Miembros del I Batallón del Real Regimiento de Gales (The Royal Welsh) y del I Batallón de la Guardia Galesa (Welsh Guards), recién llegados de Afganistán, fueron objeto de un entusiasta recibimiento popular en las calles de Swansea (Gales) y Hounslow (Londres). Los desfiles, que fueron apoyados por numeroso público, los abría la cabra del Regimiento, “Billy”, a la que seguía la banda de la Guardia Galesa.

Estos actos son una demostración de cómo los británicos homenajean a sus militares cuando regresan del campo de batalla, a diferencia de lo que suele ocurrir en España, donde a menudo aflora el empeño político de “ocultar” a las Fuerzas Armadas casi como si fueran clandestinas.

En Hounslow, la Guardia Galesa se dirigió al Centro Cívico en donde fue recibida por el presidente del Consejo Municipal, Jagdish Sharma, quien dirigió el acto de homenaje a los caídos, consistente en la lectura por parte del oficial al mando, teniente coronel Dino Mossi, de los nombres de los miembros de la unidad muertos en combate en la “Operación Herrick”, que es como se conocen las operaciones militares desarrolladas por el Reino Unido en Afganistán desde el año 2002, tras lo que se guardó un minuto de silencio. El acto lo cerró el corneta del Regimiento interpretando la composición denominada “Último Mensaje”.

Después de la conmovedora ceremonia, un grupo de militares de ambas unidades, que representaban a todos los homenajeados, se dirigió al Ayuntamiento en donde les ofrecieron una recepción.

Dando las gracias al Consejo por su hospitalidad, el teniente coronel Bossi dijo: “Es increíblemente importante para nosotros que el Consejo nos acogiera de esta forma. La recepción que hemos recibido ha sido magnífica. Hemos tenido un viaje difícil pero fue muy gratificante. Parte de esa recompensa era  llegar a casa y recibir una cálida bienvenida por parte del Ayuntamiento y el pueblo de Hounslow. Se pone de relieve su compromiso con nosotros y espero seguir avanzando juntos y fortalecer nuestra relación aún más”.