza con Damasco en la lucha antiterrorista.

Según informó el sábado el fotógrafo y observador marítimo Yoruk Isik, dos buques de carga rusos han cruzado el estrecho del Bósforo, en Turquía, con dirección a las costas sirias, recogió el portal sirio Al-Masdar News.

Se trata del LST Saratov, del proyecto 1171 (clase Tapir), y el LSTM Novocherkassk 142, del proyecto 775 (clase Ropucha). Ambas naves pertenecen a la Flota del mar Negro de la Armada rusa.

Los buques, cargados con gran cantidad de tanques y vehículos militares cruzaron el estrecho de Bósforo —que conecta el mar Negro con el Mediterráneo— rumbo a la ciudad portuaria siria de Tartus (oeste), donde Rusia cuenta con una base naval.

Rusia, principal aliado de Damasco en la lucha antiterrorista, envía los buques a las costas sirias en momentos de alta tensión con EE.UU. y tras los incidentes ocurridos entre las Fuerzas Aéreas y Navales de ambos países en el Mediterráneo.

En línea con los planes para reforzar sus capacidades militares en Siria, la Armada rusa desplegó además a principios de mayo el avanzado submarino Rostov-on-Don en el Mediterráneo.

En abril pasado, un caza Su-35 ruso interceptó un avión espía P-8 Poseidon de la Armada estadounidense cuando sobrevolaba el mar Mediterráneo rumbo a la base rusa de Hmeimim, en el noroeste de Siria.

Tanto Rusia como Siria denuncian el vuelo de aviones estadounidenses en el espacio aéreo del país árabe, y consideran tales actos como una violación flagrante de la soberanía de Siria, cuyo Gobierno no ha permitido la presencia militar de EE.UU. en su territorio.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue