En los próximos años, las divisiones árticas de la Flota del Norte de la Armada de Rusia recibirán sistemas de misiles antiaéreos S-400, los cuales crearán una cúpula antiaérea sobre la parte rusa del Ártico.

De acuerdo con el comandante de la Flota del Norte, el vicealmirante Alexandr Moiséyev, las Tropas de Misiles Antiaéreos y las Tropas Radiotécnicas se están "equipando y reequipando".

"Este año, los sistemas de misiles antiaéreos S-400 han entrado en servicio del regimiento de misiles antiaéreos desplegado en [el archipiélago ruso en el Ártico] Nueva Zembla. Está previsto que en los próximos años todas nuestras divisiones árticas sean equipadas con tales sistemas", dijo el comandante.

Según Moiséyev, con los S-400, el Ártico estará protegido de cualquier tipo de ataque aéreo enemigo, ya sea de aviación, o de misiles de crucero o balísticos.

A principios de diciembre, Moiséyev apuntó que el aumento de la presencia militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el Ártico puede resultar en un creciente potencial de conflicto en esta región.

"La batalla ha comenzado": ¿por qué Rusia despliega una cúpula antiaérea de los S-400 en el Ártico?

Rusia desplegará una cúpula antiaérea de los sistemas de defensa S-400 sobre el Ártico. Es lógico que el país dirija sus esfuerzos a la frontera norte, opina el analista militar Alexéi Podberiozkin. Según el analista, la "batalla por el Ártico ya ha comenzado".

Las divisiones árticas de la Flota del Norte de la Armada de Rusia recibirán sistemas de misiles antiaéreos S-400 que crearán una cúpula antiaérea sobre la parte rusa del Ártico.

De esta manera, el Ártico estará protegido de cualquier tipo de ataque aéreo enemigo, ya sea de aviación, o de misiles de crucero o balísticos.

El director del Centro de Estudios Políticos Militares de la Universidad MGIMO y doctor en ciencias históricas, Alexéi Podberiozkin, explicó en declaraciones a Sputnik por qué es importante blindar los territorios rusos del Ártico con los sistemas antiaéreos S-400.

"Como parte de un plan a largo plazo para garantizar una defensa antiaérea y antimisiles, se está creando una zona continua de detección por radares y destrucción de misiles de diversas clases. Es comprensible que estos esfuerzos se dirijan ahora a la frontera septentrional", comentó.

Según el analista, la cúpula antiaérea ártica es importante por dos razones.

"En primer lugar, esta zona es la más peligrosa en cuanto a los ataques, porque es la más corta. En segundo lugar, ya ha comenzado la batalla por el Ártico, que involucra cada vez más a Estados no árticos, cada uno de los cuales intenta definir su campo de influencia", señaló Podberiozkin.

La zona de responsabilidad rusa debe estar bien protegida, agregó.

"Procuramos que la zona, considerada como área de responsabilidad de las Fuerzas Armadas rusas, esté cubierta de manera fiable en términos de defensa aérea y antimisiles. Tras la construcción de un único campo de radar, se está creando un sistema de defensa contra un ataque a través del Polo Norte y las regiones árticas", explicó el analista.

A principios de diciembre, el comandante de la Flota del Norte, el vicealmirante Alexandr Moiséyev apuntó que el aumento de la presencia militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el Ártico puede resultar en un creciente potencial de conflicto en esta región.

En septiembre de este año, los sistemas de misiles antiaéreos S-400 entraron en servicio del regimiento de misiles antiaéreos desplegado en el archipiélago ruso Nueva Zembla, en el Ártico.

El S-400 (SA-21 Growler, en la clasificación de la OTAN) es capaz de abatir aparatos aéreos de tecnología furtiva, misiles de crucero, misiles balísticos tácticos y táctico-operativos.

Con un alcance de hasta 400 kilómetros, los misiles interceptores del sistema pueden abatir blancos a alturas de hasta 30 kilómetros.

Rusia refuerza "considerablemente" el componente aéreo de su tríada nuclear

La modernización de la aviación de largo alcance y la creación de nuevas aeronaves "han reforzado considerablemente el componente aéreo de la tríada nuclear de Rusia", ha declarado el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, este lunes en una teleconferencia.

El general ha destacado el trabajo de la empresa Túpolev para actualizar la aviónica de los bombarderos estratégicos Tu-95MS, el cual hizo posible que el país alcanzara el número programado de aviones modernizados y operables de esta clase.

El ministro ha planteado asimismo la necesidad de un mayor número de buques de largo alcance en la Armada, incluidos portadores de misiles Kalibr y misiles hipersónicos Tsirkón, al tiempo que llamó a "ampliar la variedad de vehículos aéreos no tripulados, sistemas robóticos y armas basadas en nuevos principios físicos".

El misil Tsirkón es una innovación de la industria militar rusa anunciado a principios de este año en un mensaje presidencial de Vladímir Putin. Se estima que serán incorporados en los buques y submarinos que están actualmente armados con misiles Kalibr y Oniks. En noviembre pasado, el Ministerio de Defensa priorizó la instalación de esta novedosa arma hipersónica en la fragata Marshal Sháposhnikov y el submarino nuclear K-132 Irkutsk, que están siendo sometidos a un proceso de modernización.

Imitan una explosión nuclear para poner a prueba las puertas de un puesto de comando militar ruso

 

Las puertas de un puesto de mando de las Tropas de Misiles de Designación Estratégica de la Federación de Rusia fueron sometidas a una prueba para averiguar si pueden resistir una explosión nuclear. El experimento fue mostrado en el programa 'Voyénnaya priiomka' de la cadena militar rusa Zvezdá, que se emitió este 8 de diciembre.

"Dicen que estas puertas son las más sólidas en el país, y, quizás, en todo el mundo. El peso de cada una es de aproximadamente 4 toneladas", afirmó el presentador del programa, Alexéi Yegórov, mientras visitaba la instalación militar subterránea.

Para comprobar su resistencia en la práctica, unas puertas idénticas fueron instaladas en un polígono en la provincia de Leningrado. Entonces, los especialistas explotaron el equivalente a 200 kilógramos de TNT y de esta manera crearon una onda expansiva de una potencia idéntica a la de un estallido nuclear.

Un video de la prueba, grabado por Zvezdá, muestra un brillante destello de fuego y una gran columna de humo tras la explosión.

A pesar de la potencia del estallido, las puertas soportaron 'el ataque'.

El momento en cuestión se puede ver en el minuto 36 del siguiente video.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue