Para muchos analistas, el hecho de que Jordania, después de haber mantenido relaciones durante mucho tiempo con los israelíes, haya organizado un ejercicio militar que simule un ataque israelí en la frontera occidental del reino solo puede plantear grandes preguntas: ¿una guerra israelo-jordana es posible?

Lo cierto es que Jordania ha visto con desmayo el nuevo apoyo de la administración Trump al régimen israelí en gran número de temas comenzando por su reconocimiento de la ciudad palestina ocupada de Al Quds (Jerusalén) como capital de “Israel” o el reciente apoyo del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, a los asentamientos israelíes en Cisjordania. Jordania ha rechazado también el fallido plan del “acuerdo del siglo” promovido por Trump y su yerno, Jared Kushner.

Esto ha llevado a un considerable deterioro de las relaciones bilaterales. Una muestra de ello es la decisión de Jordania de poner fin al arrendamiento a los israelíes de dos territorios suyos, según venía recogido en el tratado bilateral de 1994. Ahora surge una pregunta: en caso de un conflicto entre el reino hashemí e “Israel”, ¿quién ayudaría a Ammán? Esta cuestión inquieta a los analistas y políticos israelíes.

El Instituto de Investigación Beguin-Sadat de Tel Aviv ha abordado en un informe reciente la “presencia de fuerzas pro iraníes” en el triángulo fronterizo entre Iraq, Siria y Jordania, donde ha habido tensiones crecientes entre el Hashid al Shaabi, por un lado, y los estadounidenses, por el otro. “Israel” necesitará monitorear de cerca las actividades iraníes en la región, con Jordania cada vez más interesada en el eje iraní, que continúa consolidando su presencia y creando nuevos corredores terrestres que unen Iraq con Siria”, señala el informe.

Si bien Irán y Jordania no tienen buenas relaciones, las tensiones con “Israel” pueden no dejarle a Ammán otra opción y empujarlo al campo anti-Israel. Además, Jordania y Turquía se están acercando cada vez más, lo que parece muy preocupante para el régimen de Israel, que teme también una creciente presencia turca en la región. Si el reino entra en guerra con “Israel”, Turquía e Irán podrían ofrecerle ayuda y apoyo.

“Israel” estaría entonces bien rodeado de verdad. Sería un medio ideal de presión para evitar que los palestinos de Cisjordania sean expulsados. Jordania podría ofrecer un nuevo corredor para conectar Irán con Cisjordania, según el informe del Instituto de Investigación Beguin-Sadat.

Según los informes, el 1er Batallón Mecanizado del Mando Central jordano, miembro de las Fuerzas Armadas del país, realizó un ejercicio el martes y miércoles pasado. El rey jordano Abdulá II, que vestía uniforme militar, junto con una gran cantidad de altos responsables del gobierno jordano y parlamentarios, supervisó las maniobras llamadas “Espadas de Karama”, que tenían el objetivo de evitar cualquier invasión de agresores y simular una guerra con el régimen israelí.

Según las agencias oficiales de noticias jordanas, las maniobras simularon una “batalla defensiva” con la participación de varios cuerpos del Ejército, aviones de combate y helicópteros “con el objetivo de destruir la vanguardia y los puentes del enemigo” que puedan servir como puntos de paso “al territorio jordano”.

El Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Jordania, General Yousef Huneiti, dijo: “Tendremos otros preparativos en el futuro cercano. Aumentaremos nuestras capacidades militares a través de ejercicios conjuntos y el apoyo de diferentes elementos de las Fuerzas Armadas. Nuestras fuerzas militares están listas para defender nuestra patria y lucharán contra cualquiera que se atreva a dañar la seguridad de nuestro país.”

La prensa israelí ha visto estas maniobras como una advertencia y un mensaje de Jordania. En referencia a estas maniobras, el Canal 13 de televisión israelí anunció que “este ejercicio ha tenido repercusiones de gran alcance en los medios jordanos y que parece estar enviando un mensaje político a Israel sobre la profunda crisis que divide a las dos partes”.

Emiratos Árabes ahora respaldan oficialmente al Presidente al Assad para ganar la guerra en Siria

Una vez fueron un importante defensor de los terroristas y los yihadistas extranjeros. Ahora  los Emiratos admiten la derrota y cambian de bando.

Llega un mes y medio después de que Putin voló a los Emiratos Árabes Unidos, presionando por la reconciliación con Siria

Los Emiratos Árabes Unidos han expresado oficialmente su esperanza de que el presidente sirio Bashar al-Assad gane la guerra civil de su país, consolidando aún más un cambio gradual por parte de Abu Dhabi y otras potencias regionales de reconocer a Damasco después de apoyar inicialmente los esfuerzos para derrocar al líder sirio.

Hablando el lunes en una ceremonia que conmemora el Día Nacional de los Emiratos Árabes Unidos en la capital siria de Damasco, el encargado de negocios de Abu Dhabi para la nación en conflicto Abdul-Hakim Naimi describió los lazos entre las dos naciones como «duraderos, especiales y poderosos». Aunque Siria sigue suspendida de la Liga Árabe debido a las acusaciones de que el gobierno cometió crímenes de guerra para reprimir un levantamiento rebelde y yihadista en 2011 respaldado por los EE. UU. y varios de sus socios regionales, incluido Emiratos Árabes Unidos, Abu Dhabi restableció las relaciones con Damasco el año pasado cuando Assad salió victorioso.

«Espero que la seguridad y la estabilidad en la República Árabe Siria prevalezcan bajo la sombra del sabio liderazgo del Dr. Bashar al-Assad», dijo Naimi a la multitud.

La posición de los EAU ha sido de alguna manera más moderada que la vecina Arabia Saudita, con Abu Dhabi abiertamente tratando de reconstruir los lazos con Siria y evitar tensiones directas con Irán, cuya revolucionaria República Islámica chiíta respaldó a Assad y participó en una pelea por influencia regional con sunitas Monarquías musulmanas en la Península Arábiga. Sin embargo, los movimientos recientes de los EAU se produjeron en medio de cambios en la dinámica del poder en todo el Medio Oriente.

Los Emiratos Árabes Unidos estuvieron entre las muchas naciones que cerraron su embajada en Siria en 2011, ya que las protestas masivas contra el gobierno se convirtieron en una guerra total y luego se unió a Estados Unidos, Qatar, Arabia Saudita, Turquía e, incluso, en cierta medida, Israel, al respaldar a varios grupos insurgentes que buscaban derrocar a Assad. Este respaldo disminuyó en medio de luchas ideológicas entre esos combatientes, junto con el surgimiento del grupo militante del Estado Islámico (ISIS) y la entrada de Rusia en la batalla en nombre del gobierno en 2015.

Irán, por otro lado, ha apoyado a su único aliado árabe desde hace mucho tiempo desde las primeras etapas del conflicto, y las victorias del gobierno sirio trajeron consigo una mayor presencia de las milicias musulmanas en su mayoría chiitas movilizadas por Teherán. En 2016, Arabia Saudita cortó los lazos con Irán a medida que estallaron fricciones sectarias entre los dos rivales.

Los Emiratos Árabes Unidos simplemente degradaron sus relaciones en ese momento, y desde entonces ha hecho avances cautelosos para calmar las tensiones con Irán a medida que aumentaba la fricción, avivada por la decisión de Estados Unidos el año pasado de salir del acuerdo nuclear multilateral de 2015 con Irán e imponer fuertes sanciones contra él. Emiratos Árabes Unidos se negó a culpar a Irán por los ataques a principios de este año contra los petroleros en aguas emiratíes e incluso envió una delegación de oficiales de la guardia costera a Teherán para conversaciones de cooperación marítima en julio.

Después de que las instalaciones petroleras sauditas fueran atacadas en un ataque de septiembre reclamado por el movimiento Ansar Allah o Houthi de Yemen, un grupo que Abu Dhabi respaldó a Riad en la lucha, pero culpó a Irán, sin embargo, los Emiratos Árabes Unidos se unieron a Australia, Bahrein, Arabia Saudita y Estados Unidos, a una coalición naval liderada por Estados Unidos. Irán ha intentado establecer su propia agrupación compuesta exclusivamente por potencias regionales, y aunque ni Arabia Saudita ni Emiratos Árabes Unidos han aceptado la invitación, otra potencia parecía preparada para calmar la crisis potencial: Rusia.

El éxito de Moscú en la reunión de partidos rivales para las conversaciones en Siria ha ayudado a consolidar su floreciente estatus como una alta potencia diplomática en la región y ha impulsado a las naciones del Consejo de Cooperación del Golfo a comprometerse con Rusia, que ha trabajado en gran medida con las potencias no árabes Irán y Turquía. Mientras las tropas rusas asumían las posiciones militares de EE. UU. para evitar una pelea entre el aliado de la OTAN Turquía y los combatientes kurdos respaldados por el Pentágono en el norte de Siria, el presidente ruso Vladimir Putin realizó visitas consecutivas a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

En su agenda estaba presionar por la reconciliación con Siria y calmar las tensiones en el Golfo Pérsico. Las autoridades rusas han pedido reiteradamente el regreso de Siria a la Liga Árabe, una medida que cuenta con un creciente apoyo entre sus 21 miembros activos, aunque los Estados Unidos se oponen profundamente a ella.

Los Emiratos Árabes Unidos aún no han apoyado oficialmente esta decisión, que el jefe de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, dijo que requeriría un «consenso» entre los estados miembros.

Sin embargo, en el evento del Día Nacional de los Emiratos Árabes Unidos en Damasco, el ministro de Relaciones Exteriores sirio, Faisal al-Miqdad, enfatizó los lazos bilaterales entre los dos países, señalando que «Siria no olvidará que los Emiratos Árabes Unidos han estado a su lado en su guerra contra el terrorismo” según una lectura compartida por su ministerio. El informe citó a Mikdad diciendo que «Siria está teniendo grandes victorias contra el terrorismo y que el resto de las áreas controladas por organizaciones terroristas regresarán al estado, llamando a la cooperación árabe para enfrentar los peligros que enfrenta la región».

Siria ataca puesto de observación turco que servía a terroristas

El Ejército sirio atacó un puesto de observación de Turquía en la provincia de Idlib, desde donde los efectivos proturcos violaban la soberanía del país árabe.

Según el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), la unidad de artillería siria bombardeó el miércoles un puesto de observación del Ejército turco cerca de la ciudad de Al-Surman, ubicada en la provincia noroccidental de Idlib.

El grupo de vigilancia de la guerra, con sede en Londres, la capital británica, detalló que las tropas sirias lanzaron la operación después de que los miembros de la alianza terrorista Hayat Tahrir Al-Sham (HTS) llevaran a cabo un ataque a gran escala, con el apoyo de milicianos proturcos, contra las posiciones del Gobierno sirio en Idlib.

En paralelo a esta ofensiva, agregó el OSDH, aviones de la Fuerza Aeroespacial rusa bombardearon varias posiciones de las bandas terroristas alrededor de la ciudad de Kafr Saynah, en la parte sureña de Idlib.

Por su parte, el portal web sirio Al-Masdar News informó que aviones de guerra rusos y sirios realizaron el miércoles un potente ataque contra las posiciones terroristas cerca de la localidad de Yisr al-Shoqur y las regiones fronterizas con Turquía; lo que resultó en grandes pérdidas para los extremistas.

Además, informó que, en una operación conjunta, las aviaciones rusas y sirias llevan a cabo misiones de reconocimiento a lo largo de las fronteras administrativas de las provincias de Latakia e Idlib para localizar los escondites de los grupos terroristas en el noroeste del país árabe.

Estos ataques se producen en la misma jornada en que el vicecanciller sirio, Faisal al-Miqdad, aseguró que las fuerzas de Damasco, con el apoyo de amigos y aliados, recuperarán muy pronto el control de todo el territorio sirio que “está aun en manos de organizaciones terroristas en Idlib y en manos de las fuerzas de ocupación turca en el norte del país”.

A pesar de que Rusia y Turquía cerraron en octubre un acuerdo que estableció la creación de una zona de seguridad de 30 kilómetros de profundidad en el noreste de Siria a cambio del cese de la ofensiva militar turca, varios informes indican que las fuerzas turcas y sus facciones aliadas aún siguen violando la soberanía siria, atacando a las ciudades norteñas del país árabe.

Ante tal coyuntura, el Ejército sirio no se quedó de brazos cruzados y envió más fuerzas a las ciudades fronterizas con Turquía, impidiendo que Ankara invadiera más territorios en el norte de su suelo. Damasco ha prometido, además, seguir luchando contra el terrorismo y la ocupación extranjera de sus tierras hasta lograr la victoria definitiva.

Mueren ocho niños por ataque de terroristas a un gimnasio en Alepo

Ocho niños y dos adultos han muerto en un ataque de artillería perpetrado por terroristas, afiliados a Al-Qaeda, contra un gimnasio en el norte de Siria.

Un grupo de “radicales armados”, afiliado a Al-Qaeda, atacó el miércoles con proyectiles de mortero las instalaciones de un gimnasio en la localidad de Tal Rifat, en la zona rural de la provincia de Alepo (norte), según ha comunicado el jefe del Centro ruso para la Reconciliación en Siria, el general Yuri Borenkov.

Los proyectiles, detalla el mando ruso, fueron disparados desde la cercana localidad de Yibrin, acabando con la vida de diez civiles sirios, entre ellos, un hombre, una mujer y ocho niños, además de causar heridas a otros tres individuos.

Desde que las tropas del Gobierno sirio recuperaron el control de la ciudad de Alepo a fines de 2016, la ciudad es atacada intermitentemente por grupos terroristas, apoyados desde el exterior.

Gran convoy militar de Rusia de dirige a las primeras líneas del Frente en el Norte de Al Raqqa

Según los informes, un gran convoy militar ruso se dirigió a la línea del frente cerca de la ciudad de ‘Ayn‘ Issa en el norte de Al-Raqqa.

Según los informes, se vio un convoy militar ruso que constaba de más de 15 camiones que viajaban hacia el norte a las líneas del frente de ‘Ayn‘ Issa, mientras continúan desplegando sus tropas dentro de la gobernación de Al-Raqqa.

Los informes dicen que los camiones rusos transportaban equipos militares y logísticos, junto con varios soldados.

Al mismo tiempo, un convoy militar estadounidense fue visto viajando a lo largo de la carretera Hasakah-Aleppo anoche, mientras atravesaba la gobernación de Al-Raqqa y la ciudad fronteriza de Al-Qamishli.

Si bien Estados Unidos se ha retirado de todos los puntos fronterizos en el norte de Siria, continúan ocupando campos petroleros en las gobernaciones de Al-Hasakah y Deir Ezzor.

Cinco cohetes lanzados contra la principal base estadounidense en Iraq

Después de dos meses de injerencia de EEUU en Iraq ha estallado la ira anti-estadounidense. La base más grande de tropas estadounidenses en el país árabe, ubicada en la estratégica provincia de Al Anbar, en la frontera siria, fue atacada este martes por la noche con cinco misiles y cohetes.

Según Al Sumariya News, que reveló esta información, es la base Ain al Assad la que recibió a mediados de noviembre una visita secreta del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, que no logró que las autoridades iraquíes le recibieran.

El ataque de los cinco misiles y cohetes disparados en la noche del martes contra esta base, donde se afirma que los militares norteamericanos han estado entrenando a terroristas de Daesh evacuados de Siria en un intento de utilizarlos contra combatientes iraquíes del Hashid al Shaabi, aún no ha sido reivindicado.

Fuentes locales afirman que el ataque no causó víctimas. El Pentágono aún no ha reaccionado a esta noticia.

Miles de iraquíes se manifiestan en apoyo a la autoridad religiosa

Miles de iraquíes han salido este jueves a las calles de Bagdad, la capital, en apoyo a la autoridad religiosa del país y en rechazo a los actos de sabotaje.

Los manifestantes han saludado el llamado del máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, sobre la expulsión de los saboteadores y terroristas de las manifestaciones pacíficas para no dejar que usen estas marchas para conseguir sus objetivos malignos.

De igual manera, los participantes han respaldado la legitimidad de las manifestaciones pacíficas y han reclamado las reformas y mejoras en el país árabe.

Los medios locales indican que las manifestaciones se han desarrollado bajo un estado de tranquilidad y facilidades otorgadas por las fuerzas de seguridad.

Previamente, la autoridad religiosa iraquí alertó de los planes de varios elementos internos y externos para desviar las protestas pacíficas y desestabilizar el país árabe.

El ayatolá Sistani rechazó categóricamente la interferencia extranjera en Irak y advirtió de que el país pudiera convertirse en un escenario de “ajuste de cuentas” entre actores regionales y potencias internacionales, entre ellas EE.UU.

Las protestas en Irak empezaron a principios de octubre de forma pacífica, pero, pese a las reformas aprobadas por el Gobierno iraquí para responder a las legítimas demandas de los manifestantes, se tornaron violentas después de que vándalos y saboteadores infiltrados comenzaran a disparar contra la Policía y los indignados.

La semana pasada, el primer ministro de Irak, Adel Abdul-Mahdi, anunció su dimisión en respuesta al pedido del ayatolá Sistani por intereses del pueblo ante la coyuntura que atraviesa el país.

Numerosos informes han ratificado que algunos actores, como EE.UU., Arabia Saudí y el régimen de Israel, han estado buscando aprovecharse de las protestas en un intento por provocar disturbios y crear caos en el país árabe, rico en petróleo.

Revelan papel de “células ocultas de Daesh” en protestas de Irak

El movimiento popular de Irak denuncia que un número de elementos del grupo terrorista Daesh se ha infiltrado en las protestas pacíficas del país árabe.

“Las células ocultas de Daesh todavía existen en Irak”, alertó el miércoles Qais al-Jazali, líder del grupo Asaib Ahl al-Haq, que forma parte de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe).

De este modo, el político iraquí dijo que numerosos elementos desconocidos de EIIL (Daesh, en árabe) se han infiltrado en las movilizaciones registradas en el país para provocar disturbios y violencias y considera que, detrás de estos terroristas, podrían estar varios actores regionales, entre ellos Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La semana pasada, el comandante de la policía de la ciudad iraquí de Basora (sur) anunció el arresto de varios enmascarados miembros de EIIL que se encargaban de incendiar los edificios gubernamentales en medio de las manifestaciones.

Las células ocultas de (el grupo terrorista) Daesh todavía existen en Irak”, así ha alertado Qais al-Jazali, líder del grupo Asaib Ahl al-Haq, que forma parte de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), sobre la presencia de elementos terroristas en las protestas en el país árabe.

“Daesh tiene la misión de marginar las manifestaciones. Los terroristas enmascarados, financiados con dólares de ciertos países de la región, atacaron a las fuerzas de seguridad con cócteles molotov. Casi 17 policías resultados heridos en estos ataques”, indicó la fuente policial.

Las protestas en Irak comenzaron el 1 de octubre en reacción a la corrupción, el paro y los ineficaces servicios básicos. Se trataba de un movimiento pacífico, sin embargo, se tornó violento cuando ciertos individuos, haciéndose pasar por indignados, se infiltraron en las movilizaciones para instigar los disturbios.

El Gobierno de Bagdad, desde un principio, ha alertado que ciertos individuos se han mezclado entre los manifestantes para desviar el carácter pacífico de las marchas. Asimismo, ha creado un comité para investigar el sospechoso asesinato de manifestantes en las movilizaciones.

Numerosos informes han ratificado que algunos actores, como EE.UU., Arabia Saudí y el régimen de Israel, han estado buscando aprovecharse de las protestas en un intento por provocar disturbios y crear caos en el país árabe, rico en petróleo.